PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

Paradigma

Manuel Ávila    

Trono rojo
Cuando leí que el gobierno decretó la muerte de los contratos colectivos solo me sonreí porque hace buen rato que el comunismo viene socavando las bases de la democracia y nadie dice nada sobre ese acontecimiento que cercena la libertad de los ciudadanos a elegir y ser elegidos. Pero como los partidos políticos manejados por sabios que solo han sabido enquistarse en cúpulas vitalicias que solo saben repartir cargos y espacios de poder, no me queda otra alternativa sino ver pasar el féretro de la democracia en hombros de los mismos tipos de siempre.
No voltean los jefes de los partidos para ver por el retrovisor el tamaño de la ola y siguen eligiendo a los mismos oradores repetidos por los siglos como voceros de la reconstrucción partidista y no es por capricho que se hace una reingeniería de las organizaciones políticas, sino porque poner a perdedores sin votos a ser los portavoces de la palabra, eso nos dice que los partidos tradicionales siguen de espaldas a la realidad nacional. Pero es que combatir al comunismo no se hace jugando en un círculo cerrado con los mismos protagonistas de siempre, pues es evidente que la gente solicita cambios en una sociedad que se muele sola en el trapiche de sus improvisaciones.
Los partidos políticos que hacen vida en la democracia vienen equivocándose hace buen rato y no se percatan que esas organizaciones no pueden ser clubes de amigos que si me caen bien serán los oradores, los candidatos a cargos de elección popular y los eternos candidatos a ocupar espacios de poder en los gobiernos nacionales, regionales o municipales. De esa forma no se puede combatir a un régimen comunista que viene con todo a destruir los cimientos democráticos para instalar su modelo atrasado y primitivo.
El comunismo llegó por la calle del medio imponiendo sus ideas obsoletas para terminar de borrar los principios democráticos de libertad porque ese es su objetivo y no otro. No ha reaccionado la sociedad venezolana ante la ola de ideas comunistas que llegan por distintas vías a arrasar con las instituciones sin menoscabo de los derechos ciudadanos que están establecidos en la Constitución y deben ser respetados por los gobiernos de turno.
Aquí en Margarita el gobierno nacional arrasó con el Puerto Libre al no entregarle más nunca las divisas, cerró el Puerto de la Mar, volvió nada la empresa Conferrys, redujo los vuelos nacionales a 4, condenó la red hospitalaria a un cierre técnico, impuso un Protector que no hace nada y destruyó todos los servicios públicos. Con todo este hándicap en contra se volvió nada el futuro de Nueva Esparta que con las plantas de tratamiento inoperativas, con el servicio de agua vuelto papillas, con Corpoelec colapsada, con CANTV casi cerrada y con unos cuerpos de seguridad inutilizados por la carencia de vehículos, armamentos y mística de trabajo, no quedan dudas que estamos prisioneros de la ola comunista.
Para combatir el comunismo hace falta la participación de una sociedad civil que no tenga miedo, unos partidos políticos que no sean manejados por mafias del amiguismo y una juventud que inicie la escalada para dar sus mejores esfuerzos por la democracia. Eso creíamos que la juventud liderada por los estudiantes vendrían a ocupar espacios relevantes en la política insular y fueron dejados de lado de nuevo parta mantener vivos a los mismos bicharracos de medio siglo en la política al frente de las organizaciones sustento de la democracia. Pero esa es la verdad que con el Comunismo encima con todas sus fuerzas y arrasando con lo que queda de democracia no tenemos los líderes para dar la pelea porque la permanencia en el poder cupular partidista de la misma gente hizo claudicar cualquier intento por salvar la democracia.
Las ambiciones de los mismos tipos de siempre de comandar las toldas políticas hizo naufragar el barco democrático con todos sus ocupantes y ni un grito se escuchó entre los sordomudos que pretenden continuar su hegemonía al frente de las organizaciones políticas. Esa es una realidad que choca con el comunismo y no deja nacer un verdadero movimiento de unidad liderado por gente joven, profesional y con el coraje para asumir el reto de salvar la democracia.
Llegó el comunismo con su ola de desaciertos que condenaron a los ciudadanos a su peor tragedia porque dejar a la sociedad sin servicios, sin medicinas y sin comida es un crimen que no lo podrán pagar los revolucionarios ni en mil años. A eso hay que agregarle la escasez de alimentos y la hiperinflación que muele el alma nacional hasta volverlo polvo. La mejor forma de combatir el comunismo es con nuevas ideas, con innovadoras propuestas y con líderes jóvenes sin miedo para enfrentar los ditirambos de la locura comunista. A esa ruta debemos llevar nuestras propuestas y es necesario que los partidos políticos dejen de lado sus museos de cera para poder confrontar esta pesadilla comunista que pretende borrar la democracia de un solo plumazo.
La gente tiene que salir a defender sus contratos colectivos que son reivindicaciones de más de 40 años y que la revolución está borrando de un solo soplido sin importar la historia de los sindicatos venezolanos. Este gobierno no ha respetado a nadie y le pasa por encima a todas las instituciones, a las leyes de la República y al ordenamiento jurídico venezolano, pues ellos son los dueños del poder y apuestan a hacer lo que les dé la gana para imponer su juego de abusos y atropellos que comenzó Chávez hace 20 años y que continúa la serie sin que nadie les dé un parao a tal aberración en la historia sindical venezolana. Así llegó el comunismo con su sarta de violaciones y solo le queda a los venezolanos protestar para reclamar sus derechos que no se lo dieron los comunistas, ni los socialistas, ni los revolucionarios, sino que nacieron bajo el manto de una democracia llena de imperfecciones, pero con un clima de libertad que es parte de nuestra historia.
Por ahora sigue el Presidente sentado en su trono rojo y al pueblo solo le ha tocado escuchar los himnos del proceso, los gritos de los fanáticos y la locura de una jauría de ignorantes que cada día prueban que solo apuestan a la destrucción y la ruina nacional.


Golpe a la siquis
De verdad que el golpe fue a la siquis del venezolano como si le hubiesen dado un puñetazo al cerebro nacional. Esa parece ser la imagen de una sociedad hipnotizada por los efectos de la brujería de los paleros cubanos o por efectos de un silencio sorprendente que no forma parte de la esencia venezolanista. Por eso muchos se preguntan aquí y en el exterior, dónde quedó el coraje nacional? Y la respuesta se la responden los mismos críticos del gobierno, los mismos que hablan pajuatadas por encima de la irresponsabilidad de un gobierno que ha sometido a esta sociedad a las peores pruebas de su propia historia.
La inflación se fue a la luna de paseo con unos gobernantes convertidos en simples maromeros de una sociedad vuelta papillas en medio de la crisis económica que marca el desandar de los venezolanos. Pero el gobierno asoma soluciones mesiánicas que solo golpean la paz interior de los ciudadanos que apuesta a la locura de una crisis que devora el desarrollo de nuestros pueblos.
Por eso ver a los ciudadanos en los mercados es hacer un dibujo de la crisis nacional que se vuelve contra los propios gobernantes al condenar a la ruina económica a miles de almas que solo han cometido el error histórico de sacrificar a los ciudadanos. Con esta propuesta económica fundamentada en la ruina nacional la reconversión solo enreda más la situación nacional y lleva a los ciudadanos a comerse las uñas y a verse el ombligo como señal inequívoca de su paso por una sociedad que se enrolla y se muerde la cola.
La miseria, la ruina y la pobreza colectiva son parte de un modelo económico atrasado que en nada podrá solucionar los problemas de la gente, pues es evidente que los ciudadanos caminan como mutantes de pueblo en pueblo, de supermercado en supermercado en busca del horizonte perdido. Es necesario que se le dé un vuelco al plan económico equivocado que suelta sus dardos contra la humanidad de un pueblo que duele. Pero pareciera que el Gobierno Nacional apostara a la crisis para someter a los ciudadanos a la peor calamidad de su historia.
Venezuela se resiente y se resiste a ser considerado como el país más pobre del Continente, pero es cierto que en ese estado de incertidumbre que vive el venezolano vamos dando tumbos en busca de lo desconocido. En esa ruta quejumbrosa que obliga al ciudadano a escarbar entre las redes de la ruina nacional se ha perdido un espacio para los sueños y el futuro. Esa crisis diseñada para destruir el cerebro nacional es parte de las locuras de un modelo de gobierno que en nada se parece a la tesis de ayudar al pueblo que dibujó Hugo Chávez en el Plan de la Patria y que su propuesta sociológica tenía al hombre como centro del universo, a construir al hombre nuevo y a sembrar el futuro en la tierra.
De esas tres premisas nadie se ocupó porque se desvió a los gobernantes de la verdadera esencia del modelo económico que consideraba la posibilidad de entregar el poder al pueblo con proyectos populistas que solo llevaban la idea de doblarle las muñecas a sus enemigos políticos. Por eso los bonos, las entregas de bolsas de comida y la dádiva como instrumento de combate político se aposentaron en el alma nacional con las ideas cruzadas de ideólogos que solo creyeron siempre en la tesis que dar poder al pueblo es un error porque el mismo pueblo se ocuparía de poner las cosas en su lugar. A ese capítulo no hemos llegado todavía porque saltamos la hoja de la lectura, pues es evidente que la entrega del dinero fácil con depósitos permanentes y cuentas suculentas hace olvidar al venezolano de la calamitosa situación económica y social que atrapa al país en una cúpula de la maldad.
Si la sociedad perdió el rumbo en este momento histórico donde el gobierno usa los resortes del poder para condenar a la gente a la más grande ignorancia de su vida, no quedan dudas que el gobierno sabe de sus pasos desbocados por un mar de locuras que solo lleva a la miseria moral de unos ciudadanos estafados por las propuesta de dar poder al pueblo. Con toda esa mentira sintetizada en pagos mensuales que arrodillan al venezolano hasta hacerlos morder el polvo del camino, no quedan dudas que atravesamos las fronteras de la ignorancia y saltamos a la brava los linderos de la pobreza mental.
Estamos atrapados en medio de la crisis económica y social por unos bárbaros que lanzaron a la calle los dineros de la República para condenar a los ciudadanos a la idea de sobrevivir con las migajas del erario público. Esa es la constante de un pueblo arrodillado por el dinero fácil que no alcanza ni para comprar un pollo, pero a la gente les gusta percibir dinero fácil y cobrar sin trabajar. A eso nos lleva la pobreza mental de un pobre convertido en mula de la revolución con esa carga de excrementos que rodean a un ciudadano estafado por ideas traídas de tierras antillanas.
Venezuela está sometida a la locura colectiva de la entrega de dádivas populistas que solo conducen a la pobreza extrema, pues es evidente que ninguno de los bonos otorgados por el gobierno conducen a la prosperidad del pueblo. Ese tipo de entregas tuteladas por parte de un gobierno que entrega dinero fácil es parte de la locura de un pueblo condenado a la miseria colectiva. Pero como los asesores del gobierno decidieron volver locos a los ciudadanos para mantener en ascuas a una sociedad que cruje por la devaluación de la moneda y por la hiperinflación galopante.
Esa ruta equivocada de mantener en vilo la conciencia colectiva hace florecer la ignorancia a niveles espaciales y enfrenta al propio pueblo contra los creadores de una sociedad enferma de pereza mental. No se trata de convertir al pueblo sino en un instrumento de la ignorancia hasta hacerles entender que los beneficios del pueblo son entregados por el gobierno a cuenta del alquiler de su conciencia a precios de bazar. No es fácil salir de este cuadro dantesco de la crisis social porque ya los ciudadanos están de nuevo en las calles en actividades de bachaqueo con dinero constante y sonante que los hace jugar con ventajas ante una sociedad que se cruza de piernas y brazos para evitar ser salpicada por loe embates de la crisis. Ante esta cruda realidad Venezuela se resiente y saca de sus entrañas la ira de sus antepasados para construir una sociedad de futuro.
Por ahora el país se muere a menguas en medio de las calles con hambre y pobreza como adornos y deja al pueblo arrodillado a la vera del camino solo a la espera de una sociedad que se relame de ignorancia ante los ojos de quienes diseñaron políticas maléficas cargadas de rencores contra una sociedad que solo cometió el error de confiar en los profanadores de futuro.


Caos y confusión
El Gobierno Nacional apostó a la locura de los venezolanos y a sembrar el terror en una sociedad en crisis. Aquí se trata de generar la locura entre los ciudadanos de una patria que se enredó entre lianas y redes. Nada distinto está aportando el gobierno en su modelo económico recién creado porque más allá de los números que confunden a la gente y se pierden en las discusiones estériles que solo dejan huellas negras en la trayectoria de un país quebrado por la crisis.
Pareciera que el Gobierno Nacional otorgó responsabilidades a unos ideólogos cubanos que ni conocen a Venezuela, pero entienden que en la estrategia del gobierno su único camino está fundamentado en enredar más el ovillo de lo que está. En esa tesis cabalga el gobierno porque hasta ahora no ha acertado ninguno de los cambios económicos que ha propuesto para sacar al país de la crisis.
Esas son las cosas que emborronan todo y convierten a la Venezuela bolivariana en una republiqueta liderada por un capataz con los poderes suficientes para sepultar al pueblo tan profundo que ya no tenemos chance de salir de esas catacumbas que los mismos ideólogos del proceso crearon para atrapar al pueblo en las fauces de un plan maestro para sembrar el caos.
Vuelve Maduro ahora con otra propuesta que le hace daño al pueblo venezolano, a la misma gente que ha votado por él para que gobierne al país y eso se traduce en la pobreza crítica de miles de almas que caminan como mutantes por las calles del país con el tufo a sol en sus vestimentas y con los zapatos comidos por el tanto transitar por los caminos polvorientos de la Venezuela rural. A eso volvimos de la noche a la mañana con el renacer de la miseria colectiva, con la aparición de las enfermedades tropicales ya erradicadas hace buen tiempo.
Se equivocó de nuevo el gobierno al intentar dar saltos olímpicos sin establecer un modelo económico que traiga prosperidad a una sociedad destrozada por las pésimas políticas de unos calculadores de oficio que nada han puesto para que la miseria salga de los linderos de la patria de Bolívar. Y es que se confundieron los asaltantes de bancos, los quema cauchos de otros tiempos al fabular cuentos que dejaron a la gente esperando el sueño de Chávez que solo llegó hasta la corrupción y la desidia. Nunca se tomó en cuenta el futuro y los sueños de los venezolanos porque solo valió la táctica cubana de empobrecer a la gente para bajo los designios de la ignorancia se arrodillaran a los pies del amo.
Más nunca volvieron a hablar de ese Plan de la Patria que Chávez dibujó en su mente de iluso personaje de las tiras cómicas venezolanas, pues solo se ocupó de trazar líneas maestras que en nada contribuyeron a templar el acero en la conciencia colectiva. Solo logró Chávez y sus propuestas la idiotización de eunucos mentales que solo escucharon por largo rato el clarín de la patria para ir a a elecciones múltiples en busca de bonos que en nada contribuyeron a la formación de un ciudadano preparado para elegir. De esa forma se empezaron a elegir a bicharracos que sin tener idea de sus funciones públicas solo trataron de copiar un modelo falseado que solo terminó destruyendo lo que quedaba de país. Pero esa es nuestra realidad en medio de reconversiones monetarias que solo generaron caos y confusión en medio de esta estampida revolucionaria que se llevó nuestros hijos a tierras desconocidas a cuenta de nada.
Ante esa cruda realidad que obliga al venezolano a emigrar a lugares desconocidos para poner su talento al servicio de otras latitudes se ataca con mentiras fabuladas a un ciudadano que perdió el rumbo después de errar en muchas oportunidades en el acto electoral. Si se equivocó Venezuela en su rumbo desconocido en la búsqueda de una nación a imagen y semejanza de la Cuba fidelista plagada de miseria y hambrunas colectivas. Con ese modelo navegamos hacia la nada y pasamos de ser el país más próspero del Continente a ocupar el último eslabón del ranking continental.
Terminamos apresados en la mentira del petro como una moneda que no tiene piso, ni fuerza, ni reconocimiento en la sociedad económica mundial, pues es evidente que los creadores de la moneda fantástica se terminará perdiendo entre sueños rojos y ficciones de caminos.
Por ahora estamos navegando en una tormenta económica que produjo la alzada más grande de la historia nacional hasta llevar al pueblo a la miseria colectiva de mayor envergadura en toda la historia del país. Esa es nuestra realidad que el gobierno nos robó los sueños y condenó a la nación a la pero pobreza conocida por las últimas generaciones de ciudadanos. Pero ante la sordera de los ciudadanos y de un gobierno chamuscado por su propia candela, el pueblo venezolano se diluye entre la vida y la muerte. No es posible que un país entero sufra las inclemencias de las improvisaciones gubernamentales de un pueblo atrapado entre las redes de la miseria colectiva y de la podredumbre oficial.
Todavía se generan fábulas desde los cubículos del gobierno con la idea de sembrar de ilusiones a una sociedad que está pagando su error histórico de volver al militarismo como forma de vida. Eso lo sabíamos que venían tiempos de inflación, hambruna y caos, pero nunca le hicimos caso a quienes vieron a los bachaqueros, los escarbadores de basura y a los delincuentes como las plagas que terminarían borrando del mapa a una sociedad con tanto futuro.
Por ahora esperaremos el desandar de las nuevas medidas de un gobierno que no da pie con bolas y solo sabe de lanzar palos de ciego a ver si vuelve a la ruta de la prosperidad que se perdió entre trapos rojos, banderolas y cantos de himnos sin asidero en esta sociedad de la mentira revolucionaria.
 

 


Éxodo obligado
La crisis y las condiciones del país obligaron a los venezolanos a un éxodo masivo a distintos países del Continente en busca de futuro, sueños y calidad de vida. Se quedaron en el país los más pasaditos de años, pero la juventud no lo pensó dos veces para huir de la vorágine chavista. Es que estos tipos arrinconaron tanto al país que más nunca hubo días normales en la vida del venezolano. La cotidianidad se volvió aserrín en medio de una tormenta que arrasó con todo. Todas las actividades se centraron en lo grotesco de la cotidianidad con apagones generales, días sin agua, con la telefonía colapsada, con el servicio de aseo urbano deteriorado, con una inseguridad descomunal y con los servicios públicos destruidos por la mano que mece la cuna. Todo parece anormal, pero es un tejido planificado para que las cucarachas sobrevivan en el planeta de la destrucción nacional.
En estos momentos los venezolanos estamos prisioneros de nuestras propias locuras electorales porque en el 98 vino la emoción tapizada de militarismo y los ciudadanos compraron el fatídico “Por ahora” como la única salida a los estertores del modelo democrático derruido por los cazadores de recompensas que liderados por Fidel Castro encontraron el momento para pegarle la mano al botín petrolero. Ese tejido planificado a largo plazo se encontró de frente con una sociedad debilitada por las políticas desordenadas de una IV República que cayó en las redes de la corrupción con los capos de los partidos políticos haciendo piruetas para entregar la democracia a un militar de la mentira que con un solo eslogan “su por ahora” fue capaz de cambiar el rostro a la Venezuela del desarrollo.
Todo se vino de golpe entre el olor a pólvora y cinco o seis tipejos que bajo el Samán de Guere tejieron sueños de una mentira revolucionaria tapizada de comunismo cubano. Eso fue lo que vino de aquel puente aéreo entre Cuba y Venezuela que terminó cristalizando en un Socialismo del Siglo XXI que solo dejó la imagen de los militares arrastrados en la Avenida Bolívar con sus tarantines vendiendo verduras y pollos. Ese fue el cuadro dantesco de unas FANB que fueron convertidos en maromeros de las causas ideológicas y solo eso. Nada quedó de la historia grande de las FAN y la mayoría de sus conmilitones pasaron a ser grupetes de tipejos sin alma que perdieron el rumbo hasta entregar la Constitución a los mercenarios de la gobernabilidad.
De esa forma empezó a agrietarse el país y las instituciones fueron molidas por una máquina de formar bloques de basura para la exhibición ante el mundo. No se salvó ninguna institución pública y el plan malévolo de Chávez y su equipo se diseñó desde Cuba para entregar a los cubanos las notarías, loe puertos y apenas quedaron los aeropuertos como símbolos de la independencia gubernamental, pero al final le pegaron la soga al cuello a una sociedad enferma de ignorancia. Se nos murió el país en manos de policías de la ruina latinoamericana y entregamos a la sociedad a fariseos del comunismo que vinieron a empobrecer a los venezolanos a toda costa sin menoscabo de robarles su dignidad por encima de todas las cosas. Pero nadie se percató que detrás del olor a pólvora venían los cubanos con sus garfios y sus arpones a matar pescados en nuestras playas.
De repente se hizo de noche y la oscuridad se apoderó del alma nacional en una especie de cuadro hipnótico sin parangón en la historia nacional que terminó sellando las puertas del futuro a una sociedad que se fue en estampida en busca de sueños y futuro. Eso nos pasó demasiado rápido con milicianos de la farsa y la destrucción que nunca recordaron que los gobiernos militares son la peor pesadilla para los modelos democráticos. Se perdió la esencia de la libertad y cuesta creer que hoy ya los venezolanos que alzaron las banderas rojas de la miseria nacional, ni se acuerdan que empujaron el barco para que Chávez llegara al poder. Y ocurrió el error histórico más grande de nuestra historia porque a ese gobierno rojo lo empezó a odiar todo el mundo y no se quedó un solo ciudadano que no odiara la forma de gobernar de esos utrosos de la izquierda latinoamericana. Pero en ese cuadro hipnótico armado por los paleros cubanos y los sacrificios de tigres de bengala, zamuros y gallinas degolladas en los jardines de Miraflores trancaron el juego para que la sociedad no viera de cerca la pesadilla revolucionaria.
Por esa razón se produjo el éxodo porque la gente se percató que con estos comunistas sin causa no hay futuro posible y salieron en desbandadas a regar la simiente del desarrollo a otras naciones del Continente. Con esa idea de salvación se fueron del país los mejores profesionales y exponentes de las investigaciones médicas. Eso nos llevó a quedarnos sin los mejores cirujanos y dejaron en manos de los egresados de la UBV la suerte de las intervenciones quirúrgicas del país.
Venezuela es el país del éxodo, de la hojarasca y de la vorágine que exporta ciudadanos y condena el país a un atraso de por lo menos 40 años. Esa es nuestra realidad y en las fronteras de las naciones vecinas abren canales humanitarios para atender a miles de almas que tejen sueños y cocinan a fuego lento un futuro mejor. Esa es nuestra realidad y por ahora nos miramos el ombligo y nos comemos las uñas, mientras mascullamos maldiciones por el error histórico de poner en el poder a ilusos con caretas de comunistas.
No quedó nada del Socialismo del Siglo XXI y solo canciones y banderolas rojas todavía se mantienen como un coro de corocoras sin alma que se desvisten para mostrar las huellas de la ruina nacional.


Arde el país
Por todos lados hay protestas de todos los empleados públicos, los hospitales en cierre técnico, los bancos en crisis, los servicios públicos colapsados, la escasez de alimentos es bárbara, la hiperinflación destruyó la economía y estafaron a la gente con una cosa llamada Petro que no la quieren ni los propios chavistas.
Se les fue de las manos el país a los revolucionarios que vendieron el sustantivo “pueblo” como la solución a la crisis del país y terminaron dándole la pela más grande de la historia a la propia gente que los eligió. Este gobierno cayó a lo más profundo del Averno y no encuentra la fórmula para recuperar la popularidad perdida. Por eso la estrategia de cercenar la libertad de expresión, de volar los puentes de la democracia para que nadie investigue el paso crematístico de la revolución de la mentira se convirtió en la peor pesadilla de Maduro y su grupete de equivocados fantasmas del socialismo.
Ni fortalecieron el Socialismo del Siglo 21, ni pudieron instalar un modelo económico que salvara a Venezuela de la crisis porque su único norte fue destruir la República y lo consiguieron en tan solo 20 años. No dejaron hueso sano en la democracia venezolana porque la quiebra institucional, el manejo perverso del poder dejó sin instituciones a una nación que contó por largo rato de la democracia más sólida del Continente. Pero su objetivo estuvo siempre orientado al control total del país sin medir las consecuencias de la locura que inseminaban en la conciencia colectiva, razón por la cual los mutantes que fabricaron terminaron odiando a los que crearon esta fantasía revolucionaria. Claro que lograron su objetivo de destruir el país por cuanto cometieron todos los desafueros posibles y condenaron a la clase política venezolana a las torturas, prisión y exilio.
Por otra parte arrinconaron a los líderes, mutilaron los partidos políticos y sembraron de historia bárbara el futuro de los pueblos. Por otra parte arrinconaron a los más jóvenes al quebrar las universidades y limitar los presupuestos de las grandes universidades a la mínima expresión lo que trajo como consecuencia el éxodo de la juventud desesperanzada a otras naciones del planeta en busca de sus sueños. Le robaron el futuro y los sueños a los venezolanos y sustituyeron los afectos y el amor de la familia por consignas políticas alusivas a Fidel Castro, al Che Guevara y a los revolucionarios de la mentira de la historia política nacional.
Todo el que tuvo un familiar vinculado a la revolución como Jorge Rodríguez, Soto Rojas, José Vicente Rangel y tantos otros que pujaron para cambiar el sistema democrático y terminaron usando la daga para matar la democracia venezolana.
No pudieron los ideólogos del proceso hacer un tapiz democrático porque su norte era el comunismo en un coctel con el Socialismo del Siglo XXI que terminó siendo un arroz con mando que ni sus propios creadores pudieron avalar como un proyecto viable para la salvación del país.
Por ni ninguna parte apareció el hombre nuevo del que habló el galáctico en su primeros años de revolución porque la idea estaba centrada en destruir la República con clichés socialistas traídos por guacales desde la Cuba de Fidel, pues la idea de traer maestros, médicos, instructor es deportes, enfermeros, torturadores y bichos de toda calaña fue un plan preconcebido para sembrar de odio y picardía la nación de Bolívar. Por eso el régimen empezó a deformarse al crear un mutante con cuerpo de gallo, cabeza de caimán y pies de elefante. Esa es nuestra realidad que empezamos a quedarnos demasiado rápido sin instituciones y sin líderes que enfrenten con la fuerza del león a un régimen que alcanzó muy pronto su techo y se quedó sin argumentos para desarrollar un país con argumentos democráticos para salvar la patria de Bolívar.
Todo ese armatoste ideológico que nació con la revolución se fundió en el camino porque la destrucción de las instituciones y la quiebra de la economía llevó a perder el rumbo de esa ruta de los sueños. Nos quedamos sin futuro porque el régimen pudrió sus raíces y de aquel juramento en el Samán de Guere solo quedaron palabras huecas que solo obedecieron al hambre de poder, pues por ninguna parte se cumplió el mal llamado Plan de la Patria y solo se convirtieron en fabricantes de miseria. Después de 20 años en el mando la revolución colapsó en su totalidad porque solo llevaron al poder a los motobanquistas de otros tiempos, a los que con pasamontañas asaltaron camiones blindados y a los que aplicaron el quítate tú para ponerme yo.
Por ningún lado aparecieron las nuevas generaciones de venezolanos que ocuparan los espacios de poder en los puestos de comando de la revolución, pues solo momias andantes de la revolución cargados de odios y llenos de ira se apoderaron de los espacios de poder. No hay dudas que estamos ante un mar de fondo que arrasa con los principios democráticos y pone en tela de juicio los sueños de los jóvenes de una patria que se vieron en la necesidad de partir a otros rumbos en busca de sus sueños.
Ahora cuando el país arde por los cuatro costados con una economía colapsada, con la delincuencia desbordada y con una inseguridad sin los resortes legales para terminar con esa pesadilla de país, no quedan dudas que estamos viendo a un gobierno que mató el Puerto Libre de Margarita, dejó a la isla sin ferris, implosionó el Puente sobre el Lago y que además cercena el derecho de la juventud venezolana al llevar a la cárcel a figuras emergentes como Juan Requesens que le ponen más peso a un gobierno atolondrado y marruñeco.
Venezuela se resiente ante las locuras de un régimen sin los arrestos para salir de ese atolladero económico y social en que se metieron los fabricantes de miserias que dan traspíes y caminan como mutantes en busca de salida a ese estado de crisis que solo se mantiene porque la ignorancia mantiene atada la conciencia ciudadana a los caprichos de los seres sin alma que conducen los destinos de la República.
Por ahora la República arde en medio de tanta incertidumbre y no alcanzan los titulares de los medios nacionales y las frases cortas de los twiters para dibujar una sociedad sin argumentos para quitarse de encima a las bestias del juicio final. Pero ya suenan las campanadas en los pueblos del país anunciando los cambios que una sociedad salpicada de hambre y purulencias solicita para dar a Venezuela la salida a sus problemas fundamentales. Contrario a lo que cree el régimen la sociedad se retuerce y se abalanza como un mar picado para llevarse por el medio todo lo que estorba para el desarrollo del país.


Otras mentiras
Cuándo sonaron las alarmas del Gobierno Nacional para decretar el magnicidio nadie les creyó, nadie los escuchó y el país siguió la senda del caos comunicacional. Los ciudadanos siguieron aguantando la pela de la crisis económica, social y política, pero nadie se detuvo a mirar los real maravilloso de un gobierno atolondrado y buscando oxígeno en medio de la tempestad.
Pero el gobierno insistió en sacar la tesis del magnicidio de la busaca mágica para tratar de emparejar una crisis que se los devora de a poquito y le pone en entredicho ante un país que se muere a menguas de hambre y que no supera los niveles colosales de hiperinflación. No se puede vivir así en ese modelo económico que no existe y que se traga la calidad de vida de los venezolanos, pues es evidente que la pela es masiva para todos los ciudadanos en una nación donde enfermarse y hasta morirse es una calamidad. Pero el Gobierno Nacional sigue la senda de las mentiras tratando de convencer al mundo de la excelente gestión de un gobierno que todavía cree que con bonos, bolsas claps y con ayuditas de la miseria se construye una gran nación. Se equivocan de nuevo los suicidas de la política que creyeron alguna vez siguiendo el libro de lecciones de Fidel que podían tener amordazados a este pueblo venezolano con migajas del erario público, pero pelaron de nuevo el pedal porque los venezolanos resistieron la pela un tiempo y ya empezaron a verle las costuras a un régimen que no anuncia medidas de ningún tipo para salir del caos.
Ese modelo económico agotado se volvió sal y agua en 19 años porque solo pensaron en mantener al pueblo con migajas salariales y en ese trajín se les vino el mundo encima porque la gente vio desmejorada su calidad de vida. Se cerraron los hospitales por falta de equipos y de insumos, los médicos y enfermeras de fueron del país y dejaron la salud en manos de novatos de la medicina graduados en la UBV que no pudieron mantener la calidad académica de los egresados de las universidades banderas del país. Eso llevó a un cierre técnico de los hospitales del país y las clínicas privadas arrinconadas por el Gobierno Nacional se quedaron congeladas en su proceso de crecimiento. La dolarización de los insumos quirúrgicos y de los productos médicos para intervenciones que elevaron las operaciones y eso hizo que se murieran miles de almas por la quiebra de la salud nacional.
En el tema alimentario vino la debacle y el gobierno c reyó que con las bolsas Claps podían sostener el avance de un pueblo arrecho que no soporta pasar más hambre, pues los precios exorbitantes de los productos de primera necesidad no pudieron ser controlados por los custodios alimentarios del país. Así se nos vino encima una escasez brutal con precios elevados que no le permite a la gente comprar ni siquiera un kg de ace o una panela de jabón. Eso dejó en el camino las posibilidades de vida de una sociedad que vio elevarse el kg de leche hasta los 15 millones de bs, el tomate hasta 4.500.000 y toda la cesta alimentaria a niveles colosales. Por esa razón los hurgadores de basura se montaron en la nueva clase social que vive en los vertederos de basura y dio pie a un hombre nuevo convertido en un mutante de los basureros. De esa forma la fórmula de vida en el país de la riqueza petrolera más grande del Continente es entre la basura y los desperdicios, cosa que parecen no apreciar y que se niegan a ver los ideólogos del proceso.
Destruyeron el país en tan solo 19 años al volver trizar el aparato productivo con las expropiaciones en cadena que diezmaron la cosecha nacional, cerraron las grandes empresas y mataron el campo al cerrar intempestivamente “Agro Isleña” para terminar dejando sin pesticidas, ni herbicidas el territorio nacional. Eso hicieron los salvajes que manejan en medio de la oscuridad a una sociedad hipertrofiada dando saltos de rana. Pero esa es la realidad de una nación atrapada en sus propias emociones y con fanáticos ideológicos que llegaron a creer que con altares, flores y las fotos del galáctico construirían la gran patria de Bolívar.
Cambiamos un carro de mercado full por una vacío y sin proteínas, pues más nunca los niños venezolanos tomarían un vaso de leche y los pañales de tela volvieron a aparecer como la solución a una etapa ya superada, pues los productos importados se compran en dólares y el Petro es solo una imagen de loa real maravilloso americano. Esa es nuestra realidad que siendo el país más rico del Continente nos pusimos a la cola de las demás naciones para convertirnos en la Cenicienta del Caribe.
A lo loco empezó a enanizarse el país de los sueños y perdimos hasta la vergüenza ante los ciudadanos de otras naciones que empezaron a rechazar las embajadas de venezolanos que en grupos se montaron en las olas del caos. Eso es lo que tenemos un país con los sueldos más miserables del mundo, donde un maestro no tiene ni para comprarse un dulce con una malta, pero los enchufados del mundo rojo ostentan riquezas y se exhiben ante el mundo como los herederos de la riqueza de Bolívar. De esa forma hasta el sistema educativo se perdió por los altos costos y los escasos ingresos de sus maestros y donde los docentes universitarios se fueron a otras latitudes a formar a los ciudadanos de otras naciones. Eso se veía venir porque con salarios tan míseros no podían los venezolanos seguir aguantando esa pela económica que devoró de a poquito el alma nacional.
No quedaron ni los críticos que criticaron a la IV República y llegaron a decir que los pobres comían perrarina porque los precios tan elevados de la comida para canes supera abiertamente los precios de los productos alimentarios. Nada dice el Gobierno Nacional y solo con la tesis de magnicidios y de locuras políticas no podrán superar el rechazo de un 90% que le tiene el pueblo a un Presidente que terminó llorando la barbarie nacional, pues sabe que no con la mano del mesías de Sabaneta podrá sacar a la revolución de esta pesadilla que la mantiene atrapada en su red. Esa tesis de los magnicidios es una asignatura ya superada y solo la pueden estudiar los fanáticos del proceso y los emocionales seguidores de una V República sepultada en sus propios estertores. Por esa razón los venezolanos hablan cada segundo en sus espacios públicos para lanzar maldiciones al aire y rezar por la salida de Nicolás Maduro del poder, pues es evidente que la popularidad del régimen se vino a cero en tiempos cuando ya la gente dejó de creer en promesas incumplidas por los siglos de los siglos.
Qué triste que la revolución fue el gran fracaso del siglo y lo que ayer fue una ilusión con militares y enchufados en el poder, hoy es una triste realidad que se enrolla y se muerde la cola ante la avanzada de un ciudadano que apuesta a los cambios y solo a eso. No hay posibilidades democráticas porque los hombres del gobierno volaron los puentes democráticos para que los ciudadanos estén prisioneros de sus propias locuras, pero eso ha ocurrido en muchas naciones hasta que el mismo pueblo se imponga por encima de las calamidades.
Venezuela es otra y reclama ese hombre nuevo que ofreció la revolución y no cumplió, pero que la misma sociedad se puede dar sus propias lecciones de vida para retornar a la democracia solo con presionar y mostrarle a los gobernantes su fracaso en un tiempo de oportunidades que no pudo ser aprovechado por los sabios del proceso. Por ahora reina el caos y los ciudadanos siguen con su coro de protestas reclamando un mejor destino y es obligación de sus mandatarios entender su nivel de fracaso y saber que no es con magnicidios y otros condimentos como se le devuelve la felicidad a una nación.
Nadie le cree la tesis del magnicidio y aunque hagan miles de ruedas de prensa y pongan sobre las cámaras imágenes de videos y episodios, no es tiempo para justificaciones cuando terminaron destruyendo a una nación entera. Los cuentos de magnicidio lo escribirán los rojos en sus lecciones infantiles para otros momentos, pero por ahora son solo cuentos espaciales que no los compra nadie y son solo soplidos del fin de una era de fracasos y derrotas.


Rumbo al precipicio
Con esta inflación galopante que condena a la sociedad venezolana a la peor tragedia de su historia, todavía el Gobierno Nacional no se percata que navega sin modelo económico y eso es peligroso para una sociedad ataviada de furúnculos por todas partes. De repente se no vino encima una ola de calamidades que terminaron sepultando el futuro nacional en tierras arenosas y pantanales. Pero ese ciudadano dormido, en estado de trance y secuestrado por los tejidos malévolos de una catajarria de pillastres que se comieron de a poquito el manjar nacional.
La táctica de hundir el barco en el medio del mar le resultó a una sociedad hipertrofiada que producto del hambre y la inflación tejida por retazos es parte de una locura del poder que terminó convirtiendo a Venezuela en tierras del caos. Esa realidad que se mece sobre las olas del mar es parte de la locura de un régimen atolondrado y hostil. Que se parece a la realidad de Cuba es una verdad indiscutible que se bandea de orilla a orilla en medio de una relación de características peculiares. Pero que apunta al desastre de país como resultante de una ecuación planteada entre cantos de gallos y media noche.
Venezuela empezó a desarmarse como un carro viejo en la medida que se le imprimió más velocidad a un plan económico macabro que terminó convirtiendo a la sociedad venezolana en un grupete de pobres que hurgando entre la basura crearon a ese nuevo ciudadano de la pobreza nacional. Por obra de la planificación estratégica revolucionaria se fue mutando el ciudadano en un bachaquero sin alma que emuló a los comerciantes que desde sus castillos empresariales jugaron a la quiebra del sistema y a la salvación de su trono. No más sacudones económicos grita la gente en las calles del país porque la calidad de vida de los venezolanos se volvió sal y agua en medio de un proyecto hambreador y disociador. De esa forma el venezolano cambió su perfil de vida en medio de una tormenta destructiva que se llevó por el medio a tirios y troyanos. No respetó a nadie la vorágine revolucionaria que emulando los pasos de Fidel Castro en Cuba apuntó sus dardos a la consolidación de un régimen hambreador y atado a los planteamientos de la sociedad cubana.
Con esa mancomunidad de la pobreza a cuestas salieron a la calle los zombis del proceso a intentar justificar a un gobierno que no tiene modelo económico y solo apuesta al empobrecimiento masivo de los ciudadanos de un país. Pero Venezuela se merece esta tragedia que azota a la comunidad internacional y que condena la historia de Venezuela a la nada de casi no sentir y lo que es peor no dejar huellas de su paso desolador por los senderos de mi patria.
En medio de esta calamidad ha correspondido a los pueblos del país asumir posiciones de comando para determinar que haremos en el futuro porque un gobierno sin proyecto económico, sin ningún modelo porque solo la ruina moral de una nación y la condena social al mantener presos a los ciudadanos a los antojos de cuatro trasnochados políticos que solo piensan en la acumulación de riquezas y en mantener al pueblo pisados bajo la bota militar. De eso se trata este juego diseñado hace 20 años con el solo propósito de arruinar al país más rico del Continente y condenarlo a la pero ruina moral de su historia. Pero la culpa es del mismo pueblo que prefirió un gobierno militar antes que un gobierno civil y que arremetió contra los principios democráticos hasta volver trizas la propia Constitución Nacional que tanto vituperaron desde las trincheras de su falsa oposición.
Venezuela no se merece esta suerte de locura colectiva que condena a sus ciudadanos a la miseria colectiva, a la vida sin calidad de vida y a la muerte inminente ante la falta de un gobierno que gobierne. Y es que a este gobierno se le fue de las manos la gobernabilidad en tiempos cuando la pobreza se encarama por encima de los muros de las casas y grita libertad para evitar que se sigan muriendo ante nuestros ojos los hijos de Bolívar. Pero esa es nuestra realidad y después del error histórico de elegir el militarismo como forma de gobierno nos corresponde aguantar esa pela que nos condenó a la hambruna colectiva. Más grande la historia patria.
Dejamos que nos engañaran con palabras huecas, con poses de petimetres sin rostro, con discursos cansones que solo hicieron agujeros mágicos en el alma nacional y que nunca trajeron en sus alas soluciones a los problemas de los venezolanos. Preferimos un gobierno atrasado y disfrazado de progreso para salvar nuestro futuro y esa mala noticia se vino muy rápido contra el alma nacional al cerrar técnicamente todos los hospitales del país y más nunca se realizaron operaciones de alto nivel en los quirófanos de los hospitales públicos porque los grandes galenos se fueron a otras naciones en medio de esa hojarasca que destruyó la nación. Se montaron en aviones, barcos y por cualquier vía los profesionales más destacados de la Venezuela petrolera partieron a tierras desconocidas a seguir dando cátedras de alta cirugía. Se volvieron los pueblos de Venezuela en espacios desiertos que se quedaron vueltos viento y arena porque nadie se quedó en nuestras tierras aguantando la pela bolivariana.
Qué pena siento como venezolano que cuatro desquiciados hayan destruido un país tan rico no solo en minerales, sino en el talento de sus profesionales universitarios y miren que hasta las universidades públicas se fueron muriendo de a poquito porque el Gobierno Nacional le negó los presupuestos y las condenó a la quiebra de sus investigaciones, a la siembra de sueños y a la propuesta de convertir esos espacios en ambientes del progreso.
Pero los venezolanos tendrán que despertar de este cuadro hipnótico para rescatar nuestra identidad y volver a la senda del futuro, pues estos caminos quejumbrosos de la nada roja, solo nos conduce a un campo de tinieblas, caos y podredumbre. Eso pasará porque los pueblos no aguantan tantas humillaciones y solo los fanáticos de las ideologías quedarán gritando consignas de guerra ante la mirada de los ciudadanos que los verán como locos sueltos. Si eso que los dibujó ante el mundo cuando empezaron a desmontar la democracia para dar paso a los mandatos del carcamal Fidel Castro que cumplió sus sueños de destruir a Venezuela.
Esta pela no la aguanta nadie porque entre la escasez, la hiperinflación y la ausencia de calidad de vida terminaron deshojando una sociedad destruida solo por los caprichos de un atajo de verdugos de la destrucción nacional. Esto pasará más pronto que tarde y los guerreros del camino, esos que nos quedamos aquí luchando por salvar la democracia venceremos a las fuerzas del mal.


NICOLAS MADURO EN EL LABERINTO
Después del juramento del Samán de Güere, en Venezuela la izquierda como posición política desapareció. La han enterrado los militares sin serlo al proclamarse chavistas, ahora leales a Maduro, todo un negocio, por decir estar en el poder socialistas, comunistas y anarquistas, aceptan el chantaje de los militares.
La gran mayoría de dirigentes del PSUV que andan blasonando de ser unos revolucionarios en realidad son simplemente burócratas sin ninguna formación doctrinaria ni intelectual, quienes para simular estar con el proceso se convierten en megáfonos de peroratas ideológicas que no entienden, ni ellos mismos.
Y no es que ser socialista sea bueno o malo, igual de inútil que autoproclamarse defensor de la economía de mercado, todo se reduce a jugar un ajedrez político donde lo ideológico funciona como investidura teórica para enmascarar las reales motivaciones de los involucrados, el Poder, conquistarlo, mantenerlo y disfrutarlo, tal y como de forma descarnada.
El problema para quienes optan por autodefinirse como socialistas es que se ven obligados a manejar temas escabrosos, obtusos y absolutamente distantes de la cotidianidad, ya que el socialismo o comunismo se ató desde sus orígenes a lo filosófico.
Por supuesto que por esta angosta entrada quedan fuera del socialismo millones de personas que orgullosamente dicen serlo, aunque nada hay de ridículo o de impostura en apropiarse de un espacio sobre el cual nadie en especial ha podido ejercer dominio y quienes podrían hacerlo, académicos e intelectuales de tiempo completo, son unas musas con poco interés hacia la política.
Otra cosa es ser de izquierda, lo cual si es una posición política (la inician los Jacobinos) que no requiere de extenuantes lecturas ni de mortificantes revisiones epistemológicas para asumir las rupturas paradigmáticas como vía para el establecimiento de un nuevo cuadro de valores. Ser de izquierda es simplemente estar, aparentemente, con las clases más débiles y en contra de los grupos que concentran el poder político y económico al mismo tiempo.
Y es que a los obreros, campesinos y gente de a pie en general (franja social que conforman los territorios naturales de la izquierda, tierra fértil, por la ignorancia y falta de cultura), no les importa mucho el embrollo teórico de los intelectuales sino que están centrados en aspectos más pedestres de la vida, que no califican en el menú de transcendencias heurísticas que deben abordar los auténticos revolucionarios socialistas.
Hugo Chávez quien llenaba los espacios de sus carencias ideológicas con una excepcional inteligencia retorica, lograba vestir con antologías verbales y citas explosivas sus posiciones y argumentos gubernamentales.
Este es uno de los dramas Nicolás Maduro, intenta parecerse a Hugo Chávez y esto abre las puertas para comparaciones que lo colocan como un imitador nefasto. Todos los analistas y políticos saben que sus dotes políticas están en el terreno de la negociación y el dialogo, no obstante para no lucir débil ante Diosdado y el sector radical, se lanzó por el camino de convertirse en un dirigente duro e implacable.
rbayed@gmail.com


Borrar la historia
Querer borrar la historia de nuestros pueblos es una verdad que se cuela por los barandales de nuestras instituciones y hacen caso omiso de las lecturas que los revolucionarios le hacen a la equivocada manada de ovejas heridas por las ideas de la creación del hombre nuevo. Por eso las alocadas ideas de hombres como Elías Jaua, Diosdado Cabello, Héctor Rodríguez, Pedro Carreño, Aristóbulo Istúriz y tantos otros que desde el palco chavista creen que son la reencarnación de Jesucristo. Pero su idea has estado centrada en borrar la historia grande de nuestros héroes para dar cabida a planteamientos rocambolescos que solo dejan huellas de la sangre de nuestros hermanos dejadas en los hospitales del país.
No se ha percatado el ciudadano de la cantidad de muertes generada por el cierre técnico de los hospitales que en estos tiempos ya no tienen ni médicos, ni enfermeras, ni insumos, ni equipos y hay un estado de orfandad monstruoso que deja mal parados a quienes le vendieron una oferta engañosa a una sociedad. Por eso entrar al túnel de la nueva historia que nada de espectacular tiene porque solo vendedores de papas y cebollas, militares arrastrados a los pies del amo, con una delincuencia aliada del gobierno y con organismos de seguridad que solo bailan con el tambor del mandatario nacional. No se borra la historia con bonos y propuestas de dignificación populista que se ampara en bonos miserables y cajas de la rapiña nacional, sino con sueños de grandeza y con ideas libertarias que encajen en la grandeza del alma nacional. Es que se equivocaron los hombres del proceso cuando creyeron que con fantasías podrían regar por el mundo con la bonanza petrolera una vía de oro y mirra.
Pretender excavar tumbas para sacar viejas osamentas de las profundidades del estiércol revolucionario es la tarea de una sociedad que creyó en estos fabuladores de ideas que aprovecharon el colapso de las viejas instituciones democráticas y cristalizaron el sueño del poder. Pero para nada porque con propuestas populistas diseñaron un plan de gobierno sobre utopías que no alcanzaron para construir ese país moderno que tanto soñamos y que por momentos creímos que podíamos tejer entre todos. Pero solo fueron postales de ilusiones que volaron de ideas dislocadas que solo terminaron disecando un nuevo ciudadano que se quedó solo en propuestas teóricos sin rumbo.
La historia de nuestros libertadores quedará para siempre regada en la tierra venezolana y no llegarán improvisados con caretas de ultrosos, asaltantes de bancos y piromaniacos de escasa formación a disertar sobre los nuevos bazares ideológicos del mundo. Esa historia nuestra que se forjó con hilos de oro es demasiado alta para los aprendices de héroes que solo de armar trampas y levantar la voz pudieron aprender de las mentiras ideológicas del comunismo cubano. Pero con orientaciones desfasadas que aplicadas a la nueva Venezuela quedaron colgadas como ideas periclitadas que nada le dicen al país del futuro y el desarrollo. Eso sí dibujaron una historieta de mentirillas que nada le dejaron a un ciudadano que apostó a la pólvora para quitarse de encima propuestas desteñidas del viejo partidismo y se encontró de frente con páginas descoloridas de viejo libracos que solo alergias y enfermedades tropicales trajeron a la tierra de Bolívar.
Hoy cuando los fanáticos de ayer deambulan como zombis por las calles de la Venezuela herida de muerte solo quedan huellas marcadas del arrepentimiento de un pueblo de ilusos que cabalgaron imaginariamente sobre las ancas de Pegaso creyendo que podían volar hasta tocar el cielo. Pero la gran sorpresa es que el comunismo incendiario se llevó medio país por delante al condenar a los venezolanos a la pero hambruna de su historia y que por encanto convirtieron a Venezuela en un pueblo de hojas.
Quisieron borrar la historia y eso han pretendido en todos los ámbitos de la tierra de Bolívar cuando en espacios como La Asunción en Nueva Esparta los revoltosos del gobierno borraron el Paseo “Vargas Machuca” símbolo del arquitecto de la Ciudad, le quitaron los nombres a las calles emblemáticas de la Ciudad, pintaron ee Zapolín verde sus bustos y estatuas, ahora se roban el Escudo de Armas y para remate en la gestión legislativa de Espinoza Prieto le quitaron las baldosas históricas al Convento de San Francisco y todavía no se sabe de su paradero. Además en ese gobierno bolivariano le correspondió al concejal “Papalico” Marcano liderar una gesta contra el progreso de este pueblo histórico al negar el permiso a la Universidad Católica “Andrés Bello” (UCABMAR) para que se instalara en los predios al Cerro Matasiete. Solo falta que se lleven las campanas históricas y que le caigan a picazos a la Catedral de La Asunción para borrar la historia religiosa de este pueblo del silencio.
Por eso cuando veo transitar por la calles de Arismendi a los que tanto daños patrimoniales le han causado a la Ciudad del Silencio solo me queda invocar a la voluntad divina para ponga orden en un estado de colapso nacional que ha destruido nuestros valores históricos. Esa es nuestra realidad que hace de los revolucionarios a los verdaderos fablistanes de una historia dibujada a pulmón limpio y que son los mismos ciudadanos los que pueden frenar los caprichos de los depredadores de la historicidad.
Esas aberraciones contra la historia la vienen haciendo los enemigos de la historia nacional en Caracas y en cada una de las ciudades del país, donde por actos caprichosos se han quitado de las plazas públicas bustos de personajes importantes y hasta han pretendido socavar la historia de nuestros principales cronistas. Recordamos como si fuera ayer el momento cuando en el Gobierno de Alexis Navarro se pretendió quitar del cargo de Cronista de Margarita a Nicanor Navarro (Q.E.P.D) solo por el hecho de haber escrito sobre el Bolívar humano, el mismos que dejaba una guerra para estar al lado de Manuelita Sáenz. El supuesto pescado del Cronista de Maneiro, Nicanor Navarro fue el tocar la persona del Libertador y quién le ha hecho más daño a Bolívar sino estos desleales que condenaron la historia a la hoguera al generar la hambruna más grande de la historia, producir el éxodo de más de 4 millones de venezolanos y producir la ruina moral de nuestro pueblo.
Querer borrar la historia es un deseo de la revolución y aunque no quieren aceptar que la fuga de más de 4 millones de venezolanos al exterior tiene causas en su modelo obsoleto de gobierno, es una realidad que la fuga de cerebros está dejando al país en una ruina moral calamitosa. Los que nos quedamos en el país aguantando la pela estamos en una lucha titánica por sobrevivir en medio de tan calamitosa situación que puso al bolívar como la moneda más deprimida de la historia del Continente. Llegará el momento que los ciudadanos alzarán sus voces porque está situación económica y social es insostenible y forma parte de un plan tejido desde el corazón del comunismo continental y que les ha dado resultados al cultivar sobre predios de la ignorancia que se arrodilló a los pies del gobierno de turno. Esa es nuestra historia viva y que le den gracias a Dios que todavía los políticos venezolanos no han entendido su rol histórico y muchos inútiles se mantienen aferrados a sueños de hadas que los eleven al pedestal del poder. Cuando cesen los partidos, cuando los seudo líderes entiendan que son estorbos para el futuro no dudo que Venezuela saldrá de las catacumbas a imponer su propia ley, De eso que no queden dudas.


Los gritos del silencio
Los textos pesimistas volvieron a florecer en la Venezuela bolivariana como consecuencia de las pésimas políticas de un gobierno inútil que no resuelve nada. Sino que aumenta los niveles de la crisis con más inflación, escasez, falta de medicamentos, cierre de hospitales colapsados y del maltrato contra el ser humano. Se nos vino encima la crisis para propiciar la peor ruina económica y social del país. Nunca creyeron los que apostaron a la ola emocional del “Galáctico” que llegaríamos al punto de la quiebra moral y económica de un país tan próspero. Pero esa catástrofe que estaba anunciada por el pésimo manejo de los recursos del Estado por parte de elementos sin credenciales para manejar tanto dinero y que terminaron con las busacas llenas, pero dejaron al país en ruinas.
No les importó a los jeques del poder que colapsaran todos los servicios públicos de un solo soplido y ahí tenemos en las propias narices la catástrofe de Corpoelec, Cantv, Hidrocaribe, gas, cierre de hospitales, cierre de clínicas, escasez, retardo de claps, inseguridad y una oscuridad total en toda la nación. A eso hay que agregar el cierre de medios de comunicación llámese emisoras, televisoras y periódicos porque los revolucionarios se llevaron por el medio hasta a sus aliados históricos sin ton ni son.
Esa es la triste realidad en un país que dejó atrás la bonanza petrolera para entrar por la puerta de la ruina nacional. El populismo ramplón se posesionó del alma nacional hasta llevar a los desclasados de la revolución a vivir de bonos, pensiones y migajas del erario público. Esa es la ley de la selva en un país donde la ignorancia tiró su rezón para quedarse reinando entre ciudadanos sin oficio que solo viven esperando los días de pago de bonificaciones para poder comprar un kg de pasta, un paquete de arroz o un paquete de pasta. Esa es la realidad de una nación atrapada en sus propios bazares de la ignorancia y donde cada ser humano lucha por mantenerse vivo en medio de la oscuridad y el caos.
Ver a los venezolanos hurgando entre la basura es parte de la locura de un gobierno atrapado en sus propios vómitos y caminando de espaldas a la realidad, pues es evidente que caímos bien profundo en el pozo de la ruina y de país petrolero rico volvimos a las catacumbas de la miseria nacional. De aquellos cuentos de caminos que mantenían la ilusión de los venezolanos que creyeron en esos vengadores que venían a entregar las riquezas petroleras a los ciudadanos, solo quedan fantasías de la nada.
No volverán a mentir a los ignorantes porque ya todas las mentiras pasaron las pruebas de la estafa y los salarios de miseria son los trofeos de guerra que exhiben los radicales del proceso como estandartes de la muerte. Esa ruina social que se envalentonó para defender el régimen en otros momentos es parte de la tragedia de un país atrapado en sus propios estertores de cigarrones heridos. Ya nadie grita consignas de luchas revolucionarias y se le está acabando la gasolina a los perifoneadores de oficio que gritaban en las plazas del país y defendían la revolución con el alma. Aquí está privando la sensatez de u n ciudadano que pasó las prueba de las misiones, de los bonos y la mendicidad revolucionaria para reclamar calidad de vida y ese derecho humano de mantenerse sano para continuar en la lucha por la sobrevivencia.
Pretender continuar esa serie repetida de héroes y vengadores que nunca le presentaron a la gente aquel proyecto del “Hombre nuevo” es parte de las calamidades de una revolución que se muere a menguas entre mentiras y compromisos con la clase militar. Pero se acabó la historia de engañifas y cofradías políticas que terminaron secuestrando por 20 años a una nación que vivió de la mentira y la fábula revolucionaria.
Por esa razón la gente que creyó en el Comandante recuerda con odios mellizales aquellas historietas que mostró al vengador de los pobres con el hacha de la guerra y el traje de verdugo del proceso a una figura difuminada que se fue al otro plano dejando a los venezolanos en la peor crisis de su historia. Ya no hay más oxígeno para una clase política que fracasó al no poder resolver los problemas de los venezolanos, sino que sepultó los sueños de los venezolanos a gran profundidad.
La ruina nacional tiene nombre y apellido cuando los ciudadanos sufren las inclemencias del hambre como consecuencia del error histórico de matar la productividad, de cerrar las industrias y de expropiar a los verdaderos generadores del progreso nacional. Con razón la diáspora nacional puso más de 4 millones de venezolanos en otras naciones en busca de niveles de sobrevivencia y ese error de la historia que explotó en las narices de los hombres del gobierno deja sin sus mejores valores a una sociedad desarraigada por la crisis. No quiere ver el gobierno sus errores y esa será su perdición más tarde que nunca, pues de las sociedades dormidas se esperan respuestas contundentes que terminan derribando muros y cambiando el curso de los ríos.
Por ahí andan las chiniguas del juicio final llorando lágrimas de sangre cuando la revolución traicionó a sus propios alcahuetes, a quienes creyeron que cosecharían productos en abundancia en algún momento y terminaron con sus empresas atascadas en la calamitosa situación del cierre. Por ese motivo los ciudadanos con sus ideas libertarias en sus hombros se preparan para la lucha de las ideas que le devuelvan la felicidad a una nación que hasta hace poco tiempo era la reina de la democracia continental. Pasamos al último lugar del ranking internacional de la inflación y portamos las banderas de la quiebra de un país que en tan poco tiempo terminó vuelto polvo y paja.
Seguimos arreando el tiempo y soñando con el hombre nuevo que no nació en el Socialismo del Siglo XXI y condenó a la ciudadanía a sus peores tiempos, pues esta Venezuela que cruje en medio de la tormenta es parte de las falsas promesas de una ideología que se alió con Fidel Castro para diseñar la peor crisis de la historia nacional. Esa es la razón por la cual los venezolanos andan a la desbandada buscando nortes en otras naciones y prestando su talento para el desarrollo y el progreso de los pueblos del mundo.
El caos llegó muy pronto con sus bonos de la ruina y con la mendicidad como sustento de estos espacios de la ignorancia nacional, pues es evidente que la sociedad se resintió de tantas lágrimas derramas en noches de vigilia cuando hasta el pescador perdió sus esperanzas en la formación del hombre nuevo que nunca nació.Atrás quedaron las ideas castradas por vendedores de baratijas que creyeron en la revolución y aun cuando se mofaron de los verbos y de los sustantivos quedaron sepultados en el lodazal como carretas sin fuerzas para salir de la crisis. No bastaron los cantos de sirena, los bloqueos de las ideas aleccionadoras y los gritos de muerte que muchos encumbrados empresarios lanzaron desde la montañas de la quiebra moral para frenar el avance de un ciudadano empeñado en cambiar esto para siempre.


Ciudad ultrajada
Cuando en el Gobierno Municipal de Luís Díaz se empezó a vulnerar el patrimonio histórico y cultural de Arismendi se inició el calvario que debía sufrir la capital de Margarita en tiempos de revolución. Ante los ojos de los asuntinos se ultrajó a la Ciudad al destruir el Paseo “Vargas Machuca” símbolo en honor al arquitecto de la Ciudad, se pintaron con sapolín verde todos los bustos de la capital y nadie dijo nada y para remate se cambiaron los nombres de las principales calles de La Asunción. Al parecer era una orden presidencial que obligó a las autoridades regionales y municipales a callar ante tal ultraje histórico.
En ese momento esperé la salida de muchos críticos y no apareció nadie. Eso me inquietaba como Hijo Adoptivo de Arismendi y me dediqué a investigar por qué “el silencio de los asuntinos”, Apenas si Richard Fermín en aquel momento concejal me dijo que en la Asunción no había silencio alguno y le contradije su tesis porque no se escuchó ni un tumba rancho en la Plaza Bolívar de La Asunción. Se dejó una huella del silencio asuntino porque ni siquiera los bocazas como Leopoldo Espinoza, “un erudito revolucionario” articuló u n solo verbo para rebatir el ultraje y devastación de la Ciudad. Pensé que era cómplice de tan aberración contra la historia y nadie más, ni uno solo fue capaz de levantar su voz contra el fusilamiento de la Ciudad del Silencio”.
Le dije a Richard Fermín en ese momento que el calificativo de “Ciudad del Silencio” estaba bien puesto porque que nadie haya opinado con tantos opin adores profesionales, escritores, analistas, funcionarios públicos, ex alcaldes, ex diputados y profanadores de su historia. Esa pelea había que darla y nadie salió al ruedo por miedo al poder revolucionario, a sus intereses y otros por no querer pegar los cauchos de la acera como siempre. Se quedaron los asuntinos con sus bustos pintados de verde, un error de la historia que solventó el Alcalde Fermín cuando recuperó la silla municipal, pero los nombres de las calles se perdieron y el Paseo “Vargas Machuca” terminó borrado del mapa y el busto del arquitecto terminó en un depósito de cachivaches de Arismendi. Esa es una triste historia que se vivió en Margarita y que semeja aquella obra “ídolos Rotos” de Manuel Díaz Rodríguez donde el personaje Alberto Soria deja simboliza en la idea de imponer en Venezuela sus ideales de artista en medio de la imagen de la decadencia total del país. Y es el mismo caso de la Venezuela revolucionaria que refleja la destrucción de un país que se sumergió en aguas de la revolución para terminar vuelto trizas en su historia, su cultura, su sociedad y su esencia venezolanista. No hay grandes diferencia entre la devastación del país para 1901 que la tragedia que vive la Venezuela del 2018. Pero los ciudadanos de La Asunción permitieron que le destruyeran su Ciudad sin quejarse por la devastación y ultraje de sus espacios históricos que parecieran diseñados para no dejar rastros de las huellas históricas del coraje de nuestros libertadores. Ni un cohete lanzó nadie y fui testigo de tanta barbarie contra la Ciudad en aquel momento y miren que me tocó escuchar discursos encendidos de margariteños ejemplares y de asuntinos de raigambre citadina que lanzaron espumarajos por la boca en sus piezas discursivas de antología. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho dice el refrán y aquellos héroes con tabaco en la vejiga y con voces de tenores de la palabra se perdieron en el limbo por tener temor a represalias de parte del gobierno revolucionario.
Ahora cuando viene un nuevo ataque contra la historia de nuestros pueblos sigue el silencio de muchos que dicen sentir la esencia insular, que se declaran herederos de Arismendi, Mariño y hasta familia de Fajardo, Petronila Mata y Luisa Cáceres de Arismendi. Pero el coraje que simboliza El Escudo de Armas se diluyó entre las faldas de Matasiete y el Parque Nacional “La Sierra”, pues salvó las voces del concejal Acevedo y de Basilio en nombre de la Sociedad Progreso y la voz lejana de Richard Fermín en el exilio Chicaguense, a más nadie se le ha ocurrido salir al paso a las respuesta inoportuna del Alcalde Alí Romero de ofrecer una recompensa por la captura de los delincuentes del Escudo de Armas.
A lo mejor asesorado por su Director de Cultura gran lector de las novelitas de Marcial LaFuente Estefanía lanzó el burgomaestre asuntino el globo de ensayo de la recompensa como si estuviéramos en el medio oeste de las lecturas del bachiller asuntino. No creo que el burgomaestre de Arismendi que no sabe lo que es un pandelaño haya pensado tanto para que se le explotara una neurona en el intento, pues con ese colosal robo de 250 kg de bronce y el hurto del coraje de los margariteños se empaña un gestión a la cual le roban en su narices la propia insignia del coraje de nuestros libertadores. Esa es otra prueba de la barbarie que llegó a Margarita hace buen rato al condenar el gobierno revolucionario a nuestra población a estar indefensa y sin la seguridad que se merece un pueblo laborioso como el asuntino. Y ese incidente histórico ocurrió en el mismo momento de la llegada del Ministro Graterol que había venido hacía poco tiempo a inaugurar la Policía Turística de Arismendi y más reciente a traer 3 carritos patrullas para aliñar la declaración que en Nueva Esparta bajaron los índice del delito a cero por ciento.
Qué desfachatez de una declaración fuera de foco cuando se roban el símbolo histórico del coraje insular ante las propias narices de los jeques de la revolución y lo que es peor “La Ciudad del Silencio” duerme eternamente hipnotizada sin que su élite intelectual diga ni pio para repudiar esta blasfemia contra la historia y la cultura. Así continúa La Ciudad del Silencio su rosario de calamidades mientras la gente reza, come pan de leche y ven pasar las procesiones cada año por las calles de su pueblo. No solo de poesía viven los pueblos, sino de la defensa de sus íconos históricos y culturales, pues en otros tiempos hubiesen salido Luís Beltrán Prieto, Augusto Fermín, Cirio y tantos otros ciudadanos en serie a batallar por la defensa de la asuntinidad, pero ahora las cosas cambiaron con los aires de revolución y nadie quiere pegar los cauchos de la acera y es mejor hacerse los tontos para que se lleve la corriente los aires de grilletes y bolas de hierro en los tobillos. Pero esa es la historia grande de los pueblos y losa defensores de la Ciudad tienen la palabra para defender su historia, su cultura y su pueblo.


Silencio asuntino
Más allá de las declaraciones de la Sociedad Progreso, del Concejal Nelson Acevedo, de Richard Fermín desde el exilio y de uno que otro asuntino más, no se ha escuchado el eco de sus ciudadanos encumbrados que forman parte de la élite asuntina. Es sorprendente como la Ciudad del Silencio se muerde la lengua para evitar encontronazos con los revolucionarios de uña en el rabo que ni un suspiro lanzan para protestar los destrozos que en estos años de revolución de han producido en el corazón de la historia y la cultura del patrimonio asuntino. Desde aquel momento cuando en el Gobierno Municipal de Luís Díaz se le cambiaron los nombres a la Ciudad , se borró el Paseo “Vargas Machuca” que era el homenaje al arquitecto de la Ciudad y la torta se puso cuando se ordenó desde algún cónclave revolucionario municipal la pinta colectiva de todas las estatuas y bustos que conforman el patrimonio histórico de La Asunción..Desde ese momento comenzaron los abusos en la histórica Ciudad y el silencio de los ciudadanos se patentó como una cultura que metaforizó a la Ciudad del Silencio.
Las voces críticas que nada aportan a la defensa de la Ciudad se apagaron de nuevo y los chismosos de oficio siguieron en su tarea pueblerina, pero no se oyó ni el sonido de un tumba rancho. Pero ahora cuando se roban el Escudo de Armas, una representación de la Venezuela histórica. Con todo lo que representa el Escudo de Arnas para los ciudadanos de esta patria se pone en tela de juicio el respeto por los valores históricos de esta patria de Bolívar“Los esmaltes del contorno y cuarteles rememoran la Bandera Nacional de Venezuela. El primer Cuartel simboliza el valor legendario del pueblo neoespartano y su contribución a la emancipación nacional. El Segundo Cuartel alude a la insularidad del Estado y las perlas uno de sus productos más importantes de antaño. El gorro frigio simboliza la libertad. La corona de laureles recuerda los gloriosos triunfos que los patriotas neoespartanos obtuvieron en la Guerra de Independencia de Venezuela. El tridente, el remo, el coral, el alga marina, el tritón y el áncora simbolizan la profunda vocación y vinculación legítima del Estado”. Con lo que representa este Escudo de Armas para los ciudadanos de Margarita y este robo descarado de esa insignia del Patrimonio Histórico es parte del desarraigo de los valores patrimoniales y ciudadanos que marcan la huella histórico de los pueblos insulares.
Qué casualidad que es un gobierno revolucionario cuando ocurren los robos más crueles contra el Patrimonio Histórico de los asuntinos y muestran la cara grotesca de un régimen que no garantiza la custodia de los bienes patrimoniales de los neoespartanos. No hay seguridad por ninguna parte porque desde que el Gobierno Nacional le quitó las competencias al Gobernador de Nueva Esparta para entregar el báculo de mando a “un Protector” que solo se ocupa de entregar bolsas de comida y cajas Claps, pero de las funciones que usurpó al Mandatario Regional no se ven resultados a favor de la región.
Si en Nueva Esparta se están produciendo los robos más colosales de la historia mundial es porque aquí no funcionan los organismos policiales y esa Policía Turística de La Asunción es solo un referente simbólico que alude a la desprestigiada seguridad nacional. Por esos caminos andamos en medio de esta hojarasca que deja en manos de los delincuentes el futuro de la patria. Si ya La Asunción ha sido saqueada en varias oportunidades por los enemigos de su propia historia y no ha habido respuesta de los cuerpos policiales y tampoco han salido a reclamar sus derechos los mismos ciudadanos, eso es parte del estado de abandono y desidia de las instituciones.
Ante ese atropello de robarse el Escudo de Armas para convertir sus 240 kilos de bronce en materia para la venta, ni quedan dudas que estamos ante una jauría de bandidos que solo están pendientes de sobrevivir en tiempos de crisis. Pero esos abusos que atentan contra el patrimonio histórico y cultural de nuestros pueblo, no queda otra alternativa que invocar a la ciudadanía para juntos iniciar una campaña que frene los abusos de la dignidad molida por el paso del tiempo.
Quisiera escuchar las voces de los asuntinos que le duele su tierra y no es hora de pasar agachados ante semejante locura de robarse la el Escudo de Armas de la región, pero es cuestión de poner orden en una pea revolucionaria que nos dejó sin cuerpos de seguridad para frenar la ola delictual que condena a la ciudadanía a la tragedia de tener que enfrentarse con los delincuentes con palos de escoba como armas. Todavía los margariteños no hemos salido del asombro del robo a la Virgen del Valle, del atraco a Pueblos de Margarita y vienen los pillos a llevarse este emblema histórico de la margariteñidad. Pero eso es lo que estamos cultivando en tiempos de revolución y aunque salga el Alcalde Alí Romero a pegar gritos ante las autoridades regionales de seguridad el Escudo de Armas está en manos de delincuentes que planificaron su robo para venderlo como chatarra en alguna parte del país.
Esa historia de la destrucción de la Ciudad Patrimonial de La Asunción va en la misma línea de quienes vienen progresivamente la historia de los pueblo y si no lo creen revisen la historia cuando “Papalico” Marcano y la revolución impidieron l construcción de UCABMAR, la Universidad Católica en Nueva Esparta `para matar el desarrollo de Arismendi. Vean también la muerte de Puente Artes con su Feria Artesanal y ya está moribundo “El Mercado de Artes de La Asunción” por las malas políticas del Alcalde y su equipo coordinado por una que grita, Impone y atenta contra el futuro de Arismendi.
Qué salga Leopoldo y sus conmilitones a reclamar los derechos patrimoniales de Arismendi porque no dijo nada cuando pintaron los bustos y estatuas, ni cuando eliminaron el Paseo Vargas Machuca y ni pio dijo cuándo cambiaron los nombres de la Ciudad y ahora es necesario se pronuncie porque no hay policía en el estado y la inseguridad destruye lo poco que le queda a los asuntinos. Es necesario que brote la asuntinidad y es la hora de defender el patrimonio cultural de la tierra de Prieto Figueroa con la palabra, con las acciones y con ideas que vayan más allá del simple chisme de plazoleta, o de los curucuteos de la mentira y de la compostura de los citadinos que tanto hablan y nada hacen. Es la hora de los íconos de la élite cultural asuntina que nunca se pronuncian y solo se limitan a pasillanear en actos y parodias de la falsedad intelectual.
El Escudo de Armas debe aparecer y los organismos de seguridad tienen la papa caliente en sus manos, pues es Gobierno Nacional le negó la policía al Gobernador Alfredo Díaz y eso ha desencadenado en una tragedia para los neoespartanosque en medio de la tormenta económica también tienen que lidiar con la delincuencia para poder salvarse. Es un compromiso del Alcalde Alí Romero pedir presionar a los cuerpos de seguridad y al impostor Dante Rivas para que gobierne lo que tiene que gobernar, pues hasta ahora ha sido una sombra en esta oscuridad llamada revolución.


Miedo en el alma
La crisis del país suena duro en los tímpanos de los protagonistas políticos y pone en ascuas a una sociedad que ve como las olas del mar se llevan en su resaca sus sueños y su futuro. Por esa razón en medio de la crisis sale a flote el miedo que carga a cuestas el Presidente Maduro al conceder un incremento salarial fantasioso que eleva hasta 5 millones los sueldos de los empleados públicos y casi inmediatamente subió el escalafón de los militares para evitar cualquier sacudón que ponga en riesgo la democracia.
El miedo en el alma del gobierno recorre como un volcán los órganos de una Venezuela arrinconada por la crisis y sometida a la peor pesadilla de su historia. Nadie puede acceder a los linderos de la economía nacional porque todo el mundo está quebrado y condenado a la ruina. Pero esa aberrante quiebra del aparato gubernamental y de la empresa privada de todo el país es una realidad que se mueve a paso lento y condena a esta sociedad por los senderos de la crisis.
Ese miedo en el alma está socavando el desandar de los venezolanos que andan por la sociedad dando tumbos en busca de medicinas y alimentos para mantenerse con vida en una sociedad atrapada por la crisis. No hay posibilidades de abrir los caminos de la libertad porque el gobierno se niega a abrir el canal humanitario que le ha propuesto la comunidad internacional. La gente se está muriendo de hambre por una parte, por falta de medicinas por el otro y el otro enemigo es la delincuencia que arrastra los gérmenes de una crisis mortal para la sobrevivencia nacional. Pero al parecer al Gobierno Nacional no le importa un comino que se mueran los ciudadanos en sus propias narices, pues es evidente que ningún paso dan los funcionarios para equilibrar una sociedad que se mueve a tientas en las penumbras de la locura colectiva,
En medio de esta tempestad que se lleva en sus hombros la suerte de una sociedad atrofiada por las pésimas políticas de un gobierno que ni siquiera ha estudiado el éxodo de miles de venezolanos que salen cada día por los caminos del mundo. Es extraña esta hojarasca que se produce en momentos cuando el país se debate entre ser y no ser. Esa es el país que tenemos cuando la sociedad clama a gritos por un modelo económico distinto, pero que está condicionado por un modelo político que se divorció de los Estados Unidos por la imposición de Fidel y Raúl Castro que establecieron como ruta de vuelo el enfrentamiento con el imperialismo norteño. Ante esa realidad se alejó el régimen del gobierno norteamericano y por supuesto del dólar como la moneda que soporte sobre sus hombros la debacle de una nación en ruinas. Esa es la realidad de una nación que quedó atrapada en los fantasmas de la Guerra Económica y Dólar Today, los elementos de la fantasía sobre quienes pretende el gobierno echar la suerte de una Venezuela en ruinas. Y es que hasta hace 5 años nadie llegó a pensar que este país con la riqueza petrolera más importante del Continente y con recursos minerales de dimensiones colosales, podía estar a la cola de los países del mundo. De esa forma llegó la inflación y la hiper inflación con su carga de excrecencias para sepultar a Venezuela bolivariana en las catacumbas de la ruina.
Pretender continuar avanzando en medio de la ruina nacional con una economía destruida por el pésimo manejo de las finanzas del Estado es parte de un plan pre concebido por un proyecto de país que prometió con el Socialismo del Siglo XXI cultivar el hombre nuevo que nunca nació. Y es que no podía aparecer una nueva sociedad con un populismo tropical que solo se encargó de entregar dádivas convertidas en bonos y becas a una sociedad de ignorantes que se quedó atrapada en ilusiones de corte caricaturesco.
A nadie del gobierno se le ocurrió pensar en algún momento que después de la bonanza se vendría la crisis económica sobre la Venezuela petrolera que vi aparecer la bola de candela cuando las empresas productivas de desmoronaron en medio de esta locura de extraditar y quitar la posesión de sus tierras a los industriales, hombres del campo y a quienes lideraban la economía nacional. Pero el Estado poderoso hizo mutis en la situación que se cocinaba a fuego lento ante los ojos del mundo y un día cualquiera empezamos a sumergirnos en la mar de la ruina nacional cuando empezaron a escasear los alimentos, las medicinas se esfumaron de las estanterías, los hospitales cerraron sus puertas y la hiper inflación maniató el alma nacional.
Quedamos en la oscuridad de un modelo económico sin rumbo que solo mostró el rostro pálido de una sociedad atarantada que nunca encontró el rumbo para desarrollar la Venezuela de nuestros sueños. Esa es nuestra realidad con una nación macilenta y recargada de insuficiencias gerenciales que pusieran a los ciudadanos en el camino del futuro. Ese miedo en el alma obligaron a Maduro a levantar vuelo con el incremento salarial apurado que generó más inflación, más temor y ese culillo que arropa cuando se gerencia una economía vuelta polvo.
Quedarse con los brazos cruzados no es posible en estos tiempos de crisis y por eso los chavistas que saben de la ruina nacional y de lo poco que puede hacer el venezolano con sus salarios impusieron un incremento de sueldos que de nada le sirve al ciudadano porque la inflación se come esos espasmos económicos de un solo soplido. Pero como los asesores del gobierno son incapaces de poner la oreja en el suelo para escuchar el sonido de los cascos de los caballos es posible que no entiendan que las tempestades se llevan con sus vientos todo lo que encuentra en su camino. Por eso cobra peso el aumento a los militares y dibuja un clima de tensión que pone en el péndulo de la crisis a un gobierno atrapado en sus propios estertores.
Sabe la gente del gobierno que el clima del país es tenebroso y que de alguna manera hay que detener la hemorragia económica y social porque el caldo de cultivo de una sociedad enferma está sembrada en ese miedo milenario que llevan los políticos en su afán de poder. La idea es aferrarse al poder a toda costa y por eso hipotecar las riquezas del país forma parte de un plan macro destinado a mantener la revolución en el timón del mando.
Hay miedo en el alma y eso es parte de una locura llamada revolución que terminó dejando a los ciudadanos solo con ilusiones y una mentira que le cobra alto a una sociedad hipnotizada por los lamentos de un chaure herido de muerte. Si el gobierno no recoge velas en estos tiempos de ruina económica no tiene ningún futuro aunque hagan piruetas y acrobacias de locos de la gerencia pública. Vendrán nuevos tiempos porque la sociedad puja por un cambio de gobierno y si nadie resuelve sus problemas fundamentales es el mismo pueblo el encargado de dar sus ribetes democráticos a una sociedad que clama por su salvación.


Peste roja
La peste roja es una enfermedad mortal que lleva a los venezolanos por la ruta de una mortandad sin parangón en la historia nacional. La gente grita que llegó la peste roja que con sus taras de lo inmoral terminaron de sepultar la suerte de la Venezuela vuelta papillas en medio de una crisis que retumba en el alma nacional.
Con los hospitales en estado de cierre técnico por la quiebra de todos sus departamentos por falta de insumos, por el éxodo de médicos a otras naciones y por el colapso de todos los equipos de atención al paciente. Perdió la cabeza un país atrapado en los brazos de la crisis que con un modelo atrasado y enfermo de egolatría presidencial terminó enterrando el futuro nacional. No existe posibilidad alguna de redención social porque el modelo social, económico y político impuesto por el Gobierno Nacional es una mala copia de la Cuba de Fidel y esos esquemas no cuadran con la forma de vida de los venezolanos.
De esa forma la peste roja se enquistó en las neuronas de un venezolano acostumbrado a tener un país funcionando y ahora con estos pichones de funcionarios públicos haciendo estragos en un gobierno sin dirección que mantiene la hegemonía nacional a punta de trampas electorales y del uso del militarismo como cuña para encerrar el futuro de la patria. Así los ideólogos del gobierno elaboraron un tejido que puso como núcleo de sus ideas el exterminio de los partidos, el entierro de los líderes políticos y el control total de las instituciones por medio del uso del aparato judicial para arrinconar a los ciudadanos.
Con ese modo coercitivo de gobernar la revolución usó a los funcionarios del gobierno como los esbirros de un modelo autoritario que terminó sacando de la carrera a los opositores a un gobierno que solo se fundamentó en el populismo como fórmula para tejer y destejer la madeja revolucionaria.
Por esa razón vemos como los líderes opositores fueron perseguidos, enjuiciados y condenados a la persecución más sanguinaria de la historia nacional. No permitió el gobierno que brotara un líder de la sociedad civil y condenó a todos los protagonistas de la historia nacional a su peor crisis. Con los jefes de los partidos ahuyentados por un régimen coaccionante y amedrentador se terminó de tejer la mortaja de la muerte revolucionaria, pues es evidente que con tantos recursos que entraron a las arcas del Estado en los tiempos de bonanza chavista no se pudo construir el país que cambiara el curso del río nacional.
No se merecen los venezolanos esta calamidad revolucionaria que condenó a los ciudadanos a un estado de orfandad de niveles dimensionales, pues cada paso que dio la oposición llevó en volandillas a una sociedad atrofiada por las malas políticas de una sociedad enferma de la peste roja que terminó arruinando el país. Pero como la historia de los venezolanos pasa por el deterioro de las instituciones bajo la premisa de no garantizar ningún beneficio a los ciudadanos. Pareciera que todo este desastre fue tejido bajo la planificación de siquiatras que ordenaron la destrucción de toda la sociedad, pues que organismos como Corpoelec, CANTV e Hidrocaribe. A eso hay que agregarle los linderos de la inseguridad que se quedó en los cuadrantes y en promesas incumplidas sin carros, motos y armamentos.
Esas son las cosas que se unen a la quiebra de la red bancaria, a la falta de efectivo y a la catástrofe de la escasez que sometió a los ciudadanos a la peor estafa nacional. Para esa locura trabajó el gobierno que soltó a los zombis nacionales a escarbar en medio de la crisis en dispensadores de basura, entre escombros y en basureros fabricados por la crisis.
Más nunca los ciudadanos descubrirán los misterios de aquella ilusión que nació un 4 de febrero y que fue llevada a los altares de la patria para rezarle oraciones de fe a quien con su populismo estafó a una nación que cayó por incauta arrodillada a los pies de un enemigo de la democracia. Así salió de las catacumbas del mal un mandatario que expropió y usurpó funciones de un mandatario nacional que le hizo daño a la nación con sus políticas de la mentira.
Lo lastimoso es el estado calamitoso en que convirtieron esta sociedad acomplejada que dejó el camino del desarrollo para enterrarse en las catacumbas de la ruina nacional. Perdimos el derecho a ser libres y nos enterramos en las cavidades cavernosas de una Venezuela distinta. Ese país grande y ancho que conocimos rico en esperanzas y con su carga de poesía a cuestas se transformó por efectos de una ideología alquilada en tierra de nadie, donde la paz y el silencio se confunden con el terror de una pesadilla de luces rojas. Pero tenemos esperanzas en que la justicia divina no abandonara a este pueblo noble que sacará de las entrañas de la historia el coraje de nuestros libertadores para poner en escena a los líderes que levantarán las banderas de la democracia para devolver la felicidad y el progreso a nuestros pueblos.


Castradores de ideas
Pensar que los medios se arrodillarían a los pies del régimen era una osadía decirlo en otros tiempos. Pero ocurrió con los dueños de medios cuidando sus parcelas para que no le cierren las emisoras, para que le den el papel y otros para no perder sus permisos de operaciones. Eso es válido que cada quien juegue su partida a cuenta de beneficios personales, pues es evidiente que cada personaje de la farándula comunicacional defenderá su sobrevivencia por encima de todas las cosas. En eso estamos bien claros que los intereses del régimen pasan por controlar a todo el que emita opiniones contra la revolución.
De ese jueguito maquiavélico se ocupan los personajes que pretenden cortar el fluir de las ideas a cualquier costo y por eso intentan frenar el pensamiento de los hombres libres a cualquier costo, usando cualquier tipo de artificio legal o sacando cualquier carta del abanico de barajas para someter a los pensamientos liberales al control espacial para rendirle honores a la revolución. Pero no podrán los negociantes de las empresas frenar el advenimiento del pensamiento libre, de la capacidad de análisis y de las ideas contrarias a un régimen que castra, envejece, somete y arrodilla a los pies del amo a los profanadores de las ideas.
No hay nada más libre que las ideas sueltas de u nos ciudadanos empeñados en revolucionar con sus pensamientos a una democracia que necesita de hombres y mujeres dispuestos a dar la cara por la libertad, por una democracia de verdad y no por un autoritarismo de plastilina que ha venido convirtiendo a la patria de Bolívar en una República Bamanera donde los usurpadores del poder manejen a su antojo las leyes de la República mientras un atajo de compadres se reparten el botín del Estado. Pero los ciudadanos en su mayoría pasan las de Caín en un estado de ruindad que condena a la mayoría a una suerte de matadero sin fin.
Basta de estar fingiendo dolores de parto mientras la nación se desdibuja en hilachas sueltas que nada dicen de futuro y sueños. En estos momentos que la democracia exangüe se debate entre el ser y el no ser. Nadie hace nada por salvar a la patria y si los medios se entregan tan temprano a los dictámenes del régimen es evidente que se apagar la luz en el túnel. De nada valdrá que se sigan m anejando los medios con discreción, con tinta deformada y con ideas que solo complazcan a los dueños de los medios en esta democracia simulada.
Es cierto que el papel de los periódicos viene con órdenes del Gobierno Nacional, que las licencias son autorizadas por los hombres del régimen y que las pantallas televisivas están condenadas a arrodillarse de por vida a los mandatos de un Ministerio de Comunicaciones que le dobla las muñecas a los dueños de medios hasta convertirlos en nada.
Pero las ideas libres seguirán siendo libres aunque los juces de la tinta se arrodillen y siembren cruces en sus largos caminos al estrellato, pues es evidente que con trajes alquilados no vale la pena asistir a la cena democrática. Un mundo de apariencias rodean la verdadera lucha de las ideas en plena democracia y con rictus de maldad se manejan las ideas disfrazadas de tintes de mentiras piadosas.
Creer que con arrodillarse al régimen y a sus aliados con carantoñas y cuidándoles las espaldas es parte de ideas desquiciadas de simuladores de oficio que fingen darse golpes de pecho, ser aliados de la democracia y de mostrar una cara de ilustres venezolanos que aportan ideas para el cambio democrático que todos soñamos. No basta con mostrar los rostros pálidos y los dibujos de sueños que se pierden entre fiestas de amigotes, de compadres que no respetan los sacramentos y de verdaderos mentirosos que le fallan a la democracia.
La democracia es el único modelo que nos permite vivir en libertad y donde la calidad de vida saca las banderas de la igualdad para enfrentar con hidalguía la construcción de una patria nueva. De eso se trata de mantener los medios con el coraje en las ideas y con los valores democráticos que garanticen la equidad al oficio de informar. Quitar la palabra a los ciudadanos con alma y valores es un crimen que los mismos señores del poder comunicacional llegarán algún día a entender porque los gladiadores de la tinta no pueden doblar la cerviz solo para conseguir espacios comunicacionales.
Creer que la gente no les ve las costuras a quienes se arrastran como culebras para aferrarse a la simulación de la mentira comunicacional es parte de las mentiras de quienes muestran rostros maquillados por luces de bengala con estrellitas de colores ante los ojos del mundo. De eso no se trata porque las ideas nunca caerán de rodillas ante el poder del autoritarismo, pues es evidente que las sociedades no se entregan tan fácilmente, sino que intentar voces sonoras es parte de la podredumbre de complicidades engreídas que aplauden los gritos del silencio y sonríen cuando las voces disonantes alcanzan los espacios del poder.
Pretender mantener parcelas a punta de los callos de las rodillas es parte de una sociedad de la mentira que se cruza los dedos y alza los brazos para soltar las amarras de las ideas contundentes que llevan la tea de la libertad. No más vendedores de baratijas que con sus negocios de simuladores de oficio se exhiben por el mundo como los estandartes de la democracia y por detrás de las cortinas se dan las manos y se abrazan con saludos de la falsedad tropical. Pero es lo que hay cuando las máscaras de la mentira se apoderan de espacios para defensa de un país y terminan sometidos a caprichos multicolores que se desprenden de alturas infinitas que ruedan por las paredes de casas en ruinas.
Los medios alquilados serán eso siempre, espacios para la falsedad que resuelven sus manifestaciones incoloras y encienden los motores para dejar en el camino historietas fabuladas que no terminan de llegar al cielo. Esa es la verdad que tenemos medios convertidos en espantapájaros de la dictadura que se mecen en butacas de colores y sueñan con estar con caretas deformadas de ideas escondidas tras letras muertas con sustantivos hediondos a formol y azufre.
Vendrán otros tiempos cuando se sacudan las ideas para restaurar ideas fosilizadas que mostrarán los dientes cariados de farsantes que toda una vida vivirán atrapados en biombos de colores y atados a ideas difusas que están alejadas de la esencia democrática.


La cara de la estafa
Cuándo hacemos un recuento histórico de la revolución desde el año 98 encontramos huellas superficiales de una propuesta de la estafa y la mentira. Todo se quedó en las promesas que le hizo Hugo Chávez al pueblo de Venezuela para convertir a nuestro país en tierra de la ruina y la miseria. Si hacemos memoria encontramos a los militares regados por la geografía nacional con sus sacos al hombro vendiendo la propuesta socialista como un proyecto de grandes alternativas dirigido a formar al hombre nuevo. No quedaron ni huellas de un Plan de la Patria que después de ser el plan de vuelo de la r evolución terminó convertido en solo un libraco viejo que en nada ayudó a la propuesta de transformación del país.
De nada valieron las misiones que hoy son hojas viejas convertidas en nada y solo los nombres de Sucre y Rivas permean en los estratos sociales bajo como una muestra del fracaso socialista en Venezuela. Nada quedó vivo de tanto sarao revolucionario porque después del proceso alfabetizador que ostentaron en todo el Continente como la obra para formar al hombre nuevo, solo quedaron una cantidad de ignorantes disfrazados de figuras alfabetizadas que nada aportaron para la consolidación del quebrado Movimiento Revolucionario.
De esas huellas negras del Socialismo del Siglo 21 quedaron algunos panfletos que en Margarita discutieron y promovieron Augusto Hernández, Walter Castro, Pedro Salima, Lira Sosa, Orlando Colina, Luís Aguilera Leopoldo Espinoza y tanto fantasioso promotor de ideas que creyeron que con la revolución se viviría mejor.
En Caracas las ideas alocadas de Miquilena, José Vicente Rangel, Miguel Henrique Otero, Napoleón Bravo, ;Muller Rojas y tantos otros que creyeron de verdad que la revolución era la panacea para cambiar el rumbo del país. Por eso se envalentonó Chávez porque llegó a creer que Venezuela sería otra cosa con los militares en el poder y con bandoleros como Elías Jaua, Rafael Ramírez, Freddy Bernal, Pedro Carreño, Calixto Ortega, Rodrigo Cabezas y tantos ideólogos quie apostaron a la creación del hombre nuevo. Pero si de verdad produjeron un hombre nuevo convertido en un mutante con características de bachaquero, escarbador de basuras y pedigüeños profesionales. Eso sí brotó del corazón de Venezuela un rebaño de desadaptados e ignorantes que creyeron en la salvación del país con osamentas de quijotes que usaron sus lanzas para arremeter contra la dignidad y la moral de los venezolanos.
Se trajeron desde Cuba a siquiatras y lobos ideológicos con las armas de la palabra para someter a los venezolanos a la peor debacle de su historia, pues el paquete completo comprendía a figuras disminuidas ideológicamente y mutados en seres sin alma que terminaron dando la pelea contra su propia gente.
De nada sirvió el Libro Verde de Khadafi, ni los postulados revolucionarios de Martí porque la identidad nacional fue vulnerada por zagaletones de las ideas que se apartaron de las raíces de nuestra historia para pulverizar las huellas del tiempo democrático. Volaron los puentes de la democracia y los resortes constitucionales lo molieron para dejar abiertas las puertas de la debacle nacional.
Así se vinieron sobre nuestras generaciones de ciudadanos la peor purga de la ignorancia nacional al condenar a los ciudadanos a la lectura de obsoletos libros comunistas que en nada contribuían a la creación del hombre nuevo. Para nada sirvieron esos armatostes llamadas misiones que solo prostituyeron la forma de vida de una sociedad convertida en hueso molido, pues es evidente que con esos mutantes del socialismo arrinconando a la mayoría de los venezolanos, solo se pudo lograr idiotizar a un pueblo ciego, sordo y mudo.
Ahora cuando se vino la hojarasca y el éxodo aprieta porque miles de almas huyen despavoridos de los espacios nacionales porque la calidad de vida se fue de vacaciones, entramos en la fase terminal de un pueblo vuelto hojas. Por aire, por tierra y por mar huían despavoridos los venezolanos de las fronteras bolivarianas para ir a parar a Panamá, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica, USA y parte de Europa, no quedan dudas que estamos ante la peor tragedia de la historia nacional. De esa forma se nos vino encima la peste roja con sus atuendos caribeños y los collares de los paleros cubanos.
Más nunca se sacrificaron tigres y gallinas en los jardines de Miraflores y ahora las arremetidas del régimen se vinieron contra las instituciones hasta hacer morder el polvo a una sociedad vuelta aguas en medio de la oscuridad de un país sometido a la pe0r vorágine de su historia. Nada quedó de esa propuesta engañosas que solo condenaron a los venezolanos a la miseria colectiva. De eso se trató este juego revolucionario de condenar a los ciudadanos a una crisis emocional de grandes dimensiones y a la ruina moral de una sociedad que terminó convertida en un rebaño de pobres arrastrados por la ruina moral de un país difuminado en hojas secas.
Con la revolución se nos vino encima la ruina social, económica y moral que socavaron el alma nacional hasta transformar al hombre nuevo en una especie de mutante que escarba en la basura, bachaquea, vende su conciencia por 500 bolívares y se alza cada vez que quiere para reclamar los mendrugos que en bolsas Claps, bonos navideños, bonos electorales y en perniles se traducen en la migajas bolivarianas. Por eso estamos jodidos porque los cultores del hambre reparten los réditos de la renta petrolera para desdibujar al ciudadano hasta diseñarlo como un figurín sin ideas, sin dignidad y mutado en un esperpento de ciudadano. Con esa perversión alquiló la revolución la concienca ciudadana hasta volverlo en figuras sin sueños, sin futuro y con la ignorancia como su bastón para caminar en esta sociedad ruinosa.
De todas formas luchamos para reivindicar la ciudadanía y con la hambruna que azota las costas venezolanas no queda otra cosa que decir “Volveremos a sembrar la Venezuela del progreso sin candelabros de la palería cubana, sin velones para atornillar el proceso y sin actos de brujería que condenen a los ciudadanos a estar sometidos por siempre a la desesperanza, la frustración y el odio que carcome y divide a los venezolanos entre el ser y el no ser.


Tiempos de hiperinflación
Creo que los economistas del régimen no aprobaron el capítulo de inflación y macro economía en la universidad porque no querer ver la calamitosa situación económica y social del país es un crimen de lesa humanidad. Le gente se está muriendo a menguas, boquean en las calles y no tienen ni como comer. Pero el gobierno ha llegado a creer que con las bolsas claps que son repartidas cada mes pueden mantener vivo al pueblo venezolano.
No entender y no interpretar a un pueblo que con el bolívar no llega muy lejos es parte de la inutilidad de un gobierno atrapado en sus propias locuras gerenciales. Pareciera que las autoridades nacionales no tuvieran informantes o es descabellado pensar que aprietan los grifos de la salida de dinero para sepultar a medio país es un locura, pero entra en la idea de que la revolución apuesta a destruir a Venezuela.
Cuando los ciudadanos salen a las calles a comprar productos de primera necesidad se encuentran con el cuadro vivo de un gobierno inoperante que dejó que el juego se le fuera de las manos ante la mirada complaciente de ministros que nada hacen por recomponer la economía nacional. Ahora no querer entender que la gente se está muriendo de hambre y que la bolsa Clap no es suficiente y que con las pensiones y bonos vamos para ninguna parte.
¿Será que la táctica cubana le sugirió que sepultemos a los venezolanos bien profundos? Eso parece ser porque estos crímenes de lesa humanidad que se cometen en el país sin medicamentos, sin hospitales y con el alto costo de los aliment os es parte de un plan macabro dirigido a la muerte de medio país. Pretender culpar a los gringos por la crisis y escuchar a Mario Silva como el espejo de las causas nobles como dice Cruz Rivas es parte del fanatismo enfermizo que raya en lo idiotesco. No es válido argumentar en estos tiempos para justificar la crisis del país que la culpa es de Dólar Today, de Donald Trump o de los colombianos y lo peor es ir más lejos al señalar que Fedecámaras y Consecomercio son los impulsores de la crisis económica. Lo que falta es que los chavistas-maduristas evadan su compromiso de gobernabilidad porque son los cubanos los chinos y los rusos los que gobiernan por ellos.
Todo este fracaso de 20 años es parte de la locura de un Socialismo del Siglo XXI que según lo dicho ayer por Cruz Rivas en un programa radial es culpa de la revolución porque no le quitó las competencias a esas instituciones. Pero la hiper inflación es un fenómeno económico generado por un modelo económico atrasado y bárbaro que fue pronosticado por los economistas del país hace tiempo y los cerebros del chavismo se negaron a aceptar las sugerencias y planteamientos para frenar la crisis.
No le hicieron caso a los alertas sobre el rumbo equivocado de un modelo económico alejado del dólar y el euro, pero cerca de una moneda llamada Petro que es parte de las locuras revolucionarias. Dejaron sin moneda a un país en la bancarrota que con el bajón de los precios del petróleo se hundió en la peor tragedia económica del planeta. Esa realidad que se cocinó a fuego lento ante los ojos de los venezolanos se rodeó de una estela de calamidades que hace de Venezuela una nación de precariedades económicas y que se hunde en el fango social de una población acostumbrada a la dádiva y a la babosería oficialista.
En estos tiempos de hiper inflación en una nación sin gobierno estamos atravesando un mar picado con olas enormes y movimientos bruscos, pero seguimos navegando a tientas en medio de una oscuridad angustiante. Lo que no se termina de entender es cómo el gobierno evade sus compromisos y culpa a otros de su inutilidad como gerentes de la administración pública venezolana. Lo cierto es que la nación no tiene salida porque los sueldos en bolívares condenan a los ciudadanos a comprar productos y materiales a precios de dólar lo que incrementa los gastos y somete a la sociedad a una calamitosa situación de vida. Si no garantiza el Gobierno Nacional calidad de vida es porque no ha podido en 20 años tomar el toro por los cachos al dejar a bachaqueros de las empresas haciendo de las suyas ante la mirada cómplice de funcionarios sin mando y condenados a ser solo muñecos de plastilina que presencian la tragedia nacional sin intervenir para poner orden en la pea revolucionaria.
Si este gobierno populista no ha podido resolver el problema económico nacional y solo se ha limitado a buscar excusas en la oposición, en el imperialismo yanqui y en otros factores que nada tienen que ver con estos 20 años de fracasos y corruptelas, es porque su nivel de incompetencia vino sembrado en sus raíces de falso modelo político. Dejó el gobierno que se le vinieran encima las calamidades y dejaron correr la estela de corruptelas que con un alto grado de impunidad en los organismos judiciales siguió su curso sin frenar una sola vez. De nada le sirvió al gobierno vociferar en cada intervención que pondrían fin a la ola de corruptelas porque le robaron el home en sus narices y se quedaron congelados viendo actuar a sus propios malandros vestidos de rojo. No bastó con meter presos a cuatro o cinco funcionarios, sino de aplicar la ley para evitar que unos 10 vivos se roben los dineros de la República.
La gente creyó cuando vio el uniforme militar en el gobierno que se pondría fin a ese bazar revolucionario y fue al contrario porque hasta ahora no ha nacido un gobierno tan corrupto como éste que manejó Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Ante tantos casos de corruptelas el gobierno se descompuso muy rápido y quedó desvestido ante el mundo como un gobierno complaciente que amparó a sus colegionarios y no les abrió juicio a los herederos de Chávez. Por eso el país se perdió en las nebulosas de las complacencias revolucionarias hasta co nverrir la revolución en tierra del bandidaje oficial.
De todo se dice en el corazón de la patria y solo queda esperar que el régimen des desgrane de a poquito porque los puentes colgantes de la democracia fueron minados y no hay opción para activar los resortes que protejan al país de tanto bandidaje socialista. Hemos visto la película de cerca y nadie nos podrá contar esta historia viva de locuras y destrozos contra un pueblo cuyo único error fue entregar un cheque sin fondo a los sepultureros de la patria socialista.


Pies de barro
El Gobierno Nacional tiene rato haciendo aguas porque no tiene dinero suficiente para aguantar la pela económica que le está propinando al pueblo venezolano. Por eso el gobierno rico se convirtió en pobre por arte de magia. De aquel Don Regalón que le regalaba hospitales, autopistas, escuelas y aviones a otras naciones se volvió una entelequia que pasó a la cola de los países pobres. Los niveles de corruptelas y el manejo exagerado de los recursos petroleros terminaron por sepultar a una economía próspera en un Estado arrinconado por la crisis mundial.
Ahora cuando en una sesión de la OEA todo el mundo se le voltea a Venezuela y dejan al simplón del Canciller Arreaza al desnudo ante el mundo se empieza a ver un panorama distinto de la realidad venezolana. Ese gigante de otros tiempos que compraba cancilleres y hacía loby por todo el mundo para poner a naciones pequeñas a su favor, ya no tiene la fuerza para voltear la tortilla. Eso ha encendido las luces de alarma del semáforo revolucionario porque el gobierno entró en estado de trance cuando la gente no creía que el Gigante de Rodas podía caer ante el peso insignificante de una mosca. De repente empezó a desmoronarse ese monstruo de pies de barro que parecía inmortal por momentos, pero así es la política mundial cuando le viene la mala a un país en ese momento todo el mundo le cae encima.
Las felpas que le dieron los cancilleres de Colombia y Chile a Arreaza fueron para coger palco en una realidad internacional que parece haberse cansado de escuchar a los revolucionarios cayéndole a mentiras a la Comunidad Internacional, pues es vidente que es bueno el cilantro, pero no tanto. Por eso cuando se le viene el mundo encima al Gobierno de Maduro la gente de Venezuela empiezan a tejer esperanzas en un concierto internacional que empezó a empujar duro para arrinconar a quienes solo le han mentido al mundo y solo eso.
Dejó de ser Venezuela la vedette mundial que a fuerza de billetes y de convenios petroleros convencían al mundo de las bondades de los petro dólares, pues es evidente que a naciones como Argentina, Brasil, Nicaragua, Bolivia, Uruguay y Cuba le dio Venezuela grandes aportes de tipo económico para sacarlos de la crisis. Hoy cuando Venezuela entró en un proceso de deterioro económico no aparecen los beneficiarios de ayer con sus cestas para dar un espaldarazo a la nación bolivariana. Esas son las cosas de la diplomacia mundial donde cada nación apuesta s sus salvación y esto lo intentó cambiar Chávez y Maduro a fuerza de billetazos.
No le está saliendo bien el juego al Gobierno de Maduro en el nivel internacional y en el país la crisis mantiene arrinconado a un gobierno que nada hace para recomponer el modelo económico venezolano, pues ese divorcio con el dólar americano mantiene en un tilín una economía que se cocina en su propia salsa picante. Port ahora las gobernaciones y alcaldía del país están sosteniéndose con la magia de sus actores, pues es evidente que al dejar el gobierno de entregar las partidas presupuestarias se produce un hecatombe en cadena que afecta el desarrollo de la nación.
Venezuela se resiste a caer de rodillas ante las presiones del mundo y por eso el socialismo saca las uñas para tratar de salvar parte de su propuesta que en nada ha contribuido al desarrollo de la región. La crisis nacional se tragó el futuro de la patria y empezamos a ver de cerca los linderos de crisis.
Con este panorama desolador que más allá de la presión internacional tenemos unas gobernaciones y alcaldías quebradas por la falta de presupuesto hasta el punto que no se ve obra de gobierno en ninguna parte del país. Con esa crisis brutal que acorrala a Venezuela empieza la cuenta regresiva para un gobierno atrapado en sus propias improvisaciones y que apuesta a salvarse a cualquier precio.
Es evidente que no encuentran los chavistas la fórmula mágica para saltarse el acorralamiento internacional y por supuesto que eso los distraer en sus políticas sociales por todo el país. Esas son las cosas que preveían los analistas políticos y económicos, pero que nunca quisieron ver los dueños del poder. Ahora cuando la crisis aprieta duro, no le queda otra alternativa a Maduro y sus zombis que rezar para que la presión internacional y las corrientes internas de un pueblo venezolano que se muere a menguas no se lleve en sus vientos la institucionalidad nacional.
Se sabía que Venezuela no podría aguantar esta lucha interna y externa con una nación en crisis sometida a las peores calamidades económicas y sociales, pues haber elegido la ruta del comunismo para montar un modelo socialista atrasado y desfasado era parte de una lucha contra los molinos de viento en tiempos cuando la realidad del mundo no aguanta estos sistemas opresores y autoritarios. Ahí están los resultados con un gobierno sin pueblo que solo se fundamenta en consignas populistas como el Carnet de la Patria y los Claps como sostén de una realidad política atrapada en sus propias ambiciones.
En estos tiempos cuando Venezuela atraviesa la peor crisis económica y social de su historia hay una bomba de tiempo que titila y pone en alerta a un gobierno que solo se mantiene a fuerzas de dádivas y discursos populistas que en nada apuntan a la salvación nacional. Por ahora estamos atrapados en este mar de improvisaciones y solo queda la fuerza de un pueblo indómito que volverá en cualquier momento a los linderos de la libertad.
El monstruo de pies de barro se desgrana de a pedazos y solo queda mirar la salida histórica de volver a la prosperidad de una nación con todas sus riquezas minerales al servicio de los venezolanos. Vienen tiempos buenos y eso hará voltear la mirada a los venezolanos que andan por el mundo prestando servicios a otras naciones porque la crisis nacional los obligó a cruzar los mares y cielos en busca de su salvación económica. Se acabará el éxodo y volverá la paz a una nación que fue concebida como el modelo democrático del mundo hasta que apareció entre pólvora y humo aquel hombre que convenció al mundo sobre las bondades del militarismo y el socialismo del siglo XXI. Ese cruce de factores sepultó bien profundo a la Venezuela de nuestros sueños y pulverizó la ruta del desarrollo, pues es evidente que los proyectistas del Plan de la Patria se equivocaron de punta a punta al planificar el desarrollo y los sueños en base a militarismo y ramplonería populista.


Mancomunidad Nueva Esparta
Todo el mundo sabe que los Alcaldes Bolivarianos no están haciendo nada en todo el país y tienen sus municipios abandonados. Esa es una verdad del tamaño de un templo que se bate en la cara del “protector” de Nueva Esparta, Dante Rivas y lo hace aparecer como una hormiga en el desierto. Sabe Dante que la vaina no es tan fácil como pinta y si no llegan los dineros del Gobierno Nacional nada podrá hacer para la transformación de la región. Aquí quedaron obras emblemáticas congeladas porque a Mata Figueroa tampoco le dieron los presupuestos para hacer “La Costanera”, ni “el Templo Votivo del Valle” y dejaron por la mitad obras emblemáticas como el Boulevard de Playa El Agua, y la Autopista Juan Griego-Pampatar. No hay plata para obras de infraestructura porque el Gobierno Nacional está quebrado y solo se quedó con algunas obras que son prioridad nacional.
Ante esa realidad se le ocurre al “Protector” la idea grandiosa de crear la Mancomunidad Nueva Esparta para supuestamente trabajar de forma articulada, tener políticas estandarizadas para que cada alcalde haga las cosas como corresponde. Qué todo lo que se haga en la entidad sea consensuado, debatido, organizado, planificado y con su respectico control y seguimiento. Tarde piaste pajarito porque después de 20 años de corruptelas y dilapidación de los bienes patrimoniales de la República, ahora aparece este Niño Jesús a poner orden en la pea. Nada hicieron en 20 años y ahora quieren enmendar la plana para comenzar de cero. Pero no es éste personaje fantasmal salido de las imágenes distorsionadas de la locura gubernamental y violando los principios constitucionales con el traje de “Protector” sacado de la manga del mago para poner al Gobernador Alfredo Díaz un cepo para impedir su proyección como mandatario regional. Todo ese aparataje de la Mancomunidad Nueva Esparta es arbitrario, ilegal y abusivo porque viola la Constitución Nacional y apunta a la locura del poder. Y es que Dante Rivas sigue equivocado al violar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela al meter sus manos en el sancocho sin tener credenciales para formar la Mancomunidad Nueva Esparta. Ahora lo más ridículo es sostener ideas perfeccionistas que jamás se cumplirán en Nueva Esparta “porque tener una sola forma de recoger la basura, una sola forma de atender a la gente porque así pueden ser más eficientes, tener óptimos procedimientos y requisitos para los trámites, no solo con los alcaldes, sino con las instituciones del Estado, el Consejo Legislativo y la población insular”. No quedan dudas que estamos ante un mentiroso compulsivo que viene estafando con un discurso falso a los ciudadanos sin cumplir absolutamente nada.
Lo más triste es que los mismos alcaldes le creen al “Protector del Infierno” y la misma Alcaldesa de Díaz, Marisel Velásquez le cree las mentiras a quien solo pretende quitarle la oportunidad de ser aspirante a gobernadora de la región. Creer que solo por estudiar geografía en la Universidad de Los Andes eso le da competencias para conducir los destinos de una región que lo vio morder el polvo ante Alfredo Díaz cuando perdió con votos la Alcaldía de Mariño y ahora pretende por la vía ejecutiva tomar el poder en Nueva Esparta por acto de fuerza.
Tontos serían los alcaldes si le dan cabida a la representación de la mentira revolucionaria en una Mancomunidad Nueva Esparta que solo busca protagonismo y nada más. En esta realidad encontramos a unos alcaldes incapaces de generar políticas para realizar obras de infraestructura, pues es evidente que sin recursos del Gobierno Nacional esta sarta de inútiles no avanza en el proceso de la gobernabilidad. Ninguna obra se está realizando en los municipios de la región y esa es la razón por la cual “el Protector” busca salida a la crisis para justificar su paso por sin pena ni gloria por el poder del PSUV en la región.
Ahora creer que esa Mancomunidad Nueva Esparta es la solución a la gobernabilidad fracasada del proceso, forma parte de un proceso atípico que convierte a los ciudadanos en instrumentos de un régimen nefasto. No es con las mentiras de Dante desde la Mancomunidad Nueva Esparta como progresará Nueva Esparta. El gobierno es un monstruo con pies de barro que no tiene fuerzas y caerá de pie en cualquier momento porque ya no tiene fuerzas. La pela internacional ha minado los compromisos nacionales del Gobierno Nacional y ya los cancilleres alquilados de ayer ahora le dan palos en la OEA porque todo el mundo apuesta a salvar a Venezuela.


Forfeit socialista
Cuando me dijo José Luís Morales que a Guaiqueríes le habían pitado forfeit en el gimnasio “Ciudad de La Asunción” no me sorprendió porque la debacle de ese equipo pasa por haber perdido la historia de una leyenda de triunfos y hazañas para convertirse en la cenicienta del baloncesto nacional. No conoció Guaiqueríes la ruta de la derrota en los momentos de oro de la franquicia que con ErrollIrausquín, José Luís Bruzual y Silva Moreno mantuvieron la tea de las victorias en el pebetero del Gimnasio “Verde Rojas” de La Asunción. Eran los tiempos cuando vino Guaiqueríes con la medalla nacional del Campeonato de Mayores en Cuamaná y donde los hermanos Lairet, los hermanos Morales, Jesús Castillo, los hermanos Naar y tantos otros que hicieron historia de la buena en nombre de Nueva Esparta. De nada valieron los esfuerzos de Carlitos Acosta, Amalio Romero y Cheo Figueroa hicieron para consolidar la “Tropa Catalina” como la franquicia más ganadora del baloncesto venezolano, De nada valieron los esfuerzos de Camaguey Espinoza, LuciusMichell, Don Hogan, Alejandro Tejada y Julio Toro para conquistar gallardetes con la tribu margariteña.
Lo pero se nos vino encima cuando se le ocurrió al Gobierno Nacional la torpe idea de convertir a Guaiqueríes en una equipo politizado que en manos de Hanthony Coello y Leopoldo Espinoza Prieto terminaron arruinando las reservas humanas de la tropa verde. Aquí cabe el refrán “qué sabe burro de chicle bomba”, pues la tragedia de Guaiqueríes se convirtió e n un bestseller en los últimos 9 años desde que el Ministerio de Ecosistenas y Aguas tomó posesión de una propiedad que es de la familia Tovar como recién acaba de dictaminar el TSJ y a cuyo dictamen ni caso le hizo la cofradía que coordinan la dupla Coello-Espinoza para seguir la rochela del fracaso Guaiquerí. No se sabe cuál es la terquedad de esta dupla maléfica que ha ocupado todos los cargos de la administración pública y quizás siguiendo la ruta de los verdes que entrega el gobierno a los equipos de la liga para la contratación de los jugadores importados se montan en el abigueato de vulnerar las leyes de la República al propio estilo revolucionario.
Ha sido una tragedia para la fanaticada insular la politización del equipo emblema de Margarita porque no trajeron más nunca un jugador invitado de calidad, los cambios de jugadores venezolanos pareces ser manejados por neófitos del baloncesto y la ruina de la franquicia es su marca de fábrica. A decir de los entendidos parece que el Conde Drácula con carro y todo se vino a Margarita a conducir las líneas maestras de la tolda verde. Ese desastre gerencial insular pasa por deudas millonarias que dejan huellas negras en la administración de las finanzas Guaiqueríes donde se han tejido cuentos de caminos e historias fabuladas que la gente comenta, critica y expone hasta con números. Con ese desastre administrativo ya la tribu no tiene ni quien le fíe porque del tradicional MarbellaMarfueron a parar a un hotel de Playa El Agua donde se seguro los echan por mala pagas. Eso es lo que dicen los proveedores de la histórica franquicia que nadie les da crédito porque no pagan. A eso hay que agregar la cantidad de deudas de la tropa verde que le deben hasta a los aguateros y los limpiadores de la cancha, pues la gerencia de la tribu es una tragedia digna de un estudio. Ahora es lógico suponer ese desastre administrativo porque un equipo que solo sabe per der, no puede captar fanáticos y menos clientes para su promoción.
Se volvió nada Guaiqueríes de Margarita desde que un individuo como “El Potro” Álvarez manejo su directiva desde Caracas porque las decisiones se tomaban desde una oficina de cristal capitalina. Pero qué pecado está pagando el equipo insular para que la plaga roja se apodere se su alma legendaria. Saben los margariteños que todo lo que toca la revolución se vuelve añicos y eso ha sucedido con la tropa Catalina que en el mismo combo con Conferrys terminó en manos de estos fanáticos de la política que confunden a la tribu con los presupuestos de la nación.
Ahora lo más cumbre es que cuando el TSJ decide a favor de la familia Tovar sobre la posesión del equipo y sale la sentencia a la luz pública, apareció Leopoldo Espinoza de nuevo con declaraciones morbosas sosteniendo que Guaiqueríes estaría en buenas manos. No había sentido tanta repulsión por la palabra descompuesta y aliñada de los aires del mal al burlarse de la memoria de su propio compadre con tan sarcástica declaración en un rotativo de la isla. Esa si es una ofensa al alma regional y los pasquines de la isla lo publican con la saña de la torpeza. Ahora si está la decisión a favor de Los Tovar cómo es que estos pingüinos sin alas se atreven a violentar el Estado de Derecho para seguir en el sarao basquetbolístico un año más. Por eso es que la mayoría de los ciudadanos se atreven a decir que “a Guaiqueríes se los llevó el Diablo” y no me refiero a Cruz Lairet que nada tiene que ver con este asalto a la cosa pública.
Se salvan porque este es un pueblo manso como decía Alí Primera porque en otra nación la gente ya hubiese reaccionado con la furia del viento ante tal aberración jurídica que deja muy malparado al Gobierno Nacional. Pero cómo aquí la ley se la tragó la revolución roja, no quedan dudas que este capítulo Guaiqueríes es parte de la resaca socialista mal implementada.
Lo más cumbre es que esta semana de inicio de la liga empezaron a salir los tumores de la tropa Catalina cuando los jugadores empezaron la liga en dos juegos ante Bucaneros en La Guaira donde perdieron por más de 30 puntos cada cotejo y luego vinieron a la isla donde perdieron por forfeit en su propio feudo porque los jugadores se negaron a asistir para presionar por sus deudas del torneo pasado.
Los fanáticos de Guaiqueríes con pasión por el equipo no asistieron a ver los espectáculos degradantes de un equipo que da lástima y vergüenza en la cancha, pues carecen de las piezas necesarias para estar en una competición de este nivel. Salvo la presencia del concejal Nelson Acevedo que asistió a las instalaciones a rendirle honores a Antonio Armas y a Cheito Ramos de quienes dice ser su amigo, más nadie vinculado a la tropa verde se vio en este cotejo, Solo los revolucionarios “Perro de agua” y a otros torpes y boludos personajes se les vio en los juegos solo por seguir la ruta de la politización de la tropa verde. Pero la dignidad del fanático Guaiquerí los hizo quedarse en sus casas por primera vez para no ver las humillaciones a que viene sometiendo la directiva a un equipo que no es ni la sobra del equipo glorioso. Ahora lo que le viene a Guaiqueríes es la vergüenza de ser el último equipo de la liga, pues sin importados de calidad, sin criollos de calidad y politizado el panorama para los indígenas será de terror. Terminarán sin gente en el gimnasio “Ciudad de La Asunción” y realizando juegos a puerta cerrada por el repudio de la gente a un equipo que no tiene la culpa de la politización del deporte.
Dejemos a Chiche y Nelson Acevedo viendo sus juegos de baloncesto de mala calidad, pues total ellos son colaboradores del gobierno y eso es lo que cuenta. Por lo menos es lo que veo desde mi óptica de analista deportivo que he visto a Guaiqueríes en el esplendor y la debacle


Concierto de mudos
Confieso que he combatido en el pasado a César Gónzález “El Culí” por razone de tipo político, pero no por otra cosa. Sé de la fuerza de su palabra y de su entereza revolucionaria porque no hay punto de comparación de su entrega socialista y de sus ideas claras y sin ambages. Mo podría comparar a Culí González con Junior Gómez, Francisco González, Hantony Coello o con Juan Chula por nombrar cuatro privilegiados del proceso. Tampoco lo compararía con “el olímpico” Leopoldo Espinoza Prieto que marca parciales en cualquier carrera por su habilidad trepadora y el uso abusivo de sus credenciales de iluminado de la revolución. No a Culí González hay que darle su justa dimensión en el arte de la palabra, el conocimiento de la historia y el juego de las ideas revolucionarias que lo vincula indefectiblemente a esa revolución de la verdad que se planteó en los primeros escarceos ideológicos, pues su error es seguir defendiendo ese saco de gatos y de mentiras en que se tradujo al final el proceso que lidero Hugo Chávez. Eso lo sabemos todos que la revolución fue un fiasco que solo termino entregando cajas claps y las mismas bolsas de la comida que le criticaron al Señor Morel y que ahora la revolución vende como la panacea roja.
Ahora no se sabe quién hablará en el CLEBNE donde las grandes batallas entre Francisco “Chivo” Narváez y César González “Culí” coparon la escena de las tres cuartas partes del período legislativo y que duraron hasta que se sentaron a entenderse sobre los intereses de Nueva Esparta. Fue bien interesante ver los valores humanos de dos diputados que coparon la escena en los debates legislativos, y usaron el verbo con propiedad para defender los intereses de la región. Pero ahora se presenta el debate con rasgos de mudez absoluta porque el PSUV cometió uno de sus máximos errores al quedarse sin la voz estruéndosa del legislador González solo porque a Dante le vendieron que César González era un incondicional amigo de Mata Figueroa y por eso le cobraron por las mezquindades humanas de los ámbitos políticos. La pregunta es quién habla por el PSUV? Se quedaron sin voz y mudos en el ruedo legislativo porque nadie dirá que Junior Gómez que apenas empuja las palabras podrá hilvanar una frase por lo menos para lanzar cuatro ideas al aire en defensa del proceso.
Cuándo los chavistas de Margarita se enteraron que a Culí González lo sacaron del juego se persignaron porque es un guerrero de la palabra y de las ideas a quién nadie le puede quitar sus galones en la historia política insular. Lejos de los combates verbales que César González tuvo con el Señor Morel con palabras encendidas que por rato tenían sus toques de verdad es importante destacar que se dieron batallas importantes en pro de la insularidad. Y aún cuando vi con estos ojos a César entendiéndose con su ex alumno “El Hijo de Papá” y hasta con el mismo Señor Morel, nunca dejó “Culí”su esencia revolucionaria y siguió siempre en sus disputas en defensa de sus ideales. Lo cortés no quita lo valiente y así como hay sacos de gente inútil en la oposición, los hay más en la revolución donde no se encuentran con facilidad especímenes como Leopoldo Espinoza que marca la milla en cada carrera por su velocidad y talento a la hora de conversar con sus rivales, pues así como lo encuentras en el Despacho de Alfredo Díaz haciendo sus famosos lobbys, también lo ves actuando en el gimnasio “Ciudad de La Asunción” dándose un abrazo con su primo por los Figueroa. Pero ese es el arte de la política, donde quien piense más rápido puede avanzar por la ruta del esplendor. Eso lo entendió Leopoldo hace rato y esas actuaciones le han dado espacios importantes en el cartel de la política legendaria insular.
Me llama la atención que en ese circo de la mudez revolucionaria habrá muchos silencios que impedirán hacer leyes importantes para el desarrollo de Nueva Esparta, pues es evidente que no hay mucho bagaje intelectual solo con tener a Junior Gómez, ese intelectual de la política con sus discursos floridos dándose trompicones contra los muros del Convento de San Francisco. No cálculo el PSUV los niveles de mudez legislativa a la hora de pasar por el paredón al peso pesado César González que dejó sin palabras a un cuerpo legislativo que hace rato perdió protagonismo no en tiempos de los chavistas, sino que desde hacía buen tiempo habían incorporado a bichos de uñas que ni una sola huella dejaron en el tiempo.
Pero como de mudos está llena la vida legislativa no les importó un comino a los revolucionarios comandados por “el mudo” Dante sacar la daga del poder que le dieron por ser la figura de “Protector” que es una especie de zombi que toma decisiones sin tener el poder del pueblo. Solo poder político otorgado por el gran violador de la Constitución Nacional es lo que porta Dante a quien se le ocurrió volar la cabeza a “Culí” para quitar del medio el regreso de Mata Figueroa a los predios políticos insulares y para eliminar cualquier jugada por mampuesto.
En ese “Concierto de mudos” a realizarse en el CLEBNE se verá la minusvalía de muchos que se subieron a una curul solo por los resultados amañados que Tibisay Lucena maneja con la maestría de una devoradora de votos. De seguro me atrevo a decir que será el peor CLEBNE de la historia regional porque los interlocutores no tienen la lucidez para administrar leyes y menos para hacer decretos que tengan la luz suficiente para abrir los caminos de Nueva Esparta.
El recinto legislativo extrañará los combates sangrientos y hasta morir del Chivo y El Culí en un atentado claro contra la verdadera democracia porque ahora son siete diputados rojos solo estarán pendientes de la actuación del Gobernador Alfredo Díaz para montarlo en la olla de la inhabilitación. Pero si el Gobernador maneja con pulcritud los dineros del Estado se quedarán los legisladores mirándose el ombligo en una clara visión de la inutilidad de las instituciones y en un verdadero concierto de mudos.


Arbitrario e impostor
Con las acusaciones del Comisionado Regional de Asuntos Vecinales José Ramón Díaz acusado de “impostor” a Dante Rivas se abre el debate de la usurpación de funciones de un funcionario nombrado por el Supremo Mandamás Nacional, Nicolás Maduro Moros que abusando de su poder como Presidente de la República mandó al dantesco personaje a destruir la gobernabilidad en Nueva Esparta. Tiene mucha razón el ex alcalde Díaz cuando acusa al abusador personaje “Dante Rivas no tiene facultad para nada de eso, es un impostor y quiere usurpar funciones que no le competen. Su única misión en la entidad es desvirtuar y empañar la gestión del Gobernador”. Pero va más allá el funcionario del Gobierno Regional cuando señala “Dante Rivas es un protegido del gobierno, un niño malcriado y mimado al que le han dado recursos”. Va hasta el fondo de la denuncia José Ramón Díaz cuando señala “El dice que va a implementar planes para el mejora miento der servicios públicos, pero ellos tienen alcaldes con tres y cuatro períodos y en nada han mejorado. Creo que tratan de hacerle sombra alñ Gobernador y como Dante Rivas no tiene cargo, quiere un carguito para que le den los recursos y desviarlos por el camino que no deben. Los alcaldes no deben aceptar subordinarse a u na persona con menos jerarquía y menos ceder sus responsabilidades”. Remató José Ramón con una sentencia “Dante nunca ha sido electo por el pueblo para ningún cargo y han pasado 15 días desde que prometió un trabajo mancomunado y no ha solucionado el problema de la basura en la entidad”.
Vamos al grano de la verdad y eso es cierto Dante Rivas es un impostor, entiéndase bien que un personaje que ni siquiera ha sido electo por el pueblo como es que es nombrado “Protector de Nueva Esparta” y recibe los dineros asignados a la Gobernación para hacer y deshacer en la región sin tener el mandato de la gente. Ya ese abuso de poder del Presidente Maduro se había manifestado en la isla cuando gobernó el Señor San Morel y nombraron a Mata Figueroa desde Miraflores para que mandara en la región. Esa es una violación de la Constitución que el pueblo de Venezuela ha permitido sin rechistar cuando es ilegal, arbitrario y abusivo que personas como Mata Figueroa y Dante Rivas hayan ocupado un cargo de “Protector” que no aparece en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Qué locura de poder es esa que con un a orden presidencial se nombre “Protector de Nueva Esparta” que reciba recursos y gobierne la región sin haber sacado un solo voto y que solo carga sobre sus hombros la derrota aplastante que le propinó Alfredo Díaz en la revolcada que le dio cuando aspiró a ocupar la Alcaldía de Mariño. Ese es el único palmarés que tiene Dante en la isla y todavía no escarmienta el perdedor aspirante que es una muestra de la violación del Estado de Derecho en Venezuela.
Creer que desde Miraflores se puede vulnerar la voluntad popular con un decreto estúpido que solo muestra la cara grotesca del régimen y el abuso de poder de un personaje malévolo que es un usurpador de oficio que si tiene algo de raciocinio debe pasar las noches enteras pensando en su triste historia de “Protector sin credenciales. Por lo menos no tiene rango para estar haciendo funciones de Gobernador sino que la violación expresa de la Constitución le guarda un expediente a Dante Rivas para pagar ante los organismos competentes de la República cuando se reestablezca el orden Constitucional sus cuentos años de condena por ejercer funciones que nunca le otorgó el pueblo neoespartano. Es un impostor Dante Rivas y lo fue Mata Figueroa en su momento porque sin la aprobación del pueblo de Nueva Esparta es imposible que venga un personaje nefasto como Dante Rivas a pretender ejercer funciones para las cuales no tiene competencias.
Crear una Mancomunidad de Alcaldes solo porque lo ordena Dante Rivas es una violación Constitucional y de esa ilegalidad debería ocuparse el idiota de Junior Gómez que solo anda escarbando entre simplezas para justificar su minusvalía como legislador. Ahora si ese CLEBNE que tuvo discusiones calificadas entre Francisco Narváez y César González, ahora tendrá un sarao de ignorantes vistiendo trajes de levita y lanzando barbaridades al aire, eso es parte de las locuras del régimen. No es posible que aquí esté “un impostor” violando las leyes de la República y ese museo de incapaces solo se ocupen de escarbar entre la basura para bombardear la gestión del verdadero Gobernador electo por el pueblo de Nueva Esparta. Qué no crean los 7 diputados chavistas que la gente no está viendo su tránsito por los caminos de las leyes venezolanas, pues es evidente que si aquí hubiese estado de derecho ya los diputados y Dante Rivas estarían tras las rejas, los primeros por eunucos y el segundo porque es un disfraz de usurpador que pretende gobernar a Nueva Esparta sin tener votos.
A los 10 alcaldes revolucionarios que nada hacen por su pueblosel mensaje que dio Mata Figueroa esta semana en un restaurante de Margarita cuando dijo esta región si es rara porque hay 10 alcaldes revolucionarios y solo está gobernando el único burgomaestre de la oposición. Me imagino que sabe Mata Figueroa de las arbitrariedades del “impostor” que vino a suplirlo en el liderazgo en la región y a seguir sus pasos de ilegítimo en las funciones de gobernabilidad. Esa pelea e ntre Dante y Mata está casada desde hace rato porque “el gominoso” vino a cortarle las cabezas a los legionarios de MataFigueroa y al primero que le cercenaron sus espacios fue al “Culí” César González, la única voz que tenía la revolución en la región, pues al profesor González hay que reconocerle su entrega al régimen y la defensa de las ideas socialistas. Ahora no quedó nadie en el Clebne para defender al proceso y los muñecos de cera que estarán en esos curules solo obedecerán los mandatos de Dante Rivas, un general sin tropas y sin votos.
Creer que Dante puede motorizar una Mancomunidad de Alcaldes es una locura porque no sabe que hace un alcalde y su nivel de ignorancia es tal que solo busca noticias rimbombantes para mostrar a Maduro alguna justificación de sus funciones de protector sin votos.
Tiene razón José Ramón cuando sostiene que Dante no tiene facultad para nada porque es un impostor que usurpa funciones que no le competen, pues solo vino a desvirtuar la gestión del Gobernador de Nueva Esparta y a más nada. Qué irrelevante es Dante Rivas, que pocos escrúpulos tiene “Un Protector” que tristemente es parte de “las maduradas” de un país que ve con estupor como se le aplica el abigeato a las leyes de la República.
Cuando Dante Rivas aceptó el reto de venir a la isla a abusar del poder que le dio Maduro está consciente que los neoespartanos no aprueban esta arbitrariedad constitucional que convierte a Dante Rivas en un protagonista sin rumbo. Ahora cuando empieza un nuevo abuso con el nombramiento de la Mancomunidad de Alcaldes solo queda recordarle a Dante y su legión que esto cambiará en algún momento y tendrán que pagar los deslices cometidos por un gobierno forajido que viola la Constitución y se burla de la voluntad del pueblo.
Esperamos que la dirección del viento cambiará y es la voluntad del pueblo la que privará cuando llegue la hora de castigar a los violentadores de la Constitución y las leyes de la República.


Sueños patriotas
Cuando vemos que las FANB se arrodillan a los pies del amo recordamos aquellos vendedores de verduras y pollos de los primeros años de Chávez en la Avenida Bolívar de Caracas. Ni para eso sirvió la FANB en sus primeros pasos tras la figura mesiánica del mismo que prometió destruir a la GNB y no lo hizo por miedo a represalias que los pudieran eyectar del poder. Pero si no sirvieron ni para vender cebollas y pollo como es qué ahora pretenden los venezolanos que estos cuerpos militares hagan algo por salvar a la patria. Menos harán en estos momentos cuando los venezolanos se mueren de hambre y son ellos los únicos que reciben alimentos para mantenerlos con las barrigas infladas a fuerza de mantequilla, pasta y arroz.
Esas son las fuerzas armadas que tenemos los mismos que dejaron que el G2 cubano penetrara el alma de los centinelas de la patria hasta arrodillarlos para someterlos a la peor humillación que un ejército extranjero guíe las arremetidas contra los ciudadanos y los estudiantes en las calles de Venezuela. Esos ataques despiadados con estudiantes muertos y torturas en las cárceles no pudieron hacerlos los que no supieron no vender las cebollas en la Avenida Bolívar de Caracas, pues la ineptitud de estos cuadros es de tal magnitud que perdieron hasta la dignidad. Lo peor es que nos naricearon los cubanos para humillar a los ciudadanos de una patria que se quedó en estado hipnótico por los efectos de los ceremoniales que mataron tigres, zamuros y gallinas en los jardines de Miraflores.
Todos esos actos de la palería cubana y de los babalaos africanos ha mantenido por 19 años en estado de letargo y en cuadro hipnótico sin parangón en la historia nacional a toda una nación integrada por cerebros gigantes, quizás los intelectuales más prestigiosos de Latinoamérica que se prestaron por momentos para ponerle la alfombra roja al “arañero de Sabaneta”. Si es que hay que recordar hasta el cansancio que no solo José Vicente Rangel y Luís Miquilenaenarbolaron las banderas del Socialismo del Siglo XXI, sino que Miguel Henrique Otero, Andrés Mata, Carmen Ramia, Napoleón Bravo, AngelaZago y una cantidad de brillantes venezolanos se pusieron en la cola del bolivarianismo para terminar apaleados por esa gran estafa llamada Hugo Chávez. Por eso el eslogan “Aquí no se habla mal de Chávez” debería llevar la fotografía de Los Notables que apostaron toda su fortuna para llevar al barinés a la Presidencia de la República y conenar a los venezolanos a la peor tragedia de su historia.
Ese accidente histórico que vino adobado de extractos de literatura histórica aprendida con urgencia en los calabozos de Yare sirvieron de parabán a una historia de la mentira fabulada que usando a los héroes de la patria con sus discursos le sirvió para maniatar a los venezolanos que creyeron alguna vez que Chávez era la reencarnación de Bolívar. Por eso la frase “Aquí no se habla mal de Chávez” cobra vigencia porque la gente descubrió que el propiciador de nuestra tragedia nacional es el muerto de Sabaneta. Si es que fue Hugo Rafael el quien expropió, extraditó. Apresó y maniató al pueblo venezolano hasta que los convirtió en u n ciudadano ladino que ni lava, ni presta la batea.
Desde hace buen rato nadie dice nada trascendente en los espacios políticos nacionales. Algo que le mueva el alma a los ciudadanos hasta hacerlos sentir que están vivos, que huelen a patria y que tenemos el coraje y la sangre de nuestros libertadores. Lo que si no podemos permitir es que cuatro cubanos infiltrados en las FA NB le den órdenes al Ministro Padrino López de cómo se deben conducir las energías de un Ejército Libertador que tiene historia y sangre de patriotas. Da lástima que sean los cubanos los que pisoteen la herencia de Bolívar y que todavía los mensajes copiados del discurso de nuestros libertadores sean repetidos por cuatro arrastrados que hoy convertidos en celestinos del régimen como si fuese palabras libertarias de nuestros héroes de la independencia.
No es posible que estatuas de cubanos ocupen los espacios de nuestras plazas con el copete levantado y la mirada subyugadora imponiendo su fuerza sobre un pueblo arrodillado a los pies de un Presidente autoritario que no hace elecciones libres porque nadie lo quiere en este país. Saben Maduro y sus colegionarios que los venezolanos no pueden querer a quien los ha sometido a la hambruna colectiva más grande de la historia nacional. Por eso el refrán “Amor con hambre no dura” le suena en los tímpanos a quienes no han sido capaces de poner las orejas en el suelo para escuchar los cascos de los caballos que retumban en las llanuras venezolanas y el rugir de un volcán que avanza por debajo de la tierra para cambiar el modelo política de una sociedad arrodillada a los pies del amo.
No puede pretender Nicolás Maduro que esta sociedad de intelectuales y de gente valiosa esté de cuclillas escuchando el Himno Nacional cantado por el Mago de Sabaneta con la voz de un tenor deformado por las maldades a su pueblo. No es posible que una invasión cubana a Venezuela haya infiltrado nuestros ejércitos para volverlos polvo ante los ojos de militares de carrera que ni un suspiro han lanzado cuando han quemado sus libros de estudios en la Escuela de Las Américas en los patios centrales de nuestros fuertes. Ahora cuando los lacayos de los cubanos quieren dirigir los destinos de la patria de Bolívar no aparece el líder que la Venezuela histórica necesita para liberarnos del yugo cubano.
Estamos claros que no son nuestros hermanos venezolanos los que han usado armas químicas, bayonetas y maltratos con torturas hasta convertir a los estudiantes y ciudadanos en guiñapos destrozados en sus esquemas cerebrales por torturadores internacionales formados en el Medio Oriente y en las dictaduras más encarnizadas de China y Vietnam. Es una idea de lo que vienen pasando nuestros muchachos en las prisiones venezolanas donde se han violado los derechos humanos en un modelo manejado por enfermos de locura bolivariana.
La hora del despertar de la conciencia nacional está cerca de la salida de un estado dhipnótico que amordaza la mente de intelectuales que se arrodillaron al régimen a cambio de posiciones que para nada le sirvieron en una nación convertida en un pueblo de hojas. Vendieron la dignidad los lacayos del régimen que están de regreso a las filas nacionalistas porque su conciencia no le permitía dormir en paz cuando entregaron su dignidad a cambio de nada. Ese trajín suena en la oscuridad de las selvas y llanuras venezolanas donde el tambor de los negros y la flauta de los intelectuales suenan a un solo ritmo para dibujar la suerte de la Venezuela que se queja en el viento por la destrucción de un país que fue el modelo democrático del mundo.
Venezuela necesita del despertar de sus ciudadanos, del regreso a la lucha de los intelectuales que desde que pusieron el nombre de Chávez en el tapete nacional había desaparecido de la faz de la tierra. Es la hora del despertar de una ciudadanía que vuelve por sus fueros para convertir a Venezuela en la tierra fértil en las ideas y bendecida por las ideas de nuestros libertadores. Dejemos atrás las mentiras revolucionarias que en 19 años volvieron trizas el futuro del país uy obligaron a nuestros hijos a perderse en las penumbras de naciones que le abrieron las puertas para sembrar esperanzas.


Sin tapujos
¿Dónde está el líder? No aparece por ninguna parte porque los partidos políticos no formaron a nadie más. Fijense que aparecieron de nuevo en la escena Eduardo Fernández y Claudio Fermín retando las leyes del tiempo y condenando a la nueva clase política a guardar sus cañones. Por ningún lado aparecieron Capriles y Leopoldo y a Henry Ramos todavía se le ve roncando en su cueva de la Asamblea Nacional, pero no aparece un estadista por ninguna parte. Eso es lo raro que Venezuela una nación con tantos valores no termine de parir al hombre o la mujer que mueva las masas a cualquier proyecto que libere al país de esa miseria chavista.
Nos quedamos sin el líder que pueda mover las fibras humanas y catapultar a los ciudadanos a buscar esos cambios que tanto necesita la República. Nadie sale a pegar cuatro gritos porque la gente tiene miedo a la dictadura, al autoritarismo que mantiene en jaque a la sociedad venezolana. Esa realidad se bambolea como si fuésemos un rebaño de ovejas arreadas por un arriero que no aparece por algún lado. De aquellas camadas de figuras como Jóvito Villalba, Luís Beltrán Prieto Figueroa, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Arturo Uslar Pietri y tantos otros que brillaron en el espacio nacional. Pero parece que se trancó la máquina de producir líderes porque el último que apareció fue el Mago de Sabaneta con sus defectos y virtudes. Es que el tipo con su lenguaje chapucero se metió en el bolsillo a todo el país para encarcelarnos para siempre en una cúpula de cristal. De eso se trató la venta del producto llamado revolución y la oposición todavía no termina de parir al líder que mueva ese 83% de abstencionistas que andan realengos por todo el país.
Escuchar a Ángel Oropeza de la MUD tratando de llevarse el liderazgo para su institución es una locura que hace cometer errores a instituciones que carecen de las figuras para dar el salto a la libertad. Pero de eso se trata de conducir al rebaño nacional a la ruta de los cambios. No hay un líder porque a Caprilito lo mató su ambición de poder y a Leopoldo se lo tragó la bruma de un liderazgo prisionero de sus propias locuras. Lo que no se entiende como en las naciones de Latino americana nacen líderes cada día que apuestan a la reedición de los liderazgos, pero ni siquiera se asoma uno de esos valores que sobran en el país.
La voz sonora del conductor del rebaño nacional se quedó atascado en el recinto de la Asamblea Nacional donde los discursos cansones de los 4 tipos de siempre buscan el protagonismo que los conviertan en el líder que Venezuela busca desesperadamente. En ese estado de locura entró una sociedad venezolana que no ha terminado de parir ese líder que nace a cada rato en los pueblos de Latinoamérica para salvar a nuestros pueblos. El país se muere a menguas y los mismos tipos de levita negra se cruzan por los espacios políticos sin hacer nada y solo dando saltos de rana en la búsqueda de la razón.
Creer que ese líder venezolano no termina de nacer y cuando muchos apostaban al nacimiento de un nuevo liderazgo con los estudiantes que estuvieron en las calles enfrentando al lkrégimen con escudos improvisados, con la palabra como instrumento de combate y con la gente empujando la aparición de nuevos protagonistas terminamos sepultando a las nuevas generaciones al entregar el coraje nacional en una mesa de diálogos que solo condujo a la nada.
El régimen hizo añicos a los partidos políticos con procesos de validación y terminaron muriendo ante la opinión pública nacional por su alto nivel de ingenuidad que los llevó a quedar rezagados en el tiempo. Tiraron por la borda el triunfo del 2015 en las elecciones legislativas y solo usaron la AN para danzar con palabras huecas al perder ese espacio de las leyes que más nunca podría volver a tener el respeto del ciudadano. Es que se quedaron en el camino los representantes de los partidos políticos que no supieron rematar a un rival que salió de las catacumbas de la derrota con el garrote en las manos para someter de nuevo a una sociedad que se levantó con sus votos para buscar el cambio de modelo político, pero no pudo carburar la salida a la crisis nacional.
Todavía a estas alturas del proceso con más de 18 años en el poder no ha terminado la oposición de recomponerse y ver a Ángel Oropeza y otros seudo líderes hablando de un supuesto triunfo de la abstención venezolana es parte de las locuras de una oposición diluida entre la mentira y la verdad, pues que uno de los baluartes de la MUD declare que son los ganadores de este proceso electoral y otros grupos como los seguidores de Falcón y Bertuchi alabándose por la actuación de sus candidatos, eso son solo cosas de locos.
Nadie le dijo a los venezolanos que no salieran a votar o por lo menos la gente no les hizo caso si lo hicieron, pues esa fue una decisión soberana como la del 2015. No hemos tenido suerte con la formación de ese líder que piden los venezolanos y los últimos fueron CAP con sus planteamientos económicos que ni siquiera su partido supo entender y Chávez con su sarta de mentiras que hicieron de Venezuela tierra arrasada por el populismo. Todavía estamos pagando esa crucifixión popular y la gente no despierta de su estado de inanición, pues el diseño cubano nos condicionó a tener un pueblo que alquila el hambre y se somete a las peores condiciones de hambruna que han conocido esta parte del mundo. Pero estamos seguros que este pueblo valiente no podrá aguantar más esta calamidad que ha vuelto añicos a una sociedad enferma de ignorancia y que llevó a miles de almas a reventar los diques de la idiotez ante el mundo.
Venezuela saldrá de esta pela en cualquier momento porque los pueblos son ignorantes, pero alguna vez despiertan de su estado de trance hipnótico para reventar como los volcanes y llevarse por el medio cuanta mugre revolucionaria mantiene atascado el libre pensamiento de un pueblo soberano. No más pérdida de tiempo con este proyecto descabezado que marcha hacia la colisión final con un pueblo hambriento cabalgando llanura adentro sin saber dónde está el horizonte. Esas son las cosas raras que le ocurren a los pueblos nobles que buscando Dorados se pierden entre las nebulosas de una sociedad dispersa en imágenes de los sueños infecundos. Tanto que criticamos la mugre cubana y terminamos imitando esa pobreza mental que por más de 50 años ha tropezado con la misma piedra hasta perder la libertad. Eso no es lo que queríamos para nuestro pueblo, pero el líder populista que murió vendió muy bien un modelo manido que terminó sepultando viva a toda una sociedad. Si esa fue la respuesta del pueblo ante los desvíos de la cosa pública en los tiempos de la IV República y ahora cuando vemos a estos zánganos llenando sacos y burlándose de la miseria de la gente, solo nos queda pensar que volvimos a cometer otro error de ´calculo.
Nada hacemos con pretender alzarnos con un liderazgo que es del pueblo como el mensaje de “Fuente Ovejuna” que saldrá de los reinos de los cielos a elevar un líder que conduzca a Venezuela a puerto seguro. No es con Maduro con quien llegaremos al progreso porque un pueblo que vive de la mugre socialista y de la dádiva con bonos y pagos por votar, no podremos llegar muy lejos porque la sociedad se pudrió en el palo central y es necesario recomponer la historia a puros retazos. Por ahora seguimos en la lucha con guerreros de las ideas moviendo sus pensamientos y sus ideas, pero no con usurpadores de identidades y manipulaciones de verdades que son parte de las mentiras de una sociedad huérfana de liderazgo.


Insania al revés
Ese estilo pendenciero de los chavistas de tildar de locos a los mandatarios es de la fórmula revolucionaria para intentar sacar del juego na quienes le han ganado elecciones en cada lugar del país. Es que cuando no pueden ganar, arrebatan y le dan una patada a la lámpara para romper el juego. Por eso Dante Rivas se vino a Margarita en busca del desquite de ese doloroso trance que sufrió cuando el ex Alcalde de Mariño, Alfredo Díaz le hizo morder el polvo con una felpa bestial que le retumba en el coco al ex Director del Saime, pues toda vía insiste en venirse a Margarita a luchar de nuevo con el Alfredo Díaz que ya le hizo caer de rodillas en el propio ring de la pelea. Esa espinita la tiene Dante clavada y cuidaito se le entierra más profundo porque no conoce el patio y ahora que los insulares lo odian por ser “el Protector de Nueva Esparta” violando la Constitución y saltándose a la torera las leyes de la República. Es muy normal que los neoespartanos rechacen a Dante porque si no fue capaz él, ni Mata Figueroa de ganarle a Alfredo Díaz aún con el poder supremo y todo el apoyo del Gobierno Nacional, les fue cuesta arriba enfrentarse con el alcalde de la Ciudad Marinera que los hizo morder el polvo de manera consecutiva.
Esos quedaron locos dicen los margariteños porque Alfredo Díaz les mató los dos gallos en la misma puerta, pues es evidente que tanto Dante como Mata Figueroa tuvieron que correr muy rápido porque no pudieron combatir con quién les lleva en tamaño y peso. Por eso la insistencia de Junior Gómez de insistir en un juicio por insania mental sin voltear el retrovisor para ver las locuras de su Presidente Maduro que arruinó este país en tan poco tiempo y le hace falta un examen mental por hablar con un pajarito. De eso se trata de tratar de buscarle las hilachas a un tejido que se les fue de las manos porque son unos locos desatados.
Ahora si Maduro habla con un pajarito, Pedro Carreño ve espías en los equipos de Directv, si los ministros del gabinete de Maduro ven en dólar today u n rival de grandes dotes económicos, si los legionarios sueñas con pelear con los Marines norteños y si la mayoría de los chavistas llegan a creer “que Chávez vive”, ustedes dirán a quiénes hay que hacerle un examen de insania mental. A lo mejor otros dirán que se debe realizar a Junior Gómez y sus colegas diputados de Nueva Esparta porque todavía no han visto la muerte del Puerto Libre, la quiebra de Conferrys, la destrucción de las plantas de tratamiento de la isla, la destrucción del turismo y el desangramiento de la economía insular. Ahora creer que con las bolsas Claps y la entrega de bonos es suficiente para gobernar una República es digno de abrir un estudio de ese atajo de locos que creen que están gobernando muy bien a Nueva Esparta. Pero lo que es peor y por eso hay que abrirle expedientes a los funcionarios del gobierno chavista es por hacerse los ciegos, sordos y mudos ante el colapso del sistema de salud que mantiene en cierre técnico a los hospitales del país. Eso sin incluir la quiebra del sistema penitenciario que mantiene en condiciones precarias a los privados de libertad de la región insular, pues ni cárceles tenemos en la isla y las condiciones de hacinamiento en las prefecturas son brutales.
Con todos esos argumentos que incluyen la destrucción del Aeropuerto “Santiago Mariño” y del terminal de Ferrys de Punta de Piedras, no quedan dudas que a los diputados que no han iniciado investigaciones por la destrucción de Nueva Esparta hay que abrirle juicios populares por la ceguera ante tal calamidad. Eso sin incluir el nacimiento de una nueva clase social en los hurgadores de basura que aun con los beneficios de los bonos maduristastenemos miles de almas escarbando en los depósitos de basura cada día.
Todavía no he mencionado el desastre sanitario con la aparición de enfermedades tropicales ya erradicas por otros gobiernos como el paludismo, la malaria, el sarampión, la viruela, la escabiosis y tantas enfermedades que salieron de las cenizas y las catacumbas revolucionarias para convertir a Venezuela en una nación bananera. Con una calamidad convertida en caos no hay dudas que los chavistas-maduristas perdieron el rumbo hace buen rato en medio de este berenjenal que los mantiene caminando sobre el filo de la navaja.
Esta es la tragedia nacional más grande de la historia de nuestros pueblos y siguen empeñados en ese modelo económico que mantiene en jaque a una sociedad atrapada en principios socialistas sin argumentos para mantenerse vigentes en esta Venezuela rural. Ese salto atrás en el progreso de nuestros pueblos es parte de la lucha de clases que se trajo Chávez con sus teoricismos sobre el Socialismo del Siglo 21 que en teoría terminó embruteciendo al presunto hombre nuevo que brotaría de las entrañas de la tierra.
Ese delito de haber fallado a los venezolanos y de cerrar industrias, haciendas y de expropiar la productividad nacional es una causa de insania mental que se la quieren aplicar al Gobernador de Nueva Esparta por haberles hecho el favor de aceptarle la Empresa de Basura (Sanear) que a final de cuentas es un bacalao revolucionario. Si es que en 5 años la volvieron chatarra y eso lo saben los diputados del Clebne que por su idiotez ideológica nunca se percataron que se estaba cometiendo un delito patrimonial al convertir todos los bienes del convenio Venezuela-Argentina en un cementerio de chatarras y por si acaso no leyeron completo, ahí está en la entrada al Piache otro camposanto nuevo formado por autobuses Yutong varados por la falta de repuestos. Esas son las cosas que el diputado junior Gómez quiere tapar con un dedo, pero se equivoca porque los neoespartanos conocemos de cerca lo que ocurrió en Margarita durante 5 años y que habla muy mal de la función contralora que ni la hizo el CLEBNE y menos los Consejos Comunales que fueron solo instrumentos teóricos de la mentira.
Así son las cosas y por eso cuando leo que un idiota con disfraz de legislador sale al ruedo a lanzar palabras gruesas contra el Gobernador de su estado, a quién debe respeto por principios constitucionales y por la tradición democrática de consideración a la primera autoridad de la región, termino diciendo “que sabe burro de chicle bomba”.


Dante sin votos
Cuando Dante Rivas salió del Saime con una mando adelante y otra atrás lo gente se conmovió porque al eficiente seudo gerente le dieron una patada por el rabo. Eso lo sabía Chávez que tenía en sus manos la evaluación del personaje a quien le confiaron la digitalización de la cédula electrónica y del pasaporte electrónico y falló en esa propuesta presidencial. Sabía el galáctico de juegos malévolos detrás de la gerencia del farsante que engañó al mandatario. Por eso le puspo punto final a la trampa del Saime que termin´´o siendo un sarao en la construcción de edificios y en la compra de terrenos para la construcción de edificios que nmo reunieron las expectativas del momento.
Lo cambiaron para el Ministerio del Ambiente y fracasó,después lo enviaron al Ministerio de Infraestructura y lo dejó en el suelo y después al Digicom donde pasó como una simple brisita. Fue un fracaso total para quedar mal parado de nuevo ante sus jefes del alto gobierno que se quedaron con la silueta de un espejismo de una super leyenda que nada hizo por hacer una obra importante para la sociedad chavista. Fue un fiasco que nadie entendió y que de buenos carros, la dolche vita y sifrinismo pareja si sabe el engominado.
Cómo no terminó haciendo nada en la administración pública lo mandaron a Margarita para aspirar a la Alcaldía de Mariño y recibió la paliza de sus días con un Alfredo Díaz que se convirtió en su padrote electoral al ganarle por más de 9 mil votos que le hicieron revolcarse de la ira porque recibió la felpa de su vida y eso lo condenó a ser un personaje perdedor y sin luz en la conquista de los votos. No tiene Dante Rivas votos en Margarita y lo sabe porque su sifrinismo no le permite bajarse de las camionetas negras que los hicieron perder con votos ante Alfredito Díaz en Porlamar. Sabían los asesores de Dante que no podría ganarle al burgomaestre de Porlamar en esas elecciones y aun así sus ambiciones lo llevaron a lanzarse al ruedo sin conocer el territorio, pues como es un margariteño que nunca vino a la isla, pues entonces no tiene arraigo popular-. Pero como en la revolución creen en leyendas lo enviaron de nuevo a Margarita a buscar que lo revolquen de nuevo en cualquier proceso eleccionario y eso anda buscando porque nadie en esta isla se cala el sifrinismo de un personaje sin arrestos para competir con Alfredo Díaz en cualquier proceso comicial.
Ahora cuando a Dante lo nombran “Protector de Nueva Esparta” en una clara violación constitucional que mal pone al Gobierno Nacional y al estado de derecho porque le pasaron por encima a las leyes de la República para nombrar otro Gobernador paralelo que va contra la visión democrática de una sociedad enferma de abusos y arbitrariedades. No se ha visto nunca en otras naciones que se violente la Constitución y se le dé matarile a la Carta Magna ante los ojos de los ciudadanos. Ese abuso de poder pone a Dante al margen de la ley y actúa como un forajido que practica el abigeato al usurpar funciones que no son de su competencia porque no tiene los votos para ejercer un cargo de ese nivel.
Sabrá Dante que las leyes de la República le tienen su hoja de ruta guardada para presentar estas pruebas en La Haya por haber usurpado funciones que no son de su competencia?. Sepa Señor Dante que aunque su jefe Nicolás Maduro le ordene posesionarse en Margarita como “Protector” esa es un arbitrariedad de alto rango que se la cobrará la historia en su debido momento, pues es evidente que un usurpador sin votos no puede ocupar la primera magistratura del estado. Sin votos Señor Dante usted no puede estar desempeñando cargos de elección popular y eso se lo restregará Alfredo Díaz cada día para cortarle el paso a sus actuaciones ilegales.
Ahora si se trata de violentar la Carta Magna con argumentos de la trampa y la mañosería tribunalicia, no quedan dudas que estamos atrapados en medio de una tormenta que pone al escarnio público a una figura de plastilina que en ningún momento ha recibido elo apoyo popular. Sería correcto que Dante se midiera con Alfredo Díaz en la arena política para ocupar un espacio que es ilegal y usted sabe que todos su actos apoyados por Maduro son ilegales ante un pueblo insular que no lo reconoce por ser un impostor de la democracia. Pena debería darle a “Un Protector ilegal” que toma decisiones, abusa de su poder y revienta los diques de la democracia para decretar que para ustedes los revolucionarios el voto popular es una farsa. Por eso la gente se aleja cada día de los abusos del poder nacional que desde Miraflores usando al TSJ como su espanta pájaros de la arbitrariedad toman por asalto las gobernaciones, policías, institutos autónomos, fundaciones y hasta empresas de la basura que pertenecen a las regiones.
No respetan los chavistas la voluntad del pueblo y por eso la gente le perdió respeto a los procesos electorales que desde hace rato son shows montados por las comadronas del institutos comicial para burlar al ciudadano al robarle sus votos como expresión de la voluntad popular. Esas son las cosas ilegales que alejan a la gente de los actos electorales y ponen en tela de juicio procesos comiciales viciados y metidos en una capsula de la picardía criolla.
Venezuela se respeta y esos abusos que se cometen en las regiones al colocar a hombres sin rostros a dirigir desde las sombras la gerencia de un pueblo que con el voto eligió a sus gobernantes. Pero al parecer esta conducta abusiva y arbitraria es parte de las locuras de un modelo político autoritario que quita y pone alcaldes y gobernadores pasando por encima de la decisión de un pueblo en las urnas.
De esa manera Señor Dante que Usted sobra en Nueva Esparta porque es un fantasma de la ilegalidad que es repudiado por todos los margariteños y cochenses porque no tiene el apoyo de la voluntad del pueblo. Por eso señor Dante déjese de cuentos y mídase en la arena política y no venga a la isla a buscar espacios que no le corresponden porque el abigeato es una práctica que quedó enterrada en la Literatura Regional con la obra “Doña Bárbara” de Rómulo Gallegos. No crea que puede saltar las alambradas de la ilegalidad llevándose las reses de los fundos insulares, pues no tienes Dante Rivas ni el liderazgo, ni el coraje, ni la vocería para convocar a los insulares a acompañarte en un acto arbitrario que no debe ser respetado por los alcaldes, diputados, concejales y funcionarios quer han sido elegidos a través del voto popular.
El voto es el único instrumento de la democracia cuando hay condiciones electorales y cuando el gobierno respeta los resultados, pero no es nuestro caso porque esos visos de dictadura dejados como huellas en cada actuación desde el Ejecutivo Nacional es parte de la tragedia de un país que no se cala los protectores como Dante Rivas que usurpa el voto popular y violenta las instituciones para quedar ante el pueblo como un vampiro del autoritarismo.


Sarao ambiental
Escuchar al diputado Junior Gómez golpeando a la democracia venezolana es parte de las locuras de un régimen que volteó la tortilla al usar a personajes que practican el abigeato político para intentar descalabrar los principios democráticos. De eso se trata de utilizar los resortes del poder para condenar a quienes ganaron con el voto popular a las mazmorras de la oscuridadsolo porque los chavistas se empeñan en volver por los caminos verdes a los espacios que no le corresponden por ley. Violan la Constitución Nacional de todas formas para imponer a la mejicana su práctica del abigeato político. Rompen los cercos democráticos al mostrar la cara grotesca de un monstruo de 5 patas que pretende de nuevo embestir con todas sus fuerzas el triunfo del voto popular. No quiere Junior Gómez aceptar que Alfredo Díaz es Gobernador de Nueva Esparta porque los margariteños repudiaron laq gestión de Mata Figueroa, que aunque diga que es u padre político eso no es fortaleza alguna para justificar el fracaso de una gestión que repudió lasociedad neoespartana.
Pero como hay de todo en laq viña de la política regional debemos los insulares calarnos los juegos alocados de un legislador perdido en las nebulosas de la democracioa y empeñado en buscar los votos a cualquier costo político. Esa actitud histil de quien no es capaz de ver que el gobierno de Mata Figueroa destruyó en tan solo 5 años la inversión del Convenio Venezuela-Argentina que trajo a la isla un equipo de camiones, contenedores y máquinas de todo tipo para el procesamiento de la basura. Para nadie es un secreto que el pésimo manejo del lenguaje llevó a los psuevistas a manejar erroneamente el concepto de "autosustentable" para aludir a una propuesta ambiental que para nadaayudó a la trasnformación ambientral de la región.
Insiste Junior Gómez en justificar el quiebre de la empresa "Sanear" que fue parte de un plan macabro usado por el Gobierno Nacional para poner en el tapete político a una institución hija de la revolución en adopción que no puidieron justificar su auto sustentabilidad porque no tuvieron la visión gerencial para resolver los problemas de operatividad de una empresa convertida en un fiasco del proceso. Sin dudas que se le murió la niña de los ojos azules en sus propias manos porque no fue capaz Mata Figueroa y sus colegionarios como Junior Gómez de mantener a flote una institución que si bien es cierto empezó mu bien, no pudieron realizar la respondabilidad que le dio el Gobierno Nacional.Presos deberían estar los que quebraron Sanear con su escasa competencia para resolver los problemas ambientales de Nueva Esparta. Pero como el chavismo juega al maquiavelismo le tendieron una trampa al Gobernador Alfredo Díaz al entregarle la empresa Sanear con a 70% de las unidadaes chatarreadas y vuelta un guiñapo. Qué fácil es culpar a otro de los desmanes cometidos por un gobierno irresponsabel que sabe el pueblo neoespartano que volvieron hierro molido una institución que ni reciclo nada,. ni compactó ni una tonelada de basura y menos pudo realizar las activiades de un vertedero de basura que solo cumplió funciones de depósito y solo eso.
De aquella propuesta de la modernidadtecnológica que asomaron comunicacionalmente los chavistas solo queda una idea alocada que en nada ayudó al estado Nueva Esparta en su proceso de progreso ambiental. Y ver como los zamuros se posesionan del alma de Sanear es un cuadro dantesco de la miopía de un legisladfor Gómez a quien le quedó grande la curul legislativa porque ni sabe legislar, ni sabe opinar y solo actúa como una comadrona que pare ideas locas ante un pueblo de Nueva Esparta que conoce su proceder contaminado de politiquería. De esa forma vino Maduro a Nueva Esparta con su nervisismo político a tratar de intimidar de nuevo al pueblo margariteño porque su mesa de analisis situacional le dijo que en Margaritya no quieren a su gobierno porque ha llevado a este pueblo a la peor hambruna de su historia. Con esa idea de golpear al rival que le ha ganado a sus consentidos Dante y Mata Figueroa se vino el Presidente Maduro a la isla con su afán de guapetón de barrio y sin argumentos para entender que los insulares odian su gestión porque les mató el puerto libre, porque engañó a sus seguidores al condenarlos al hambre y la miseria y por entregar las llaves de la ruina colectiva a un pueblo deteriorado por las pésimas políticas de una gerencia ambiental alocada. Aquí quien falló fue el Gobierno Nacional al condenar a Nueva Esparta a la peor calmaidad ambiental de su historia porque lejos de ese cuadro que presenta a los zamuros como los protaqonistas del espectáculo ambiental, enconmtramos por el otro lado las palntas de tratamiento colapsadas lo que ha llevado a la contaminación de nuestras playas, a la quema irresponsable de las costras de las costras provnientes de las lagunas de oxidación y un caos ambiental que ahora cuando colapsa "Sanear" por sus pésimas políticas buscan culpables en quien de verdad no tiene velas en este entierro. Eso es cierto porque solo 5 años bastaron para convertir los equipos de la empresa de basura en chatarra pura y su eficiencia está en haber usado al Gobernador Alfredo Díaz como el chivo expiatoria de las culpas revolucionarias.
Con Porlamar hundido en la basura que Francisco González se trajo del Clebne se formó el cuadro dantesco de una revolución sepultada en su propio detritus de incapaces sin alma que ahora le dan matarile a Sanear porque sueña con los 48 mil millones de verdes que están en la mira de los revolucionarios que sabiendo que el Gobierno Nacional no le daría los recursos solicitados a la Gobernación de Nueva Esparta, era necesario pegarle la mano a la empresa de la basura para continuar la fiesta de la corrupción que adorna a los gobiernos revolucionarios.
Decir que en el gobiernonde Mata Figueroa se hacía la recolección con normalidad no es mentira porque tenían los camiones en mejores condiciones y todavía quedaba algo de la chatarreada gerencia de Sanear, donde los zamuros y el humo fotrman parte de la herencia que le dejó Mata Figueroa y su gobierno a una región diezmadapor las pésimas políticas de un un gobierno mentiroso.Nada quedó de Sanear y la mitomanía del legislador Gómez lo hace ver las mentiras convertidas en verdades. De todas maneras a Junior Gómez le sale explicarle a los neoespartanos soobre la quiebra de Conferris, de Buses Margarita, de Guaiqueríes de Margarita, sobre el cierre del Puerto Libre. el entierro del turismo y el colapso de todos los organismos del estado.
Creo que ese exámen de insania mental que Junior Gómez le anunció a Alfredo Díaz es parte de las locuras de un PSUV regional que todavía carga entre pecho y espalda las palizas que le propinó el Gobernador Alfredo Díaz y que no los deja dormir en paz porque tienen esa huella de la derrota atravesada en su mente. Así que violentar el estado de derecho para apoderase de espacios que perdieron en la batalla electoral.


El juicio de la historia
Aquí no hay condiciones electorales para medirse a Maduro y eso lo sabe la dirigencia del Falconismo que se montó en esa terca tarea de ir a un proceso electoral con una data manida, arbitrariedad en la convocatoria, violación de los principios constitucionales. Tomar como principio los triunfos de Alfredo Díaz a la gobernación y Morel David Rodríguez como Alcalde de Maneiro es una utopía porque eso es harina de otro costal. Todavía hay gente que cree que el CNE es un organismo transparente y que Tibisay, Oblitas y su equipo de leones son lo más parecido a la equidad. Es posible le quieran hacer un busto a la justicia electoral solo porque un grupo de ambiciosos personajes de la política de esos que abundan por los caminos de la política nacional pretenda soñar con la Presidencia de la República.
No es porque digan Claudio Fermín, Eduardo Fernández, Eduardo Semtei, Timoteo Zambrano, Enrique Márquez, Chuo Torrealba y Morel Rodríguez que la gente saldrá a votar porque el clima de desesperanza sembrado por el oficialismo y por los mismos líderes de la oposición que le entregaron a la MUD el poder de la negociación para terminar de descorazonar a un ciudadano que sabe que su voto es manipulado por un organismo electoral corrupto. Eso es lo que tenemos un organismo comicial cerrado que obedece a Miraflores y hasta se atreven a poner disfraces de maduristas a los que manejan las máquinas electorales como operadores. Ante semejante locura insisten los falconistas en llamar a la gente a votar para que se burlen de nuevo de una oposición que ha quedado mal parada, dividida y condenada a las derrotas falsificadas.
Nadie puede decir que los que estamos en desacuerdo con ese proceso electoral que solo busca legitimar al régimen somos enemigos de la democracia solo por exigir un proceso electoral limpio, pues es evidente que estos comicios son manipulados por la corte de Maduro. Traición a la patria es ir a sufragar para legitimar a un Presidente que no lo quiere el 84% de los venezolanos porque ha convertido a Venezuela en el país más pobre del mundo con una inflación que supera a todas las naciones del planeta, donde no hay medicinas, la escasez es descomunal y los salarios son una vergüenza internacional.
Con ese palmarés de rechazo que tiene Maduro pretende legitimarse ante los ojos de los venezolanos y con la venia de Falcón, Bertuchi, Rati y Quijada. A esos tipos y sus cortes de aduladores en toda la nación hay que condenarlos porque asumen el compromiso de legalizar a Maduro y esa es la peor tragedia de una sociedad enferma de ambiciones. Ahora cuando aparecen figuras difuminadas de la política llamando a elecciones de manera desesperada para ganar espacios y promocionar a tal o cual candidato a la Gobernación, estamos obligados a pararnos de frente para decirle a los venezolanos que identifiquen a quienes le siguen el juego na Maduro. No hay dudas que cualquier parecido entre Arias Cárdenas y Falcón es producto de la casualidad, pero no tenemos la culpa que Henry Falcón haya sido alcalde y gobernador del chavismo, haya participado con Chávez en el golpe de estado contra la República y que su identificación está íntimamente vinculada definitivamente con la revolución. Eso está claro que Falcón es un producto de la revolución que acaba de perder la gobernación de manera contundente y que fue el único que salió a reconocer el triunfo del chavismo aun sabiendo que las encuestas le daban de ganador en esos comicios.
Esas son las vulnerabilidades de Falcón y eso no se lo quita nadie ante la opinión pública venezolana, razón por la cual no es posible convencer a la gente que salga a votar por un candidato que le rompió los esquemas a una oposición mala, pero que buscaba reivindicarse al no legitimar al dictador. Pero esa insistencia de Falcón lo deja mal parado ante la comunidad internacional donde lo consideran un cachorro del régimen. No es por la vocería del MRA en Nueva Esparta la razón por la cual 84% de los venezolanos saldrán a votar porque no hay un candidato que mueva las masas, que impulse a la gente a salir a las calles con pasión para salvar la democracia. La gente sabe que este gobierno manipulador le robará sus votos y por eso hace buen rato decidió no votar.
No es una posición de uno solo, sino de un colectivo que no dejará que le birlen la voluntad popular a un pueblo cansado de tanto circo electoral. Esa terca tarea de Henry Falcón es su problema, no el de los venezolanos que sin legitimar el régimen nos sentimos conformes con nuestra conciencia. Y que más tarde que nunca la presión internacional y la quiebra de un país en las catacumbas de la crisis saldrá a poner orden en un país atrapado por ahora en las trampas electorales del régimen.
Predicar la democracia no pasa por entregar la legitimidad a un gobierno que tiene cómplices en todas partes y apuesta a tener contrincantes de las sombras para justificarse ante el mundo como un modelo democrático. Esa tesis que nuestra única arma es el voto está trillada porque los pueblos buscan sus propios mecanismos para superar las crisis institucionales. No es en este momento el voto una salida porque las trampas están montadas por todos lados y la Venezuela democrática se resiente con sus quejidos de madre buena, pues son los que reclamaron ayer las oportunidades electorales los que están traicionando la voluntad popular. También es traición a la patria legitimar a Maduro Presidente y lo saben los seguidores de Henry Falcón que por no entender que no era el momento para salir al ruedo con su carga de chavismo, quedarán maltratados por la misma historia.
Qué no crean los protagonistas del falconismo que aquí no habrá una reingeniería política porque si se hará para terminar de sacar del juego a esos bueyes cansados que todavía izan las banderas de la mentira para aspirar cargos de elección popular cuando no vale la pena ocupar curules que nada representan en medio de una tormenta de ideas locas que dependen de un estado autoritario.
Venezuela se respeta y no es Henry Falcón la figura para destronar al régimen porque venir de sus entrañas es parte de un hándicap que lo lleva a servir solo como sparring de una pelea cuestionada por los ciudadanos de una patria que no acepta burlas en tiempos de crisis. Ahora que Claudio, Eduardo, Enrique, Chuo, Semtei, Timoteo y Morel crean que esa es la vía ese es su problema, pero que entiendan que quedarán marcados ante la historia como los legitimadores de una revolución que destruyó a Venezuela. La historia los condenará y estoy seguro que no podrán más nunca asomar sus narices ante los venezolanos que le cobrarán para siempre su paso por esta equivocada ruta electoral. Perdieron el rumbo y se enfrentaron a un ciudadano que decidió hace rato dejar de lado el voto para evitar el compromiso histórico de sepultar a Venezuela en las catacumbas de la revolución.
El juicio de la historia está planteado y creer que ese 84% que rechaza a Maduro votará por Falcón es solo un capricho de ambiciosos son alma y solo eso, pues cada quien ve espejismos cuando quiere y aquí hay unos cuantos perdidos en los arenales del desierto electoral.


De todero a nada
El mismo incapaz funcionario que la pegó cuando gerenció el Saime nacional está en Margarita de nuevo apelando a la credencial de haber nacido en esta tierra se vino a la isla después de la brutal paliza que le propinó Alfredo Díaz en la competición por la Alcaldía de Mariño. Es un perdedor nato este patiquín de la política que no ha entendido que con pelo engominado y pintas de carajito inútil no se puede hacer gobierno en la región. Y es que se equivocó Nicolas Maduro de nuevo con Nueva Esparta al violar los principios constitucionales designando “un Protector” que ejecuta, asigna y trampea obras en una violación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pues es evidente que los venezolanos han repudiado esa credencial de “Protector” que para nada ha servido en la región.
El mismo personaje comodín de la revolución mandaron a Margarita después de haber ocupado el Saime, Ministerio del Ambiente, Ministerio de Transporte y Comunicaciones, directivo de Digicom y ahora “Protector de Nueva Esparta”, pero para nada he servido un funcionario que solo tira pintas y se regodea con u n poder ilegal que es cuestionado por los habitantes de Nueva Esparta. No se ganó esa credencial en elecciones libres, sino que vino a tratar de ganar espacios en una región donde con 10 alcaldes y un protector no se ve una obra por ninguna parte salvo la c ancha de acaban de inaugurar en la Ciudad Deportiva y en el Distribuidor Pampatar-Juan Griego, pues el resto ha sido pan y circo en la región. Aquí en tierra de la insularidad dante le ha caído a muelas a quienes creen que el susodicho “Protector” es una especie de Dios con alas que solo de apretar un botón cambia el panorama de los insulares. Cosa que solo ha sido un fiasco porque Dante Rivas sigue en sus camionetotas y exhibiéndose como u na figura legendaria que ni siquiera conoce a Margarita.
A Dante le ha correspondido hacer el papel de malote con declaraciones destempladas que solo lo mal ponen ante el pueblo de Nueva Esparta que desconoce a esta aberración llamado “Protector” porque está fuera de la Constitución en una clara demostración del abuso de poder del Gobierno Nacional ny del Presidente Maduro que cuando pierde arrebata. Y está tan alejado de la realidad que al Señor Protector no se le ha ocurrido revisar la chatarra que le entregó el gobierno de Mata Figueroa al gobierno de Alfredo Díaz con el 70% de los equipos dañados y una planta derruida por sus propios creadores. Esa tesis del caballo de Atila que por donde pasa mi caballo no sale la hierba se pudo comprobar en la planta “Agua de Paloma” donde la revolución dejó su marca de fábrica al destruir un proyecto interesante que sabe Dante Rivas es la cara grotesca de un proceso revolucionario que solo ha servido para convertir a Venezuela en ruinas. Dante Rivas ha querido hablar duro y ni el siquiera se escucha porque luce como un estorbo para la gobernabilidad en Nueva Esparta, pues ninguna de las obras anunciadas por Mata Figueroa ha podido rescatar porque de la autopista que une el aeropuerto con Porlamar “La Costanera” nada ha dicho, el Centro Votivo del Valle nada, de los túneles del Portachuelo nada y del Balneario de Playa El Agua solo mentiras salen de la boca de Dante y el Gobierno Nacional. Ni el aceite y los cauchos para los transportistas ha podido mover Dante Rivas, los Claps han seguido fallando y no llegan al 30% de los insulares, los servicios de agua, luz, teléfonos y las plantas de tratamiento son un colapso definitivo que hablan de la calidad de los servicios administrados por el Gobierno Nacional. Entonces que vino a ofrecer ese payaso engominado que nada resuelve ante los ojos de los margariteños que ven como la gestión de 10 alcaldes revolucionarios se pierde en la nada porque no hay obras que mostrar como dijo la Alcaldesa Marisel Velásquez en un acto de valentía que la enfrentan desde ya con el Protector de Margarita.
Si le buscamos piquete a las declaraciones de la alcaldesa de Díaz encontramos desde ya una pugna con Dante por la Gobernación de Nueva Esparta y lo dijo de manera sonora “Ningún tipo de obra prevén en municipios”, lo que deja al desnudo al “Protector” que lejos de traer a Nueva Esparta soluciones y aportes solo trajo instrucciones de entregar medicamentos, órdenes para exámenes médicos, unas cajas Claps y reparto de pescado a los ciudadanos y todavía tienen la cachaza de señalar que es por la guerra económica por la cual este gobierno inútil no hace nada. Qué desfachatez la locura de Dante y sus alcaldes que nada hacen porque el gobierno norteamericano se los impide por la bendita guerra económica. De esa forma se le fue al Protector de las manos su ilegal forma de gobernar con el abigeato como fórmula para romper los cercos de la constitucionalidad y abusar del poder. Con ejemplos de inconstitucionalidad como estas se prueba cada día que no estamos ante una gente normal, sino ante una legión de bandidos sin alma que respetan la Constitución cuando los favorece y la violan a cada rato para quitarse la careta de dictadores sin escrúpulos.
Quisiera ver a los alcaldes gobernar con un funcionario paralelo a ver si les gusta la misma cucharada que este gobierno autoritario ha usado para impedir que alguien lo haga mejor que ellos en cuestiones de gerencia pública. Así conciben el mundo en una revolución tramposa que trae “un Protector” a mandar en Nueva Esparta y aun con todos los poderes queda como un idiota ante sus propios aliados. Da la impresión que el gobierno de Maduro se está rindiendo porque escuchar en bica de la Alcaldes de Díaz y candidata del PSUV a la Gobernación Marisel Velásquez “Ningún tipo de obras prevén en municipios” es una clarinada a la muerte súbita que le viene a la revolución por violar las leyes de la República con el abigeato como práctica para arrasar con la institucionalidad nacional.
De Dante solo queda un muñeco que prometió ordenar a Nueva Esparta en 25 días y solo ha logrado enredar más el juego de una región que con la revolución perdió sus sueños y enterró su futuro con la muerte del Puerto Libre sostén económico de la región y con la ruina del turismo como táctica para acabar con Margarita.


Visión profética
Con la lapidaria declaración de la alcaldesa de Díaz, Marisel Velásquez de Millán se entierra el futuro de la revolución en Venezuela porque tocó cuervos cavernosos y células importantes de un organismo revolucionario minado por la metástesis de la inutilidad gubernamental. No darle la importancia capital a las palabras de la Alcaldesa es dejar pasar una oportunidad de desvestir a un gobierno autoritario que ya agotó su plan de gobernabilidad en Venezuela. No veamos esas declaraciones como algo aislado, sino la desgracia de un país que ve con estupor como el gobierno de Maduro destina los dineros que entran a la nación para hacer populismo burdo con entrega de bolsas de comida, becas, bonos y medicinas. Dejó el Gobierno de Maduro la entrega de viviendas y cerró de una vez Mercal y Pdval para ocuparse de cuestiones menores de las necesidades del pueblo.
Qué interesante declaraciones de la Alcaldesa de Díaz que puso el dedo en la llaga al señalar “Ningún tipo de obras prevén los municipios” y eso va desde San Juan Bautista hasta Boconó o Paraguaná, pues es evidente que con más de 20 gobernadores y el 90 % de alcaldes chavistas se declaró la inutilidad de un gobierno que nada hace para la transformación de Venezuela. Pero va más lejos la Alcaldesa y aspirante a Gobernadora de Nueva Esparta cuando señala “que los ingresos actuales y la guerra económica que afecta al gobierno de Nicolás Maduro, a causa de intereses foráneos, le imposibilitan a los alcaldes realizar obras como venían haciendo en períodos anteriores”. Pretender justificar al Gobierno Nacional con el comodín lexical de “la guerra económica” es parte de las locuras de un régimen que perdió sus fuerzas en la gobernabilidad y solo navega buscando excusas para responsabilizar a Trump y su gobierno del salto atrás de un país sepultado en las improvisaciones de una revolución que nunca fue.
Quisera darle la razón a la Alcaldesa Marisel Velásquez en sus declaraciones, pero jugar a la defensa del proceso con argumentos sacados del realismo mágico de un proceso sepultado en sus propias locuras es parte de las audaces salidas que desde la cúpula del PSUV han ordenado para salvarse ante sus seguidores por el fracaso manifiesto que la Alcaldesa anunció desde su oficina en la Alcaldía de Díaz. Confieso que creí cuando hice la primera lectura de las interesantes declaraciones de Marisel que iba contra “El Protector” de una vez en la carrera por la gobernación de Nueva Esparta, pero me equivoqué en los cálculos lingüísticos al detectar que detrás de las palabras de la Alcaldesa está la verdad de un gobierno que se cae a pedazos ante los ojos de sus propios protagonistas.
Pero va más lejos la Alcaldesa al desvestir al gobierno y señalar que las políticas van dirigidas a entregar alimentos, medicinas y órdenes para realizarse exámenes, pero que de las obras de infraestructura como aceras, brocales, carreteras y otras obras menores, no tienen partidas para realizarlas en estos tiempos de borrascas y crisis económica. No puede un gobierno mantenerse entregando pescado en las plazas del país,o entregando las bolsas de comida que solo llegan a un 30% de la población y dando órdenes para consultas médicas que mitiguen la muerte de una gerencia de salud que ya va por 18 ministros de salud que nada han hecho por mejorar las condiciones de vida del ciudadano.
Sentí tristeza cuando leí las declaraciones de la respetada Alcaldesa de Díaz porque escruté la pobreza de un gobierno ineficiente que ha sido la estafa más grande de la historia nacional y que representa la pérdida de tiempo de un pueblo que creyó en las bondades de la revolución de la mentira. Perdimos el tiempo creyendo que cuatro bandidos sin alma pegados a la figura enigmática de Hugo Chávez podía transformar la realidad nacional con gritos y consignas de una revolución de utilería. Pero esas son las cosas que pare un país que tuvo un Don Regalón repartiendo nuestra riqueza petrolera por todo el Continente para arruinar a Venezuela y condenarla a estar en la cola de los países más pobres de esta parte del globo.
Es muy fácil acusar a los gringos de la quiebra nacional y lo más cursi señalar que por culpa de la guerra económica orquestada por los americanos no se pueden hacer unos brocales en Fuentidueño o en Boquerón. Con semejante razonamiento se desvistió la revolución en todo el país, pues ya el gobierno de Maduro no tiene fuerzas para realizar complejos habitacionales de la Misión Vivienda. Con estas posiciones disímiles entramos en la pero etapa de la vida política nacional con un gobierno quebrado que solo mueve las ancas para cristalizar proyectos aprobados en convenios internacionales como la Planta desalinizadora de Macanao que forma parte de un proyecto de años. Ante esta realidad desglosada por la Alcaldesa de Díaz no queda sino persignarnos porque son declaraciones de la funcionaria que coordinó por años los proyectos aprobados por el Consejo Federal de Gobierno y no de palabras del incipiente Alcalde de Mariño por citar algún ejemplo de analfabetismo o por Alí Romero, un ejemplo del tupamarismo en Margarita. Fueron las palabras mágicas de Marisel Velásquez las que desvistieron el muerto de la revolución para dejar por escrito que ya el gobierno de agotó, que no hay más nada que buscar y que las finanzas públicas están quebradas.
No quedan dudas que Marisel no lo hizo con mala intención, sino que apeló a la verdad para dejar al descubierto que Dante Rivas es un fracaso para Nueva Esparta y que nada le garantiza a la región del futuro.Quedó claro que sin fuerzas no se mantiene un gobierno y solo les queda entregar dádivas en pensiones,. Becas, bonos y bolsas claps, ah y ahora repartir pescado y órdenes para exámenes médicos en todo el territorio nacional. Se vino el gobierno encima para dejar a Milrquine, Manuel Jiménez, Bertico y Robertina sin oxígeno para seguir defendiendo una revolución sin fuerzas para seguir avanzando en medio de una crisis que amenaza con destruir al hombre nuevo del Siglo XXI que creó Hugo Chávez. Pura mentira en palabras huecas quedaron arrasadas por la cantidad de fuego fatuo que describió Marisel Velásquez en 8 líneas en un rotativo de la isla. Quedó probado que desde Margarita se le puede dar una clarinada al país con argumentos claros de cómo se puede destruir una nación en tan solo 20 años.
Solo basto ese tiempo para ver que la revolución es un fracaso y en este momento cuando Venezuela se debate entre el ser y el no ser, sale una voz nítida como la de Marisel para dar un arponazo al “Protector” Dante Rivas y por carambola a un gobierno que ya ni aceras y brocales puede hacer por no tener fuerzas para invertir en el gasto social. Seguirán saliendo voces nítidas como las de Marisel y de esa forma la revolución seguirá mostrando los hilos del fracaso nacional.


Cosas veredes
De aquella famosa frase de la obra cumbre de la Literatura Española Don Quijote de la Mancha salió ese pensamiento que expresaba las sorpresas que da la vida y las cosas extraordinarias que ocurren en el mundo de los hombres. Por eso a nadie sorprendió que el primer chicharrón de la Fiesta de la Danza realizada en el Centro de Artes “Omar Carreño” de La Asunción fuese el flamante Director de Cultura del Municipio Arismendi, el bachiller Leopoldo Espinoza Prieto. Un personaje malévolo que sabe dónde le aprieta el zapato y le enseña a sus amigos Cheo Rodríguez Suniaga y César González “El Culí” de cómo se bate el cobre en la política moderna. Eso es lo que llama Clodomiro Mata Pino “la farsa personificada”, el ex Gerente de Mercadeo del extinto Diario del Caribe que conocía a la Leopoldo de memoria y sabía por dónde le entraba el agua al coco en la administración de la Editorial del Caribe.
De zángano y avispado sabe mucho Leopoldo que en los últimos años ha ganado con cara o cruz y que de ser “el cuenta cuentos” de Mata Figueroa en su programa televisivo “Tilín Tilín” y en cuyo gobierno presidio el Iabstiene bolivariano en la red de bibliotecas después de haber sido el lugar teniente de Alexis Navarro como Secretario General de Gobierno y Alcalde de Arismendi en las más gris gestión de las realizadas en la capital del silencio. Y que ahora con “El Tupamaro” Alí Romero como Alcalde de Arismendi aprendió “El Bachiller” a hablar tupamaro rápidamente para apoderarse de la Dirección de Cultura de Arismendi y eso porque el Alcalde Aló Romero se plantó porque ya el asuntino que mejor ha sabido usar la figura de su tío Luís Beltrán Prieto Figueroa para el beneficio personal porque ese apellido lo sabe usar con gran precisión en una lucha pareja con Ramón Salgado el otro Presidente de la vetusta Fundación “Luís Beltrán Prieto Figueroa”.
Cosas veredes Sancho me dijo el profe Luís García al hacer alusión a la habilidad del susodicho personaje que sin echar un solo tiro por el gobierno de Alfredito Díaz cosecha sus intereses como si la revolución estuviera en el poder, Fue más lejos José Ramón Díaz el mejor especialista en comer roscas cubiertas que tiene el Gobierno Regional y que sabe cómo se hacen las sopas coladas más sabrosas de Margarita, quienexpresó “ese personaje se las trae y si no vean los videos del recorrido que hacía el ex Presidente de Guaiqueríes de Margarita para saludar a su primo consanguíneo por los Figueroa asuntinos. Y mucho más lejos fue Ramón Sabino Salgado que expresó “Ese sabe lo que hace porque es el más osado y perverso personaje de la política regional que por si acaso ya lanzó adelante su rezón al tirarle a los Tovar su primer cariño al sentenciar cuando se supo que Guaiqueríes volvía a las filas de los navieros y espetó “por lo menos estarán en buenas manos”.
La cara de sorpresa de Nelson Acevedo, concejal de Arismendi fue de terror cuando vio a Leopoldo sentado al lado del Gobernador y lanzó un quejido de herido de muerte al ver al chavista más acérrimo de Arismendi aplaudir a rabiar y lanzar afectos por los cuatro costados al estar cerca de nuevo del primer mandatario del estado. Parecía que Mata Figueroa seguía conduciendo los destinos de Margarita y si hubiese sonado un tilín, tilín dentro del recinto, seguro estoy que Nelson hubiese quedado pati tieso por la sorpresa.
Recordé las relaciones del Presidente de Guaiqueríes de Margarita que recibía las máquinas limpiadoras de basura de la alcaldía de los amores cada semana en un claro reto al radicalismo del chavismo rancio que quedó relegado a un segundo plano con esa muestra de desprendimiento del mismísimo Leopoldo que se alteró cuando le ensuciaron la pinta frente a la cancha “Mata Illas” hace meses atrás. Si ese es ele mismo que lanzó sapos y culebras contra Richard Fermín cuando ocurrió el incidente de la pintas. Es el mismo que acompañó a Luís Díaz, el ex Alcalde de Arismendi cuando pintaron de zapolín verde los bustos y estatuas de La Asunción, eliminaron el Paseo “Vargas Machuca” emblema de Arismendi y le cambiaron los nombres a las calles más emblemáticas de La Asunción. En todo eso ha estado conectado la leyenda Leopoldo Espinoza Prieto, un hombre del poder que nació para cosechar el poder y terminar bamboléandose entre la quinta y la cuarta República.
Por eso “las cosas veredes” de la que habla “el profe” Licho García tienen aplicabilidad porque muchos de los que se jodieron al lado de Alfredo Díaz no reciben ni el saludo del gerente de los amores y cuando ven a los primos abrazándose y dándose palmadas como si fuesen basquetbolistas se entiende a la perfección la farsa de la política venezolana. Por eso ocurrieron muchos tropezones en el Centro de Artes “Omar Carreño” cuando alguien cercano al ex alcalde de Arismendi le dijo a Richard “Me parece que ese bagre que está en la manada o esa guabina que salta y brinca tiene más poder que Richard y José Ramón juntos en los predios del Gobierno de los amores.
La gráfica recorrió los twitters, Facebook, Instagram y ocupó espacios importantes en los rotativos regionales para mostrar la forma de hacer política con bateadores de las dos manos que dibujan un bateador ambidextro mejor que Pete Rose. En esa onda de la política se tejen las cuerdas del cuatro de Leopoldo Espinoza que cuando tiene oportunidad de estar frente a un moderador en un programa de radio se convierte en un titán de la revolución echando espumarajos por la boca y en el momento que enfrenta a los opositores de Arismendi lanza sapos y culebras contra los gladiadores opositores. Pero cuando está en actos masivos donde es minoría se pone su traje de luces para hacer verónicas a los toros de lidia a los que le toca enfrentar. Qué hábil es este personaje de las tiras cómicas de la política regional que se ríe, se burla y siempre tiene su real y medio como dice la canción de Perucho Aguirre. Ahí estaban sonrientes el Gobernador y su edecán del chavismo que dice ser su protector de corcho, pero que se ajusta a cuanto sarao se arma para gozar del gobierno o como dice Julio Villarroel “Unas son de cal y otra son de arena” y al más osado Ismael Felipe se le ocurrió decir “Todos los pescados tienen espinas, pero el que carga la fama es la guabina”.


Líderes de papel
Escuché a Enrique Márquez, el Secretario General de UNT a nivel nacional y sentí pena por él, pues aquel hombre sin rumbo se atrevió a pedirle al pueblo venezolano el voto para Henry Falcón como si le implorara al cielo una dádiva para curar al país. Pero Enrique Márquez de dónde sacó ese liderazgo que dice tener para convencer a la gente que Henry Falcón es la posibilidad real para cambiar el mundo. Se despepitó Enrique Márquez tratando de convencer al mundo de su apego a la democracia y de su respeto por los liderazgos. No cristalizó su esfuerzo porque aunque se dio golpes de pecho para mostrarse al mundo como un salvador de patria, solo fue un patán que se enredó en su propio discurso para terminar no diciendo nada en función de la salvación nacional.
Al seudo líder de UNT, la extinta organización política se le ocurrió filosofar sobre la democracia y solo encontró un mar de frases que nada le dicen al país entero, pues es evidente que a nadie le importa ese cuento chino del nuevo tiempista que hizo un paseo casí mítico para convencer a sus familiares de su intento por rescatar la democracia venezolana y su posición indeclinable ante la directiva de UNT para asumir el reto de votar el 20 de mayo. Pero vuelvo a insistir, ¿quién es Enrique Márquez para pretender convencer a la gente que vote el 20 de mayo?Y l respuesta apareció casi de inmediato, una figura desmirriada de la clase política fracasada que ni siquiera pudo sacar a Maduro del poder por carecer de los arrestos de un liderazgo capaz de negociar con la gente el fin de la era Maduro.
Con las fragilidades del gobierno de Nicolás Maduro perdió credibilidad la clase política venezolana que sin la fuerza en las ideas condenó a las nuevas generaciones de venezolanos a irse del país en busca de futuro. Falló esa clase política cupular que se encerró por largo rato en las grandes oficinas de Caracas a negociar la salida de Maduro del poder y que solo consiguieron pequeños negocios que no le sirvieron para nada en la Venezuela democrática.
Por eso me llamó poderosamente la atención que un tipo gris como Enrique Márquez que más allá de ser vocero de la destruida oposición venezolana, nada importante ha realizado en pro de la democracia. Pero como la política se trata de trata de círculos cerrados que forman partidos políticos de la nada para dar una sensación de vigorosidad política y solo eso. Y es que Enrique Márquez salió de las filas de un partidito más que brotó del pensamiento de Manuel Rosales para tener un escondrijo partidista en el ámbito nacional. Y logró su cometido Rosales porque ha sido candidato a Gobernador de nuevo y su esposa fue la Alcaldesa de Maracaibo en par de oportunidades y eso le permitió seguir en la punta de la carrera durante el rato que Rosales estuvo prófugo de la justicia por varios años.
Ahora cuando los partidos políticos entraron en una especie de viaje sin retorno por su inhabilitación política se quedaron sin “sus líderes” y vuelven a la arena política solo cuando ocurra el milagro del rescate de la democracia venezolana. Sabe Márquez que ya no es importante que UNT lo sancione porque no queda nada de su aporte a la vida democrática y le sabe a perejil que vengan sanciones por haber pedido a la gente a través de la televisión que voten por Henry Falcón.
Lo importante del programa es el viaje aventurero de Enrique Márquez que casi llora en el programa “Vladimir a la 1” para pedir de rodillas a los venezolanos el voto por Henry Falcón, pues dijo que después de profundas reflexiones internado en un laboratorio político de Maracaibo decidió ese paso crucial de pedir que los venezolanos sufragen por Falcón. A nadie le movió las fibras las palabras de una figura que no representa nada y que mostró sus lágrimas y sus poses de falso líder cupular para mostrar la cara de la mentira nacional. Pero que le importa a la gente que Enrique Márquez haya hablado con su familia para que voten por Falcón? Esa historia de la idiotez nacional solo muestra el show de políticos sin rostro que sin tener liderazgo apuestan a su consagración en medio del caos.
Lo interesante es que Vladimir el hermano de Ernesto y figura sacrosanta de la revolución sea el portavoz de una jugada marcada por la mentira como soporte de la legitimación de Maduro como Presidente de la República. Todo los que apuestan a la resurrección de la democracia encuentran un boquete para entrar en acción. La gente sorprendida por la aparición de ese líder de papel que se presentó ante la pantalla chica con el argumento de la posición firme de Henrique Capriles a quien considera el líder más rutilante de la política venezolana y a quien le asigna característica de semi Dios de la política y padre de ideas obtusas que para nada sirvieron en el pasado reciente. Por eso que Márquez asuma la defensa de Falcón me parece bien porque así se terminan de morir los prehistóricos que tanto daño le hicieron a la política venezolana hasta convertirla en una ramera. Ojalá que Barboza y Rosales también aparecieran dándose golpes de pecho por Falcón para que esa clase política termine de desaparecer de la escena política venezolana.
Estoy bien claro que cuando desparezca la prehistoria política venezolana comenzará la verdadera reingeniería que necesita el país para cambiar de rumbo, pero que la rancia oposición ha mantenido su protagonismo como la fórmula para conservarse como los salvadores de la democracia. Y es que no logran entender que la pérdida del poder legislativo que le dieron los venezolanos en el 2015 para lograr la mayoría en la AN, determinó que esa clase política debe desaparecer de la escena y dar paso a nuevos protagonistas que luchen por el rescate de la democracia. Se quemó esa generación de políticos que fracasaron al no poder ganarle la partida a un gobierno que el 2015 estaba sentenciado a la muerte y terminó levantándose por la incapacidad de la clase opositora para dar el matarile definitivo a una revolución que estaba liquidada.
Ese despertar del pueblo venezolano fue desaprovechado por la oposición venezolana que terminó arrinconada y sin fuerzas para volver a recuperar los espacios ganados. El resto fue una historia de amor y dolor que dejó maltrecha a la MUD y sus partidos hasta el punto que hoy día vamos a unas elecciones presidenciales sin candidatos y con Henry Falcón a la cabeza que es parte de la locura chavista que destruyó al país. Vamos a ver quiénes más salen al ruedo a bogar por Falcón porque hasta ahora solo se había visto a tres políticos quemados como Eduardo Fernández, Claudio Fermín y el ex Gobernador Morel Rodríguez, y ahora que se agregó Enrique Márquez, pues Capriles se asoma y se esconde como el guamo, pero no termina se asomarse porque su cobardía lo convirtió en una especie de tuqueque que ni da ni recibe cuartel.
Con esos líderes de papel disfruta el chavismo su paso por la política venezolana donde nadie le hace oposición fuerte y su aparato comunicacional termina dando matarile a las aspiraciones de los líderes de papel que se enfrentan a un liderazgo débil como el de Maduro que no tiene a nadie detrás de él y que solo muestra la minusvalía de una revolución que nunca fue.
Con el entierro de Enrique Márquez se da una campanada de lo que viene en el futuro y donde deben salir nuevos líderes para terminar con esa locura generacional de mantener en el poder cupular a los mismos tipos de hace medio siglo. Deben venir cambios obligados porque la revolución caerá solita cuando el pueblo se levante como los ríos dormidos para rescatar sus espacios perdidos. Eso vendrá y estoy seguro que con los nuevos liderazgos renacerá la Venezuela democrática.


Ser o no ser
Cuando se muestran las caras de los aspirantes a Presidente de la República dejan a los ciudadanos sin opción en momentos cuando la nación se debate entre el ser y el no ser. Y es que los seguidores del proceso insisten en poner al depredador Maduro que son ese modelo económico equivocado dio continuidad a la locura de Chávez por destruir el país. Y logró ese binomio que convirtió a Venezuela en la cenicienta del Continente al quebrar al PDVSA y la convirtieron en repartidoras de alimentos y en constructora de viviendas. Para eso no fue concebida la empresa que otrora fue la más prestigiosa del Continente, pero que al ser transformada en su nivel organizativo y su modelo tecnológico termino convertida en un bazar de pueblo. Si la revolución fue capaz de encerrar a PDVSA en una jaula de cristal para exhibirla ante el mundo como una deteriorada industria que castró lo meritorio hasta transformarla en una simple industria doméstica. Por esos lados comenzó el deterioro de nuestra principal industria y la gallina de los huevos de oro de la democracia venezolana, pues es evidente que los petrodólares forman parte de la producción industrial de la Venezuela de la élite.
Por eso Maduro exhibe como su obra de gobierno la muerte de miles de almas que no pueden avanzar en sus vidas porque no encontraron el medicamento para salvar sus vidas o el equipo necesario para cristalizar la magia de la vida. Y se atreve a ir a más lejos con su serie de misiones quebradas por el paso del tiempo, los Mercal y PDVAL como adornos de la quiebra nacional y los Claps como un bazar de la nada burocratizada. De eso se trata de mantener en ascuas a la población con entregas sorpresas que además de ser pagadas constituyen un cuadro dantesco de la escasez demonizada. Pero esa es la muestra que exhibe Maduro ante el mundo como una obra de orfebrería de grotescas dimensiones.
Con la falta de medicinas y de insumos quirúrgicos, la quiebra del aparato alimentario nacional y la escasez descomunal que desplaza de la hiper inflación hasta convertirla en la reina de la pachanga revolucionaria. Vergüenza debería darle a los venezolanos seguir mostrando a la comunidad internacional a este país quebrado como la tabla de salvación de la humanidad.
Venezuela se fue a la quiebra con Maduro como Presidente, pues su gestión ha sido lo peor que la ha pasado a Venezuela en toda su historia y aun cuando la botija presidencial ha regalado dinero a manos llenas para tratar de maniatar el pensamiento de una sociedad enferma de miseria, no es posible callar la voz del pueblo que es la voz de Dios. Venezuela se resiente de sus males supremos porque el populismo es un mal consejero que termina moliendo el futuro de los pueblos, pues arrodillarse a los pies del amo solo por la cantidad de migajas que lanza al aire en cada proceso electoral es una simple pose de soñadores de la nada. Pero tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe y no es posible que la revolución con su propuesta populista pueda mantener por muchos años maniatada la conciencia de los hombres.
Los sueños de Falcón, Bertuchi, Rati y Quijada son simples ilusiones de cuatro ilusionistas que encontraron en el mundo de la magia una salida a la crisis del país, pues es evidente que ninguno de los candidatos genera emoción alguna para motivar a la población a votar por el cambio de país. Por eso ese estado de amodorramiento de la ciudadanía se justifica porque todavía no está en la escena la figura que pueda catapultar a Venezuela al camino de la democracia y la libertad. Seguimos presos de nuestros propios errores y todavía el error a pólvora del 4 de febrero está fresco en la mente de los venezolanos que buscaban la felicidad y se consiguieron con un infierno en el cual hemos estado sumergidos por 20 años. Ha sido una historia de dádivas a granel que solo han servido para crear la ruina moral del país, pues es evidente que el venezolano perdió el rumbo al aceptar el hambre como su patrón de vida. Más nunca apareció alguien con la palabra viva para hablarle con raciocinio para hablarle a la gente que después del fatídico 4 de febrero solo ha recibido discursos sin rumbo que solo muestran la ruina moral de una nación. Así enfermó Venezuela de una enfermedad incurable que condenó a sus ciudadanos a aceptar un gobierno autoritario como el modelo perfecto de lo amoral y lo primitivo. Cambiamos el progreso por la involución y entramos en un túnel sin retorno, donde solo Teseo puede entrar para dar muerte al Mino Tauro de Creta. Esa es nuestra triste realidad que se enreda y se muerde la cola.


Fallo ambiental
Cuando los ciudadanos de Maneiro empezaron a contaminarse por el humo proveniente de las quemas nocturnas de las costras tóxicas de las lagunas de oxidación de la Planta de Tratamiento de los Cerritos, estalló una ola alérgica que produjo efectos nocivos a los ciudadanos de esta parte de Margarita. Pero lo más interesante es que las autoridades del Ministerio del Ambiente, de Hidrocaribe y de todas las dependencias de aguas dependientes del Gobierno Nacional niegan cualquier participación en las quemas nocturnas realizadas por algún piromaníaco contratado por los organismos competentes y que suelta su veneno tóxico cada noche para generar un problema de salud pública de los habitantes de esta parcela de Margarita.
Está ocurriendo una contaminación similar a la producida sobre los ciudadanos de Villa Rosa y San Antonio por muchos años como consecuencia del Vertedero de Basura del Piache que enfermó de manera desproporcionada a los habitantes de estas populosas poblaciones y que nunca las autoridades ambientales participaron en este crimen ambiental de grandes proporciones. No se sabe para que los gobiernos crean ministerios, direcciones y organismos ambientalistas en medio de tantas violaciones los principios constitucionales y a las ordenanzas de los municipios que terminan siendo cómplices de los daños ambientales contra la población. No en balde esa Planta de Tratamiento de Los Cerritos como todas las plantas de tratamiento que están bajo la égida del Ministerio del Ambiente a nivel nacional entraron hace rato en una especie de colapso masivo que produce un caos ambiental de grandes proporciones y produce la contaminación de todas las playas de Margarita, pues es evidente que al estar inoperativas todas las plantas de tratamiento todas las playas de la isla entran en una especie de contaminación en cadena.
En Pampatar, Municipio Maneiro el alto nivel de contaminación es tan profundo que por la pocetas y lava manos de las casas ubicadas en el borde costero del Pueblo de la Sal brotan las aguas cloacales que contaminan la vida de sus habitantes. Con ese desastre ecológico como consecuencia de las aguas vertidas a pocos metros de las playas insulares se genera un hecatombe ambiental que pone en peligro la salud de los neoespartanos y de los turistas que vienen a la isla. No es una irresponsabilidad la denuncia porque eso está a la vista con una Planta de los Dos Cerritos que desde los tiempos de la ingeniera Beatriz Avila como Directora de Hidorcaribe se viene arrastrando ese pesado fardo ambiental que nunca se pudo solventar a pesar de los esfuerzos de la porlamarense por traer a la isla a los técnicos de mayor prestigio del nivel nacional. Después que vino la catástrofe revolucionaria con tantos ministros y directores ambientales del gobierno chavista, se empezó a descuidar la materia ambiental en el país y eso solo se ha reducido a mesas de trabajo que al final se convierten en certámenes de habladores de paja que no terminan resolviendo nada y solo agravan la situación porque nada invierten en la rehabilitación de esas plantas de tratamientos de Margarita. Por eso hace buen rato los aireadores de esa planta de tratamiento no funcionan y sus olores sobrepasan los límites de unas instalaciones que terminan convertidas en museos ambientales que nada resuelven en todo el país. Esa misma problemática la sufren en todas las entidades de la República porque no tienen estos ministerios los presupuestos necesarios para costear la reposición de repuestos y equipos que son fabricados en otras naciones.
Esa es una de las razones por la cual las plantas de tratamiento han dejado de funcionar y a las altas autoridades del Gobierno Nacional le ha correspondido engañar a los ciudadanos con promesas políticas que no terminan de solucionar nada porque no tienen capacidad para sustituir equipos de grandes dimensiones.
Esa situación calamitosa de la Planta de Tratamiento de Los Cerritos no es nueva en el Municipio Maneiro y deja al desnudo a un Gobierno Nacional inútil que navega contra la corriente y nada puede hacer ante un problema de salud pública que condena a un pueblo a cuadros importantes de alergias, neumonías y problemas respiratorios que dejan daños irreversibles en una sociedad deteriorada por la irresponsabilidad de un gobierno alocado. Tantas horas de trabajo en mesas de diálogo que solo dejaron el cansancio y la desesperanza de miles de participantes que llegaron a creer en la llamada “revolución ambiental”. Se cansaron de hablar del agua, de las tierras, de la protección de la tierra y de tantos inventos teóricos que solo sirvieron para reproducir papeles de trabajo que en nada contribuyeron a la protección ambiental del ciudadano y a la conservación del planeta.
Cada noche es una tortura para los habitantes del Municipio Maneiro y corresponde al Gobernador Alfredo Díaz, al Alcalde Morel David Salcedo, a Luís López Marcano, Director de Ambiente de Maneiro dar la cara a la comunidad maneirense ante la irresponsabilidad del Gobierno Nacional. Un problema de salud pública debe ser enfrentado por gobiernos y comunidad como un equipo, pues mientras los perifoneadores del régimen siguen llamando a las mesas técnicas para perder tiempo, a los habitantes de Maneiro le toca pasar noches enteras sufriendo los ataques de los aires tóxicos de una acción irresponsable de un celador a quien todo el mundo culpa solo por cumplir órdenes superiores que lo condenan a convertirse en asesino ambiental. De nada valen los aires acondicionados, los ventiladores y los equipos que usen los ciudadanos para su protección porque ese enemigo silencioso que llega a través del aire cada noche hace estragos en una comunidad atrapada por la polución tóxica de la Planta de los Cerritos. A lo mejor no cuentan los improvisados funcionarios con las condiciones técnicas para frenar la producción de costras generadas por las lagunas de oxidación y al final solo les queda usar la quema indiscriminada de un material que perjudica a la sociedad en general.
Solo queda de parte de la población realizar protestas ante los oídos sordos de un gobierno que sufre del síndrome de Shakira y que en nada le ha parado a las quejas de un ciudadano que ve dañado su ambiente por las improvisaciones de los depredadores ambientales que visten de rojo. Por eso haber escuchado a un individuo de nombre raro defendiendo su gestión en el Ministerio de Ambiente de Margarita y del repetido y fracasado Palazón que lejos de aportar solo es una reminiscencia de la cantidad de fracasos que en la historia ambiental de Nueva Esparta deja huellas de su fracaso como gerentes del ambiente en la región.
Ahí dejamos las huellas de las pezuñas de incompetentes funcionarios que solo marcaron el rumbo de instituciones abominables que en nada colaboraron con la protección ambiental de los insulares, pues solo fueron cuotas ideológicas de un proceso fracasado y sin futuro.


Venezuela pesimista
El pesimismo recorre las venas de la República con su carga de metáforas de la inmundicia. No consiguen los escritores como zafarse del nudo Giordano de las enfermedades del alma que ha diseñado este gobierno para volver trizas los cerebros y el corazón de los ciudadanos de esta patria bolivariana. Volvieron trizas la manera de pensar de miles de almas de la ignorancia que terminaron empegostados de la revolución de la mentira. Compraron esa estafa a precio de bazar de pueblo y terminaron enfilados en las columnas de los milicianos que comprometidos con el proceso cantan canciones de hambre cada día.
Se vino el pesimismo con la frustración y la desesperanza envueltos en hojas de cachipo para terminar de moldear el diseño de un sociedad convertida en un guiñapo del pensamiento autoritario. No pudieron los escritores sino correr sus discursos sobre las cenizas de un país que perdió hasta su principal empresa petrolera apostando a los dados con Fidel Castro, Lula, Correa, Ortega y Evo Morales. Terminaron volviendo cenizas la fortaleza de una sociedad que iba proyectada a la ruta del progreso y la industrialización para convertir a Venezuela en una burda República Bananera.
Por eso leer a Leonardo Padrón con su carga de pesimismo enferma y obliga a los que lanzamos palabras entintadas a las columnas de opinión a pensar en los efectos de un mensaje deformado y cargado de excrecencias. Pero lo más triste es que los perifoneadores del chavismo puro de ayer, se encuentran en estado de catalepsia soñando ahora con un país libre y preñado de elementos democráticos. Ni se acuerdan los revoltosos de ayer. Los mismos que auparon a Chávez junto a AngelaZago y Napoleón Bravo que condenaron a la patria a la peor calamidad de su historia, a un error de cálculo que los obligará a confesarse cada día ente el cura de su parroquia. Por eso cuando escucho las voces calamitosas de los que hicieron daño ayer y como Henry Falcón, ahora hablan de la reconstrucción de la patria, solo siento pena por ellos y sus ideas locas.
Pero esa es nuestra realidad que se bambolea como la desteñid abandera nacional que rullida por los efectos del viento ondea tristes y solitaria en las casas de los fanáticos del proceso. Y es que esos quijotes de la debacle nacional caminan a tientas dando saltos de rana. Unos silban al viento con sus palabrerías de cada día, otras se fuman sus cigarros diarios y rumian su hambre hacia adentro para que nadie les vea el hilo de la vergüenza nacional. Los más radicales se enseñorean con el hambre a sus espaldas repitiendo los mensajes monstruosos de la Venezolana de Televisión que se convirtió en un canal repetidor de sandeces de los procesos revolucionarios que han destrozado al mundo.
Transitamos caminos de desesperanza en medio de una tormenta de populismo que solo ha empobrecido a toda una nación en medio de los alborotos socialistas que solo pretenden anquilosarse en el poder para toda la vida. Nadie del gobierno toca en público las calamidades de una sociedad que se muere a menguas, que boquea porque su salario no le alcanza para comprar un solo producto de la dieta diaria. Esa es nuestra tragedia que los sueldos se encogieron como las ciruelas pasas se miniaturizaron como los enanos del circo. Nadie levantó la voz más nunca porque este pueblo tímido que ni habla para no despertar al inquilino de Miraflores o para que el Sebin no te haga una cita de esas muestra de la patanería oficial. La gente pareciera haber quedado hipnotizada para siempre y algunos estudiosos del tabaco y la palería sostienen que fue un trabajo de muchos años lanzado en el Guaire o en el Orinoco para convertir en peleles a los ciudadanos de una gran patria.
Más nunca los notables tiraron una palabra a los rotativos nacionales o regionales porque se les cayó la plancha sobre la tinta de cada día. Por eso cuando lea a bizarros personajes que ayer se rasgaban las vestiduras por el proceso digo “esos no tienen perdón de Dios”, pues ya produjeron la tragedia nacional y eso no tiene enmienda. Y los habladores de pistoladas que se dan golpes de pecho como King Kong para mostrar su talante democrático ya ni recuerdan cuantos kilómetros de palabras huecas usaron para entregarle a Chávez el poder de la Venezuela petrolera. Ese pesimismo que circula por todo el país sacude las penas de los que ahora tienen que hacer más esfuerzo que los opositores al régimen porque cargan sobre sus espaldas la culpa de haberse equivocado estruendosamente ante los ojos de los venezolanos.
Se sacudió el polvo del camino y volvió a la carrera para cambiar el país porque lo que no se entiende es como cuatro idiotas que ni cerebro tienen han lanzado al cesto de la basura el futuro de nuestros hijos. Ni siquiera se han dado cuenta algunos personeros del régimen que ni siquiera pueden interpretar porque sus hijos se fueron de carrera a otras naciones en busca de la sobre vivencia. Condenaron a los ciudadanos a sueldos de miseria que no alcanzan ni para alquilar una urna para sepultar a sus seres queridos. Pero la terquedad de los que con su voto destruyeron el país se manifiesta en el cuadro de sus familias que no consiguen ni aspirinas para tratarse un dolor de cabeza y nada que se parezca a medicamentos para cualquier tipo de enfermedad. Con semejante cuadro dantesco de una realidad que se enreda entre bejucos y lianas encontramos al venezolano pesimista que sumergido en un mundo de depresión sigue creyendo que los chavistas realizarán unas elecciones para entregar el poder.
Qué locura de un gobierno que no ha superado ni siquiera las mentiras de un gobierno y sus funcionarios que solo usan el aparto comunicacional para convertir las mentiras en verdades y ni siquiera reconocer que los hospitales están cerrados técnicamente y que las enfermedades tropicales como el paludismo y la malaria volvieron a la escena de la mano de un gobierno inútil y descarado.
A esa realidad apostaron los venezolanos cuando en cada elección alquilaron el voto para conquistar el poder y no les importó nunca que se murieran miles de alma por no tener medicamentos, ni hospitales y solo un CDI que son una muestra de la quiebra de naciones como Cuba que nunca mostró ser un país de progreso. Pero eso es lo que hay en una Venezuela pesimista donde hasta sus escritores se terminaron embadurnando las manos de pesimismo para trasmitir a los ciudadanos una idea bárbara de la tragedia nacional.


¡Qué locura!....
Los seguidores de Henry Falcón podrán decir lo que les venga en gana. Llamar abstencionistas a los que reclamamos un acto electoral transparente y una data sin errores de ninguna naturaleza. Pero ese show montada por los ideólogos del proceso para entrampar a la oposición es una locura asumida por un grupo de suicidas que viendo espejismos cayeron en la trampa caza bobos armada por el G2 cubano. De eso se trata de pescar incautos y el Gobierno Nacional montado en la ola de perpetuarse en el poder montó esas elecciones presidenciales del 20 de mayo para fusilar frente al pelotón de fusilamiento nacional a los soladores que ven dorados por todos lados.
Las encuestas dan cifras que confunden a la gente al anunciar que Falcón le lleva un 7% de votos por encima a Maduro, pues esos analistas preparados para confundir a los electores es parte de esa jugada alocada que entierra definitivamente a la clase política venezolana. No en balde Henry Falcón se lanzó al ruedo en busca de la Presidencia de la República porque supone que puede ganarle a Maduro en el tú a tú. Eso piensa el equipo de Henry Falcón que acompañado de Eduardo Fernández, Claudio Fermín, Eduardo Semtei y tantos bacalaos de la política que se montan en las ancas del falconismo para empujar la candidatura opositora.
En ese show están presentes por ahora Bertuchi y Falcón que asumen el riesgo de quedar como los abstencionistas del proceso y etiquetados por los distintos países del planeta como vendedores de patria. Traicionan al país con sus poses de nuevos protagonistas de la transparencia nacional. De todas maneras anunciaron los ciudadanos que ir a elecciones es una trampa jaula que mantiene en jaque a los electores de una patria que busca salvación.Es un tipo de elecciones fraguadas con data corrompida y con un organismo electoral manipulado por el Ejecutivo Nacional y sus asesores.
Si Henry Falcón y Bertuchi se prestaron para ese fraude a la Constitución que asuman sus consecuencias porque quedarán ridiculizados y caricaturizados ante el mundo, pues es evidente que ninguna posibilidad de triunfo tienen en momentos cuando la comunidad internacional ha repetido hasta la sociedad que no hay garantías electorales para el cambio. Saben Maduro y su combo que no hay posibilidades de salir derrotados porque tienen todas las armas a su favor con una data comprometida con el proceso y un sistema informático manipulado por los talibanes del proceso.
Ahora si Falcón y Bertuchi se prestaron para semejante merequetén electoral eso es cosa de las ambiciones de dos venezolanos con agallas que sueñan con ser Presidentes de la República con un CNE viciado e integrado por jíbaros de la revolución. Pero como cada ciudadano hace lo que le parece en esta sociedad enferma de trampas electorales. Por eso pretender utilizar el subterfugio constitucional de llamar abstencionistas a los que pujamos para que haya condiciones electorales transparentes, no quedan dudas que estamos ante un grupo de fanáticos con sueños de grandeza. Esa tesis de nadar contra la corriente es parte de un aventura electoral que conducirá a la peor derrota de los fanáticos de una causa perdida.
Cuando ocurran los acontecimientos electorales del 20 de mayo que de seguro dejarán malparado a Falcón y Bertuchi ante Venezuela y el mundo habremos dado unos cuantos pasos atrás para ganarnos el repudio internacional. Esas cosas del Falcón que fue apaleado en Lara por una novata candidata del gobierno y que en menos de un año aceptó ser candidato de nuevo para quedar caricaturizado ante los ciudadanos es parte de la tragedia de un país que no termina de entender que no estamos combatiendo en una arena electoral neutral, sino en territorio de la mafia electoral que maneja Jorge Rodríguez en Venezuela.
Falta muy poco para que termine el mes de abril y ya nos adentramos en el mayo de la consagración de la dictadura madurista porque por ningún lado se ven huellas de la transparencia electoral y de mostrar al mundo un proceso limpio, sino una realidad de ilegalidades y arbitrariedades que violan la Constitución al abrir las elecciones sin el tiempo estipulado por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Podrán montar sus tinglados electorales en el país, pero no podrán convencer al mundo que en Venezuela existe una democracia participativa porque solo son elecciones simuladas que muestran la cara grotesca de un régimen militarista y ramplón. Allá a los que usando la palabra como elemento de la mentira le mienten a ,los venezolanos hablándole de alguna posibilidad de cambios cuando en el plano de la realidad solo son imágenes difuminadas de una trampa electoral sin parangón en la historia nacional.
Sin argumentos ha ido Henry Falcón caminando por los pueblos venezolanos con Eduardo Fernández y Claudio Fermín como colaboradores inmediatos y con Morel Rodríguez como su perifoneador insular, pero estos seres sin credibilidad política no terminan de entender que sus buenos tiempos ya pasaron. Pero será la historia la que juzgará a los equivocados personajes que apuestan a una democracia de plastilina que solo sirve por ahora para legitimar a un régimen que no consigue soportes democráticos en un ciudadano que no está dispuesto a hacer el ridículo en esta farsa electoral de grandes connotaciones.
Venezuela se respeta y si Henry Falcón decidió enmendar su error de haber sido uno de los hombres de confianza de Chávez en el 98 cuando vendieron la revolución como la panacea del mundo, no creo que tenga fuerzas para venderse ante los venezolanos como la salvación del mundo. Ahí le dejo esa y si Falcón tiene algo que aportar a los venezolanos es una renuncia que lo saque de esa locura en que se metió sin razón.


¡Qué desastre!
La tragedia de Guaiqueríes de Margarita comenzó cuando se le ocurrió al Gobierno Nacional quitarle la franquicia a Rodolfo Tovar su familia para entregársela al Ministerio de Aguas y Aéreo. Eso fue por allá por el 2015 cuando los rotativos nacionales anunciaron que Conferrys y Guaiqueríes de Margarita pasaban a manos de los legionarios del Gobierno Nacional. Dejaron atrás la tradición de Don Fucho Tovar y decidió el gobierno apoderarse de la franquicia insignia de Margarita a punta de hacha y machete. A partir de ese momento los ferrys se vinieron al suelo con la quiebra de la empresa bandera de los mares insulares. Nadie dijo ni pio ante la expropiación manifiesta que se presentó en el 2015 y cayó como un balde de agua fría la Providencia que autorizaba al Ministerio de Aguas a presidir la Junta Directiva de la tribu margariteña. Pero los margariteños ni pio dijeron y le tocó a Rodolfo Tovar retirarse a sus cuarteles de invierno no solo con un astazo sino con la embocada de Conferrys que condenó a esta honorable familia a ver pasar la embarcación del gobierno con sus bienes a cuestas.
Ahí comenzó el desastre porque Conferrys porque llegaron piratas y corsarios a pretender saber de embarcaciones, de navegación y de mares, pero el tiro les salió por la culata porque terminaron sepultando las viejas embarcaciones de la empresa naviera y las naves más nuevas se quedaron varadas por mal manejo y por falta de mantenimiento a esas embarcaciones. La empresa naviera se volvió nada y en ese momento vino una decisión populista de lo más alto del poder al ordenar la compra de nuevas embarcaciones que fueron anunciadas en cadena presidencial a todo pulmón. Esa propuesta fue un fracaso porque se robaron los dineros anunciados y las embarcaciones terminaron siendo barcos usados que a los pocos meses encallaron en los muelles de Margarita, puerto La Cruz y Guanta. Qué fiasco fueron los improvisados gerentes del gobierno que terminaron como vulgares ladrones ante el pueblo insular, pues Hebert García Plaza terminó en USA y el Gobierno de Maduro quedó de nuevo al escarnio público por haber manejado muy mal una empresa que no pudieron conducir a puerto seguro.
En ese mismo momento vino el tejemaneje de Guaiqueríes de Margarita con la improvisación más grande de la historia del baloncesto venezolano al entregarle la gerencia de Guaiqueríes a un atajo de locos que solo llenaron alforjas y destruyeron la historia de la tribu. Hicieron de todo en esos tres años de improvisaciones y saltos al vacío porque la tribu perdió su capital humano al producir cambalaches ilógicos que alteraron la nómina del equipo verde. Comenzaron con Alejandra Benitez, la esgrimista y odontóloga que fue nombrada por “El Galáctico” como Ministra del Deporte y le correspondió entregar el equipo a Francisco “Paco” Diez, su suegro para que intentara hacer alguna tarea basquetbolística con la tropa indígena y fracasó en ese intento fallido. Después vino “el Potro” Álvarez que envió a varios de sus legionarios para que se encargaran de la tropa Catalina y fue otro fiasco porque de nada les sirvió tanto merequetén con una directiva que nada hizo por la tropa insular. En ese mismo episodio apareció el inútil Hantony Coello y Mimou Vargas que nada aportaron para consolidar a Guaiqueríes de Margarita. Eso si la gerencia insular se convirtió en un pandemonium con una administración corroída y convertida en la caja chica de muchos que vinieron a la isla a buscar las Minas del Rey Salomón y consiguieron el bonche y la francachela como resultado de una locura que terminó en un festín de Baltazar. Se dice que se perdieron muchos dólares que ninguna pesquisa administrativa pudo resolver porque el gobierno encapsuló todas las cuentas y permitió que por tres años consecutivos se desfondaran las arcas de la tribu. No se pudo probar nada de lo que decían los comentarios de pasillos y lo que sí ocurrió fue el desmantelamiento de las reservas humanas de un equipo que sacó casta remando a paso lento y con jugadores emblemáticos que inspirados por una fanaticada con la fuerza del Matasiete, pudo empujar a la tropa indígena a actuaciones mediocres que solo mostraron a Guaiqueríes como un equipo de relleno y nada más.
En esa locura nacieron proyectos de atarantados gerentes que hasta se les ocurrió la torpe idea de poner como Presidente a Leopoldo Espinoza Prieto que ninguna tarea importante hizo para resaltar la historia de Guaiqueríes de Margarita, salvo la loca idea de llevar jugadores a lo alto del Gimnasio “Ciudad de La Asunción” que nada tuvieron que ver con las glorias de Guaiqueríes de Margarita, pues si vamos al caso a Alexis Rada, Antonio Morales y José Luís Morales le correspondía el turno primero que a muchos que ocuparon espacios en los altos del “Ciudad de La Asunción”. La votación se dividió porque los fanáticos estuvieron de acuerdo con Chocolate y Medina, pero no con los demás. Otro fracaso de Leopoldo en su intento por gerencial a la tribuy parte del desastre de politizar un equipo que no nació de la política, sino del triunfo contundente de la Selección de Nueva Esparta en los Juegos Nacionales de Cumaná cuando se lazaron con el trofeo campeonil. Pero como la revolución todo lo salpica de política aprovecharon la cobertura de la expropiación ilegal de la empresa naviera para dar dos zarpazos a Margarita con la muerte de Conferrys y de Guaiqueríes. Eso hicieron y ahora muestran dos cadáveres ante los margariteños que los critican y condenan por tanto daño a la insularidad.
Llegó la hora de entregar a Guaiqueríes porque su expropiación fue arbitraria e ilegal y seguro estoy que en las manos de Rodolfo Tovar y de los margariteños la suerte de la tropa insular será otra en poco tiempo. No será fácil para Rodolfo realizar la reconstrucción de la tropa Catalina, pero seguro que el gerente insular hará los esfuerzos supremos para devolver el sitial que Guaiqueríes se ganó con su trayectoria de equipo nacido para Campeón. Y seguro estoy que si el Gobierno Nacional pretende hacer algo bueno por Margarita es necesario le devuelvan Con ferrys a esta familia honorable que tiene los conocimientos y la experiencia para devolver sus ferrys a Margarita y Coche. Eso tendrá sus resultados positivos en momentos cuando el régimen se derrumba de a poquito y muestra cada día sus heridas por incapacidad y falta de tacto.
Ahí está de nuevo Rodolfo Tovar al frente de la topa Guaiquerí como lo pedía la fanaticada cada vez que veía las torpezas de la Benitez, del Potro Loco, de Leopoldo, de Coello y de tanto improvisado que metió las manos para condenar a la tribu al hueco de las derrotas. Pero la razón siempre la tienen los hombres con nobleza de alma y por eso los intentos de Rodolfo no sé si fueron producto de la brillantez de sus asesores jurídicos o del agotamiento del régimen que se negó a poner más dólares en un equipo que no era de sus afectos.
La suerte está echada y espero que no venga la fanaticada a pretender que la nueva directiva que viene a reconstruir una edificación derruida por las improvisaciones de los politizadores del deporte, haga magia con un equipo sin reservas valiosas y solo con dos o tres insignias del baloncesto venezolano. Vendrán momentos duros que requerirá de la comprensión de los fanáticos porque es necesario entender que el deporte y la política no ligan para lograr los triunfos y ahora con una gerencia de sus fundadores seguro que saldrá algo bueno de un equipo que tiene historia y vuelve al tabloncillo con hambre de triunfos. Eso permitirá a Rodolfo y su empresa restregar en el rostro a los hombres del gobierno que se equivocaron cuando le quitaron Conferrysa los Tovar para condenar a Margarita y Coche al atraso.


Sentir Guaiquerí
Vuelve Guaiqueríes a la mano de Rodolfo Tovar su original dueño que fue privado de los derechos sobre su equipo el 17 de noviembre de 2011 cuando salió publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela bajo el Nº 39.803 d del 18 de noviembre de 2011 que le quitó los derechos al margariteño empresario del Valle de Pedro González, en Margarita. La sentencia de la Sala Político-Administrativa del TSJ en ponencia de la magistrada María Ameliach Villarroel que declaró con lugar la demanda contencioso administrativade nulidad interpuesta por los abogados Henrique Irribarren, Carlos Chacín Rosnell Carrasco. Vuelve a la legalidad el equipo glorioso Guaiqueríes de Margarita y deja sin efecto la providencia que dio el poder del quinteto insular a una serie de directivos nombrados a capricho desde el Ministerio del Poder Popular para el Transporte Acuático y Aéreo. De que delegaba en el Ministerio de Deportes los caprichosos nombramientos que pusieron al frente de la tropa margariteña a Hantony Coello, Leopoldo Espinoza Prieto y otros desconocidos personajes que solo convirtieron a la tropa margariteña en un bazar de las locuras administrativas del baloncesto margariteño.
Parecía que la tribu no le dolía a nadie y solo como consigna política fue usada la “Tropa Catalina” que fue un instrumento de la perdición política, del abuso de poder y de la violación de un Estado de Derecho vulnerado por los que manejaron los hilos del poder de manera equivocada. Pero Rodolfo Tovar siguió su lucha silenciosa con su amigo Astolfo Villarroel siempre cerca del empresario margariteño.
Pasaron sus cuantos días con su noches con Guaiqueríes de Margarita metido en la onda perdedora y eran los sufrimientos de Rodolfo Tovar y la fanaticada insular los que mantenían la esperanza en que algún día llegara las justicia a tierras insulares y esta semana salió la sentencia que le devuelve el poder a la Sociedad Anónima “Los Guaiqueríes B.B.C”. De todo pasó en Guaiqueríes en la toma de decisiones cuando encargarón a la esgrimista como Presidenta, al “Ptro” Álvarez y a uno que otro improvisado chavista, de esos que con mandato prestado llegaron a la tropa insular a abusar de su poder.
Dígame “El Potro” Álvarez y “EL Mimou” Vargas que se creían los dueños de la pachanga y llegaban a Margarita a imponer a amigos, primos y hermanos de las figuras emblemáticas de la revolución para complacer egos y elevar el atletismo como la fórmula mágica para sepultar a la tropa margariteña. A nadie le dolía Guaiqueríes y fueron varios años de desconciertos y locuras del capricho revolucionario que abriçia las puertas de la improvisación y la locura gerencial. Eso llevó a traer estrategas sin arrestos para conducir la tropa margariteña y de la fama Guaiquerí solo quedó un equipo molido por el paso de los días y por las improvisación personificada en políticos obtusos que como Hantony Coello llegó a creerse el dueño y señor de la tropa indígena. Nada de amor por la camiseta, ni de sentimiento insular y menos la defensa de la identidad de un equipo con tanta personalidad. Nunca supieron los nuevos dueños de Guaiqueríes cuál era su historia, su tradición y de cómo este equipo apareció en el concierto basquetbolísticocontinental .
De todo ocurrió en estos años de ausencia de los Tovar y muchas pancartas rezaban que le regresaran la directiva de Guaiqueríes a sus dueños originales, pues la casaca insular ya no le dolía a ninguno de los caraqueños que los directivos de los ministerios de aguas y deportes que ponían al frente de la gerencia insular a los amigos del proceso. Pero esa decisión ya había sonado el año pasado cuando a Rodolfo le habían participado que la tropa margariteña volvería a sus manos. Eso si los presuntos jeques del baloncesto revolucionario, los mismos que se instalaban un famoso restaurante de Maneiro a darse la gran vida con la cachucha de dueños de Guaiqueríes de Margarita. “Esa tribu que duele” nunca le perteneció al Gobierno Nacional, sino que fue una arbitraria decisión que vulneró las leyes de la República como han patentado su forma de proceder del abigeato jurídico venezolano para otorgar concesiones empresariales a capricho de los dueños del poder.
Vino la resaca con su carga de justicia con su Sala Contencioso-Administrativa entrara por el canal de la justicia y de volviera a Guaiqueríes a sus originales dueños, pues lo robado no luce en cuerpo ajeno. Falta ahora ver que le quedó a Guaiqueríes porque donde pone la pisada el Gobierno Nacional no queda ni la hierba. Dicen que Rodolfo ha puesto condiciones para recibir el equipo Guaiqueríes de Margarita y tendrán que entregar cuenta los usurpadores por los abusos cometidos, por las deudas contraídas y por la cantidad de desafueros cometidos por los responsables de las firmas y negocios que se hicieron en nombre de la tribu. Eso se verá en el camino y a Rodolfo Tovar y su equipo de abogados tendrán que entregarle un equipo sin taras legales que comprometan al equipo en su paso por la Liga Profesional de Baloncesto.
Vendrán nuevos tiempos y desde ya los margariteños celebramos el regreso de Guaiqueríes al corazón de los neoespartanos, pues es evidente que este emblema de la insularidad es un ícono de las fanaticada neoespartana. Eso no lo pudieron apreciar los legionarios del proceso que pretendieron convertir a la tribu en un estandarte rojo y el esfuerzo fue fallido porque el deporte no está vinculado a la política y esa es una gran realidad.
Corresponde a Rodolfo Tovar asumir el reto de devolver la alegría a la fanaticada margariteña y si bien es cierto que existen deudas de esas directivas fantasmas que vinieron a la isla a darse la gran vida, ya ese capítulo pasó y hay que diseñar nuevas estrategias para consolidar la nueva tribu que le devolverá la estirpe de equipo ganador a la tribu margariteña. El reto está planteado y la lucha en las tablas comienza con la margariteñidad como eslogan para proyectar de nuevo a Guaiqueríes como un ícono de la historia deportiva insular.


¿Será que cree?
Será que el Presidente Maduro vive en Marte o en otro planeta porque cree que lo da como limosna del petróleo venezolano es suficiente para generar felicidad a los venezolanos. No sabe el mandatario que en otras naciones a los pensionados y jubilados le cancelan sumas importantes para hagan de su vejez un momento placentero de la vida. Eso lo ignora como desconoce tantas cosas diseñadas para idiotas que soportan las humillaciones de un diezmo petrolero que no alcanza para nada.
Seguramente muchos viejitos del país sostengan que el pago de la pensión es una concesión importante del Gobierno Nacional y a lo mejor sostienen que nunca habían sido beneficiados los de la tercera edad con un beneficio tan trascendente, pero como la revolución fue diseñada para ignorantes es válido que consigamos defensores de las migajas rojas que no alcanzan ni para un kilo de queso o litro de aceite. No han entendido los defensores del régimen que los costos de la dieta diaria suben cada día, que una consulta médica está por las nubes y que los precios de las medicinas y la hospitalización está patentada a costos astronómicos.
Pero es de ignorantes tratar de defender unas propuestas sociales que se han convertido solo en pañítos calientes de la mentira revolucionaria que solo terminan de estafar a un ciudadano que todavía cree en la bondad de un régimen que solo entrega dádivas sociales con la idea de afianzar el populismo revolucionario.
Eso cree el Presidente Maduro que la salida a la crisis económica del país se logra con bonos, dádivas y bolsas de comida cuando en la realidad es imposible que un ciudadano que percibe no más de 10 dólares de sueldo mensual, puede salvarse de esta pela revolucionaria que condena a los venezolanos a la peor pesadilla de su historia. Y es que al consultar a los que han vivido otros gobiernos dictatoriales señalan con autoridad moral que jamás había vivido el venezolano una crisis que nos condujo a un infierno social sin comparación en la historia nacional.
Estamos en un infierno social que se traga al país y donde solo hambre y miseria adornan una gestión que solo termino siendo un error de la historia. Pero como cada cabeza es un mundo al Presidente Maduro no se le acaba de prender el bombillo que la gente no lo quiere y no se atreve a poner la oreja en el suelo para escuchar los cascos de los caballos que dejan sonidos infernales en una sociedad incendiada por una crisis descomunal que hizo arder a la Troya venezolana. Eso está ocurriendo porque el gobierno no gobierna y deja libre a los comerciantes para que hagan y deshagan en un país atormentado en un infierno social que impide la compra de medicinas por escasez y altos costos, por la hambruna letal que muele a medio país cada día, por unas instituciones secuestradas por el Ejecutivo, por una hiper inflación mortal y por una inseguridad que le come el alma a la nación. Ante esta realidad cabalgamos con destino desconocido hasta llegar a las fronteras de la desesperanza. No es con elecciones viciadas, ilegales y arbitrarias como saldremos de la crisis y tampoco con aumentos nerviosos de los sueldos de una a ministración pública que se muere a menguas y de las pensiones y becas otorgadas por el Gobierno Nacional que solo son pañitos calientes a una crisis nacional que se mece como en un chinchorro del suicidio nacional.
Eso es lo que hay en un infierno social que mantiene en jaque a una nación que solo cometió el error de montar a los comunistas en el poder para probar que no saben manejar los hilos del mando. Por ahora eso es lo que hemos visto en una sociedad atrapada en sus propias trampas y donde el gran perdedor es un ciudadano que se debate entre el ser y el no ser. Esas son las cosas que alejan al ciudadano de tantas bagatelas políticas que sacuden el alma nacional y ponen en tela de juicio el veredicto de los electores y lleva al muro de fusilamiento a un gobierno que en 20 años ha sido una peste que enfermó a los venezolanos en una guerra sicológica sin cuartel.
A Venezuela le toca despertar cada 20 años y ya está en pleno desarrollo una campaña dirigida a probar al mundo que Maduro y su legión de descerebrados no tienen sesos para mantener vivos a los venezolanos. Esa tesis del hambre que según los revolucionarios es direccionada por el imperio del norte, no pasa de ser u n fantasma del difunto yo de la revolución. Esas son las cosas que alejan a los ciudadanos de las elecciones sobre todo cuando percibe que la democracia ha sido convertida en un guiñapo de colores. Aquí no hay democracia sino un cuero seco que se deshilacha por todos lados en señal de que la revolución es enemiga del desarrollo.
Qué Maduro y su legión no entiendan que el populismo fracasó y es solo una referencia histórica de la Cuba que Fidel enterró en las catacumbas del olvido, pero que con los inventos de la guerra económica y las presiones imperialistas no han podido justificar los errores de su paso por el gobierno. No hay dudas de la fortaleza de un régimen que perdió oxígeno en abundancia es parte del sueño libertador de un Chávez que con sus mentiras populistas se ocupó arropó a toda una nación para repartir a manos llenas los dineros de la República.
Qué siga creyendo Maduro que la decisión del TSJ en Bogotá y de la AN son parte de las ficciones de una democracia exangüe, pues es evidente que el ante juicio de mérito es un mensaje a García sobre la quiebra del sistema y de lo que viene en camino producto de una sociedad que decidió hace rato cambiar el plan de vuelo. Se trata de salvar a un pueblo que se muere a menguas en medio de esta calamidad social que mantiene a los ciudadanos hurgando en la basura y en una pelea de pueblo contra pueblo que mantiene al régimen con la fuerza suficiente para resistir un ratico más los embates de la crisis nacional. En ese mar de locuras cabalga la Venezuela revolucionaria que perdió los estribos cuando la carrera comenzaba el juicio final porque un gobierno que solo busca excusas para manejar sus políticas es parte de una tragedia nacional. Ahí tenemos a miles de venezolanos muriéndose por falta de medicinas y nadie hace esfuerzos por resolver el problema de los pacientes con cáncer, con diabetes, esclerosis múltiple, renales, cardiópatas, con problemas neurológicos y tantas enfermedades que azotan a nuestro pueblo y no hay gobierno que resuelva esta grave problemática en la salud nacional. A eso hat que agregarle el salto atrás de 50 años con enfermedades tropicales atrapadas en la burbuja de cristal del atraso revolucionario como tifo, malaria, paludismo, sarampión, viruela, escabiosis y tanto mal endémico que arropa a la sociedad venezolana.
Esas son las cosas que enredan el juego y ponen al país al borde el precipicio porque un gobierno parapléjico se vistió de democracia para estafar a un país entero golpeado en su evolució y condenado a la prehistoria por unos asaltantes de diligencias.


Chejo y Ramón Sabino
Cuando Ramón Sabino andaba entre la vida y la muerte por más de 22 días en el Hospital “Luís Ortega” de Porlamar, Chejo andaba celebrando bajo de la Matica las bondades del Gobierno Municipal de 20 años. Estaban en dos caminos diferentes porque Ramón Sabino con su Fundación “Luís Beltrán Prieto Figueroa” estuvo ocupado en sus menesteres por muchos años y si no hubiese sido por los consejos de Nicanor que siempre le dijo que abandonara a su José Gregorio Hernández como le decía Nicanor a Prieto. Mientras tanto Chejo ya divorciado de los predios de Los Robles tomó camino a La Matica buscando salvación y encontró un espacio para los chismes, la burla y la sorna.
Por eso cuando Ramón Sabino que salió del Hospital repotenciado y con ganas de comerse el mundo encontró en las manos de Dios su salvación al mundo terrenal y dejó de lado la Gaceta Hípica, las birras de fin de semana y el mundo de los placeres semanales. A Chejo le tocó buscar su entrada a la nómina de la Alcaldía y lo encontró con sus amigotes municipales, pues debía buscar salvación ante la crisis que se le venía encima. Esa mañana cuando Ramón Sabino y Chejo se encontraron en las mesas de la Panadería “Virgen del Pilar” en Los Robles fui testigo de una discusión elegante entre dos personajes que han arreado la vida a su manera. La discusión versó sobre la religión y en esos espacios Ramón Sabino que es pupilo de Rómulo Zabala sacó a relucir sus recientes lecturas de los libros que le ha regalado Marbelis su hermana y otros que le dejó el difunto Mundo Avila (q.e.p.d).
Con esos argumentos llegó Ramón Sabino a los niveles de predicador de su nueva religión y en su iglesia es la voz cantante a la hora de vender la doctrina de Dios ante los compañeros de la fe. Esa mañana cuando Ramón Sabino quiso abordar a Chejo sobre los beneficios de la fe se encontró con una piedra en el camino porque el hijo de Basilia y José Navarro le soltó una curva cortante al decirle sin quitar la vista del crucigrama que respondía en silencio. “Mira Ramón Sabino aquí estoy dándole vueltas a la cabeza sobre cómo hacer para comprar un pollo, un kilo de auyama y yuca para sancochar y tu vienes a vender el Corintians 44 o esos postulados bíblicos que van contra mi tradición católica”.
Lo que no sabe Chejo es que ahora Ramón Sabino se convirtió en un agricultor que tiene siembras de espinaca, albahaca, oregano orejón, cebollín, apio españa, pepino, patillas, berro y hierba buena. No había entendido Ramñon Sabino la conexión de la religión con la tierra y por eso cuando entró en razón sobre las bondades de la agricultura para el espíritu dejó de lado el ludismo de la Plaza de Los Robles que nada le aportó en tanto tiempo de farras y perdedera de oportunidades.
En ese Pueblo de Hojas donde se encuentran caracteres y personalidades que chocan contra las ideas de cada personaje, están los condenados de la tierra, los 20 personajes que se sacudieron las alas para mostrar su talento del socialismo como soporte de una idea fabulosa que terminó en un saludo a la bandera. Todo se perdió repentinamente en un festival de hojas molidas que solo servían para abono en estos tiempos de revolución fracasada. Las hojas seguían cayendo sobre los suelos venezolanos para descomponerse en abono orgánico que ayudaba a mantener la ilusión de los condenados de la tierra.
Valió la pena dar el salto al socialismo como una mala copia cubana o era más importante dejar correr el tiempo hacia los caminos del desarrollo con USA y otras naciones de Europa como los soportes del progreso nacional. No fue así porque los hijos de la revolución caminaron muy rápido directo a los confines de los intrascendente, pues es evidente que nuestros pueblos se apasionaron exageradamente con un hombre que solo manejó el discurso a su imagen y semejanza para convertirse en una leyenda de la justicia social.
De ese Pueblo de Hojas nacieron Chejo y Ramón Sabino y aunque anden en caminos diferentes que los conducen a la nada, estamos en la presencia de dos caballeros que coinciden en el punto de la quiebra nacional. Pero no podrá Ramón Sabino usar sus argumentos de la fe en Dios para entrar en la mente de Chejo, el mismo personaje del humor que si no hubiese perdido el tiempo bajo de la matica con tantas babosadas de la patanería pueblerina, hoy sería ese sabio de los crucigramas que con ruta clara andaría cabalgando sobre los viajes fantásticos de cada sábado a “La Matica” que solo funcionó por largo tiempo como el templo del Buda que no fue. A Ramón Sabino le tocó pasar por esos predios al Club Hípico que hoy aborrece porque le robó parte de su herencia cultural.
No pasó nada porque Chejo le espetó a Ramón Sabino sobre su amistad con Rómulo Zabala uno de los fundadores de ese socialismo que ya no existe, pero que fue en su momento una innovación ideológica sin soporte en la historia caricaturesca nacional.
Dejamos a Chejo y a Ramón Sabino en sus discusiones sobre la ideología y en torno a la religión como parte de sus angustias. Cada uno salió con su tajada entre los dientes y una sonrisa que ampara a los inocentes que creyeron en alguna oportunidad que con Chávez venía la salvación nacional.Por una lado quedó Ramón Sabino con su Bíblia como soporte de sus luchas por la vida y a Chejo con su crucigrama de todos los días, un escenario para suplir las tertulias babosas de “La Matica donde se guisaba a fuego lento la suerte de un municipio atragantado de pérdida de tiempo por más de 20 años.
En esa lucha titánica no hubo ni perdedores, ni ganadores sino almas nobles que se equivocaron por largo rato en una tormenta de hojas secas. Cada uno se llevó bajo el brazo las fantasías del crucigrama, la verdad de la bíblia y las locuras de un porvenir anclado en viejas tradiciones de un pueblo de hojas con fantasmas deambulando en un espacio de la muerte y la inanición.


Cae la Biblioteca
Da lástima ver de cerca como el comején se esconde tras las hojas de los libros y se los come a dentelladas. Y como el mismo mal se cobija bajo los palos de las cañas bravas del techo para dejar sin soporte las varas de la Biblioteca de Pampatar. Ni se diga de sus paredes, de sus pisos, de sus muros y allá en el fondo la destrucción de este espacio de la cultura y de la historia es un guiñapo del abandono. Qué cuadro tan dantesco de este centro del conocimiento, de la investigación histórica y que pena sentí por la obra del “Maestro Insigne de Margarita”, Don Jesús Manuel Subero.
No sé si los amigos de Subero habrán ido a ver de cerca ese cuadro deformado de la realidad histórica regional, pues lo políticos que gerenciaron el municipio, el estado y el IABSTIENE ni siquiera dirigieron una mirada a este gigante que dobla sus piernas ante los ojos de los ciudadanos de Pampatar. Nadie dice nada, no se oye ni el grito de los alcatraces, Ni siquiera la voz de sus hijos más emblemáticos se oye. Ni una palabra en los discursos de la Fiesta del Cristo y ni un eco del gobierno se oye para salvar esta biblioteca que Subero hizo con sus propios sudores. Pensé que alguna vez se escucharía el eco de Fina Linares, de Arturo Rodríguez o que Miguel Serra le dedicaría una de sus composiciones para llamar la atención de los gobiernos. Tampoco escuchó la voz sonora de Juan Nicolás, ni de Trino Suniaga, ni de Víctor Julián. Solo eo eco de la voz de Julio Marino Luna retumba en los aires de Polanco buscando llamar la atención para que alguien voltee la mirada hacia la cuna del conocimiento histórico de Margarita.
Nada hizo Leopoldo Espinoza Prieto, el mismo que estuvo cuatro años escuchando los chistes del Cacheroso y lanzando carcajadas e n medio de escenarios teatrales fingidos, pues desde su torre de control de cristal asuntina, jamás volteó la mirada hacia la Biblioteca “Jesús Manuel Subero” que lleva el nombre de su padrino. Perdió el tiempo Leopoldo haciendo de tripas corazón para que Guaiqueríes ganara juegos de baloncesto y ahí se divertía cada noche en el Gimnasio “Ciudad de La Asunción”, mientras el salitre, el comején y los ratones hacían su fiesta en la institución de sus recuerdos juveniles. Esa competencia de IABSTIENE o como se llame esa institución no puede ser para pegar y recuperar libros que ya ni lo hacen, sino de empezar a diseñar políticas seria para que haya una biblioteca en cada pueblo, pues la orfandad cultural es el núcleo medular de la ignorancia de nuestros pueblos. Lo cierto es que “el librero” pasó sin pena, ni gloria por esa institución y no recuerdo que hayan inaugurado una biblioteca o hayan dotado de libros o de computadoras alguna institución de Margarita o Coche.
Ahí tiene el reto la señora Yasmina Mirt de meterle el hombro a la Biblioteca “Jesús Manuel Subero” de Pampatar y si quiere ayuda ahí mismito en la Alcaldía tiene a un alcalde joven que seguro podrá ayudar a la reingeniería de esa obra emblemática para la región. No quedan dudas que entre el Gobernador y el Alcalde de Maneiro podrán realizar algún esfuerzo por salvar la Biblioteca “Jesús Manuel Subero”, pues es evidente que los pasos cruzados de Subero se escuchan de noche en un recinto que construyó el Maestro con sus esfuerzospara dar a Pampatar un espacio para la lectura y la investigación.
En el Pueblo de la Sal no se oyen las protestas de sus ciudadanos para engrandecer un legado que Subero hizo con tanto amor para su gente y aunque muchos pampatarenses nieguen los esfuerzos del Maestro Insigne por dejar a su pueblo una herencia cultural sin parangón en la historia regional, es evidente que mucho vale esta idea de la grandeza humana. Pero ver morir de pie esta legendaria biblioteca que ve pasar por su lado nuevas construcciones de restaurantes, del Museo del Cristo y fablistanes que venden por doquier resorts y hospedaje en hoteles y restaurantes, es bien cierto que la marejada se tragará muy pronto esta patrimonio de los pampatarenses y de toda Nueva Esparta.
Todavía la Biblioteca “Jesús Manuel Subero” le sirve a la comunidad insular donde vemos con frecuencia a investigadores profesionales, de las universidades y de distinta procedencia hurgando entre los libros para encontrar documentos e informaciones que le sirven para consolidar propuestas. Es raro que no se escuche ni el eco del polifacético Verni Salazar, ahora devenido en poeta y líder de cuanto acto farandulero se realiza en Margarita, pero el Presidente de la Asociación de Cronistas de Nueva Esparta. Pegue un grito datilero que su voz se escucha en la región y eso contribuirá a poner una piedrita para que no muera la casa de su Maestro Subero.
Mientras todo esto ocurre en la guerra por el poder nacional en unas elecciones anunciadas para mayo, la ignorancia camina arrastrando los pies como pesadas cadenas y a muchos generadores de cultura de la isla parece que le amarraron la lengua para que no reclamaran los beneficios de una institución tan importante para recuperar el prestigio académico insular. Esa es la realidad de una biblioteca que se muere a menguas y mientras leía que la Directora de Iabstiene hacía esfuerzos en Mariño por recuperar una biblioteca, al parecer no le han informado que esta biblioteca ideada por el Maestro Subero, epónimo de “FUNJEMASU” en el Gobierno de Morel, no recibió ni una teja, mientras que construyeron un Museo del Cristo que ni un rosario tiene dentro. Esas son las cosas que alejan a los hombres de las fantasía revolucionarias porque los gobiernos regionales y municipales con su miopía nunca voltearon la mirada a esta casa convertida en una reliquia de la historia de nuestros pueblos.
Cae la Biblioteca “Jesús Manuel Subero” como signo de la inoperancia de una nación que entró en terrenos de la ignorancia y que no le con viene que haya espacios culturales abiertos, pues la formación de los ciudadanos es una daga mortal para el autoritarismo. Esa metáfora de la incultura de los pueblos es un canto al despertar de una sociedad dormida que se esfuma entre la inercia de sus ciudadanos y la atrofia de sus políticos. Por esa razón el cierre de la “Jesús Manuel Subero”, ese golpe mortal contra la cultura y la historia es un signo de la debacle de un país en ruinas que bajo los esquemas de la ignorancia sembró el terror entre una intelectualidad que hace rato se entregó a los brazos del poder para cultivar la melaza de sus vidas..


De Ciegos y sordos
Esta clara que los revolucionarios se hicieron los ciegos y los sordos para no ver de cerca los problemas del pueblo, pues un movimiento político que se hizo del poder por la vía de las armas con los militares como escudos, no podían llegar al mando a jugar con hilos de seda. A la revolución le correspondió subir los palos del poder a pulso sin doblegar su estilo duro de hacer política. Engañaron a todo un país que compró la oferta populista de Hugo Chávez sin importarle que los verde oliva ya tenían fama de asaltantes de bancos, pues es evidente que esa camada de bandoleros tuvo experiencia de ladrones de bancos y asesinos a sueldo. Pero los venezolanos se jugaron a Rosalinda al buscar la fórmula de sacar del juego a adecos y copeyanos con el ardid que se estaban robando los dineros de la República. No hay dudas que estamos frente a un dilema de grandes connotaciones políticas, pues es evidente que en este infierno social que vivimos producto del desmadre de las instituciones que produjo el régimen para quedar al garete la suerte de una nación que se cocina en su propia salsa revolucionaria.
Cuando la gente se pone ciega y sorda es igual a cuando los gobiernos que se comprometieron con la gente para darles calidad de vida, se olvidaron muy pronto que el gran protagonista es el pueblo. Se cansaron los hombres del gobierno de lanzar consignas de cambios y transformaciones que solo terminaron encallados en los riscos de la playa. Es que desde el 98 se escuchan ecos de grandeza que nada de positivo le dieron a la República, pues solo la pobreza creció a niveles incalculables para igualarse con la escalada del dólar y la inseguridad.
De ciegos y sordos si conocen los funcionarios de un gobierno atarantado que hizo aguas antes de tiempo, pues es evidente que la ceguera manifiesta de los gerentes del poder nacional los llevó a entender la realidad de este infierno social. Así comenzó a crecer a nivel impresionante la pobreza nacional que con venezolanos cobrando sueldos de miseria la clase media desapareció para dar paso a bachaqueros y escarbadores de basura. Ahora miles de niños se fueron a los campos de la basura a ejercer su oficio de desenterradores de la miseria humana.
De ciegos y sordos se patentó una revolución que dejó de creer en los venezolanos para entregarle cuentas de su poder popular a una clase política que dejó en manos de sus líderes un futuro incierto que nos conduce a los acantilados del socialismo. Nadie dio un paso épico dentro de la revolución para que permitieran la entrada de medicinas y alimentos al país, pues es evidente que parecieran destinados a sepultar tres cuartas partes del país.
Nadie se alza con su voz potente para liderar las huestes de una sociedad muda que depende en modo socialista de las dádivas del poder y que es en base a medidas populistas que incluyen los claps, los bonos y las viviendas. El resto de las ofertas del gobierno se limitan al Carnet de la patria, pero de mejorar la calidad de vida.
A Venezuela le está llegando la hora de resplandecer, de recuperar su dignidad y de volver a la democracia para tejer el futuro de las próximas generaciones.Y es que los hombres del poder militar enjuiciados por los organismos internacionales y juzgados como corruptos por el TSJ de la República Bolivariana de Venezuela que legislando desde la vecina Colombia decidió que el Presidente Maduro y varios de funcionarios del gobierno fueron acusados de salteadores del erario público y conectados con la trasnacional Odebrech que es un símbolo de los altos nivel de corrupción en Venezuela.
Con unas instituciones destruidas por la planificación diabólica de los hombres del poder comunista, no quedan dudas que estamos atravesando un río crecido y nos exponemos a sanciones internacionales que le hacen grandes daños a la nación.
No quisieron los militares entregar el poder por la vía de los votos y trancaron el juego con trampas electorales que terminaron confinando a la oposición a la peor tragedia de sus días. Aquí quedaron marcadas las huellas de una nación vulnerable a los altos niveles de corruptelas que le carcomen el alma a las naciones. De eso se trata de imponer modelos democráticos que tengan instituciones fortalecidas y de funcionarios transparentes que exhiban la cara grotesca de una revolución que nunca fue.
Venezuela se respeta y no soporta ciegos y sordos que interrumpan el desandar democrático y que dejen en el camino la hoja de ruta de una sociedad apolillada por gendarmes de lo nuestro que fueron confinados por los efectos de una democracia atrapada en sus propias mieles del poder. Creer que Venezuela se liberará tan rápido del poder, solo porque sus políticos usan las velas y las lámparas para alumbrase el camino es soñar despierto y solo eso.
El país entero se quedó ciego como si la misma peste de Saramago en “Ensayo de la ceguera” se hubiese venido encima de una sociedad atragantada de poder y donde los mismos ciudadanos entraron en pánico al enfrentarse cuerpo a cuerpo en un afán de sobre vivencia jamás visto en este país. Nadie creyó nunca las buenas intenciones de Hugo Chávez y dejaron al país en manos de 4 bandidos sin alma que asaltaron las arcas del estado sin importarle la condena de tres cuartas partes de una sociedad que empezó a morirse de a poquito como si los fusilaran cada mañana frente a un pelotón verde oliva. Se muere nuestra gente boqueando como simples mutantes de cartón que dibujados a retazos por los hombres enceguecidos del régimen llegaron al final del túnel como si fueran barajitas de anime.
Ciegos y sordos nos quedamos ante una sociedad que presencio la muerte lenta de la República.


Falta de ring
Cuando un amigo sociólogo me dijo que la única jugada era una jugada sorpresa que la gente saliera a votar masivamente por Henry Falcón cuando falten dos días para la realización de los comicios de mayo, no me quedó otra que decirle, hermano en qué país vives tú. De verdad que “la gente está fuera de time” como dicen los jóvenes para hacer entender que alguien no está en el juego o por lo menos está viendo otra partida. Pero eso no es lo cumbre sino que el mismo día me encontré con otro amigo que lidera la llegada del desconocido candidato presidencial Bertuchi a Margarita y me preguntó qué te parece la candidatura del líder religioso. Le dije una perdedera de tiempo como la candidatura de Henry Falcón. Esas dos candidaturas son pura pérdida de tiempo y solo eso.
No tienen ningún chance de motivar a la gente a ir a las urnas electorales porque hace mucho rato los ciudadanos de este país decidieron no votar con esas condiciones electorales contrarias al acto transparente de la democracia. Por eso cuando Manuel Millán un avezado analista político de otros tiempos me lanzó la curva sobre sus expectativas para las elecciones de mayo, solo pensé que en este infierno social hasta los que dicen conocer de la política pierden la ruta del análisis político.
Esa tesis de ir a elecciones con una trampa electoral montada por todos lados es parte de una locura de país que tiene a los venezolanos deprimidos en un infierno social que mantiene los niveles de depresión en su nivel más alto. Por eso cuando llegan noticias de personajes que se suicidan y de personajes que anda buscando por todos los rincones la cura contra los males sociales que se vinieron junto al hambre, las enfermedades y el pesimismo como una endemia que se lleva por el medio a una sociedad atrofiada por los pésimos manejos políticos.
En una sociedad enferma de pesimismo solo queda dar un salto adelante para distraer a una sociedad venezolana acorralada por las políticas alocadas de un régimen que condenó esta sociedad a su peor momento. Esa crisis social vuelta papelillos en medio de una aventura política sin parangón en la historia nacional es parte de la locura de dar poder a los militares del 4 de febrero.
Mataron el país y lo pusieron a pensar al revés, a soñar con lo real maravilloso americano y usar el realismo mágico como su salida a la crisis.Esos razonamientos de los dos personajes de la política es el mismo de los alocados revolucionarios que todavía creer que con la lámpara de Aladino podemos salir de un gobierno que no sale con votos bajo un modelo electoral viciado y manipulado sino mediante el poder de un pueblo arrecho que ponga en su lugar a esa camada de nuevos libertadores que le robaron el futuro a la spróximas generaciones. Esas son las cosas de la depresión que no pone a pensar en cosas de la fantasía democrática como si estuviéramos en tiempos de verdadera democracia. Esta es una locura que pone a la gente cuerda a pensar como locos y eso es peligroso.


Ya es hora
Esta sociedad no puede seguir dormida esperando que salgan los votos en unas elecciones secuestradas por el Ejecutivo Nacional porque está bien claro que Tibisay y sus muchachas son enviadas del régimen. Pero encontrar aun instrumento como Henry Falcón no fue muy difícil para un gobierno con tanto poder que lo compra todo. Pero el objetivo de Maduro es refritar los procesos electorales para hacerlos parecidos a los actos fraudulentos de gobernadores y alcaldes. Es que esos actos electorales le dejaron los venezolanos el sabor amargo de una tragedia electoral que dejó fuera de circulación a la oposición venezolana. Pareciera que la oposición no entendiera el juego de unas elecciones viciadas con una data corrompida, centros electorales movidos a su antojo y un proceso informático adaptado a las condiciones de una revolución que maneja los actos electorales a su antojo.
Con toda esa locura electoral salieron al ruedo Henry Falcón y Bertuchi, dos candidatos a quienes no les importa que le roben sus narices la dignidad nacional y que sus ambiciones forman parte de las locuras de unos políticos que sueñan con el poder y con la salvación del país. No quiero meterme en otras profundidades como otros analistas que apuestan a la compra venta y a los negociados que se hacen tras bastidores en estos procesos viciados. Es que el país da para todo tipo de análisis y otras locuras que brotan de un país secuestrado por unos avispados consiguieron la fórmula para superar abiertamente el acta mata voto.
Llegó la hora que esta sociedad reaccione en las ideas y en el pensamiento porque mientras pasamos el ratón de las celebraciones revolucionarias y efecto mágico de las misiones, los bonos y las ayudas provenientes de la renta petrolera, debe venir la reacción de una sociedad adormilada que pareciera estar hipnotizada para toda la vida. En ese mar de locuras electorales cayeron organizaciones políticas moribundas que nada aportan en materia electoral y solo caminan bajo los efectos de las alucinaciones políticas. Eso es válido porque todos los políticos sueñan con el poder y ven espejismos por todos lados con sus candidatos como mandatarios de un país en crisis.
Ver a Felipe Mujica, Claudio Fermín y tantos otros personajillos de la política soñando con el poder es un cuadro dantesco de lo que viene para un país en crisis. Eso es lo que está sobre la mesa con Falcón y Bertuchi como sparrings del Presidente más rechazado de la historia nacional, pero protegido por una burbuja de cristal que le fabricaron los cubanos para garantizar el mando por siempre a Nicolás Maduro. En semejante locura entraron Falcón y Bertuchi en un show electoral cuyo único argumento es “que si no vamos al ruedo electoral le estamos entregando el poder a Maduro”. Cosa que no es cierta si partimos del principio que la mejor jugada es dejar al gobierno solo votando en su show electoral que no es reconocido por ningún país del planeta. Ahora lo que si calculan los fanáticos de Falcón y Bertuchi es que no hay motivación de ninguna naturaleza para que los venezolanos salgan a emitir sus votos para el cambio democrático.
Todavía Venezuela sigue sufriendo las inclemencias de una revolución que arruinó la República y condenó a los venezolanos a estar prisioneros de las locuras del poder. Pero los pueblos tardan en reacomodarse y lo logran en la medida que le van quitando sus derechos y sus beneficios democráticos. No hay democracia en Venezuela eso lo ha ratificado el gobierno con sus decisiones arbitrarias que pasan por encima de los derechos ciudadanos. Es que no le deja opción el gobierno al pueblo de cambiar sus instituciones con un nudo constitucional manejado por organismos secuestrados que obedecen ciegamente a los mandatos del régimen de turno.
Fíjense que los medios de comunicación atrapados en la telaraña del poder se han entregado a los vaivenes y ventajas del poder, pues es evidente que el papel periódico llega a los rotativos si el poder quiere y eso arrodilló a los jeques de la tinta hasta el punto de haber vendido su dignidad a precio de bazar. Tanto es el resultado que los editores se cuidan de tocar con el pétalo de una rosa al gobierno de turno y los dueños de emisoras quedan caminando de rodillas ante la voluntad del poder. Eso está ocurriendo en una sociedad democrática podrida en las ideas y soñando con seguir en su ruta de la perdición nacional.
Ya es la hora del despertar de una sociedad que comió de las semillas de la ignorancia, pero que no es un país de la torpeza intelectual, sino de las ideas torcidas por el brazo que con la fuerza de su poder hunde a los ciudadanos en la bazofia de la nada. Ya es la hora del despertar ciudadano y dejar de lado a las todas políticas que se disolvieron en el mar de la perdición política.
Cuándo Falcón y Bertuchi se sientan atrapados por los tentáculos del poder que los usa como tontos útiles terminarán entendiendo porque todo el país le gritó que salieran antes de tiempo de esa burbuja que los condenó al odio nacional. La idea es que estos tipos que susurran poder y no entienden que son tontos útiles al modelo revolucionario terminen de cuajar sus ideas y ver de cerca la torta política de los partidarios del show de la vergüenza nacional.
Veremos qué pasa con estos estos conejillos de indias sirviendo al régimen y dejando a los ciudadanos frente a una comunidad internacional que sigue de cerca los pasos cruzados de dos ambiciosos del poder. Esa será la última jugada de Falcón y Bertuchi, pero solo le queda a los venezolanos seguir su plan de vuelo y su aterrizaje forzoso que los conducirá a la nada. Eso mismo ocurrirá con los partidarios de las dos corrientes que decidieron ir contra la decisión de miles de ciudadanos que juegan a dejar al régimen desvanecerse en medio de una crisis que la revolución nunca pudo enderezar. Eso es lo que hay y solo queda ver pasar los cadáveres de dos cuestionados hombres que decidieron saltar al ruedo a costa de nada o de mucho.