a
Últimas Noticias

Paradigma: Defensores de mentira

Manuel Avila

Nadie creería nunca que hay una guerra entre los seguidores de Henry Ramos y los de Bernabé Gutiérrez que tuvieron una compañía anónima en AD por más de 20 años. Eran siameses que jugaban en binomio cada partida para elegir candidatos, para cuadrar jugadas con el gobierno  y para realizar alianzas tácticas que le facilitaran beneficios partidistas y particulares. Eso lo sabe la gente y no vale la pena perder el tiempo divagando entre ejércicios mentales y cálculos de chismes de la fantasía.

Creer que en Nueva Esparta donde es Gobernador Alfredo Díaz que es amigo de Henry y El Piaroa es soñar despierto, pues es evidente que esa sociedad le permitirá seguir con la tarjeta que le quitaron al partido blanco para dejar al Secretario de Organización como jefe supremo de la tolda blanca. Por eso nadie pierde el tiempo haciendo esfuerzos en vano para terminar en el mismo punto de salida de que son hermanos de alma blanca y el resto es una simulación de la mentira.

Nadie puede pensar que ahora cuando Bernabé es el dueño de los símbolos de AD romperá palitos con lo gobernadores adecos, pues esa no existe porque igualito seguirán los paqueticos llevados a Caracas por cualquier de esos enviados de lujo. Tampoco tiene Henry Ramos el poder para expulsar por traidor a uno de sus militantes o dirigentes porque la mentira política es parte de la historia de una guerra cosmética que solo es una ilusión.

A lo mejor muchos piensan que cuando salga el listado enviado al CNE con los postulados para el CEN, para los CES y para ocupar espacios como candidatos en las elecciones parlamentarias se desatará la guerra porque todavía no es oficial la lista de los que acompañarán a Bernabé en el salto de la traición. Solo se ha visto el berrinche armado por Henry Ramos acusando de corrupto al Piaroa y luego retirando sus palabras porque Bernabé sigue siendo su socio virtual y al final esa guerra de las galaxias anunciada es parte de las mentiras políticas. No habrá ninguna guerra en AD porque los mismos adecos que quieren participar en las elecciones parlamentarias tienen el pleno derecho de abrir las compuertas para asumir el compromiso que les permita salvar la democracia. Esa prueba está en Margarita donde los adecos siguen las línea del Gobernador Alfredo Díaz y que no se sabe que historia le inventó a Henry Ramos para justificar la traición al patrón.

En AD andan tirando palos de ciego y los que esperan la guerra no la verán porque hay intereses crematísticos de alto calibre que impedirán que la sangre llegue al río. Si así fuera ya le hubiesen  sacado al Piaroa los trapitos al sol y solo he leído cuatro cohetes que lanzó Henry Ramos el mismo día de la intervención y solo eso. Ese silencio es preocupante porque pareciera que en AD no ocurrió nada en momentos cuando el TSJ le concede la tarjeta a Bernabé y Negal Morales. Esa situación es bien extraña y si vemos en Nueva Esparta donde debería haber un velorio por el descabezamiento de su líder Henry Ramos, pues aquí nadie ha dicho nada. Eso obedece a que fue en Margarita donde nació la cepa Piaroa y fue aquí donde se cocinó el salto con garrochas del indígena.

En los primeros días de Bernabé cometer la traición rodaron muchas bolas de no participación y esa fue la tesis que le permitió al adeco de bases continuar creyendo en unas autoridades convertidas en convidados de piedra. En esa tesis de Henry Ramos y Bernabé Gutiérrez luchando por el poder blanco solo fue una simulación sin ningún rango porque AD muerta y sin tarjeta tendrá que votar por la línea del traidor Bernabé.

De aquella AD aguerrida que resolvía la libertad de los venezolanos a punta de palos y cabillazos no quedó sino parte de la historia, pues sorprende como las bases de una tolda con tanta historia pasó a formar parte de las filas rojas. Es un caso similar al de Eduardo Fernández que no dijo ni pio cuando le quitaron Copei a Roberto Enríquez porque estaba en la jugada de pegarle las manos a las siglas del partido de la lanza.

Quisiera leer o escuchar las voces de los adecos sobre el tema, pero no es posible porque todos juegan sus cartas por debajo de la mesa y hasta el Gobernador de Nueva Esparta forma parte de la camarilla del Piaroa. Atrás quedó la amistad con Henry Ramos y toda una gran mentira que los adecos iban a defender al “Pájaro Loco” que es el verdadero líder de los adecos. Pero el muerto al hoyo y el vivo al pollo se aplica exactamente para el entierro de Henry Ramos como político porque no defender el partido legítimo es parte de las cantinfladas de quienes dejaron que le quitaran los símbolos originales de AD y que terminarán arrastrados a la cloaca del negociante que le vendió el alma al Diablo por un puñado de monedas devaluadas.

Ni en AD, ni en PJ derramaron una lágrima por sus partidos y más allá de las pataletas de Capriles y Guanipa por las redes que nadie escuchó no se han oído cohetones, ni tumbaranchos sonando en ninguna parte del país ante la violación de la autonomía de los partidos políticos. Por lo menos Roberto Enríquez armó un zafarranco como Presidente de Copei y Vice Presidente de la ODCA que hizo al régimen acusarlo por traición a la patria y otros condimentos para terminar asilado en la Embajada de Chile como un héroe al que la historia le reconocerá sus charreteras en algún recodo de la historia.

En Margarita nadie lloró por AD, ni por Henry Ramos  porque todos se dejan llevar por la inercia de la ola. En AD no hay ningún duelo y ni siquiera los cabezas calientes blancos lanzaron un verbo para protestar por el descabezamiento de Henry Ramos, sino que se pusieron a la orden del Caciquito Blanco de Margarita para buscar salvación electoral. Traicionaron a AD y sus postulados filosóficos y esa maldición se la cobrarán los verdaderos adecos porque así mataron el dicho “Adeco es adeco hasta que se muera”. Eso murió de una sola jugada realizada por el TSJ y la Sala Constitucional, pues en todo el país los adecos terminarán cuadrados con la tarjeta blanca del bandido que se robó las siglas del partido de Rómulo. Con esa humillación política AD sigue en el juego apoyados en el Piaroa como símbolo del abigeato electoral.

En PJ solo dos o tres tiros en Margarita de parte de unos fanáticos amarillos y no quedaron ni rastros de Jony Rahal y Samer Sthayeck que desde el exterior no pueden dar la pelea porque es como querer hablar después de muertos. Nadie ha levantado la voz y al igual que en AD todos los justicieros guardaron sus instrumentos de protesta y se quedaron calladitos a la espera de la recomposición de los cuadros electorales o de que todo vuelva a la normalidad por un acto de magia.

Con ese cuadro dantesco de la política venezolana transcurre el cortejo fúnebre de una democracia sin dolientes que vio morir a Copei, AD y PJ con el mismo modelo que desangró a el MEP, PPT, PODEMOS y se probó de nuevo que no hay liderazgo en esas organizaciones para dar la pelea por la democracia venezolana. En ese cementerio de difuntos que conforman los partidos políticos venezolanos no hay liderazgos importantes y eso quedó probado cuando ni un lamento se escuchó en el país.

En esos entierros sin pilanderas, sin plañideras que entonen por lo menos los cantos de pilón no pueden esculpir una nueva democracia, pues es evidente que el coraje se perdió en las selvas de Perú, en Colombia, New York y en todas las naciones donde los líderes de las organizaciones políticas dan la pelea a distancia para salvar la democracia. Por supuesto que bien acomodados con muchos dólares y dándose la gran vida mientras los venezolanos se comen un cable ganando dólares mensuales como sueldo y con una moneda dolarizada que solo les permite vivir con la bolsa clap que llega cada tres meses y unos bonitos insignificantes que son parte de las migajas del petróleo y como dijo Voltaire “Todo es igual al final de cada día. Todo es igual al final de todos los días”.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario