PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

Aly Khan: “My Own Business un caballo de otro planeta”

 

Mario Valdez

Aly Khan: “My Own Business un caballo de otro planeta”

En 1952, nace Aly Khan

En febrero de 1952, Juan Francisco Rodríguez “Don Fulgencio”, bautiza a Virgilio Decán como “Ali Khan”. Esto tiene una explicación y es que todos los narradores hípicos tenían un seudónimo, antes de comenzar las narraciones. “Don Fulgencio”, fue su maestro, su guía, su protector, su padrino. Los rasgos hindúes y el color le daban un parecido al Príncipe de Pakistán Aly Khan, quien se encontraba en Caracas inaugurando un haras. El Príncipe fue un hípico de primera, que tuvo famosas cuadras de caballo en Italia y Francia.

Sus orígenes

El 13 de julio de 1931, en el barrio La Alameda en el pueblo de Angostura, hoy Ciudad Bolívar, nació un niño que fue bautizado con el nombre: Virgilio Cristian Decán (Aly Khan), su madre fue doña Yolanda Decán (de origen hindú, de Calcuta, la India); fue un hijo expósito (padre desconocido, hijo abandonado), nunca conoció a su padre, con el tiempo supo que fue un Coronel del Ejército Trujillano. Cuenta Aly, “que su familia era tan pobre y tan humilde, que desde pequeño tuvo que ayudar a su madre en los quehaceres del hogar y por necesidad, hacer varios oficios para el sustento de la humilde familia. Las aguas del río Orinoco, bañaban el piso de mi casa, cada vez que subía la marea”, recuerda. Fue en el año 1944, que construyeron el malecón que frenó las aguas. Ali Khan se casó en segundas nupcias y actualmente vive con Ingrid Sahara Du Patrocinio de Decán. Es padre de tres hijos Ivanova, Igor (fallecido) y Wladimir, producto de su primer matrimonio con Luisa Teresa Gambus.

Una vida de estudios y sacrificios

Aly Khan, sus primeros estudios los hizo en el estado Bolívar, en la Escuela General Tomas de Heres, que quedaba en la avenida Pichincha; comenzó el bachillerato en el Liceo Luis Fernando Peñalver, estaba ubicado frente a la plaza Bolívar donde hoy queda la casa del Congreso de Angostura. La iglesia (catedral) La Milagrosa tenía un coro musical, Aly era el primer Tenor. A los 11 años Aly Khan, siendo un mozo ya actuaba con responsabilidad hogareña. Comienza a trabajar en la emisora Radio Bolívar (cantaba boleros) y hacía narraciones hípicas en el viejo hipódromo de Angostura; narraba juegos de béisbol en el estadio Heres, en esa época quedaba en la avenida Táchira. Como primer Tenor en el coro de la catedral, todo lo que ganaba se lo entregaba a su madre para ayudar con los gastos y el pago del arrendamiento de la casa donde vivían, ella lavaba ropa en la ribera del río Orinoco. A los 15 años, era un joven inquieto, estudioso, quería comerse el mundo, era un aficionado de la aviación y una línea aérea le dio una beca para estudiar “piloto comercial” en Maracay, su madre no estuvo de acuerdo. Se concentra en los estudios, la locución, cantante de boleros y declamador, gana un concurso en 1946. Pero Aly, también compartía y jugaba béisbol de caimaneras con sus amigos de la infancia en Angostura, Francisco “El Pollo” Díaz, José Tomás “El Chino” León, Eduardo “El Negro” Pulido, José Francisco “El Diablo Rojo” Macías, Justiniano Álvarez, otros compañeros que tenían el equipo llamado “Siempre igual”. Cuando pasó a cuarto año de bachillerato, se ganó una beca para estudiar y presentar el examen de locución en Caracas.

Locutor certificado número 1.181

El 29 de septiembre de 1949, Virgilio tiene 18 años de edad, está en Caracas, aprueba el curso y se gradúa de Locutor con Certificado número 1.181. Regresa a su pueblo, pero ahora como locutor comercial, en poco tiempo se convierte en el hombre de la radio de la zona, con una fuerza y un entusiasmo en la narración del béisbol. Cantaba en la iglesia, de ahí salía a narrar las carreras hípicas en el Hipódromo Angostura.

Narra su primera carrera debut y despedida

En 1949, Aly Khan tiene 18 años y era locutor comercial en el hipódromo de El Paraíso, se va a dar la partida de la primera carrera de 1.400 metros, el locutor oficial era Luis Delgado Campos “El Doctor X”, quien no había llegado. Decán tomó el micrófono sin autorización y con la experiencia de Ciudad Bolívar, le fue fácil hacer la narración de principio a fin, hizo un recorrido de toda la carrera, finalizó diciendo “ganó la yegua Celaje”. Lo hizo muy bien, no recibió felicitaciones, sino que 24 horas después fue despedido. Nunca se supo las razones de la despedida, aún hoy con el correr de los años los curiosos se preguntan “si fue por miedo de un rival joven y peligroso o fue por envidia”, lo cierto, es que esa primera narración histórica fue de debut y despedida.

Se inicia un Locutor profesional

En septiembre de 1951, se inicia como locutor y fue sensacional ese primer día donde narró las cuatro carreras que le dieron, recibió el respaldo de los grandes locutores Juan Francisco “Don Fulgencio” Rodríguez (Radio Continente) y Eloy Pérez Alfonzo “Mr. Chips” (Radio Caracas y Radio Ondas Populares) quienes forzaron duro para que Virgilio Decán formará parte del “staff”. En 1952, se fue a vivir a la pensión donde vivía “Don Fulgencio” que quedaba entre las esquinas de Pelota a Abanico número 26.

Abogado de la Universidad Central de Venezuela

En 1962, el locutor Virgilio Decán se gradúa de abogado en la Universidad Central de Venezuela, en la promoción Dr. Rafael Pizzani. Ese día le dio gracias a Dios y le mandó muchas bendiciones a su madre, a quien siempre ha tenido presente, porque fue su todo. Al respecto, este hombre que demostró ser un buen hijo, refiriéndose a su señora madre, dijo: “Para aquellos gratos días me ganaba 75 bolívares y se los llevaba a mi mamá. Ella me daba 5 bolívares y el resto era para la casa. Así me enseñó a ser responsable…”.

Carreras hípicas más emocionantes

El 26 de junio de 1966, se realizó el Primer Clásico del Caribe, que se convirtió en la carrera de caballo narrada más emocionante internacional de Aly Khan, lo ganó el ejemplar “Victoreado” con la monta del jinete Gustavo Ávila “El monstruo”, para él, el mejor jinete de todos los tiempos, de segundo llegó “El Rebelde”. En 1970, en un clásico se dio el empate entre los ejemplares Paunero y Senador. En 1971, la revelación fue un caballo de todos los tiempos “Cañonero”, ganó el Preakness Stakes. En 1979 se efectuó la carrera correspondiente a los 200 años del Derby de Epsom. En 1986 fue en el circuito del Longchamp en honor al Arco del Triunfo en París. No puede dejar de mencionarse dentro de sus grandes emociones hípicas las narraciones de los clásicos Latinoamericanos de Jockey Club de los años 1986 y 87, realizados en Caracas y Lima. Recuerdo las narraciones de Aly Khan, cuando había carreras con lluvia y el jinete “Negro” Cruz, cuando entraban a la última curva con esa pista mojada y lluviosa, decía: “Señores no hay nada que hacer, el Negro Cruz va pegado a la baranda, se fue por la baranda”. Realmente fue un jinete temerario y sin miedo en ese tipo de carreras. Aly Khan, confiesa ser fanático de la Vinotinto, de los Yankees de Nueva York, del Real Madrid y magallanero. Considera a Gustavo Ávila el mejor jinete de todos los tiempos. Me comenta el hípico monaguense Alberto Yibirin, que la última vez que vio a Aly Khan fue hace como tres años en el Jockey Club en compañía de Carlos Regalado hijo y otros hombres de la hípica. Está en buen estado, jugando dominó, pendiente de la buena mesa, del carpacho de Lau Lau, pastel de morrocoy, pabellón criollo, sigue siendo un caballo. A Aly Khan le escuchamos decir “My Own Business un caballo de otro planeta”, lo que me causa una gran satisfacción porque ese ejemplar es o fue de nuestro amigo el doctor Hugo Albarrán. marioevaldez@gmail.com @marioevaldez