a
Últimas Noticias

Paradigma: Saltos de la historia

Manuel Avila

La crispación política nacional sigue su curso en medio de tantos análisis que hablan de cambios y luchas políticas que apuntan a lo que han dicho los americanos que debe irse a un proceso electoral limpio y puro. No hay posibilidades de ir a guerras y luchas de calle que en el devenir del tiempo solo lograron enredar más la solución al problema político nacional. Por eso los gringos insisten que la salida a la crisis política nacional va fundamentada en procesos electorales transparentes con una autoridad elegida por la misma sociedad, donde se garantice unas elecciones libres es parte de las jugadas políticas para que el país vuelva a la normalidad democrática perdida hace buen tiempo.
Ganar espacios políticos cuando nos los tiene la República es pàrte de las ganancias de la sociedad venezolana que con un movimiento ciudadano de primera línea está obligada a pasar por encima de las decisiones de los partidos políticos que insisten en continuar con los mismos tipos en la acera del frente contra el chavismo. Esa es una realidad que debe manosear la misma gente y dar un paso adelante para imponer ideas que van por encima de las cofradías políticas y los juegos tramados de los avispados de las cúpulas políticas.
Por eso cuando la Casa Blanca sigue apoyando a Guaidó en su ruta electoral y con argumentos para una negociación para salir de la crisis política mediante elecciones libres, pues esa sentencia de Eliot Abrams indica por donde van los tiros en la solución a la problemática política venezolana. No se trata de continuar con radicalismos enfermizos que se salen de la jugada. Y es que aquí hay mucha gente confundida con respecto a la posición de los americanos en este juego político nacional, pus creeer que vendrán aviones y barcos a invadir a Venezuela es solo un juego de imaginación que nada aporta a la solución de la crisis, sino que enreda más las posibles caminos a un país que debe buscar solución a sus problemas internamente y no condicionados a la presencia americana en el país.
Por eso cuando la Casa Blanca sostiene que el chavismo de participar en la construcción de la paz está bien clara porque esa tranquilidad es para todos los venezolanos y no para la mitad nada más, pero van más lejos los americanos al sostener que el mismo Maduro puede participar en los procesos electorales, aun cuando cuando haya sido solicitado por los organismos judiciales de Estados Unidos. Eso suena duro a los radicales de la oposición que no quieren entender que las cosas no son como diga la gente, sino como debe realizarse un proceso de transición en paz. Los caprichos quedan fuerade juego en estos planteamientos políticos que buscan poner las cosas en su lugar para apostar a la salida de una crisis que agobia a la Venezuela de estos tiempos.
Luce descabellado pensar en un proceso electoral cuando las jugadas han sido desastrosas en todas las elecciones, pero con un chavismo destrozado por su pésimas políticas en todos los planos y con un CNE producto de la concertación entre los factores políticos y civiles del país, no son muchas las opciones de la revolución en sus aspiraciones de mantenerse en el poder. La propuesta de los americanos está sobre la mesa solo falta que el chavismo entienda que se debe medir en condiciones electorales justas y esto pasa por un CNE equilibrado, sin las máquinas electorales chimbas, sin ventajismos políticos y con una depuración de los electores. En esas condiciones sabe la revolución que no tiene gane y es por eso que le cuesta aceptar un proceso electoral en esas condiciones, pero si observamos la actuación del gobierno en medio de la pandemia vamos encontrando razones para que el chavismo intente aparecer como los grandes protagonistas y mostrar la cara de un gobierno eficiente y que cuida y protege a su pueblo. Podrán decir cualquier cosa del chavismo los venezolanos, pero no que su trabajo en este tiempo de pandemias ha sido cuidadoso y que ha buscado mantener el control del virus en el país. Esa es la razón de ser de la eficacia de la revolución porque vienen procesos electorales y quieren aparecer ante la gente como los salvadores de la patria. Esa es parte de la dinámica política y tienen razón al moverse con soltura en ese proceso de control y salvación del país.
Corresponde a la oosición jugar fino para llegar al punto de elecciones libres donde con un buen candidato ponga fin a las jugadas oficialistas en los últimos procesos electorales, pues está bien clara la posición de los americanos que conocen bien los números de una nación desmejorada en lo económico y social , y que por tanto no le daría su confianza electoral a quienes no supieron conducir la barca nacional a puerto seguro. Hoy con el bolívar devaluado, con el dólar como moneda nacional y con la crisis económica que tiene a los venezolanos ganando cuatro o seis dólares mensuales no creo tenga alguna posibilidad el modelo político que está en el poder.
La lógica electoral es la jugada perfecta para la solución a la crisis del país, pero falta que tanto chavistas como opositores radicales ambos entiendan que deben resolver los problemas en las urnas electorales con condiciones que le den a los ciudadanos la posibilidad de elegir que ha sido secuestrada hace buen rato.
Pareciera aventurera esta posición de ir a elecciones, pero es la salida más racional en medio de una crisis que ha convertido el bolívar en nada y donde los ciudadanos no pueden comprar un cartón de huevos porque su sueldo es miserable. Esa realidad abre las compuertas electorales y ponen sobre la mesa una salida política alejada del radicalismo enfernizo de los dos lados y obliga a la oposición a integarse con la sociedad venezolana para poner al frente a figuras que el pueblo vea como los que vienen a solucionar la crisis del país.
Podrán decir los chavistas que no hay ninguna crisis y será la gente con sus votos la que decida el alcance de su propuesta política, pero la condición a los jefes de los partidos es a abrir compuertas y a deslastrarse de cuanto estorbo tienen en el camino para obstaculizar los cambios importantes para sociedad en crisis económica y social.
La posición de Abrams está muy clara y solo queda al chavismo y a la oposición radical entender que una salida electoral con transparencia es la mejor jugada para no seguir perjudicando a un país metido en una búrbuja de conflictos y que debe solventar sus propia realidad con altura y nivel. La historia será siempre de vaivenes y saltos, pero seguirá siendo la historia y Venezuela es un país con tanta historia que puede hacer el libro más grande del mundo, pues como dijo Pablo Neruda “Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar el paisaje.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario