a
Últimas Noticias
la-cotorra-margariteña

Provita celebra el 2019 como año de la Cotorra Margariteña

Gracias a las acciones de la organización, la entidad pasó de tener 700 individuos en vida silvestre en 1989 a más de 1.400, según el último censo realizado en 2018.

Nueva Esparta, Prensa Provita (CNP 21.465) El año 2019 fue proclamado por la organización Provita como el año de la cotorra margariteña o cotorra cabeciamarilla (Amazona barbadensis), como homenaje al 30 aniversario del proyecto de conservación de esta ave que se ejecuta en el Municipio Península de Macanao (Nueva Esparta) y que ha permitido elevar la cifra de ejemplares en vida silvestre a más de 1.400 individuos, según el censo realizado en 2018.

La cotorra margariteña, ave regional del único estado insular de Venezuela, se encuentra en peligro de extinción a consecuencia de la cacería furtiva, la comercialización de pichones y la destrucción de su hábitat. No obstante, gracias a las acciones de la organización no gubernamental Provita, se logrado duplicar la población silvestre de este psitácido.

“En 2018 registramos progresos en nuestro plan de sensibilización sobre el cuidado de las cotorras margariteñas, que diseñamos para ser impartido entre la población de la península de Macanao. Hicimos una evaluación cualitativa de las motivaciones sociales, culturales y psicológicas de las personas para la captura, el comercio y el cautiverio de las cotorras margariteñas.” Expresó José Manuel Briceño, responsable por Provita del Programa de Conservación de la Cotorra Margariteña en Nueva Esparta.

En la protección de esta ave y su contexto, Provita desarrolla el programa de protección de la cotorra margariteña, que durante los años 2017 al 2019, ha contado con el apoyo de los financistas Whitley Fund for Nature; World Land Trust y Kilverstone Wildlife Charitable Trust, quienes apuestan a la conservación y preservación de la fauna silvestre en su entorno natural.

Como meta para este 2019, la organización se propuso la plantación de 5 mil árboles de siete especies, de las cuales en una primera oleada se iniciará con guatapanare, durote y tarantán, mientras acondicionan los espacios para proseguir con especies como cuica, cuchibano, yaque y palo sano, todo ello enmarcado en la necesidad de recuperar espacios para el desarrollo integral del ave en cada una de sus etapas.

Estas actividades de conservación se llevan a cabo en los espacios de la Arenera La Chica – Hato San Francisco, en donde desde hace 30 años se implementan las actividades de protección de la cotorra margariteña.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.