a

Dos casos repensando el turismo sostenible


Benito Díaz

UNO. Esta semana, THOMAS COOK, la empresa más antigua en el mundo del turismo global, acaba de anunciar su quiebra mercantil y cierre de operaciones. Ha muerto esta empresa basada en Inglaterra, con más de 150 años de funcionamiento y alta reputación exitosa en el mundo del mercado mayorista y de servicios aliados del negocio de turismo, recreación y viajes. Ha dejado varado en los principales aeropuertos y destinos turísticos atendidos, casi medio millón de clientes.
Thomas Cook no era una empresa principiante y entre las leyendas urbanas asociadas a su buen nombre mercantil se cuentan el haber organizado, llevado, atendido y retornado el primer viaje de turistas extranjeros hacia Inglaterra, en la era del imperio Británico que siguió a la segunda revolución industrial en el planeta. Se dice que también esta compañía inventó el llamado paquete de servicios turísticos “todo incluido” y lo trabajó ampliamente, llevando y trayendo turistas europeos a las islas del Gran Caribe y territorios de la mancomunidad Británica. Esa compañía atendía, entre otros clientes corporativos, a empresas de turismo ubicadas en nuestro vecindario de países Caribeños hablantes del inglés y tenía alianzas comerciales, por ejemplo, con las empresas que sirven al turismo en Cuba, país que tiene hoy la meta de recibir cinco millones de turistas extranjeros este año.
Esa experiencia hay que estudiarla, entre otros aspectos en lo relacionado con su modelo de negocios, su concepto, sus diversos servicios, sus estrategias de posicionamiento en el mercado; hay que extraer enseñanzas sobre las condiciones de su éxito y sobre las causas y consecuencias de su fracaso. Esto hay que hacerlo no sólo como tema académico, sino también para explorar como nos podría salpicar en positivo y en negativo al turismo en Venezuela y en Margarita en particular. Esta también es una oportunidad para renovar el tema de la sostenibilidad en la actividad turística.
DOS. Esta semana también, en el marco de la celebración del Día Internacional del Turismo, nuestra corporación regional de turismo, CORPOTUR, presentó el proyecto QUE BONITO ES MI PUEBLO. Esta es una edición renovada y ajustada a los tiempos que corren, de la versión original estrenada en Margarita en 1997. Esto ha dado tiempo suficiente para aprender de nuestra práctica para mejorar la teoría y la visión de las ventanas que se abren y las oportunidades que se presentan, si sabemos leer las señales de cambios y la direccionalidad de los movimientos que se perciben a diferentes fuerzas en estos contextos.
Bajo la guía de las palabras que sensata y apasionadamente pronunciaron en el acto del lanzamiento de este proyecto Luis Eduardo Rodríguez, Manuel Antonio Narváez y Orlando Fermín. Se realiza este esfuerzo y convocatoria de talentos y voluntades asumiendo que el turismo seguirá siendo por un tiempo largo la embarcación para que el pueblo de las islas de Margarita y Coche navegue y se encuentre con todos quienes quieran venir a vivir y compartir el destino de estas islas, porque el turismo hay que verlo como las vidas que se desplazan y se encuentran. Y esa visión tiene que ser llena de esperanza e inclusión, donde podamos hacer armoniosa interacción todos los margariteños, los nacidos, los navegados y los renacidos.
Así está planteado el proyecto, en el marco de las líneas estratégicas del Plan de Turismo Sostenible para el estado Nueva Esparta 2021. El proyecto constituye un llamado a poner en valor la identidad insular en cada uno de los productos que nos identifica y a la vez nos diferencia y posibilita ser un destino competitivo. Es una apuesta e inversión por la sostenibilidad que persigue y requiere incluir a los saberes y sabores populares de la margariteñidad. Pero nuestra concepción de la margariteñidad tiene que ser bien incluyente, porque el pueblo de estas islas es resultante de varias oleadas migratorias que pueden enriquecer nuestra diversidad de atractivos para hacer de Margarita un destino que nos permita seguir soñando como cuando llegamos aquí, cada quien buscando en su momento lo que quería y trayendo consigo para compartir. Todos estamos afectados negativamente por la presente crisis, pero si somos capaces de elevar nuestra mirada y reflexión construyendo el destino Margarita encontraremos oportunidades. El proyecto QUE BONITO ES MI PUEBLO es una construcción realizada en el marco de las prioridades definidas por las Naciones Unidas con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible y merece el aporte de cada uno para el bien común y prosperidad del esfuerzo individual.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario