a
Últimas Noticias

Islas privadas: el destino más seguro para el regreso de los cruceros

Las compañías de cruceros explotarán a fondo sus islas privadas, donde pueden organizar mejor los protocolos de seguridad para sus pasajeros.


Actualmente los cruceros tienen pocas opciones para volver a la normalidad. En Europa se limitan a viajes breves sin escalas o por cursos fluviales. En países como España la prohibición de recibir a estas embarcaciones se mantiene de manera indefinida, y en EEUU los puertos seguirán cerrados hasta el 30 de septiembre.

Pero en el momento en que estos vetos se levanten, aunque sea parcialmente, las islas privadas del Caribe que pertenecen a las navieras más importantes del mundo se presentan como la opción más segura para recibir a los cruceros.

Garantías de seguridad

En Bahamas en su mayoría pero también en Haití y Belice se despliegan una docena de islas privadas y resorts exclusivos que ofrecen las garantías que buscan tanto las compañías de cruceros como los pasajeros.

Dado que son destinos cerrados, los operadores pueden conocer con precisión qué pasajeros se encuentran en las islas privadas y cuáles ya han partido.

El contacto con las poblaciones locales es mínimo, por no decir nulo. En algunos puntos hay un puñado de poblados cerca del complejo vacacional, y en otros, el único intercambio posible con los residentes es con los empleados de los complejos.

Hacia la nueva normalidad

En estos sitios a las compañías les es más fácil organizar las medidas de seguridad y establecer áreas para garantizar la distancia social.

Por ello los ejecutivos de las compañías de cruceros consideran que los primeros viajes de la ‘nueva normalidad’ serán trayectos de tres a cinco días, que se limitarán a realizar viajes circulares por el Caribe y con una escala de uno o dos días en estas islas privadas.

Ocean Cay

Esta isla privada de MSC Cruises, ubicada en el distrito de Bimini (Bahamas) funciona tanto como centro de diversión y relax como una reserva marina.

La compañía de cruceros transformó radicalmente una isla dedicada a la explotación de arena en un complejo lúdico y de sostenibilidad de 38 hectáreas, donde se puede realizar toda clase de deportes náuticos como kayak, snorkel, paddle board o vóley de playa.

También se puede tomar una copa en alguno de los 10 bares, probar los platos de los food trucks de la costa, y si se contrató la opción más exclusiva, aislarse en las playas privadas del MSC Yacht Club y degustar las preparaciones de su lujoso restaurante.

Cayo Stirrup Grande

En Bahamas se encuentra esta isla privada de Norwegian Cruise Line, que también suele recibir a pasajeros de las compañías Oceania Cruises y Regent Seven Seas.

El lugar cuenta con una extensa playa de 460 metros, con cabañas sobre el mar, una docena de bares y restaurantes y un ambicioso complejo de tirolesas y juegos en los árboles.

El sector Silver Cove, más exclusivo, tiene una playa privada con 38 villas equipadas a todo lujo.

Cayo Castaway

También en Bahamas se encuentra esta isla propiedad de Disney Cruise Line, donde los personajes del famoso grupo de ocio se encuentran hasta debajo del agua.

El resort cuenta con sectores diferenciados por edades, como el Teen Hideout para adolescentes; el Scuttle’s Cove con atracciones preparadas para niños, y el Serenity Bay solo para adultos, con bares y sectores de spa.

Coco Cay

Royal Caribbean invirtió más de 230 millones de euros en convertir su resort privado en el complejo Perfect Day at Coco Cay, donde se reflejó la pasión de esta compañía por romper récords.

El lugar cuenta con el tobogán acuático más alto de Norteamérica, un globo de helio que se eleva a 137 metros y se convierte en el punto más elevado de Bahamas, y una piscina de 15.000 litros que se encumbra como la más grande del Caribe.

Half Moon Cay

Este cayo, también conocido como Isla Pequeña San Salvador, es una de las 700 islas del archipiélago de Bahamas y pertenece a Holland American Line, aunque también da la bienvenida a los pasajeros de otras compañías de Carnival Corporation, su matriz.

Gran parte de sus 10 kilómetros cuadrados son una reserva de aves migratorias, pero sin embargo los pasajeros pueden disfrutar de largas playas de arenas blancas, del relax en las villas costeras dotadas de jacuzzi, de la gastronomía del restaurante Lobster Shack y de la diversión de su parque acuático Half Moon Lagoon.

Harvest Caye

Abierta en 2017 en Belice, es el único destino privado para cruceros en este país caribeño, que es operado por Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Seas.

Entre las comodidades se encuentran una piscina de 1.400 metros cuadrados, una playa de 2,83 hectáreas y dos elegantes restaurantes. Al estar a solo 15 minutos de navegación de la costa de Belice es posible combinar la oferta lúdica de la isla con excursiones arqueológicas a yacimientos mayas.

Labadee

Este resort privado de Royal Caribbean se encuentra en un sector de 105 hectáreas. aislado entre las montañas al norte de Haití .

Dividido en siete vecindarios, cada uno tiene su correspondiente propuesta de cabañas, atracciones como tirolesas y toboganes que catapultan a grandes velocidades y mercados artesanales. Además los pasajeros de los cruceros pueden desconectar en playas como la de Neille.

Princess Cays

En el arco exterior de las Bahamas, un sector de la isla de Eleutheria pertenece al complejo de Princess Cruises.

Con una superficie de 16 hectáreas, también es usado por los cruceros de Carnival Cruise Line, en un complejo de arena fina y blanca, donde es posible encontrarse con rayas mientras se bucea, o más relajado, en que se puede ver la fauna en los paseos en kayaks con fondo transparente.

Con información de Viajes – tendenciashoy.com

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario