a

Fe y esperanza con la Virgen del Valle

Eneida Valerio Rodríguez

La Virgen del Valle, concluyó su visita a todas las parroquias de la diócesis de Margarita, organizada con ocasión de los 50 años de creación.Desde el 30 del pasado septiembre al 9 del mes en curso, la Imagen cuya datación, estima su llegada a esta isla desde Cubagua, entre las décadas 1530-45, recorrió todos los municipios donde la iglesia insular, tiene presencia de tantas maneras y formas rituales.

María Rubí, formó parte del grupo de jóvenes responsables de la difusión de la información pertinente, a través de las redes sociales de aquel peregrinar que defendió la fe ancestral por la patrona de oriente y reivindicó según dice, la esperanza del pueblo fervoroso que en todo momento estuvo de lado de la imagen aunque el MóvilValle, defendió la seguridad, que no corrió riesgo, a su entender.

Durante todos esos días de peregrinación. Un cordón humano en buena parte conformado por vecinos de la Basílica del Valle, se apostaron al lado de la imagen sgrada y así, desde la mañana y hasta finalizar cada jornada estuvieron de su lado. Celosos guardianes. Devotos y evangelizadores del culto a la Virgen María, que después de años, variados en acontecimientos y sucesos no salía hasta su pueblo comprometido con valores y tradición más antigua de la Venezuela colonial.

María, aun con la persistencia rojiza en su rostro, quemado y abrazado por el sol inclemente de estos días de elevadas temperaturas, se regocija en su narración. Considera que desde su infancia ha consolidado esta devoción a la Virgen del Valle.

Creció por los alrededores de la Basílica. Su condición de educadora, la comparte con esta práctica. Y con el grupo responsable del manejo de las redes sociales en esta ocasión, lo deja entrever, fue merecido.

Enumeró a su entender y percepción, los momentos más exultantes del peregrinaje mariano. Algo de suma paz y felicidad le produjo escuchar por largas horas el repique de campanas. No era común. Recuerdo muy bien en Porlamar.En la iglesia de San Nicolás de Bari. Allí, fue entre las 2 y 5 p.m. La feligresía, lució, emocionada. Se contagiaron los peregrinos quienes buscaban espacios acordes para escuchar cada repique.

María Rubí, luce fatigada pero no desestima nada de esta experiencia. Destaca en el recuerdo, la multitud que salió desde San Juan en el municipio Díaz, para llegar a la iglesia de Juan Griego. Caminaron los devotos bajo lluvia y aunque no fue intensa si un poco larga. Nadie se desentendió de la ruta trazada. Ninguno abandonó lo que estaba pautado como programación del día. Juan Griego, fue una buena muestra de la fe alentadora.

Punto favorable de cálidas e internas emociones fue la llegada de la Virgen a la iglesia del Buen Viaje en Pampatar.El encuentro con la madre María fue algo inolvidable en una jornada nocturna que concluyo con una eucaristía abarrotada de fieles .Muchos peregrinos, llegados desde otras latitudes.

Igual sucedió en La Asunción con El Nazareno en la Catedral de Nuestra Señora de La Asunción. Antes en El Guarache, donde la devoción a la virgen se mostró como un multiplicador de ejemplo ante los acontecimientos vividos.

El MovilValle, conducido por José Guerra, contó con escoltas espontáneos y asimismo, con la presencia de los sacerdotes Humberto Gamboa y Emmanuel González, este último párroco de la Basílica Nuestra Señora del Valle.

Ha transcurrido una jornada con excelente organización a favor de la evangelización cristiana, anclada en una fecha para recordar; 50 años de la Diócesis de Margarita, la más joven de Venezuela. Conlleva como misionera en cada creyente, el mayor contagio del amor maternal, no de esta dimensión sino de la celestial. ¡Gloria a ti casta Señora!

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment