PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

DEPORTES

 

Nuevos inmortales en el Salón de la Fama de la LVBP
 

Edwin Hurtado y Leonardo Hernández fueron electos al Salón de la Fama del Beisbol Venezolano por el Comité Contemporáneo, con un respaldo del 81% y 75% de los votantes, respectivamente. Mientras que el inicialista Carlos “Terremoto” Ascanio fue escogido por el Comité Histórico.

“En realidad estoy muy feliz porque se puso fin a una larga espera”, comentó Hurtado, que era elegible para obtener una estatuilla en el templo de los inmortales en el Salón de la Fama-Museo de Beisbol de Valencia, desde 2013. “Pienso que es el premio a 16 años de carrera. Todos esos logros me dieron la oportunidad de este gran reconocimiento”.

De por vida se combinó para al menos 68 victorias, efectividad de 3.06 y 902 innings de labor, una condición que apenas han alcanzado tres pitchers en la historia de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Los otros dos son el cubano Diego Seguí y Luis Leal, cuyos nombres también se exhiben en el Salón de la Fama.

“La clave fue el trabajo continuo, el apoyo de la familia y del equipo (jugó para Cardenales y Leones, entre 1991 y 2006). Así como los técnicos que me ayudaron, especialmente el señor Domingo Carrasquel, que me dio la oportunidad de jugar profesional y fue un mentor en mi desarrollo como pelotero, mientras me inculcaba la disciplina que debe imperar en este deporte. Luego está la experiencia, el enfoque y la concentración”, destacó Hurtado, de 49 años de edad.

Hurtado llegó a ganar la Triple Corona del pitcheo y en la postemporada, incluidas Series Finales, es el mejor en los anales de la LVBP al reunir 23 triunfos y un promedio de 2.50 carreras limpias en 288 entradas, repartidas en 57 presentaciones, 42 de ellas como abridor, con tres desafíos completos.

“El éxito en los playoffs tuvo que ver con estar consciente de que no tienes margen para cometer errores o hacer ajustes, debes conocer al rival que vas a enfrentar”, apuntó Hurtado que ganó tres títulos con Lara. “Durante la ronda regular tienes tiempo para ponerte a tono. Después de llegar de una liga en el extranjero, vas adecuando la parte física y la mental. Vas llegando al tope a medida que avanzas. En el Round Robin debes enfocarte en cada lanzamiento, en cada inning, pues allí puede estar la diferencia”.

Hurtado actuó con Toronto (1995) y Seattle (1996, 1997) en las Grandes Ligas, además apareció en los circuitos de Japón, México y Corea del Sur.

Hernández, de 59 años de edad, tuvo una brillante carrera en la LVBP con Leones, Tigres y Caribes, entre 1978 y 1993. Consiguió una inusual mezcla de poder y velocidad entre los beisbolistas de su generación, algo que lo llevó a sacudir 72 jonrones (decimotercero en la historia) y a robarse 74 almohadillas, una combinación tan exclusiva que apenas contó a con otro representante en Robert Pérez (125 HR, 82 BR), años después.

Hernández, que defendió la antesala, se ubica en el puesto 20 de todos los tiempos con 806 hits y dejó un promedio vitalicio .262. En las Mayores defendió los uniformes de Baltimore (1982, 1983, 1985) y los Yanquis de Nueva York (1986). Terminó su carrera en el exterior en 1991 en la Liga Mexicana de Beisbol, en la que destacó por sus batazos de largo metraje.