a

Feminicidios y conejas paridoras

ENEIDA VALERIO RODRìGUEZ (@eneidavalerio

Las mujeres recordaron su Día Internacional el pasado 8 conforme la declaratoria de la ONU cuya datación se remonta a 1975. Las luchas por jornadas mejores y demandas salariales justas así como las entabladas para disminuir flagelos de violencia que exhibe ribetes preocupantes no cesan. Por el contrario, aumentan y han logrado llamar la atención a nivel internacional posicionándose el país azteca como el primero con los índices más altos en feminicidio.
En México, la situación se torna grave. El pasado 8 se llamó a un paro y sus ciudadanas residenciadas en otros países, acordaron similares eventos, logrando éxitos importantes en algunos casos, donde funcionó la convocatoria.
El presidente Manuel López Obrador, se desplomó en las encuestas. Hace apenas un año, las mismas le daban un índice de aceptación superior a 60 % Hoy se tambalea y la apreciación positiva a su gestión, se ubica en 50 % Al difundirse la escalofriante cifra de 10 feminicidios cada día, las empresas responsables de las investigaciones, deriva en buena parte, de estos delitos, la causa de la caída estrepitosa de AMLO.
El último feminicidio de atención y difusión internacionales por sus injustas evidencias, fue el de la pequeña,Fátima Antón, cuyo cadáver, localizado con signos de tortura y en total desnudez conmovió al mundo .La madre de la pequeña colegial, ha llamado la atención sobre el hecho diciendo; “Hoy soy yo, mañana puedes ser tu”. Tal alarma expresada públicamente, ha logrado despertar mayor conciencia sobre la situación azteca. Las mujeres se han unido exitosamente.
Desde el Congreso mejicano y liderado por una joven senadora, María Salqueiro del partido MORENA el mismo del Presidente López Obrador, un movimiento plural con representación de varios sectores, desde la Academia hasta los sindicales, ha cuestionado al mandatario por la permisividad y pasividad frente la ola de violencia generada en parte por este n particular. Este delito con un auge inusitado, también se exhibe con crudeza en países, como El Salvador y Perú.
En Venezuela, la pobreza ha cultivado cuidadosamente, la condición femenina. Sus luchas comenzaron a enderezarse en demandas de sus derechos desde inicio del pasado siglo donde lograron reivindicaciones importantes.
Sin embargo, otros mejores resultados, se agravan por estos años de revolución; la grave situación de abandono de la infancia desasistida, se refleja en la cara de pobreza de la mujer y en esta faz, se pasea de un lado a otro sin remilgos.
La mujer en Venezuela, ha reducido su protagonismo en este marco de pobreza, debido a su condición de madre, golpeada sobremanera cuando se trata de hijos enfermos y de urgente atención, a los cuales muchas veces no puede acceder, dado a los costos para alcanzar los tratamientos. Y así, la condición de pauperización creciente de la población amenaza la femenina de una manera devastadora.
En este ir y venir, las fuerzas menguan y la fatiga se impone en el rostro de la pobreza que reviste la mujer. Hay que señalar además, la falta de respuestas ante estas situaciones. El presidente, no promete soluciones como los casos severos de desnutrición. Optó, por un mayor desparpajo para someter la fortaleza femenina.
Llamó a parir para darle consistencia al socialismo y dio el número exacto de 6 en cada mujer al estilo de “conejas”. Fue una desconsiderada falta. Lo dijo, en una de sus últimas alocuciones nacionales. Una humillación aberrante. Parir en los hospitales, como decía con el bono de Parto Humanizado, donde la muerte de neonatos es creciente y la situación hospitalaria deprimida por la falta de atención de su gobierno.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario