a

Paradigma: Qué importa

Manuel Avila

Los chavistas y sus trapos rojos tienen rato llevando a la oposición a su territorio de mentiras fabuladas y los líderes de la oposición se enganchan a discutir lo que los tipos del proceso lanzan al ruedo por las redes sociales. Esa lección que ha debido ser aprendida por la oposición venezolana es parte del desorden político que existe de este lado de la acera desde hace 21 años.
Si los chavistas han hecho lo que le venga en gana al cambiar la Constitución sopotocientas veces para meter presos a los políticos opositores, han cambiado las reglas electorales, le han cambiado la cabeza al caballo de Bolívar, los colores a la bandera, cierran televisoras, radios y periódicos. Han hecho lo que les da la gana y a 21 años todavía la oposición les sigue el juego. Por eso para qué es importante que la autopista de llame Francisco Fajardo o Perico de Los Palotes. Y es que los chavistas han cambiado la historia a su propia conveniencia. Es que esa historietas fabuladas que conforman la mitohistoria como señala Francisco Suniaga es parte de la locura de un régimen que decidió hace rato rescribir la historia a su manera y punto. Pero para los ciudadanos que no hemos caído en las redes de la ignorancia revolucionaria ni con bolsas de comida, ni con bonos y menos con paradigmas cubanos de escasa categoría, no podemos detenernos a escudriñar en la personalidad de Francisco Fajardo como tampoco lo hicimos con le piromaniaco Ezequiel Zamora a quien le dedicó la intelectualidad muchos meses de estudios solo para complacer a Chávez y su corte.
Por eso hay que aprender a hacer guiving al evadir los ensayos que lanza el régimen al aire a la espera que el país completo se enganche en esas discusiones con idiotas que se colocan sus pasamontañas para invitar a discutir lo que ya está descubierto hace buen rato. Es que no podemos reescribir la historia para señalar otro capítulo en el cual señalan que a Bolívar lo envenenó Santander. Esas son las historia chavistas fabuladas que creen Milquine, Bertico y tanto chavista del país que solo ven VTV y por tanto repiten como loretos que Francisco Fajardo fue un genocida, pero desconocen que en la nueva historia venezolana que se escribe en estos tiempos los dos grandes genocidas son Chávez y Maduro que han asesinado a todo un pueblo que se muere a menguas por falta de comida y medicinas. Eso sí so n unos genocidas que calzan los puntos de asesinos del pueblo que los eligió bajo la mentira de salvadores del pueblo que freirían a los adecos en aceite y que fusilarían a los corruptos en los estadium del país.
La historia que reescriben los chavistas so parte de las mentiras de un régimen sepultado bajo sus propios escombros porque cambiar la historia no los exonerará de pagar sus culpas por haber hecho tanto daño a un pueblo que solo cometió el error de entregarle el poder para que llegara la peste roja a esta sociedad para que la destruyeran en tan poco tiempo. Sin dudas ese folleto de la destrucción de una nación poderosa en lo intelectual, en lo económico y en lo social es parte de un plan diseñado en Cuba y que los venezolanos siempre creímos que no podía aplicarse a Venezuela. Con semejante bufonada permitida por el mismo pueblo venezolano se desmontó la sociedad democrática al trastocar la Constitución en muchas oportunidades para no dejar huellas de las arbitrariedades en una sociedad desmontada como un circo andante.
Por eso escarbar en la historia de Francisco Fajardo que es un héroe de otros tiempos es caer en el juego perverso de los reescribientes de una historia falseada, pues las pruebas de liderazgo de Fajardo no la puede evaluar un simpe conductor de metro que no tiene el nivel intelectual para hablar de un tema que tiene vedado por ignorante. Solo es un ignorante el Señor Maduro Moros y discutir con idiotas es una pérdida de tiempo así reza en los libros de las buenas costumbres.
Con esas pruebas de infamia contra Fajardo solo prueban los resnetidos del chavismo-madurismo que perdieron la cabeza en medio de un gobierno de repetidos años sin hacer nada por la transformación del país, y aquí cabe la pregunta ¿qué sería de Venezuela si el chavismo no se hubiese atravesado? De seguro que nuestro país tuviera la democracia más sólida del mundo y seguro estoy que los venezolanos tendrían mejor alimentación, hospitales de primera y unas instituciones democráticas que nos permitiera cambiar a los gobernantes cuando no sirvieran para nada como es el modelo presente.
Discutir con chavistas es perder el tiempo porque sus análisis están de espaldas a la realidad del país y por tanto continuar tras el trapo rojo solo lo dejamos a quienes quieren seguir discutiendo boberías con lo verdaderos genocidas de los nuevos tiempos Chávez y Maduro. Por sus políticas ha muerto tanta gente por inanición, en las puertas de los hospitales, por falta de medicinas y por inseguridad que la historia cuando se escriba los marcará con tinta negra porque demasiado daño le hicieron a la patria de Bolívar.
Qué importa que le cambien el nombre a la Autopista Francisco Fajardo y que le pongan Hugo de Los Reyes Chávez o Muller Rojas, o Serra o Escarrá o Aristóbulo Istúriz. Eso ya no importa en un país que perdíó el rumbo porque seudo intelectuales como Herman Escarrá decidieron cambiar la historia para nada. Eso es lo que hay que un Presidente ignorante intente cambiarle la historia al líder de los indios Guaiqueríes de Margarita. Eso era lo que faltaba en esa historia fabulada llamada chavismo.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario