a

¿Estrategia China?


Enrique Prieto Silva

La aparición y diseminación del corona virus desde China para el mundo, dado el poder estratégico que ha alcanzado el coloso y no bien ponderado coloso asiático, ha levantado suspicacias desde todos los frentes que se manejan en la geopolítica, una de ellas, la especulación sobre el verdadero origen del virus y la realidad fundamental sobre su surgimiento, que sin querer o queriendo ha levantado la tal vez mayo especulación y temor en el universo, dado el espectro originario como también todos los visos especulativos que se gestaron y vienen confundiendo a la población mundial, que cree a ciegas los resultados de la ciencia prodigiosa, que nos ha dado esperanza en lo que todos hemos creído: ¡Un mundo con la mejor calidad de vida cada vez más radiante, y con igualdad de disfrute para todos sin discriminación alguna!
Sin dudas, es la verdadera meta de lo que hemos llamado “el desarrollo”, que sin dudas, quiérase o no, siempre estará limitado para muchos, los llamados desposeídos o menos ricos, dadas las circunstancias que siempre surgen y se tejen en el manejos de los recursos controlados por el poder político, También sin dudas, surge la manida política de que ¡hay que dar más a quien menos tiene!, que se ha convertido en el semillero de los ¡descalzos o desposeídos!, que sin dudas, no fueron premiados con el poder de la educación en todas las formalidades, para logar ayudar a desarrollarse e impulsar el desarrollo. No hay dudas, no hay subdesarrollados, sino menos educados.
Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con el corona virus? ¡Veremos!. Se ha dicho que el virus surgió o apareció en Wuhan una ciudad metrópoli de China abarrotada de 11 millones de personas, con conexiones a todas las partes del mundo donde obviamente, se asiente un gran mercado comercial y financiero, pero no podemos desdeñar que por su densidad poblacional, es la ciudad central de China que la convierte en la 42º ciudad más grande del mundo y la séptima más grande de China, y, justamente, debido al tamaño de la ciudad y su influencia económica sobre Asia, Wuhan ha sido la plataforma perfecta para que el nuevo coronavirus viaje tan rápidamente extendiéndose a varias partes del mundo.
La ciudad de Wuhan está construida a lo largo del río Yangtze, y es una base empresarial tanto en la fabricación de productos de alta tecnología como en la fabricación de bienes más tradicionales; y no es de despreciar, que el aeropuerto internacional de Wuhan, tiene un promedio de 20 millones de pasajeros anuales y ofrece vuelos directos a las principales capitales del mundo: Londres, París, Dubai y otras. Cuenta con una serie de zonas industriales, 52 institutos de educación superior y más de 700.000 estudiantes universitarios, que según los estimados de la República Popular China es la mayor matrícula estudiantil a nivel superior de todo el país. Tiene alrededor de 230 de las 500 compañías más grandes del mundo que han invertido en infraestructuras de producción en esa ciudad.
También hay una notable inversión de Francia, que tenía una concesión extranjera en la antigua Hankou (nombre anterior de Wuhan), entre los años 1886 y 1943. Por ende, más de 100 empresas francesas han invertido en la ciudad, donde compañias como Peugeot y Citroen tienen plantas conjuntas franco-chinas en el parque industrial de Wuhan. Y como dato importante, la ciudad también constituye la puerta de entrada a la región de las Tres Gargantas, una zona turística y hogar de la mayor represa hidroeléctrica del planeta.
Al fin, queremos especular con una reciente información que nos quiere llevar a creer, que como se ha dicho, el fenómeno “corona virus”, queriéndolo o no, se constituyó en la mejor estrategia china para apoderarse del mercado extranjero en su territorio, cuando supuestamente se fueron al piso los precios de las acciones de todas esas empresa, que según fuentes de inteligencia indican que la misma China as adquirió y se hizo propietaria de la mayor industria del mundo. ¡Verdad o no!, pronto lo veremos, pero lo que si es cierto es la información que nos hace pensar en la verdad, que la baja del precio del petróleo en el mundo, que crea el gran desfase en la OPEP, no hay que buscarle otro motivo, ya que bien es sabido que el gran incremento del precio del petróleo en los años recientes, fue a consecuencia del gran consumo del ¡Gigante Asiático!. Pensamos que: ¡No hay que darle vuelta a la estrategia!
@Enriqueprietos

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario