PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

NACIONAL
 

La falsa lucha por la soberanía alimentaria parte III: ¿Cuánto pagan los venezolanos por comida vencida?
 

Durante años el sistema de propaganda del “Gobierno Bolivariano” se afincó en la Soberanía y la Patria que disfrutaban los venezolanos gracias a “la revolución”. Luego de vaciar las arcas públicas, después de la mayor bonanza de ingresos petroleros que haya tenido el país, se inventaron una inexistente “Guerra Económica” la cual, según el régimen, es la culpable de la gran escasez de alimentos que hoy vive el país.
Luego de confiscar, regular, establecer controles de cambio y alejar las inversiones del país, en su desespero por conseguir alimentos que cubran la demanda de los venezolanos crearon los Comité Locales de Abastecimiento del Pueblo (Clap), lo cuales supuestamente debían incentivar la producción nacional. Sin embargo, han servido como distribuidores de alimentos importados de México y Panamá.
Pero, pese a las irregularidades en el proceso de importación, ya denunciadas con anterioridad en LaPatilla.com, ahora se le suma la expiración de los productos alimenticios importados. Es decir, la fecha de vencimiento.
Y es que, nada mas y nada menos, los productos que llegaron al país en los “PanamaClap”, aunque son alimentos, ya están vencidos o muy cerca de hacerlo.
Recordemos que estas “cajas” son vendidas a los venezolanos a un precio de 10.000 bolívares fuertes lo que equivale a 1.000 dólares estadounidense, al tipo de cambio Dipro de Bs. 10 por dólar, que es el que utiliza el gobierno para las importaciones de alimentos y medicinas.lo que revela el increíble nivel de corrupción de los Claps.
El negocio funciona así: Compran en el exterior el equivalente a unos 12 kg de alimentos por caja Clap al costo de unos 23 dólares, es decir unos 230 bolívares al cambio Dipro. Esas cajas son vendidas, sin facturas y al contado, en las casas de los “favorecidos” a Bs. 10.000, tres dólares al cambio negro. El importador recibe 1.000 dólares y gasta 23 en México o Panamá, y los deja los 10.000 bolívares, a los camaradas de los CLAP, pagados en efectivo (cash o transferencia) por el pueblo y de los que nadie riende cuentas. Total gastos 23 + 3 = 26 dólares. Ganancia neta para el importador 1.000 – 26 = 974 dólares, es decir el 3.746%. Nada mal para jugar con el hambre del pueblo venezolano.
Pero… además, cuando los productos tienen apróximadamente seis (6) meses para vencerse son vendidos a precio de remate. Situación que afirma aún más la hipótesis del “guiso” que hay con esta distribución de alimentos.
Ya que, por ejemplo la harina, traída de Panamá, “para todo propósito” tiene una fecha de expiración del 02-17, es decir, febrero 2017, mes, casualmente, cursante. Igualmente, pasa con las caraotas, las cuales tienen fecha de vencimiento 05-2017 (mayo 2017); el aceite, es un caso más atípico, vence en 2017, no especifica en que mes del año 2017 pierde totalmente sus cualidades.
A continuación las imágenes que muestran la proximidad de la fecha de vencimientos en los productos “MexiClap” y “PanamáClap”