PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

Henry Stephen: “Mi limón, mi limonero”

 Mario Valdez    

Henry Stephen: “Mi limón, mi limonero”

No pasa de moda

Henry Stephen sigue siendo un fenómeno, hoy a los 75 años sigue cantando y bailando, no pasa de moda, hay hombres que pueden pegar varias canciones, pero, hay una que los inmortaliza, ese es el caso de Henry y “Mi limón, mi limonero”, tema que se convirtió en la canción más favorita de España, en el verano de 1967. En 1974, recibe el premio “Disco de Oro”, había vendido un millón de discos con esa canción. Recientemente compartimos con Henry Stephen y un grupo de amigos entre quienes se encontraban Guillermito “Fantástico” González, Toco Gómez, Jerry Valentiner, el cumpleañero José Eduardo y Armando Baralt, Luis “Negro” Ramírez, Luis Naím Pacha, Pedro Sarmiento, William González, Fernando Martínez, Alejandro Morza, Vicente Armas y Antonio Morral. Henry, recibió una buena noticia, Guillermito González, quien viene regresando de Madrid, le comentan que se reunió con Bertín Osborne, para organizar una gira en España y una grabación, que será el gran éxito y la consagración de esos “monstruos” en distintas latitudes. Henry ante la propuesta le dice, Guillermito: “A mí no me cuenten penas, ni me hablen de sufrimientos, yo quiero seguir cantando y andar sin rumbo como anda el viento…”. El mismo de siempre, atlético, magallanero, pelo amarillo con clinejas, sonriente y un chiste maracucho picante, que gratos momentos. El Toco Gómez, relatando los cuentos de Renny con Stephen. Luis Ramírez, puso su sello disquero a la orden para la grabación.

Orígenes

El 15 de julio de 1941, en el pueblo de Cabimas del estado Zulia, nace Henry Augustus Stephen Pierre. Hijo de Donald Stephen (oriundo de Grenada, trabajador de la empresa Shell de Venezuela, profesor de inglés) y de Zoila Pierre (Puerto Cabello, aficionada al canto, hija de padres trinitarios). Las primeras letras las aprendió en el campo petrolero. Cuando Henry cumplió cinco años, sus padres deciden mandarlo junto a sus dos hermanos a estudiar a Trinidad, bajo el cuido de sus tías maternas. Sus padres deciden mudarse a Maracaibo, en esta ciudad realiza sus estudios de primaria en el colegio Gonzaga y bachillerato en la Técnica Industrial, ingresa a la Universidad del Zulia y abandona los estudios, ya estaba integrado a la música. Henry tiene cinco hermanos (Pablo, Mónica, Betty y Franky). Casado con Rosalba Rivas-Rivas. Tiene cuatro hijos (Geraldine, John, Fabiola y Donald) y tres nietos. Hoy más que nunca sigue activo en la música y el canto, es miembro del sindicato de Radio y Televisión.

Blanco y Negro

En 1957, el joven Henry Stephen y sus amigos forman el grupo musical “Los técnicos”. Luego conforman el conjunto de gaitas “Los Blanco y Negro”. En 1959, las enseñanzas de la casa, la cercanía de la música inglesa que interpretaba su señora madre y que los vecinos de los campos petroleros de la Shell, se deleitaban con su melodía, esas experiencias pasan a jugar un papel importante en Henry, quien se convierte en el pionero del Rock and Roll en Venezuela. Hasta el año 1962, se mantiene cantando con el grupo “Los Flipper” de Maracaibo.

El furor de los 60

En 1963, Henry Stephen es el vocalista del grupo musical “Los Impala”, originarios de Maracaibo, hubo especie de una fusión porque algunos de sus miembros venían de “Los Flipper”. Stephen grababa sus canciones en inglés y español. Era la época mágica, los artistas de los años 60, jóvenes, melenudos, que imponían la moda en la juventud venezolana. Grupos musicales “Los tres tristes tigres”, “Los Terrícolas”, “Los Dangers”. Aún hoy, la capacidad de convocatoria cuando hacen presentaciones son llenos totales, ver a Stephen, Trino Mora, Rudy Márquez, Edgar Alexander, Ivo, presentando los conciertos. Que interesante, hablan y actúan como si el tiempo no hubiera transcurrido, se le rinde homenaje a los artistas desaparecidos: Cherry Navarro, Carlos Moreán, otros, siempre los tienen presentes.

Del Show de Renny para el mundo

En 1965, el número Uno, de la televisión venezolana era Renny Ottolina y su programa “El Show de Renny”, ahí debuta como solista Henry Stephen con la canción “Please Release me”, todavía era miembro de Los Impala. Toco Gómez, nos relata, que: “Renny, hace los trámites para que Henry se fuera a España con Mirla Castellanos a participar en el Festival de Montjui, y logra el segundo lugar”. Cuenta la anécdota, cuando Henry se amarró un pañuelo rojo en la pierna y salió a caminar por Puerta del Sol, en pleno corazón de Madrid, la prensa española lo reseñó y al otro día, ya había impuesto la moda, los jóvenes andaban con su pañuelo rojo amarrado. Fue refrescante escucharle a Henry, los recuerdos de hace más de 50 años, como si fuera ayer, donde compartió escenarios y grandes show con Joan Manuel Serrat, Aretha Franklin, Julio Iglesias, Nino Bravo, Miriam Makeba. En 1974, después de seis años en Europa, con sede en España, regresa a Venezuela.

La historia de “Mi limón, mi limonero”

Henry dice que cuando las cosas son del cura van para la iglesia. Se encontraba en el Show de Renny, estaba en pleno proceso de independencia con Los Impala. Cuando termina, se le acerca Juan Camacho conocido como Johnny Quiroz, quien le pide que grabe una canción, se van hasta Radio Continente y en una hora la graban, Johnny le pagó cien bolívares. Un año después, el norteamericano Pickett, con el tema Deborah, triunfa en el Festival de San Remo. La empresa RCA Víctor, que venía teniendo problemas económicos, decide que Henry canté esa canción “Deborah”, y la graban en un disco de 45. Como no tenían un tema de respaldo deciden incluir “Mi limón, mi limonero”. Deborah, sonaba bien en la radio, era la melodía, pero un día el locutor Clemente Vargas Jr., pone la canción que un año atrás había grabado Henry. Desde ese momento todas las emisoras de radio en su dial sintonizaban “Mi limón, mi limonero”, no ha parado, ha sido todo un éxito, la empresa se recuperó, y le pusieron oficina y estudio a Stephen en España.

Rosalba de mis amores

Para Henry, Rosalba su segunda esposa representa el amor de su vida, “ella fue mi primera novia en Caracas, la visitaba con el permiso de sus padres. Le pedía el carro prestado a Chelique Sarabia y pasaba frente a su casa tocando corneta, así nos enamorábamos antes”, dice. La vida en España fue de fiestas, toros, relajo, todo un desastre. Su primera esposa y la madre de sus hijos, no lo aguantó y se divorció. En 1981, Henry Stephen tiene una presentación en el hotel Tamanaco, entre el público ve a su Rosalba, y en plena presentación ante todos, le dio gracias a ese reencuentro y le dijo “Por favor Rosalba, no me vuelvas a dejar”, desde entonces están juntos y son felices. “Muchachos este cumpleaños de José Eduardo Baralt, estuvo muy bueno, pero la Rosalba de mis amores, me espera”. marioevaldez@gmail.com @marioevaldez