a

Paradigma: El Tiempo de Unimar

Manuel Avila

La llegada de la Universidad de Margarita a esta tierra de la Virgen del Valle fue una verdadera bendición porque sufrían muchos los neoespartanos para ir a estudiar a la capital de la República. Esa visión de Pedro Cabello Poleo, Pedro Augusto Beauphertuy, Raquel Pérez, María Eugenia Morales y Anibal Gómez fue la jugada maestra de los pensadores de éste último medio siglo en Margarita. Llegó la luz a la isla para acompañar a la UDO en estos menesteres de formar al ciudadno de esta tierra gloriosa. Y se hizo la Univetrsidad de Margarita en tierra bendita y muy cerca de la Basílica de la Virgen del Valle

Cuándo me enteré que Unimar estaba de Aniversario 20 dije que le escribiría una crónica y lo estoy haciendo porque cuando me correspondió ser Director de Educación del Gobierno de Morel Rodríguez entre el 2009-2012 hice unos convenios con la Universidad de Margarita y su Rector Gerardo Aponte Carmona para la Enseñanza de la Historia Regional. Muchos días transité por los caminos empedrados de esta casa de estudios en las diligencias vinculadas con lo académico.
Se hizo el enlace en el Castillo San Carlos Borromeo de Pampatar cuando la Dirección de Educación hizo el lanzamienrto del ambicioso proyecto y se enlazó la propuesta académica para romper los esquemas del ostracismo en la Enseñanza de la Historia por parte de la Zona Educativa, que se negó en ese momento a aceptar la instalación de un proyecto académico que en nada afectaba la materias de currículo nacional, sino que formaría parte de los contenidos de la historia que se enseñaba en las aulas nacionales y estadales. De todas formas se hicieron las consultas a nivel ministerial y nos autorizaron a realizar el trabajo docente en las escuelas estadales. de todas formas la ignorante que dirigía la ZENE para el momento siguió peleando sola como los gallos de combate y no encontró eco ni siquiera en las autoridades nacionales.
Los talleres se iniciaron en conjunción con las autoridades del postgrado del Centro de Investigaciones Históricas de Unimar y se abrieron fuegos con el lanzamiento de la propuesta académica en el auditorio de Unimar. A partir de ese momento fue la Universidad de Margarita el centro del conocimiento histórico de la región y núcleo donde convergieron las fuerzas del conocimiento histórico insular. Todo un acontecimiento que revolucionó la educación neoespartana en esos tiempos y ya cuando el proyecto llevaba dos años de lanzado apareció en escena el Cronista de Díaz, Verni Salazar para ocuparse de la actividad en los dos últimos años. Ya se había ganado mucho territorio y los maestros estadales se comprometieron a realizar concursos de dibujos, carteleras, murales y sobre todo a hablarle a sus estudiantes de la historia regional. Pero el trabajo principal y el diseño se realizó en los primeros años y ya los añosposteriores fue puro trabajo de carpintería y pegar los clavos.
En acto realizado en Unimar por primera vez el Gobernador Morel Rodríguez acudió al a la actividad del lanzamiento del proyecto que le permitió a la Gobernación y a Unimar aportar datos importantes para la trascendencia histórica de los pueblos de Margarita y Coche. Ya los maestros entusiasmados con la propuesta académica hicieron conocer la historia de Nueva Esparta y esa repercusión del conocimiento permitió que la educación insular se proyectara por los caminos de la academia.
Ahora cuando Unimar está de aniversario 20 me corresponde desde este ángulo de la crónica escrita hacer el reconocimiento público a sus autoridades: la Rectora Antonieta Rosales de Oxford, a su junta directiva integrada por Pedro Cabello Poleo, Pedro Augusto Beauphertuy, Raquel Pérez, María Eugenia Morales y Anibal Gómez. Todo lo que ha traído esta universidad a Margarita y Coche es progreso porque miles de profesionales han brotado de esta alma mater y solo le resta al pueblo neoespartano la obligación de reconocerle sus méritos por el trabajo realizado en el tiempo.
Fue la gestión del Rector Gerardo Aponte Carmona que fue la que más conocí por mi amistad con la figura de la academia que le dio a la Dirección de Educación el reconocimiento que merecía esta prestigiosa institución educativa que con su eslogan “Hacia la Excelencia Educativa” dejó huellas importantes en la gestión de Morel Rodríguez Avila. Más nunca se firmaron convenios con las universidades, se perdió el sedero de la excelencia, ni una escuela más y se trancó el serrucho del avance en materia educativa. Las gestiones de Cabello, Beauphertuy y Rosales de Oxford han dejado huellas marcadas en la trascendencia de la Universidad de Margarita en la región y los insulares le damos las gracias por tantos aportes a la comunidad insular.
Por esa relación hermosa que existió en el pasado y las buenas relaciones con su equipo directivo sentí profunda extrañeza cuando no llegó la invitación de mi persona como amigo de Unimar para acompañarlos en su 20-20. Igual siento la obligación de dar las gracias por los esfuerzos de éste equipo que desde hace 20 años se comprometió con el desarrollo de Nueva Esparta y así lo están haciendo. Entendí que las manos caprichosas de los envidiosos de oficio siempre estarán metidas en estos menesteres de la oscuridad institucional porque muchos se acostumbraron a esconder las fichas en el juego de las damas cchinas para tirar la piedra y esconder la mano en un estilo marrullero y bajo. Eso siempre será así porque la mezquindad humana seguirá ondeando las banderas de los pergaminos fatuos. De eso no hay dudas y la mano que mece la cuna usará los artificios que sean necesarios para mantenerse en carrera sin competidores que le hagan sombra.
No es la culpa del mensajero sino del repartidor de cartas que tira las misivas por el camino para poder orientarse cuando regrese de los espacios del infierno de Dante, pues ese será siempre el estilo ruin de los caminates sin destino que sigue jugando al escondido aunque haya llegado la luz eléctrica. Pero esas son las cosas que alejan a los hombres de los concilíabulos perniciosos que solo llevan la maldad escondidas en sus sacos de las ambiciones milenarias.
De todas maneras gracias a Unimar por tanto y de corazón siempre pensé que escribiría esta crónica para elevar los ánimos de los guerreros del conocimiento y proyectar el prestigio del Alma Mater de Margarita que tanto le ha dado a los oriundos de esta tierra.
Felicitaciones y un aplauso grande para los forjadores del conocimiento y sembradores de futuro, pues como dijo el eminente pampatarense Efrán Subero “Y lo peor: llevar el pobre papel con las pobres palabras y el pobre poeta ,a dónde están los sabios de almanaque,los sabios institucionales o los sabios de botiquín siempre en desgarro. Siempre una absurda prelusión perdida”.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigital24@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario