a

Paradigma: Verdades verdes

Manuel Avila

Celebrar los 74 años de un partido con tanta historia doctrinaria como Copei es parte de la cotianidad política venezolana, pues es evidente que los partidos políticos pasan por procesos internos que solo dejan traumas internos y una mala imagen ante la gente. Todos esos procesos legales por los que ha pasado Copei en los últimos años hizo salir a la tolda verde de los espacios históricos ganados en la sociedad venezolana. No es cuestión solo de análisis sino de ver de cerca la cantidad de entuertos y vaivenes legales por lo que ha pasado esta irganización en su historia. No solo se trata de aquellas discusiones cotidianas por la toma de las riendas del partido que indicaban que Copei era un partido con vida.
Luchas intestinas entre los líderes que en tumulto avanzazban en pos del mando, pero que corrientes internas le impedían el paso hacia el naillot del partido y recordamos los intentos de Pedro Pablo Aguilar y su equipo, de Oswaldo Álvarez Paz y tantas luchas por consolidar la fortaleza de la organización.Al final volvía la paz y seguía Copei siendo una referencia política importante en Venezuela.
Es que haber tenido a Rafael Caldera, Luis Herrera Campins, Aristides Calvani, José Curiel, José Rodríguez Iturbe, Pepi Montes de Oca, Humberto Calderon Berti, Lorenzo Fernández, Abdón Vivas Terán y tanto baluarte del humanismo cristiano eran puntos a favor que sin dudas fue una legión de giogantes de la política venezolana. Pero no había llegado Copei a tan calamitosa situación hasta el punto de casi apagarse la llama del Humanismo Cristiano que tantos frutos le dio a la sociedad política venezolana a lo largo de su historia. Así vinieron los conflictos con trampas montadas en toda la pradera verde por expertos en cazar osos y conejos de todas las edades. De esa forma se empezó a diluir la fuerza verde y Copei se empezó a difuminar como esas luces de los botes en medio dela bruma marina. Empezó a verde un punto difuso de claridad que aprovechó la perversidad de la revolución para empezar negocios oscurosa con un liderazgo moribundo que liderado por Eduardo Fernández y su influencias en la sociedad democrática venezolana para pegarle la mano a las riendas del partido verde. En ese momento vinieron los ascensos al Olimpo verde de Luís Ignacio Planas con idas renovadoras, las intermitentes apariciones del «Cura» Omar Calderón desde el Táchira para participar en los procesos internos, luego vino Roberto Henríque con un visión clara de como transformar a la tolda humanista cristiana. Fueron procesos internos interesantes que dejaron grandes aprendizajes porque eran mvimientos internos que le daban vigor a la organización verde, pero que con lanzas envenenadas otros figurines sin calificación política empezaron a penetrar el mundo del chavismo para incorporar elementos del poder gubernamental en la toma de decisiones chavistas.
Ahí fue donde se rompió el eslabón de la fortaleza copeyana cuando las alianzas en el seno del TSJ empezó a imponer figuras sin liderazgo, sin conexión con las bases copeyanas y sobre todo sin la calificación para estar presentes en la constelación de la vida política nacional. Comenzaron a aparecer amateurs de la política que nada le decían a los copeyanos para que ese partido con tanta historia quedara reducido a cenizas. En ese momento la mano larga de los ideólogos del proceso arrastraron los restos del carruaje vrede por las calles del país ante los ojos sorprendidos de familias enteras que habían jurado militrancia eterna al partido del olivo. Se perdió la ruta y lejos de aquellas disputas internas que fiortalecían la democracia social cristiana se dio paso a leguleyismos truculentos, a la venta de las acciones copeyanas por un pedazo de tocino, o unas vísceras maltrechas o un res podrida que ya no la comían ni los zamuros.
Ocurrió lo peor Copei quedó ante la opinión pública como un cuero seco arrastrado por la marea y varó en una playa venezolana la ultrajada dignidad copeyana que empezó a valer lo que dijeran los mahistrados del TSJ. Ya Copei dejó de ser un partido de luchas, de ideas y de la discusión sana para empezar a pasar de mano en mano hasta llegar a convertirs en un maltrecho cuerpo de políticos que solo saben sentarse con los poderosos del régimen a negociar el tiempo de permanencia en el poder transitorio de la jafatura política verde. Y eso es lo que hay hoy una tolda deshecha, vuelta papelillos en medio de un caos político que amenaza con borrar a la oposición venezolana. Eso no ocurrió en AD el otro compañero de viaje de otros tiempos porque Henry Ramos ysu equipo impidieron con mano fuerte que los grupos de presión del chavismo entraran a la sede blanaca a romper con su historia.
En Copei no hubo fuerzas y los mismos fundadores sin fuerzas y cansados de tanto capítulo de terror prefirieron a jugar sin presiones y solo con decisines jurídicas amañadas que solo contribuyeron a sepultar vivo al Copei del sentimiento popular y de la tradición humanista. Por eso hoy cuando el partido verde arriba a sus 74 años de vida política varios grupos se atribuyen el dominio de la tolda creada por Rafael Caldera, pero la gente de corazón verde que acuda a la misa de la organización en todo el país se persignará para pedir perdón a Dios por la traición de los conmilitones que negociaron con el PSUV la historia de la maquinaria verde de otros tiempos. Sabían los chavistas que podían destruir a Copei y lo hicieron con estilo al usar la mano enguantada del TSJ para entregar el báculo de mando a quienes se quedaron solos con las siglas y con el poder transitorio para negociar con los rojos algunos intereses crematísticos que nunca valdrán más que la dignidad del pueblo copeyano.
En todos los estados del país hay luto por la muerte legal de Copei, pero de esas voces que asistan a lasiglesias estoy seguro que saldrán los verdederos copeyanos a tomar la lanza y el olivo para ir con las ideas del humanismo cristiano a recuperar la esencia del partido verde. Yes que de sorpresas está lleno el mundo que mientras Henry Ramos Allup, Presidente de AD nacional fue a saludar a los líderes fundamentales del Copei con historia en la convocatoria de los verdes en Homenaje a José Curiel al Hotel Marriot de Caracas en Nueva Esparta las autoridades regionales acompañaron al equipo de los arrodillados ante el chavismo nacional. Esa interpretación es extraña y hay que analizarla, pues por alguna razón el sabio y habilidoso Ramos Allup ni miró a las autoridades copeyanas que nombró el TSJ. Sin dudas sigue el líder blanco marcando distancia de los ilegales elegidos por una decisión del TSJ y7 que no representan la esencia copeyana en Venezuela. Esa decisión del viejo zorro adeco es contraria a la idea de los adecos de Nueva Esparta y deja en tela de juicio y somete a estudios al Copei regional que es un reedición del partido verde nombrado por a dedo por el TSJ. Si partimos de ese análisis no quedan dudas que es el mismo caso de la AN de Guaidó y la de Luís Parra y José Brito, dos traidores a la democracia y a quienes Henry no apuesta ni un céntavo. Cosas veredes Sancho y cada nos hace repensar la política y calcular los saltos para no quedar mal parados ante el pueblo que analiza, observa y calla, pero que guarda jugadas y castigos.
Sin dudas quien se acerque al Copei nombrado por el TSJ queda mal parado y si seguimos releyendo a Aquiles Nazoa en su artículo «Ramos Allup Te amo» cuando señaló «Henry Ramos tiene cara y actitud de tipo arrecho que no se deja pisotear y ese es su secreto, su arrechera es auténtica.Ramos Allup es quizás,uno de los mejores oradores que ha tenido Venezuela, a veces me recuerda a Jóvito Villalba». Por eso entiendo a Ramos Allup y no a los adecos de Nueva Esparta que deberían leer a su jefe entre líneas cuando fue al Hotel Marriot a acompañar a las autoridades originarias de Copei y no al grupo de los nombrados por el TSJ. Cosas veredes Sancho, diría Don Quijotee en son de chanza filosófica.
Queda a los copeyanos auténticos combatir losalquileres de siglas y la venta de los partidos por cuatro monedas, pues es evidente que Copei fue hipotecado para arrodillarlo ante el régimen y esa es una verdad inocultable que solo puede ser combatida por los que siente a Copei y en algún momento se leyeron a «Caldera desde Tinajeros», a Calvani, Rodríguez Iturbe y si volamos más alto a Mounier y Chateaubriand, pues no se puede ser copeyano sin leer a esos señores como no puede nadie ser adeco sin leer a Rómulo y los hay por montón. Pero es necesario que los políticos sigan a sus líderes fundamentales y es necesario que los adecos relean a Betancourt y lean a su líder Henry Ramos porque de los contrario seguirán lanzando palos de ciego.

Difunde está información
Share With:
Rate This Article
Author

lahoradigital24@gmail.com

No Comments

Leave A Comment