PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

DEPORTES

 

Culminaron 16 años de magia, Álex González se retiró como pelotero activo
 

Fueron 16 años de épicas intervenciones alrededor de la segunda almohadilla, que deslumbraron a quien pudo visualizar un partido donde Álex González defendía el campocorto de los Leones del Caracas.

A sus 41 años, el torpedero que con espléndidas atrapadas también enloqueció a la fanaticada en Florida, Boston, Cincinnati, Atlanta, Toronto, Milwaukee y Detroit, decidió colocarle punto final a su trayectoria como pelotero activo.

Sin embargo, en sus planes no está desligarse por completo del beisbol, ya que tiene en mente instruir a los nuevos talentos cumpliendo funciones de coach.

Tan progresivo y notorio fue el desarrollo de González en la disciplina beisbolistica, que en la temporada 1994-1995 saltó al profesional con tan solo 17 años y vistiendo el uniforme de los Leones del Caracas.

Aunque en esa campaña solo consumió un turno, ya en la siguiente zafra hizo valer su etiqueta de prospecto y participó en 36 compromisos con el conjunto que dirigía para aquel entonces Pompeyo Davalillo, de quien el aragüeño asegura que aprendió mucho.

Cuatro años después, Álex recibió el llamado de los Marlins de Florida al equipo grande. En su campaña de estreno con los peces, González solo vio acción en 25 partidos. Durante ese lapso conectó 13 indiscutibles en 98 visitas a la caja de bateo.

Pocos peloteros han tenido el privilegio de formar parte de un equipo que se consagró campeón mundial. Incluso, son escasos los jugadores que pudieron cumplir un rol protagónico mientras se disputaba el Clásico de Octubre. Álex González puede decir en voz alta, que ganó una Serie Mundial, fue campeón en su país y en la Serie del Caribe. Todos estos logros los obtuvo con los equipos que le dieron la oportunidad de convertirse en un pelotero profesional (Marlins y Leones).

El exgrandeliga califica a las coronas que obtuvo con la misma puntuación y considera que si le tocara definir cuál momento fue más emotivo, se quedaría con ambos (Serie Mundial y del Caribe).

''Ganar un campeonato es algo inolvidable, eso siempre quedará marcado. Uno sale a la calle aquí en Venezuela y los fanáticos me hablan de esa Serie del Caribe (anotó la carrera que le dio la corona a los Leones), igual en Miami, salgo a la calle y la gente recuerda mucho ese jonrón que dejó en el terreno a los Yanquis de Nueva York en el cuarto juego de la Serie Mundial. Es difícil elegir cual de las dos fue mejor'', agregó.

La buena actuación de un shortstop la complementa un buen segunda base, y en este sentido González no quiso pasar por alto el buen papel que cumplieron Liu Rodríguez y Marco Scutaro mientras custodiaban la intermedia de los melenudos. Asimismo, hizo énfasis en el gran talento que tenía el dominicano Luis Castillo, con quien hizo pareja alrededor del segundo saco desde AAA.

''Tener un segunda base tan ágil y tan hábil (como ellos) , me permitía no preocuparme a la hora de tirar sobre segunda, porque sabía que tenía un buen atleta allí (cubriendo la almohadilla). Cuando tu haces pareja con un buen segunda base la presión se hace a un lado'', puntualizó.

Hoy los presentes en el estadio Universitario podrán presenciar los últimos turnos y fildeos que concluyen una trayectoria dividida entre gloria y algunos tragos amargos, pero sobre todo, una carrera que significó entrega total por materializar un sueño.