a
Últimas Noticias

El primer ministro libanés propone elecciones anticipadas para frenar las protestas por las víctimas de la explosión en Beirut.

El primer ministro de Líbano, Hasán Diab, ha lanzado este sábado una propuesta para celebrar elecciones parlamentarias anticipadas en el país, en un intento de contener la ola de protestas contra la crisis política y económica del país, exacerbada por la gran explosión del martes en el puerto de Beirut. “Estoy preparado para asumir la responsabilidad del Gobierno durante los dos próximos meses hasta que todos los partidos acuerden la próxima fase a seguir y el lunes convocaré al Consejo de Ministros para organizar estas elecciones anticipadas”, ha hecho saber en un discurso recogido por el portal de noticias libanés Naharnet y recoge Europa Press.

Horas antes de este anuncio, los diputados del partido cristiano Kataeb anunciaron su abandono del Parlamento libanés como protesta contra el Gobierno, según hizo saber el líder de la formación, Sami Gemayel. Las tres renuncias del partido cristiano llegaron después de las de Marwan Hamade, del partido del líder druso Walid Jumblat, y la diputada independiente Paula Yacoubian, quien pidió a todos los diputados que dimitan porque “el Parlamento ya está fuera del proceso de toma de decisiones”.

El embajador de Líbano en Jordania también ha presentado su dimisión a raíz de la explosión, que ha dejado un saldo de 158 muertos y más de 6.000 heridos, y es considerada como un símbolo de la incompetencia del Gobierno.

Las protestas dejan un fallecido y 238 heridos 

Un agente de Policía se ha convertido en el primer fallecido de las protestas desatadas esta tarde en Beirut, en el llamado “Día del Juicio”, donde han resultado heridas ya 238 personas mientras los enfrentamientos con la Policía se están extendiendo por toda la ciudad y se tiene constancia de incursiones de los manifestantes en múltiples ministerios, así como en otras instituciones. De los 238 heridos, 63 han sido hospitalizados y 175 ha recibido tratamiento médico en el lugar, según ha informado Cruz Roja de Líbano en su nuevo balance de víctimas.

El fallecido era miembro de la Policía antidisturbios y perdió la vida durante un enfrentamiento contra los manifestantes que ocupaban el hotel Le Grey de la capital, según informan fuentes oficiales a LBCI. Según un comunicado posterior de las Fuerzas de Seguridad Nacional de Líbano, estaba brindando seguridad dentro del hotel y asistiendo personas que atrapadas allí cuando fue “atacado por alborotadores”.

Mientras, el Ministerio de Exteriores está ocupado por los manifestantes y se están registrando violentos enfrentamientos entre los asistentes y las fuerzas de seguridad en varios puntos de la capital. Los ocupantes de la sede han desplegado una pancarta que dice “Beirut, capital de la revolución” y “Beirut, ciudad sin armas”, una velada referencia al partido-milicia chií Hezbolá, al que muchos manifestantes acusan de exacerbar la tensión al mantener presencia armada durante protestas previas contra el Gobierno.

A esta incursión hay que añadir otra, la del Ministerio de Economía, ubicado en el complejo de edificios en la calle Lazaristes. Desde allí, los manifestantes arrojaron por la ventana un retrato del presidente del país, Michel Aoun, según imágenes del grupo de Facebook Akhbar al Saha recogidas por el medio ‘L’Orient du Jour’.

También se tiene constancia de irrupciones en los ministerios de Comercio, Energía y Medio Ambiente, en el centro y en el norte de la capital, así como en la sede de la Asociación de Bancos de Líbano, cerca de la Plaza de los Mártires de la capital.

Doble crisis

Estos enfrentamientos son los primeros de lo que se prevé una larga tarde y noche de protestas contra las autoridades libanesas por parte de una población hastiada por la doble crisis política y económica reinante en el país y cuya paciencia se ha agotado tras la gran explosión del martes en el puerto de Beirut, que ha dejado más de 150 muertos, miles de heridos y personas sin hogar.

La explosión, según las primeras investigaciones, fue provocada por el almacenamiento inadecuado de 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto, incautadas en 2014 al buque Rhosus, de un empresario ruso y con pabellón moldavo, por no pagar las tarifas portuarias.

Fuente informativa: Infolibre.es

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario