a

Paradigma: Las pinturas de FONDENE

Manuel Avila

Cuando los directivos decidieron cerrar FONDENE la institución que tanto le dio a la cultura Margariteña no quedaron dudas que estaban cerrando la lápida a la cultura margariteña. No aparecieron muchas personas como tampoco se presentaron cuándo bajaron las santamarías del Puerto Libre, cuaándo cerraron abruptamente el Puerto de La Mar para complacer a los sardineros del Morro que sostenían que con el ruido de las máquinas de los barcos de gran calada se espantarían las sardinas para siempre de Margarita. Nadie dijo nada o fuimos muy pocos los que escribimos cuatro letras o lanzamos cuatro lenguaradas para que se enterara el gobierno que aquí estaban cuatro guaiqueríes vivos. Tampoco estuvieron los que se anotaron en la lista de intelectuales para apoyar a Mata Figueroa, Gobernador. Pero ahora cuando se trata de vender las obras ahí se aparecen para buscar recursos para promover no se sabe que reinvención del mantenimiento y preservación de las instituciones culturales de la región.
Ese día que pretendieron llevarse las obras pictóricas en un camión como si llevaran un saco de verduras podridas para el basurero, el único que se fajó a pedir respeto para el Patrimonio Artístico de Margarita, de Maneiro fue el hijo de Sabina, Arturo Millán. Es que Arturo a quien le duele la tierra tanto como a muchos que llevamos el alma Guaiquerí sembrada en el alma, se le ocurrió dar la cara para evitar el maltrato a las obras de importantes artistas nacionales. En ese caso Arturo Millán apeló a la territorialidad y le dijo a los usurpadores de obras que hicieran un alto porque había que cuantificar y evaluar el estado de las obras que pretendían llevarse en dos camiones volteos como si fueran a botar al basurero un lote de cebollas podridas, Esa acción detuvo el acto que dejó bien claro en documentos que las obras irían al Museo “Francisco Narváez” donde el hijo de Sabina era su Presidente. Pero era para la custodia y rehabilitación de las obras. Esa acción fue para custodiar las obras que tienen como lugar de origen el Municipio Maneiro donde estuvo la sede de FONDENE por muchos años porque esa institución estuvo instalada en lo que ahora el la Guardia Costera y ayer fue la Aduana de Margarita y había que impedir a toda costa que se cometiera el peor atentado contra el Patrimonio Artístico Regional.
Con su actuación frenó Arturo Millán tal atentado contra las artes y logró que viniera un especialista de INEARTE a valorar las obras para preservarlas para que las futuras generaciones dejaran de conocer la historia de la pintura nacional. se hizo un trabajo metódico en el que participaron Arturo, su esposa Luisa Millán y su hija Gabriela. Por esa razón se preocupó Arturo en hablar con el Alcalde de Maneiro para el momento, pero no le importó un pepino el destino de las obras de arte. Ahora cuando se hacían diligencias en la búsqueda de espacios para ubicar las obras en un lugar de Maneiro el escenario natural y obligado por las leyes del Patrimonio Histórico nos enteramos que “intentan” vender las obras para sostener una Fundación de las Artes que se cree con poderes supremos sobre esas reliquias patrimoniales de Margarita.
Pero que ni lo intenten porque las leyes patrimoniales de la República son bien severas en esa materia y plantean hasta con cárcel cuando se trata de vulnerar los derechos patrimoniales de los pueblos. Ya el Alcalde del Municipio Maneiro anda dando las zancadas dirigidas a ubicar el espacio para las obras de FONDENE y Arturo Millán está dispuesto a asumir el compromiso de establecer contacto con los organismos nacionales para terminar de dar el tratamiento adecuado a unas obras que no son para venderla en bazares o festivales, sino de preservarlas para garantizar la permanencia en el tiempo de la cultura artística insular. Esas obras son de Margarita y no de un grupito que pretende vender patrimonios para su sobrevivencia cultural.
Las huellas de FONDENE permanecen en nuestros recuerdos y varios intentos se han realizado para volver a tener una institución de esta naturaleza, pero no ha sido posible porque los tiempos cambiaron y esa institución se sostenía con algo que ya dio su último respingo con la sepultura del Puerto Libre de Margarita. Los tiempos de Chuito Guerra, Nadesca, Chanito Marín y otros distinguidos margariteños que lucharon a brazo partido para conservar tan importante institución forma parte de los tiempos dorados de la cultura insular.
FONDENE que fue producto de la euforia de los margariteños con el Puerto Libre nació en 1974 como una institución de cooperación para el desarrollo de Nueva Esparta con una sede prestada en Porlamar la Ciudad Comercial de Margarita para la época. Y con ese 1% que aportaban los comercios del Puerto Libre se hicieron maravillas en esa institución no solo con los intelectuales sino con la artesanía, las gastronomía, cultores del folklore, pintores, escultores, ceramistas y tantos otros artistas margariteños. Ya en 1976 el Ministerio de Hacienda tras las diligencias de su emprendedora directiva le entrega la edificación de la vieja Aduana de Pampatar que estaba destruída por su estado de abandono y ya para el 2 de agosto de 1978 lucía remozada esa instalación de la historia pampatarense. De esa forma FONDENE se levantó como un gigante por encima de la historia sin detenerse a pensar en los ataques de sus detractores que no llegaron a interpretar los aportes de esa institución a las distintas áreas de la cultura margariteña.
Hoy cuando no tenemos a FONDENE si está presente las ganas de un Alcalde de Maneiro que ya ha manifestado sus deseos de convertir a su municipio en una referencia obligada del arte nacional y que mejor oportunidad que destinar las instalaciones de la Casa de la Cultura “Manuel Plácido Maneiro” que puede ser solicitada en calidad de comodato o préstamo a la Gobernación de Nueva Esparta o en su defecto utilizar el Museo del Cristo que desde su inauguración por el Gobernador Morel Rodríguez Avila no ha tenido uso para las funciones de su objetivo de creación. Esa sería la solución para que esa reserva de obras que forman parte de la reserva patrimonial y artística de Venezuela.
Tiene la pelota en las manos el Alcalde Morel David Rodríguez porque ya se escuchan vientos de ventas de obras en el mercado nacional sin previa consulta al Municipio que según los documentos existentes es el custodio de tan valiosas obras de la pintura nacional. Solo me queda advertir a quienes intentan jugar a la candelita con tan majestuosa obras que no se equivoquen porque la cultura insular si tiene dolientes y está reclamando sus derechos sobre una obra que está ahí y que forma parte de las huellas patrimoniales de nuestra pintura.

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment