a

Problemática de la Pesca Artesanal y Gerencia Pesquera

Por Paúl Bermúdez Moreno

Un rosario de quejas hacen los pescadores artesanales de Margarita y Coche cada vez que el Gobernador Alfredo Díaz y el presidente de INEPESCA Biólogo Paúl Bermúdez visitan las comunidades pesqueras del estado, planteamientos estos que los hombres y mujeres del mar también hacen ante los medios de comunicación estadal y que no son atendidos por los organismos nacionales competentes en materia pesquera.
Día a día la problemática de este importante sector productivo primario del estado Nueva Esparta aumenta sin que el ministerio de Pesca y Acuicultura, el INSOPESCA y el recién creado Estado Mayor de Pesca y Acuicultura no presente un plan serio que garantice la recuperación de la actividad pesquera, así como el resguardo y protección de estos hombres y mujeres del mar.
El Plan Nacional de pesca presentado con bombos y platillos se quedó en eso un show mediático que no logro elevar la producción pesquera nacional y estadal como estaba previsto, Recursos económicos diluidos que no se sabe a dónde fueron a parar ya que en Nueva Esparta fueron muy pocos los pescadores que fueron beneficiados.
Los pescadores artesanales de Margarita y Coche se sienten huérfanos de una verdadera gerencia pesquera que garantice créditos para repotenciar sus botes, motores fuera de borda y centrales, así como también sus mandingas y otros artes de pesca tradicionales utilizados por ellos.
Otra de las quejas de los pescadores de Margarita y Coche el tema de los lubricantes, del aceite dos tiempos, para los motores fuera de borda, dolor de cabeza que tienen a diario estos trabajadores del mar quienes pagan 5 dólares por litro, gastando semanalmente 75 dólares promedio, sin que exista una política seria de distribución de aceita para motor fuera de borda dirigida a los más de 12.000 pescadores artesanales radicados en Margarita y Coche, Recordemos que la pesca artesanal es una “aventura” a veces se captura el pescado y otras veces no. Por lo que no existe garantía de reponer todos los días la inversión hecha.
Otra de las cuentas de este rosario de quejas son los robos de motores en altamar y en tierra, el jueves de la semana pasada en el asentamiento pesquero de Los Algodones del municipio Tubores los pescadores fueron objeto de un robo de motores por parte de sujetos encapuchados y fuertemente armados que se presentaron en una camioneta último modelo y hasta agredieron a un niño que resulto herido. Este hecho se une a la larga cadena de más de 400 robos en los últimos diez años, no existiendo una verdadera política de prevención y control por parte de los organismos nacionales competentes quedando los pescadores a la deriva de la delincuencia.
Aunado a este rosario de quejas se suma la situación de los productores sardineros, a quienes recientemente se les aprobó un nuevo precio de la tonelada de sardina a 800.000 bolívares aspirando ellos 1.200.000 bolívares para medio mantener esta importante actividad primaria que garantiza proteína barata al pueblo y carnada para otras pesquerías. Este sector también se encuentra en crisis por la no existencia de una política crediticia y de apoyo que garantice su sostenibilidad en el tiempo.
Finamente el tema de la perisología y sus altos costos. En los últimos cinco años se ha venido exigiendo al pescador que tramite permisos especiales para la pesquería del pulpo, tahalí, langosta, entre otros rubros; esto además de los permisos normales y anuales del bote y cada uno de los marinos, además de los permisos de combustible, así como también las renovaciones de licencia de navegación, rematriculación construcción y ampliación de embarcaciones; cuyos precios fueron establecidos en petros, calculados en euros y que son cancelados en bolívares por parte del pescador.
La situación descrita del sector pesquero artesanal hace que esta actividad productiva no sea sostenible en el tiempo por falta de una verdadera gerencia pesquera por parte del estado venezolano, es especial por el ministerio de Pesca y Acuicultura,
En ningún país del mundo que tenga tradición pesquera se gerencia la actividad pesquera de la forma como es llevada por el ministerio de pesca de manos de Dante Rivas y el recién creado Estado Mayor de pesca y Acuicultura, el cual está destinado al fracaso debido a que es un ensayo más en esta materia.
En los últimos veinte años la gerencia o administración de la actividad pesquera en Venezuela se ha convertido en un círculo vicioso que atenta sobre la sostenibilidad de los recursos pesqueros, el estado se ha convertido en un ente controlador y punitivo en contra de los pescadores artesanales quienes ejercen esta actividad desde tiempos ancestrales.. Son pocos los ensayos de incorporar el componente social dentro de la administración de los recursos pesqueros naturales y su explotación. Se ha dejado a un lado la cogestión o gestión compartida como una nueva forma de administración pesquera donde se deben compartir los conocimientos del ordenamiento jurídico que hace el estado con los conocimientos ancestrales del pescador y la investigación científica de las universidades venezolanas.
Ante está dramática situación, amanecerá y veremos, la sostenibilidad dela actividad pesquera está en riego y hasta cuando resistirá las presiones de la anti política en su manejo.
Biólogo Paúl Bermúdez Moreno

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario