a

Lo del césar. José Dionisio Solórzano

Cogito ergo sum-. Como buen católico sé diferenciar entre lo que es de Dios y lo que es del César; es decir, sé darle a cada quien lo que se merece y lo que es suyo por derecho. Es por ello, que en las siguientes líneas quisiera hacer un reconocimiento a la labor del General Víctor Catamo, quien desde su puesto en la Guardia Nacional ha demostrado capacidad, orden y firmeza en la tomas de decisiones.

Quien ocupa uno de los puestos más importantes en el mundo castrense en Anzoátegui le ha tocado ejercer el mando en condiciones muy difíciles y en circunstancias peliagudas.

La escasez de gasolina, siendo éste uno de los temas más neurálgicos, ha generado hechos y episodios delicados que el General ha sabido manejar con tino y prontitud, sosteniendo el orden a pesar de los lógicos sentimientos de frustración de una colectividad cada vez más hastiada y molesta por la crisis integral que se palpa en todos los rincones de la sociedad.

Es evidente que las estaciones de servicios que controlan la Guardia Nacional lucen mucho más ordenadas que aquellas organizadas por otros entes de seguridad del Estado, y este rigor y celo en el desempeño de sus funciones es clara evidencia de un adecuado, estricto y bien ejecutado mando.

El General Víctor Catamo ha demostrado con determinación que sabe afrontar, con medidas a tiempo, las situaciones más complejas. Y no es poca cosas hacer referencia a los hechos acaecidos en el estado, donde con brotes esporádicos se ha palpado un espíritu de altivez social cada día más acentuado.

Sobre lo acontecido en Aragua de Barcelona donde un capitán de la Guardia Nacional disparó contra un civil, se ha sabido la posición legalista, humana e institucional del mencionado General quien repudió el suceso y giró instrucciones a su mando a nunca más caer en flaquezas como aquella con saldo tan trágico.

«Al César lo que es del César», así dijo nuestro señor Jesucristo, por ende, es menester reconocerle al General Catamo su posición y entrega al mantenimiento de las leyes y de la paz en Anzoátegui; este proceder lo hace meritorio del aplausos de propios y extraños y del reconocimiento certero de una población que tal vez sin conocerle, le debe en este momento parte de la estabilidad en medio de la ardua, complicada y tenaz crisis que padecemos todos los anzoatiguenses, como el resto de los venezolanos.

Como dice el refrán: «al pan pan, y al vino vino»… La conducta intachable de Catamo es un ejemplo no solo para aquellos que comparten con él las obligaciones inherentes al uso del uniforme militar, sino a gran parte de la civilidad que en posiciones de gerencia pública pueden, y están pasando, por las mismas dificultades vividas por el General objeto de nuestro artículo.

La Guardia Nacional, otrora tan respetada y admirada por los venezolanos, cayó en lo que pudiéramos llamar en comunicaciones como en una “crisis de reputación” o “mala prensa”, tal vez justificada o no. Sin embargo, es honrado y justo de nuestra parte elevar las cosas que ponderamos positivas como ha sido la gestión del General Catamo.

Así se hace General, felicitaciones.

José Dionisio Solórzano

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario