a

Paradigma: El lenguaje de los políticos

Manuel Avila

Se quedaron cortos los políticos en el uso del lenguaje porque siguen usando las cuatro frases comunes y los mismos comodines
lexicales para mantenerse a flote en el escenario político venezolano. Perdieron la palabra y el chavismo le ganó a la oposición
la competencia porque se fueron de pesca a las barriadas con la palabra desnuda y convencieron a los venezolanos que eran la
quinta esencia de los cambios de paradigma. Eso es lo que le digo a mis amigos políticos que los chavecos usaron «el por ahora»como
oferta de marketing político para penetrar la sociedad venezolana y convencer a los ciudadanos que los adecos, copeyanos y
convergentes eran unos corruptos sin alma. Lo intentaron y lo lograron porque manejaron mejor que la oposición el lenguaje para cambiar
el mundo a su manera.
Por eso cuando los políticos pretenden hablñar pistoladas de las ventajas del chavismo con las bolsas y cajas claps, con los bonos y
becas y con la cantidad de beneficios menores que le llegan a los militantes rojos por la vía del carnet de la patria, no quedan dudas
que los ideólogos del proceso manejan el lenguaje de la hipocresía con propiedad para continuar con la farsa revolucionaria.
Los chavistas dijeron que estaban en la rada del Socialismo del Siglo XXI y nunca estuvieron ahí porque era solo una cortina de
mentiras para mantener esoeranzados a quienes todavía creen que con Chávez y Maduro llegó la salvación nacional. Pero bajo ese
esquema de mentiras rojas aliñadas con discursos cansones está la propuesta de mantener el poder a toda costa, pues ese evidente
que la crisis económica nacional se lleva en su marejada esos maquillajes de la dádiva populista entregada por el gobierno a los pobres
del país.
Entre bonos, cajas y camaradas camina una revolución que montó al frente de sus luchas sociales a consejos comunales que solo
ven a través del prisma de la mentira y que se rasgan las vestuduras por un proceso que nole permite ni vivir bien, ni respirar esperanzas
por ninguna parte. Pero los militantes de la ignorancia a cuenta de migajas del erario público se mantienen rodilla en tierra defendiendo
sus miserias y por eso manejan el lenguaje con palabras y frases repetidas que los conducen a la enfermiza posición de fichas del
proceso. Con frases como «Chávez ya no soy yo, somos todos». «Venezuela no serácolonia norteamericana nunca más», «O tomamos el camino del socialismo o se acaba el mundo», «No haremos el futuro grande que estamos buscando, si no conocemos el pasado grande que tuvimos», «La Constituyente es una medida absolutamente democrática», «No, no vacilaré un instante en hacer lo que tenga que hacer, no hay marcha atrás», «Qué vea el mundo como brilla la luz del pueblo de Simón Bolívar», «Esta patria será libre o nosotros moriremos en el intento
de liberarla», «El sentir de un pueblo es inocultable cuando ha decidido ser libre», «»No habrá verdadera revolución si no tocamos la fibra
moral de la nación, paraelevarla hasta lo más sublime del ser humano», «Patria, Socialismo o Muerte», «Por Cristo el más grande socialista de la historia», «Aquí estoy parado firme. Mándeme el pueblo que to sabré obedecer. Soldado soy del pueblo, Ustedes son mi jefe» y tantas
otras palabras y frases construidas bajo la sicología chavista para mantener a los fanáticos del régimen sometidos a los dictámenes del
proceso.
Mientras los militanes de la destrucción nacional cabalgan sobre las palabras huecas de un Socialismo del Siglo XXI que no sirvió como
punta de lanza para mantener a flote un país arruinado por los verdaderos enemigos de la patria, la miseria le corroe el alma a seres
sin alma que solo buscan llenarsus alfojas a costa de mentiras envueltas en hojas de cambur. No llegué a pensar jamás que una sociedad
de inteelctuales dejaría que le robaran el alma en sus propias narices. Por eso la clase elitesca del país se desbordó en la votación del
eterno de Sabaneta y hoy tenenemos grandes culpables en los que sufragaron ayer por Chávez y hoy por Maduro. Y es que nadie llegó a pensar que Miguel Henrique Otero, Andrés Mata, Napoleón Bravo, Angela Sago, Herman Escarrá, Raúl Baduel, Alfredo Peña, Henry
Falcón y tantos otros que ayerestuvieron con Chávez y hoy con Maduro se hubiesen anotado con un proceso que era ruina y pobreza
para el país. Y así muchos personajes se anotaron en el proceso para conseguir salida a la crisis que según ellos era la salvación
nacional terminaron execrados y arrinconados a los derechos ciudadanos en el país.
La palabra de los políticos de oposición debre romper esquemas y penetrar las barriadas con mensajes claro que desvistan ante
el propio pueblo los daños que le ha causado a la sociedad venezolana la cantidad de decisiones equivocadas que el Socialismo del
Siglo XXI le causó a un país enrumbado por los caminos del desarrollo.Másnunca volvió a tocarse de alguna manera el crecimiento, el progreso y el desarrollo, pues parecer ser que en el alma revolucionaria el credo está marcado por la ruina moral, por el deterioro
social y por la ignorancia como fórmula de vida.
Esa cantidad de frases construidas por los asesores de Chávez y Maduro para edulcorar la sociedad venezolana es parte de un
modelo atrasado que encayó muy pronto en la mar de la pobreza nacional.De nada valió la rimbombancia revolucionaria y las palabras
llevadas en hombros para que las apaludieran en cada una de sus actuaciones, pues la magia se quedó en lo fantástico de un movimiento
político convertido en una masa que rezonga, ignora y sacude sus alas como verdaderos eunucos del proceso.Todas esas frases y
palabras huecas quedarán como recuerdos en una sociedad enferma terminal que es sacudida por laminusvalía de sus ciudadanos.
Pore ahí veo con pavor como unos cuantos doctores de esos que comían candela por el chavismo se cambiaron de acera y sostienen
en privado que siguen amando a Chávez y están en contra de Maduro.Eso no se lo cree nadie porque su verbo los delata y le deja
huellas de su pefil revolucionario.
El lenguaje de los políticos tiene rato cargado de elementos de la perversión revolucionaria-socialista que terminan sin aportar nada
a esta sociedad ruinosa que boquea ante la subida del dólar y la irresponsabilidad de un gobierno que no gobierna, pues es evidente
que el dólar va disparado a los 50 y no hay quien los frene. Con esos argumentos sobran razones para satanizar a los destructores
del país, a los que arrasaron con la fertilidad nacional y es competencia de los militantes de la democracia ir a las barriadas a conectarse
con un pueblo golpeado por una crisis que empuja al ser humano hasta convertirlo en cenizas.
De poder a poder corresponde a la oposición venezolana desmontar la mentira del Socialismo del Siglo XXI y hacer entender a los hombres y mujeres del pueblo que con este adefesio llamado revolución solo nos espera el mar de la ruina nacional. No hay gobierno posible en
tierra de la democracia, pues es evidente que el comunismo secuestró al país al arrancarle el poder del equilibrio democrático y enterrar
bien bien profundo las pretensiones de salvarse de esta pela revolucionaria.

Difunde está información
Share With:
Rate This Article

maritzan47@gmail.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.