a

Fervor hacia la Virgen del Valle llena los corazones de los neoespartanos

** La peregrinación de la santa imagen denominada “Por los senderos de la virgen” continúa desarrollándose en los pueblos de Margarita y Coche

Los rostros de las ama de casa, de los trabajadores, jóvenes y niños al contemplar la imagen de la Virgen del Valle lo dicen todo. Es la esperanza de un pueblo que sufre y que se amalgama en una atmósfera de fervor, entusiasmo, y hasta de alegría al contemplar a la Madre de Dios en la advocación de la Patrona del oriente de Venezuela.

Personas en sillas de rueda, afianzadas en muletas, discapacitados, ciudadanos en general, sin importar ni las edades, sexo, condición social, ni preferencia ideológica se acercan hasta la Primera Misionera de Jesucristo, según palabras de Monseñor Fernando Castro Aguayo, Obispo de la Diócesis de Margarita, para pedirle milagros, agradecerle cualquier favor concedido o simplemente para descubrir la energía que solo se puede entender desde la espiritualidad y desde el amor mas sublime.

La Purísima Virgen recibe a su pueblo, ese que siempre la visita en la Basílica Menor ubicada en el Valle del Espíritu Santo, ahora no son los hijos que van hacia la madre, sino la madre que acude a sus hijos.

La segunda peregrinación oficial conocida como “Por los senderos de la Virgen” organizada por toda Nueva Esparta, Ejecutivo regional, iglesia, sector privado, comunidades, entre otros, continúa llenando los corazones de los margariteños y cochenses de color, ánimo, optimismo de querer ver y sentir un mejor mañana, más allá de las circunstancias adversas que enfrentan las familias de toda la geografía nacional.

No en vano durante este dispositivo religioso se viven momentos realmente especiales como por ejemplo, la primera visita de la Virgen del Valle a la isla de Coche o su cercanía a Cubagua, lugar donde ya era venerada, según los expertos, en 1530 aproximadamente.

La presencia del gobernador Alfredo Díaz durante estas actividades ha recibido el mejor de los comentarios por parte de toda la entidad. No es el gobernante, ni la autoridad superior, es el hombre igual a sus coterráneos, uno igual a los demás, uno más del pueblo.

Por lo demás la Virgen Marinera, la Virgen Guaiquerí, continúa su trayecto, su recorrido, llenando de regocijo y gozo a las islas neoespartanas, en espera de una mejor realidad que permita minimizar la angustia que padecen los residentes y visitantes. La virgen es el puente y camino que nos lleva a Jesús.

Fuente Prensa Gobernación Nueva Esparta

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario