a
Últimas Noticias

Paradigma: Atrapados sin salida

Manuel Avila

Volvió el Gobierno de Maduro a quedar atrapado y sin salida cuando el Grupo de Lima reunidos en la Ciudad de Nueva York decidieron lo siguientes: 1. Rechazar los bloqueos de Nicolás Maduro a los procesos de negociación con las fuerzas democráticas y la AN de Venezuela para alcanzar una salida política a la crisis.2.Renuevan el apoyo al Presidente (E) Juan Guaidó. 3 La disposición de aplicar nuevas sanciones y otras medidas económicas y políticas contra el régimen de Maduro. 4. Rechazar los vínculos del Gobierno de Maduro con grupos armados al margen de la ley y la presencia de organizaciones terroristas en territorio venezolano. 5. Promueven la investigación, captura y sanción de funcionarios y testaferros del régimen ilegítimo.6. Urgen al Consejo de de Derechos Humanos de Naciones Unidas a establecer un mecanismo independiente de seguimiento e investigación sobre la violación de los derechos humanos en Venezuela.7. Rechazan la candidatura del régimen ilegítimo de Maduro a dicho consejo por ser absolutamente contraria a la tarea de protección de los derechos humanos. 8. Reiteran su profunda preocupación por la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela.
Con esos planteamientos del Grupo de Lima y la aprobación del Tiar en Naciones Unidas el Gobierno de Nicolás Maduro queda contra la pared y sometido a la peor persecución de la era democrática del mundo. Es declarado como un régimen de forajidos y los obliga a retroceder en su ambición de mantenerse en el poder por encima de todas las cosas. Con esa persecución en su contra no le ha quedado al régimen sino huir hacia adelante tomando la palabra en cadena nacional para apelar al pueblo y plantearle la tesis de la supuesta guerra económica y la presión del gobierno de Trump para arrebatarle el poder que supuestamente le dio el pueblo mediante elecciones libres y soberanas.
A quién pueden convencer con sus argumentos que no llegan a ninguna parte porque el hambre de los pueblos los condena a la desaparición de sus actividades ilegítimas, pues evidente que la revolución abandonó al propio pueblo al condenarlos solo a las migajas de las cajas y bolsas claps y a los bonos que mantienen secuestrados el pensamiento de los hijos de Bolívar. En esa lucha por aferrarse a las boyas del poder caminan los revolucionarios agarrados de la mano y usando el aparato comunicacional como la tabla de salvación a la crisis económica, social y política que vive el pueblo venezolano.
Se niega el gobierno a mirar de reojo la crisis hospitalaria que asesina a miles de almas en el territorio nacional por falta de médicos, insumos, equipos y por el quiebre de las edificaciones hospitalarias. A eso se le une los sueldos míseros que perciben los médicos, enfermeras, instrumentistas, administrativos y obreros de las distintas instituciones de salud en toda la República. Esa crisis de salud genera una tormenta de grandes dimensiones que no le garantizan calidad de vida al personal de salud nacional y por ende convierten los hospitales en espacios de la anarquía. Ante esa realidad los derechos humanos son violados porque no se les garantiza las condiciones de salud a un pueblo cuyo único pecado fue votar por esas alimañas que llegaron al poder para vaciar las arcas del estado y solo es posible mantener atrapado a una ciudadanía que ya no puede cubrir los gastos astronómicos de las clínicas.
Esa crisis ha llevado a la muerte a miles de almas por no contar con los recursos técnicos para atender a los pacientes de toda la nación. Ante esta realidad las Naciones Unidas se está pronunciando para detener a un régimen de locos que por nada del mundo termina de entender que el poder no es para toda la vida, sino que corresponde al ciudadano cambiar de gobierno cuando no resuelven los problemas de la gente. Ese es el cuadro dantesco de un gobierno ilegítimo que violó las leyes electorales con trampas electrónicas que muestran el abuso de poder de quienes se montaron en el aparato coercitivo del régimen para tomarse el poder por encima de las líneas constitucionales al modificar la Constitución a su antojo y declarar el poder como de sus estricta propiedad.
Por esas condiciones de violación de los derechos humanos al apresar a políticos, de arrinconar a medios de comunicación, de maltratar la libertad de expresión al cerrar periódicos y asaltar emisoras al condenarlos a no decir nada de lo que hunde al gobierno en la arena movediza de la verdad informativa. No puede pretender el régimen que los medios de comunicación no desvistan a un estado autoritario que ha probado su fuerza con decretos, mandatos y asaltos a los medios de comunicación nacional. Es por eso que los adictos a VTV son los únicos que sostienen la tesis que el gobierno es una maravilla cuando andan largando las hilachas de los cauchos que conducen la carroza de la muerte.
Esas declaraciones del Grupo de Lima incluyen la crisis alimentaria de un régimen que destrozó todo el aparato productivo para que en este país no se produzca nada en el campo venezolano como consecuencia de la expropiación masiva de las industrias, las haciendas, los conucos y isisla quiebra de los negocios de los productores independientes como consecuencia de la misma crisis nacional.
Venezuela se resiste a ser controlada por un atajo de pillos de toda calaña que le compraron el alma a la delincuencia nacional, a los pranes, a las fuerzas públicas del estado y a todas las mafias que incluyen el terrorismo y el islamismo. Con este cuadro desalentador se desangra el país en medio de una vorágine que se lleva encima la vida de miles de almas.
Quedó el régimen atrapado y sin salida ante la realidad de una patria moribunda que se desangra en una plaza pública para que los mismos ciudadanos vean lo que está ocurriendo en la patria de Bolívar.
Esa decisión del Grupo de Lima termina de hundir la embarcación de Maduro y lo obliga a silbar en medio de la oscuridad para darse ánimos y empujar hacia adelante la carroza de la muerte. Le está llegando la hora a un régimen sin los arrestos para continuar en el poder porque en esa rebatiña de robar y robar no les queda otra que morir con las botas puestas ante los embates de la crisis. Estamos más cerca que nunca de poner fin a esta pesadilla revolucionaria que solo formó costras de la purulencia humana con los fabricantes de miseria encaramados en los depósitos de basura para dibujar la caricatura de un país comido por los gusanos de la muerte.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario