a

Mi Pensamiento LIBERTARIO!

Edmundo Abigail Prieto Silva


En Memoria del Abuelo Baltasar Prieto Higuerey
Las Primeras Palabras Escritas de este MMXX las tenía preparadas para conmemorar el Día de Los Reyes Magos, Ya que Mí Bisabuelo y Abuelo paterno el Abuelo y el padre de mí querido Progenitor Henrique Prieto Albornoz, tenían el nombre de Baltasar: Baltasar Prieto y Baltasar Prieto Higuerey. Además de tener el nombre de uno de Los Reyes Magos, también tenían los Dotes, de la Sabiduría y la Bondad de ellos. Hay cosas de la vida; que Baltasarito, mí abuelo y mí tío abuelo Dr.. Henrique Albornoz Larez eran cuñados, Baltasar el abuelo era el esposo de mí abuela Sara Albornoz Larez; hago esta acotación ya que como políticos y escritores destacados en La Ciudad de La Asunción de La Margarita del Siglo XIX y militantes LIBERTARIOS, tenían»divirgencias» en la concesión de la política, cosa normales en la historia republicana, pero siempre en procuras del bienestar, económico, social, cultural del devenir del momento venezolano. Para finales del año de 1800, y el transcurrir del mismo para 1898, en los pueblos de la Isla de Margarita, Venezuela, no se sentía los adelantos materiales e intelectuales; todavía teniendo una división territorial correspondiente con menos Escala, surgía con grandes merecimientos y conquistados “por el trabajo de sus hijos, por la actividad ciudadana y por el trabajo verdadero, la floreciente y digna Ciudad de La Asunción”. Se desarrollo en la capital una gran actividad cultural, veladas artístico-literarias; se realizaban conciertos y recitales poéticos. Entre éstos hijos predilectos de la intelectualidad de La Asunción, se destaca Don Baltasar Prieto Higuerey. Escudriñando en los archivo y viejos libros de la Biblioteca del desaparecido Salón de lectura de La Asunción, que se encontraba ubicado en el hoy boulevard 5 de julio, donde en mi época de estudiante de secundaria, en las primeras horas de la noche estaba acostumbrado a la lectura, del archivo tomé unas notas de una hoja amarillenta de un periódico, editada el día 7 de febrero de 1897 con el lema:” Sin prensa libre no hay verdadera República».. Se declara en su Primera Edición como” Periodo Político” de filosofía LIBERAL y lo dirigió Don Abelardo Salazar y Don Baltasar Prieto Higuerey.. EL YARE fue su nombre… Su presentación por parte de Baltasar Prieto Higuerey esgrimía lo siguiente: «EL YARE viene a satisfacer una necesidad política y a la vez social y moral en el seno del gran Partido Liberal de esta Isla. Viene a abogar por los sagrados derechos del pueblo, que son los intereses permanentes de la sociedad; viene a denunciar a los mandatarios infieles o prevaricadores; a los que falsifican sumarios para enjuiciar a ciudadanos por el solo prurito de venganza ruines; a los que amordazan el periodismo digno y en unas palabras a todos los que valiéndose de medios indecorosos para planes liberticidas, pretenden retroceder el tiempo con el propósito de erigir cacicazgos y aplastar con manos de hierro a los inmortales triunfos de la civilización». Mi abuelo Baltasar Prieto Higuerey, Baltasarito como lo conocieron los coterráneos de sus tiempos asuntinos, no pudo continuar su lucha Libertaria, debido a su trágica muerte al no soportar el sufrimiento de una herida proveniente del debate político irracional de aquellos días de mediados del siglo XIX; pero su legado sirvió para incrustarse en mí el espíritu Libertario, que es sólo como único fin básico en el derecho a la búsqueda de la libertad, con una sana y enriquecedora la existencia de la pluralidad libertaria de ideas, opiniones, ideológicas y culturas en el seno de una misma sociedad organizada buscando la realización de sus fines y objetivos comunes.
El abuelo Baltasar Prieto Higuerey, como en principios referí era Hermano de Don Loreto Prieto Higuerey, por lo tanto el tío mayor del pariente Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa. En una oportunidad estando con el combatiente y amigo Dr. Antonio Ecarri Bolívar, que juntos lo estábamos entrevistando para la Obra sobre el Maestro; tuve la curiosidad de preguntarle sobre su tío mí Abuelo Baltasar, fungió un gesto de sorpresa, y poniéndome la mano en el hombro, me señaló lo siguiente: «tu abuelo mi tío, fue un hombre recio de carácter, era de un gran verbo en las palabras como tu las defines, escritas y plasmada en las imprentas, me dicen que estas palabras las quemó días antes de su trágica muerte… Baltasarito, me contó mi padre Loreto Prieto Higuerey, que a través de un periódico, de hoja semanal El YARE, fustigaba muy fuerte a sus adversarios políticos; esto y otros sucesos de pugnas políticas e ideológicas miliares, provocó un incidente, entre Francisco Laureano Fermín y tu abuelo Baltasar, el primero desenfundando un arma de fuego le provocó una herida casi mortal, de la cual no pudo recuperarse. También comentaba el maestro que ha seguido el ejemplo de mi padre Loreto y mi tío Baltasarito y de otros familiares, de los que heredé el Espíritu LIBERTARIO que siempre me han Acompañado. He tomado de un discurso del maestro Prieto en la Plaza de la Juventud, aquí en la Ciudad de la Asunción durante la campaña electoral para la presidencia de la República estás cuartillas para enaltecer el Pensamiento LIBERTARIO del pariente y sobrino de mi abuelo Baltasar Prieto Higuerey «… señalaba en la oportunidad de ese discurso así como deshice el cordón umbilical del odio ente dos familias de Margarita, también he destruido muchas ambiciones mezquinas de hombres y mujeres que en este país quisieron tomar por asalto la República para adueñarse de ella. He destruido muchas ambiciones de ignorantes que aspiraban a hacer de su ignorancia una especie de título especial para la malechuria. Querían hacer de la ignorancia una manera de servirse a sí mismos, les puse el trote y les destruí el camino…Yo aprendí en esa manera margariteña de ser que muchos hombres que comprometen su vida en una empresa, si no ponen por delante de esa empresa su corazón y su lealtad fracasan en ella. Es más, los que alientan empresas, para aprovecharse de los intereses de la nación, poniendo por delante sus propias ambiciones, esos me encontrarán siempre en el camino para romperles las trampas y para quitarles el conejo atado en la cuerda…» Termino estas palabras escritas con partes de unas estrofas de un poema La Canción de Las Turbas del «cuñado de mi abuelo Baltasar Prieto Higuerey, mí tío abuelo Dr. Henrique Albornoz Larez»
Arriba!
Las cumbres son nuestras, Nuestras, porque ha sonado la hora de la redención y es necesario escalarlas.
En ellas está Prometeo.
Arriba!
Alcemos la copa y brindamos por los que suben.
Queden abajo los viciosos, los enervados.
Queden los eunucos del harén; los desheredados de la idea y de la lealtad.
El bloque de sombras que atajaba el paso, ya no existe.
Nuestras hachas lo han destrozado: las hachas que esgrime el derecho contra todas las tiranías; las hachas rebeldes: las que cortan como la espada bíblica, despidiendo incendios, pero incendios de santa cólera.
Nuestro ideal es la justicia, pisoteada por los imbéciles y por los déspotas.
El Te-Deum de la libertad ya se escucha en las alturas.
La nube hebraica marca de nuevo el derrotero a los que van camino a la luz..!!

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment