a
Últimas Noticias

Mardeletras: El Mamey: un pueblo necesario

José Rodríguez Suniaga*


El Mamey constituye uno de los pueblos más representativos y populares de La Asunción. Su prestigio va íntimamente relacionado con su ubicación geográfica; la parte más baja de la Ciudad. La Asunción se ha expandido, como es lógico, pero la conformación del pueblo se mantiene casi sin alteraciones significativas; no así, su composición social y económica, la cual ha variado con el paso de los años. Es importante señalar la fortaleza del barrio en su devenir durante los últimos 50 años y su sólido y profundo enlace con el destino de La Ciudad.
El Mamey, pequeña comunidad asuntina es cuna de hombre y mujeres que han enaltecido el sentir margariteño a lo largo y ancho de la geografía venezolana y más allá de nuestras fronteras, quienes en su conocimiento popular y/o académico han demostrado en otras latitudes el valor de emprender una gesta familiar y social plena de valores y principios que promueven el respeto, la solidaridad, la hermandad. La religiosidad, la fe, la honradez y el amor, como base de la unión que soporta los pilares de un pueblo hermanado por los hechos sociales que ocurren en el tropezar diario de la vida mameyera. Los barrios asuntinos tienen en El Mamey su punto de apoyo y referencia para su quehacer pueblerino, para la organización comunal.
No resulta aventurado decir que El Mamey nació con La asunción. Este forma parte de su historia al lado de otros vecindarios como La Otrabanda, El Copey, Buenos Aires, El Otro Lado del Rio, Las Huertas o La portada que le daban a La Ciudad su exacta conformación. El Mamey de hace 50 años (igual que ahora), estaba conformado por la Calle Figueroa, Calle Gómez, el Camino Hondo, denominado después Calle Margarita, parte oeste de La Calle Ruiz y el Rincón del Perro, que siempre ha sido un callejón. El centro del pueblo lo formaba el punto de convergencia de El Rincón del Perro, el Camino Hondo y la Calle Figueroa, un amplio y uniforme terreno salitroso, utilizado para jugar pelota, donde resaltaba la toma de agua de dos picos, que sustituyó a la famosa pila redonda de El Mamey.
Es importante resaltar algunos sitios o lugares referenciales que marcaron nuestras vidas por las actividades allí realizadas y los acontecimientos suscitados: El alambique de Bucho, El Terreno de Julio Cachón, La Gallera de los Obando, La Molienda de Maíz, La Cruz de Las Misiones, Las Bodegas de José del Carmen y Mallango, La Barbería de Picho y las canchas improvisadas de voleibol, entre otros.
Cabe señalar que en los últimos 50 años, la comunidad mameyera ha experimentado un moderado crecimiento demográfico/habitacional, con la particularidad de una insignificante presencia de factores externos. El crecimiento se ha generado de manera familiar, de allí que las viviendas construidas se han levantado en terrenos propiedad de algún familiar
Allí sigue El Mamey, su gente viviendo y aspirando seguir haciéndolo juntos, con sus diferencias, sus creencias, sus anhelos y sueños. El Mamey de La Asunción, un pueblo necesario.
*Sociologo, Docente Universitario y Articulista.
Cheitocarobo1957@gmail.com

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario