a

Indígenas mantienen vías cerradas en Ecuador, gobierno abierto al diálogo

El movimiento indígena de Ecuador mantenía el lunes el bloqueo de importantes carreteras en varios sectores del país, mientras el Gobierno llamaba al diálogo a los manifestantes tras cinco días de protestas por las medidas de austeridad impuestas por el presidente Lenín Moreno.


Las manifestaciones que comenzaron la semana pasada y se han tornado violentas constituyen un desafío para Moreno, quien busca reducir un abultado déficit fiscal y cumplir con un programa económico de tres años acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Después de una huelga de dos días por parte de los sindicatos del transporte, los grupos indígenas han tomado la posta en las manifestaciones contra la eliminación de subsidios de los combustibles. Sindicatos y movimientos sociales han convocado a un paro nacional el miércoles.

“Estoy decidido a dialogar con los hermanos indígenas, con quienes compartimos causas. Hablemos sobre cómo usar los recursos para los más necesitados”, dijo Moreno a última hora del domingo en una cadena de radio y televisión.

El lunes, las carreteras en el norte y centro andino del país continuaban obstaculizadas con piedras, palos y neumáticos en llamas por comunidades indígenas, complicando el traslado de la ciudadanía, según testigos.

En una de las entradas a Quito, los manifestantes atravesaron desde temprano camiones en la vía, lo que obligó a decenas de personas a caminar en busca de algún transporte. En tanto, en el centro de la capital, la policía colocó barras de protección para cercar calles aledañas al Palacio de Gobierno.

Moreno declaró un estado de excepción por dos meses en la nación sudamericana y ha dicho que no desistirá de eliminar los subsidios al diésel y la gasolina extra, que han dejado pérdidas por unos 60.000 millones de dólares en décadas de vigencia.

La Ministra del Interior, María Paula Romo, dijo a una radio local que unas 477 personas han sido detenidas, en su mayoría relacionadas con actos de vandalismo y una docena de ambulancias han sido atacadas en las protestas.

“No dejan de preocuparnos algunos puntos todavía altamente conflictivos”, dijo Romo. “Esperamos que la normalidad se restablezca poco a poco”.

Aunque goza del apoyo de empresarios y militares, la popularidad de Moreno se ha reducido a menos del 30%, en comparación con el 70% después de su elección.

Además de terminar con los subsidios, el gobierno está reduciendo la fuerza laboral del Estado y planeando algunas concesiones. El paquete de medidas de austeridad significaría ingresos adicionales por unos 2.270 millones de dólares. Reuter

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment