a

Cayetana Álvarez de Toledo fue destituida como portavoz del PP ante el Congreso español

Este lunes, el presidente del Partido Popular (PP) español, Pablo Casado, cesó a la diputada Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz de su grupo parlamentario, e indicó que la diputada Cuca Gamarra la sustituirá en ese puesto.

El paso decisivo del PP deriva de una serie de modificaciones que se llevó a cabo en busca de consolidar su línea “moderada” frente al gobierno del socialista Pedro Sánchez y el comunista Pablo Iglesias.

Además de la sustitución de Álvarez de Toledo, el PP situó a José Luis Martínez-Almeida como portavoz nacional del partido e incorporó a Ana Pastor a la dirección nacional en el puesto de vicesecretaria de Política Social.

Casado agradeció a Álvarez de Toledo por su labor frente al Grupo Parlamentario Popular ante el Conreso durante dos legislaturas. En un comunicado publicado por el PP, el líder de los populares manifestó su deseo de seguir recibiendo la “contribución” de Álvarez de Toledo a “este proyecto tan importante para el futuro de España”.

Por su parte, la diputada Álvarez de Toledo, quien es también periodista e historiadora, ofreció declaraciones a la prensa donde aseguró que “el señor Casado considera que mi concepción de la libertad es incompatible con su autoridad”.

La XIV marquesa de Casa Fuerte dejó claro que no comparte la decisión de Casado, y la considera resultado de la “restricción de la autonomía” que el Secretario General del partido ha venido imponiendo, según su juicio, sobre la dirección del grupo parlamentario.

“Desde el minuto uno, el Secretario General del partido intentó restringir al mínimo la autonomía de la dirección del grupo parlamentario”, señaló, argumentando que el ejercicio de los parlamentarios reclama “una autonomía básica y elemental, nacida de la confianza mutua y del proyecto común”.

Además afirmó que “ningún portavoz de la oposición en el PP ha tenido menos autonomía que yo en el desempeño de sus funciones”.

Álvarez de Toledo rechazó la interpretación que se hace sobre su destitución como “una apuesta por la moderación frente a la radicalidad”.

“España es ese insólito país donde la centralidad y la moderación de una persona los definen el nacionalismo y la extrema izquierda”, sentenció, y se refirió a esas etiquetas como reduccionistas, es decir, “reducen al individuo a una sola cosa” e impiden ver la “complejidad” del pensamiento individual.

“Entras en una categoría duro o blando y es imposible que puedas recoger todos los matices de un pensamiento complejo como es el que tienen las pesonas adultas”, expresó.

Cayetana Álvarez de Toledo estimó que su destitución, en cambio, se debe al inicio del nuevo curso parlamentario en septiembre, y a las preocupaciones internas en el partido sobre sus posturas en las negociaciones con el gobierno.

“Le preocupaba mi actitud ante la negociación de los presupuestos y el pacto por la Justicia”, dijo sobre Casado.

Por último, la diputada manifestó su principal diferencia con Casado y la directiva del PP: “Dejó claro que no le interesa la batalla cultural. No le parece que sea un asunto político relevante en estos momentos. Pero para mí sí lo es”.

Con información de (NTN24 / Tomás Lugo)

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario