a

Paradigma: De cal y arena

Manuel Avila

Cuando Bernabé Gutiérrez recibió todos los poderes plenipotenciarios de su Presidente Henry Ramos para que asistiera a la reuniones del CNE en busca de las cuadraturas para los procesos electorales sabía lo peligroso que era darle poder a un indio. La historia de AD ya tenía registradas las hazañas de Jesús Ángel Paz Galarraga cuando la división de AD que terminó con el MEP como partido y Luís Beltrán Prieto Figueroa como candidato presidencial en 1968. Saben los adecos por historia que era riesgoso darle poder a un ambicioso personaje que invento el MAELECAD como estructura electoral para tener poder dentro del partido blanco. Eso planteó el Piaroa y Henry se lo aceptó porque eran hermanos siameses en tantas jugadas que le dieron beneficios en su tránsito por la carrera política. De manera que la relación Henry-Bernabé una de las más perversas del país que mantuvieron secuestrado a AD por más de 20 años es parte de las duplas de más cuidado en la historia política nacional. Por supuesto eso termino en una tragedia de amor y dolor.

Ese nivel de confianza que le dio Henry Ramos a su incondicional “Piaroa” le sacó la banqueta al jefe de AD nacional que cuando se negó a ir a las elecciones parlamentarias de diciembre 2020 encontró de frente al poderoso Bernabé Gutiérrez que con el MAELECAD se creyó por momentos dueño y señor de las siglas y símbolos del partido del pueblo. Eso se probó en Nueva Esparta donde el Piaroa tiró su rezón durante 10 días y parecía el cacique de la tribu adeca insular. Toda la dirigencia adeca sin excepción hacía loas al Piaroa y lo consideraban una especie de semidios con ínfulas de super poderoso marajá que caía del cielo en una especie de ritual sacro santo de grandes proporciones sagradas.

Ya el Piaroa venía sembrando una ciudad por debajo de la tierra ante los ojos del Henry Ramos habilidoso que le dio rienda suelta para que tomara decisiones en las reuniones del CNE, pues su confianza plena en el Piaroa era parte de su fuerza en AD. Por eso mucha gente no llega a creer que los siameses estén separados y miles de cuentos salen a flote para demostrar que es casi imposible una separación entre dos hermanos de luchas. Esa es la razón por la que la gente no cree en las acusaciones de Henry Ramos contra El Piaroa cuando lo llama traidor, transfuga, corrupto y pare usted de contar, a lo que el indígena le responde con versos llaneros que le dan respuesta contundente al Jefe de AD. Y es que el Piaroa tejió bien su salto al vacío al recibir el espaldarazo del TSJ al entregarle las siglas del partido blanco y los símbolos para que el ex Gobernador de Amazonas tome posesión de todas las casas de partido del nivel nacional y haga asambleas con los adecos de todos los pueblos de Venezuela. A Henry Ramos solo le quedó la promesa de los dirigentes blancos que lo acompañarán en esa terca idea de no ir a elecciones parlamentarias en diciembre del 2020.

Quisiera ver a Tobías Bolívar y Alfredo Díaz manifestarse a favor Henry Ramos quien los apoyó en toda su carrera política, pues con el conocimiento que Bernabé es el dueño del partido del pueblo en estos momentos, no tengo ninguna duda que Tobías Bolívar que quiere ser diputado de nuevo se cuadrará con El Piaroa desde el vamos y por supuesto que se lleva en sus manos la carta de Oscar David Hernández su incondicional Secretario de Organización. Y por supuesto el Gobernador Alfredo Díaz se cuadrará de ipso facto con el nuevo jefe de AD para que lo apoye en sus aspiraciones reeleccionistas para el 2021. Sin dudas que los adecos dejarán a Henry Ramos solo como una sota de basto en un escenario político que está bien claro y donde los adecos seguirán a sus líderes naturales en AD. Por supuesto Henry tampoco perderá porque seguirá conectado al Gobierno de muchas maneras y eso le tranquilizará para seguir haciendo política en el país.

Ahora donde estará el problema es en los adecos de las bases, esos que juran que “adeco es adeco hasta que se muera” y que no se calan el teatro del “Pájaro Loco y El Piaroa” como una comedia de mala calidad que deja al Partido del Pueblo despedazado y proyectado a convertirse en una casa vacía como quedó la casa copeyana en los últimos años. No volverá AD a ser más nunca el mismo partido fuerte que retaba al gobierno y batallaba con la consigna de que AD era el partido de mayor fuerza electoral  en el país.

Con el MAELECAD al servicio de Bernabé Gutiérrez esa estructura electoral no le deja ninguna fuerza a Henry Ramos y lo obliga a repensar la política, pues es evidente que hay una división que solo le dejó en sus manos a Henry solo el sueño de ser el dueño de AD. Pierde fuerzas la maquinaria blanca y veremos en los próximos días a una tolda barnizada de rojo que saldrá a conquistar a los adecos del país, pero que ya los militantes blancos saben que Bernabé negoció con el chavismo hasta convertir a los adecos en un disfraz rojiblanco que son cuestionados por los electores venezolanos.

No se sabe cómo se saldrán los adecos de este nudo corredizo que le puso el chavismo al dividir a los siemeses y dar la carambola de romper los esquemas de retadores del régimen a los hijos de Rómulo Betancourt.  Se le acabó la moral a los blancos y de ahora en adelante formarán parte de esas caricaturas cercanas al régimen y entregados a los dictámenes de un Piaroa vendido al PSUV a cuenta del poder del hermano y como dicen los mismos adecos por un dinerillo. Eso no es lo que muestra El Piaroa que sigue aferrado a las elecciones parlamentarias y al voto blanco como consigna al obviar el acontecimiento ocurrido en el CNE y como si la entrega al chavismo hubiese sido solo un espejismo y solo eso.

Cree el Piaroa que la gente se come el cuento que solo quiere que AD vaya a las parlamentarias y que nada tiene que ver que su hermano sea rector del CNE, pues cree el indígena que los venezolanos se chupan el dedo y solo miran el horizonte para hacer poesía y creer que hay adecos buenos que solo piensan en salvar el país. Ese cuento chino del Piaroa solo se lo aplauden sus legionarias de Margarita y sus amigotes de francachelas que lo acompañaron en la isla a cuanto sarao y comilona le ofrecieron al Piache de AD.

AD como organización está entrampada y tendrá que usar sus mejores ideólogos, esos sabios que saben más que Dios para enderezar un momento histórico que no se resuelve solo declamando los versos de Andrés Eloy Blanco, releyendo los discursos de Rómulo Betancourt, ni las obras literarias de Rómulo Gallegos. Tampoco con la lectura de “Venezuela, Política y Petróleo”, sino enfrentando con ideas, con moralidad y con dignidad de políticos de altura una tempestad que amenaza con borrar la historia de AD.

Pensar que no ha ocurrido nada en las entrañas de AD es estar de espaldas a la realidad porque esa pelea de Henry Ramos y Bernabé Gutiérrez deshace de mil maneras la estructura del partido del pueblo e impone un nuevo tablero para hacer política en la región. Es inminente la aparición de Morel Rodríguez con sus planteamientos de gobernanza en la escena y ya asomó su presencia en el ruedo político con una gestión de oro que abre el abanico de posibilidades sobre todo en tiempos cuando la sociedad de independientes serán los que decidan la suerte del país en los próximos años. Será la sociedad venezolana contra el chavismo a quienes nadie quiere por sus pésimas políticas en los últimos 22 años y eso abrirá las puertas de una unidad que no nacía mientras las cúpulas guisaban en sus cenáculos de cristal y no le abrían las puertas a los independientes de una sociedad arrinconada por los zagaletones que se disputaban los espacios de poder como aves de rapiña.

Con AD, Copei y PJ convertidos en partidos de vitrina vienen luchas políticas electorales que pudieran resultar provechosas si la sociedad se une definitivamente para terminar con la pesadilla revolucionaria. Eso pudiera ocurrir si aparecen nuevos líderes de la sociedad organizada y se montan encima la responsabilidad de salvar a Venezuela. Está probado que el chavismo fracasó y que carece de votos, pero es necesario que aparezcan líderes de todas partes que estén convencidos que el único objetivo es “salvar a Venezuela” y que las políticas de las cúpulas partidistas por años solo imposibilitó los avances hacia cocinar esa unidad nacional tan codiciada.

Por ahora unas son de cal y otras de arena y le correspondió a AD y PJ entrar en un proceso de hibernación que los obligará a soltar sus líderes a otras organizaciones nuevas o viejas para salir de esa condena a que los enviaron las decisiones tribunalicias del régimen. Es la hora de las organizaciones políticas regionales con partidos de gente buena y sin la presencia de hombres y mujeres trajinados por el paso del tiempo. Creo que llegó la hora de la sociedad civil que arrope y aproveche los espacios para engendrar líderes con ganas de salvar a Venezuela.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario