a

Presidente de Ecuador ratificó poner fin al subsidio de los combustibles pese a violentas protestas

QUITO – El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ratificó el viernes su decisión de poner fin al subsidio a los combustibles, pero dijo que está abierto al diálogo con los líderes de una protesta que paralizaba por segundo día seguido el transporte en algunas ciudades.

Los manifestantes, encabezados por los transportistas, están molestos con Moreno, quien promueve una política promercado tras años de un gobierno de izquierda y está alineando sus medidas económicas a las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) tras un préstamo por unos 4.200 millones de dólares.

La decisión de eliminar los subsidios al diésel y la gasolina extra, que habían estado vigentes por décadas, provocó violentas protestas de varios sectores en un país con una larga historia de inestabilidad política.

“Conversar, claro que sí (…) Pero bajo ninguna circunstancia vamos a cambiar la medida. No voy a cambiar la medida, que quede claro: se eliminó el subsidio, se acaba la zanganería”, insistió Moreno en la ciudad de Guayaquil.

Más tarde, en Quito, dijo a periodistas que con el caos algunos están buscando que se “desestabilice el Gobierno”.

Los servicios de autobuses y taxis continuaban paralizados y en varias ciudades se registraron durante la tarde marchas de trabajadores, estudiantes y movimientos sociales, según medios locales.

En Quito, las protestas se concentraron en el centro de la capital, donde estudiantes que lanzaban piedras fueron reprimidos por la policía con gas lacrimógeno para impedir su paso al Palacio de Gobierno.

Los sindicatos de transportistas comenzaron la protesta, a la que se fueron sumando grupos indígenas, de estudiantes y gremios de trabajadores, cuyos líderes convocaron a un paro general para el 9 de octubre.

“No vamos a permitir el incremento de los pasajes en el país, rechazamos el incremento del precio de los combustibles y en ese escenario ratificamos nuestra lucha en las calles”, dijo Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, una alianza de organizaciones sociales y sindicales.

“Serán días de agitación y lucha”, añadió.

En Guayaquil, algunos buses comenzaron a movilizarse con dificultad, pero locales comerciales permanecían cerrados.

Tras las violentas manifestaciones del jueves, Moreno declaró un estado de excepción por 60 días en todo el país.

El Gobierno dijo que en varias provincias se estaba restableciendo la normalidad por la acción de militares y policías y amenazó con retirar permisos para operar a los transportistas que sigan apoyando la protesta.

El Ministerio del Interior informó que hasta la tarde del viernes 379 personas habían sido detenidas en todo el país por paralizar servicios y actos de vandalismo que dejaron unidades y vehículos policiales destruidos en la capital. Entre los detenidos se encontraban líderes gremiales.

El Palacio de Gobierno, en el centro de Quito, permanecía blindado por militares y policías.

TRANSPORTE EN CRISIS
El Gobierno esperaba reunirse el viernes para definir nuevas tarifas de los pasajes para los servicios de transporte bajo su control y sugerir una fórmula de cálculo para aquellos que dependen de la autoridad local en cada ciudad.

“Nunca va hacer proporcionalmente igual al incremento del combustible, el que pensó eso se equivoca completamente, porque hay otros factores que componen el costo de operación de la unidad”, explicó el ministro de Transporte, José Martínez.

El Gobierno quiere ahorrar unos 1.500 millones de dólares con la eliminación de los subsidios, lo que más que duplicó el precio del diésel y elevó en un 30% el de la gasolina extra.

“Todas las modalidades del transporte están en crisis (…)Quiero hacer un llamado al presidente para que dialoguemos y nos sentemos”, dijo Luis Vizcaíno, líder del transporte de camiones, a un canal de televisión.

El sector industrial y productivo advirtió de pérdidas de unos 260 millones de dólares por las protestas y apoyó las medidas económicas anunciadas por Moreno.

Junto a la eliminación de los subsidios, Moreno anunció un paquete de reformas tributarias y laborales que tendrán que ser aprobadas por la Asamblea Nacional. Reuters

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment