a

Unimar 20 años de éxitos académicos


Eneida Valerio Rodríguez

El Decreto de Fundación de la Universidad de Margarita, se publicó el 21 de noviembre de 1998 y la primera lección a los estudiantes iniciadores de esta historia, se cumplió el 23 de enero del 2000.La Universidad de Margarita, como todo sueño con asidero de futuro, fue una clara visión admonitoria de Pedro Cabello Poleo y Pedro Beauperthuy quienes, contaron con una cálida recepción a su proyecto desde la primera entrevista con el gobernador Rafael “Fucho” Tovar. Han transcurrido, 20 años.
El Dr.Pedro Cabello Poleo y Dr .Pedro Beauperthuy activos educadores y gerentes, han desempeñado el rectorado de esta Casa de Estudios .Hoy dirigen el Consejo Superior junto a sus compañeros fundadores.
Unimar, contó luego en su proyecto fundacional con las incorporaciones de María Elena Morales y Raquel Pérez de amplia experiencia en cargos gerenciales académicos.
Juntos, recibieron como donación un terreno de la familia Gómez, que identifica el campus donde se han concentran voluntades y generaciones de jóvenes, egresados en distintas carreras. Algunos, se han repartidos por el mundo, contribuyendo con el desarrollo de cada país.
El campus de Unimar, se levanta a temprana hora con aroma de grama remojada, regada con esmero y manos encallecidas por quienes cultivan el oficio. El mismo, se enciende con la incandescencia del Sol y cesa cada día, cuando este, se oculta en la falda del valle circundante del municipio García.
Unimar, empeñada en sus sueños, cumple en cada jornada, aquella frase memorial de Walt Disney; “Sueñas, hazlo realidad”
La historia cambia muchas veces desde las primeras actuaciones, y así, toma forma diferente y sorprendente en el desarrollo de sus etapas. Unimar, inscribe la suya en esta categoría de la historiografía.
El equipo fundador de Unimar, recibió la donación de un proyecto para conformar un Instituto Politécnico, de manos de la esposa de un amigo profesor, fallecido por aquellos años. Sus mentores, se convencieron y empeñaron en asumir en este caso; la creación de una Universidad, y poder ofrecer alternativas a la formación académica de sus jóvenes.
Hoy, con 20 años, la realidad de Unimar es clara y edificante. Muestra su empeño y decisión en fortalecer la libertad, tomando en cuenta los riesgos que la acecha y las dificultades derivadas de acciones que pretenden desmantelar lo más íntimo y propio de toda Universidad; su autonomía y capacidad de dirigirse a través de sus autoridades.
La Universidad, está en la mira del gobierno, para arrebatarle su condición plural donde prevalece la libertad parte de su esencia. Es la Universidad, un faro encendido y sin apagarse aúpa el crecimiento social identificándose con los valores y postulados inherentes a la democracia como sistema perfectible social.
La desmesura y atropello, a los cuales ha estado sometida, demuestran pies juntillas las intenciones del régimen para someterla interviniendo sus principios fundamentales de sus propias actuaciones.
En medio de tales condicionamientos y tristes episodios de este tiempo oscurecido por un gobierno devoto de la inapropiada conducta, Unimar, celebra 20 años de lucha. Es solo el principio de aquella iniciada un 23 de enero, fecha memorable en la conciencia histórica del país.
Unimar, aspira continuar impartiendo conocimiento a través de sus carreras fecundas y también en otras distintas, como la; Cátedra Jòvito Villalba, en cuyas actividades ha permeado parte de la historia venezolana en esa lucha por conquistas libertadoras. Esta Cátedra, ha sido espacio para el Grupo Región Insular en la difusión de sus postulados y con estricto sentido histórico de conquistas mediante el ejercicio plural.
También en 20 años, sus actividades repartidas en varias carreras abarcan la formación tanto de pregrado como de IV Nivel. Todo, corona el logro de sus objetivos; academia, investigación y extensión.
Los jóvenes margariteños no han migrado para formarse. Se han quedado en el arraigo de sus raíces al igual que la esencia formativa de Unimar que lo ha hecho suya y compartido con la comunidad que la acoge con respeto y consideración.
Para todos sus fundadores y comunidad conformada por autoridades, estudiantes, profesores, personal administrativo y de mantenimiento, es grato decirles: gracias. Encierra este vocablo,la profunda conciencia de respeto y admiración. ¡Qué los 20 se multipliquen infinito!

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Comentarios

Deja un comentario