a

¡FELIZ AÑO DE LA TRANSICION 2020!


Enrique Prieto Silva

Luego de celebrar unas navidades con una diversificación económica inédita e inverosímil, pero esperada, no nos queda otra que suponer recibir un Nuevo año 2020 con la esperada transición política, que nos permita salir del marasmo al que nos condujo este monstruo adefesico del siglo XXI; ese que sin pausa ni descaro nos ha guiado morbosamente durante casi veinte años de manida revolución, sin que aun hayan podido nuestro políticos opositores entender cuál es o puede ser el antígeno postulante que nos libere de la crisis política generada por el malentendido poder del Estado, que no es una novedad para los entendidos en las luchas por el poder.
Ya lo hemos dicho, debemos reconocer que hemos caído en una inopia mental que nos atosiga, al extremo de llevarnos por el camino del desespero y el desencanto. Una situación mordaz que solo podemos desechar o remover con sano criterio inteligente, si entendemos que luchamos contra el llamado socialismo; ideología política que a finales del siglo XIX y comienzos del XX, aparecieron como ideas orientadoras de la Internacional Socialista, cuya doctrina oficial declaró enemigo al imperialismo capitalista aliado al militarismo y que, supuestamente aliado al progreso doctrinario como ideología oficial, enseñaba que el auge de la democracia y más aún del socialismo, llevaba inevitablemente consigo una evolución hacia el pacifismo.
No obstante, las tendencias para lograr el objetivo, indicaba lo contrario; los compromisos del socialismo para lograr su esperanza de revolución y la eliminación de los Estados capitalistas, que fue la propuesta insuflada en al chavismo, obligaban a mantener la defensa nacional, es decir solución con guerra, lo que obviamente conduce a la acción bélica como medio necesario en la transformación del Estado; es decir, se creó una gran confusión en todo el colectivo venezolano que creyó en el “socialismo en paz”, que es lo que se persigue en nuestra lucha política, obviamente contraria a lo que se impulsó con el régimen revolucionario donde la paz había que encontrarla mediante la guerra.
Es lo que esperamos para este nuevo año, como año de esperanza y de transición. No podemos olvidar, que todas las luchas en la historia, se han orientado a condenar el militarismo, que es para la guerra, en procura de la paz. Los socialdemócratas alemanes, trataron de conciliar al “patriotismo” con el “internacionalismo”, quienes consideraban que el fondo del problema consistía, antes que tomar partido a favor o en contra de las políticas nacionales, impedir o hacer imposible la guerra.
Toda nuestra esperanza se centra en que se cumpla, como se ha planteado, el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres. Sin dudas bastante se ha avanzado y hay que reconocerlo; la Venezuela de estas Navidades y la esperanza que se ha creado, no es fantasía, estamos en transición y en procura de unas elecciones libres que serán realidad en el próximo año. Nuestro espíritu sigue siendo incesante en su lucha para clarificar la salida del túnel.
¡Ojalá se esclarezca la mente opositora, en ella estamos, y auspiciamos el encuentro con la verdad; hay que celebrar para disfrutar el gobierno de transición que tenemos, preparar el nuevo proceso electoral para poder declarar definitivamente el cese de la usurpación!
¡Feliz Año de la Transición 2020!
@Enriqueprietos

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario