a

Gotas de Alborada: Diálogo y triunfo político

ADALBERTO ORTA

 La desbordante hiperinflación en Venezuela, refleja la ineficaz gestión de un régimen que anda más pendiente en eternizarse en el poder que en atender las reales necesidades de un país, de un pueblo y sus ciudadanos. Los problemas se agudizan cada día, la polarización política es asfixiante, las sanciones de los Estados Unidos profundiza el caos y la falta de coherencia de los sectores opositores, se convierte en oxigeno para la élite gobernante. Como bien lo afirmo la experta en Derechos Humanos, profesora universitaria y vicepresidenta nacional del M.A.S., María Verdeal : ”En Venezuela se perdió la institucionalidad debido al caos político”.  También es oportuno señalar lo que titula el Financial Times: “Se está acabando el tiempo para el líder de la oposición de Venezuela Juan Guaidó”- “La gira al exterior de alto nivel del político oculta la incapacidad para forzar el cambio”. Ciertamente, en la población venezolana se siente una frustración y desdén hacia la acción política, esto obviamente es producto de los errores de quienes dirigen la oposición al gobierno desde el G4, pero así mismo es estimulado por grupos expertos en sociología y marketing político que asesoran a Nicolás Maduro.  Por otro lado, las sanciones impuestas de manera unilateral por el gobierno de los Estados Unidos, hace más terrible el diario vivir en Venezuela, para los diversos sectores de la sociedad. En fin, tenemos un gobierno con una de las peores gestiones en el ejercicio político administrativo del mundo, violador de los Derechos Humanos, con una conducta perversa hacia la tolerancia y la libertad de opinión. Pero, la oposición ni aprende ni olvida. Se cometen las mismas equivocaciones, el guión es repetitivo, el mantra perdió el home, no se construye una estrategia común, hay mucha dispersidad, la falta de unidad opositora es fortaleza para el régimen, no se reúne todo el campo democrático y la cacareada “todas las opciones están sobre la mesa y bajo la mesa” no causa ninguna impresión a esta altura del juego en la sociedad.

Este año habrá elecciones parlamentarias, por disposición constitucional. ¿Llamarán otra vez a la abstención? ¿Obsequiarán los del grupo Guaidó la AN al régimen? La conducta de los dirigentes Henry Ramos Allup y Henrique Capriles , es distinta, es de participar. Hay que nombrar un nuevo CNE con el concurso de todos los referentes sociales. Para eso es vital el diálogo. La amplitud, el desprendimiento y la unidad de propósitos.

 Es tiempo de diálogo y construir una estrategia de victoria ante el oprobio de la élite que gobierna Venezuela. Hay que soltar las amarras e ir en la vía democrática y electoral para derrotar  la anarquía, a los autócratas y empezar a salir de esta pesadilla. El diálogo es el puente de entendimiento para la oposición y también para encontrar acuerdos mínimos con el gobierno en materia electoral. Si se puede. Las aventuras y acciones mediáticas hay que dejarlas en el pasado. Diálogo y triunfo político es el camino.  Tu arma es el voto.

@adalbertomas

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario