a

La Paz, en paro contra resultados electorales que dan victoria a Evo Morales

La capital de Bolivia estaba el lunes con sus calles bloqueadas y comercios cerrados por un paro convocado por la oposición en protesta contra los resultados electorales que dieron hace una semana una nueva reelección al presidente Evo Morales.

Foto de archivo. Un dibujo del presidente boliviano, Evo Morales, colgado en una barricada en La Paz. 28 de octubre de 2019. REUTERS/Kai Pfaffenbach.
La nación andina vive manifestaciones desde que el 20 de octubre el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió abruptamente la publicación de un recuento de votos que mostró que Morales debería medirse a su principal rival, el expresidente Carlos Mesa, en una segunda vuelta el 15 de diciembre.

Al reanudarse el conteo de votos un día después se produjo un cambio de tendencia en favor del mandatario y el recuento final, divulgado el 25 de octubre, mostró que Morales, de Movimiento Al Socialismo (MAS), obtuvo el 47,08% frente al 36,51% de Mesa, de la agrupación Comunidad Ciudadana.

Con manifestantes de ambos bandos en las calles de la capital hubo enfrentamientos a golpes, empujones y gritos en favor y contra Morales o de la oposición.

“Los golpistas no pasarán”, entonaba un grupo frente al Ministerio de Salud, donde la ministra Gabriela Montaño dijo: “nosotros no hemos enfrentado a nadie. Nosotros salimos a aplaudir la llegada de campesinos, mineros y nosotros hemos estado aquí absolutamente pacíficos”.

Más temprano, el vicepresidente, Álvaro García, acusó a Mesa de ser un mal perdedor y un hombre que incita a la violencia.

García dijo en los próximos días iban a convocar a organismos internacionales para arrancar la auditoría del conteo. “No tenemos nada que esconder”, sostuvo.

El funcionario no dio detalles de qué otros organismos, aparte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, podrían participar.

CALLES VACÍAS
Las calles de La Paz estaban casi vacías, los comercios cerrados. Las oficinas de la Alcaldía, en manos de la oposición, no abrieron, tampoco los colegios, y había pocos buses y taxis circulando.

En el sur, donde habitan mayoritariamente ciudadanos de clase media, se veían bloqueos viales con autos, palos y cuerdas. Un escenario similar ocurría en las barriadas más humildes del norte de la ciudad, según testigos Reuters.

Otras ciudades del país como Santa Cruz, centro agrícola e industrial de Bolivia, están en paro desde el miércoles pasado.

En Santa Cruz, partidarios de Morales marcharon por una barriada levantando enormes piedras de las barricadas opositoras en las calles, enfrentándose con palos a la policía y rivales por igual entre nubes de gas lacrimógeno, según testigos de Reuters.

Hasta ahora las autoridades no han ofrecido un balance de personas heridas y afectadas en las protestas o cifras de daños.

PUBLICIDAD

“Estamos exigiendo que nuestro voto se respete”, dijo Marta Colque, de 32 años, que cuida niños en una guardería. El presidente Morales “quiere salirse con su capricho (…) quedarse eternamente” en el cargo, agregó Colque parada en un bloqueo vial en el centro de La Paz.

Morales ha dicho que si una auditoría de la votación de la OEA encuentra irregularidades, convocará a una segunda vuelta, pero también ha advertido que sus seguidores de zonas rurales podrían cercar las ciudades en caso de que continúen las protestas.

El mandatario, de 60 años y quien ganó su primera elección en 2006, tiene previsto un acto llamado “encuentro por el triunfo de la democracia” y que se realizará el lunes por la tarde en El Alto, una ciudad satélite al norte de La Paz. Reuters

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment