a

Advierten que expulsarán a migrantes venezolanos que entren ilegalmente a Chile

El subsecretario del Interior de Chile, Juan Francisco Galli, informó el martes 29 de abril que en lo que va de 2020 han ingresado a la nación austral más de 5.147 migrantes por los pasos ilegales. De este número, alrededor de unas tres mil personas, proceden de Venezuela.

Durante una rueda de prensa, Galli detalló que de estas cifras se desprende que el 80% de detenidos en agosto de migrantes ilegales -la mayoría de ellos «ayudados» por los denominados «Coyotes» (que en Venezuela son aquellos que ayudan a los «trocheros» a cruzar)- son de nacionalidad venezolana y advirtió que en lo que va de septiembre ese porcentaje aumentó a 90%.

Galli indicó que estas personas que buscan entrar a Chile ilegalmente lo están haciendo debido a la crisis que se vive en nuestro país ye los motiva a salir para buscar una mejor calidad de vida, que los hace pasar hasta cuatro fronteras para llegar al país austral.

“Claramente, la crisis que vive Venezuela hace que muchos ciudadanos tengan que correr el riesgo de traspasar múltiples fronteras para llegar a Chile y tratar de ingresar a nuestro país”, dijo.

Insistió que el problema de la migración ilegal -procedente de Venezuela- es un problema que concierne a todos los países de la región y que debe ser resuelto por vías diplomáticas, al tiempo que atribuyó el incremento de los viajes tras las presentación del más reciente informe de la ONU donde se reitera que en el país se evidencia la violación a los derechos humanos.

Reiteró las críticas por parte del gobierno que preside Sebastián Piñera a la oposición chilena, quienes indican a los extranjeros que deseen estar en el país que se regularicen cuando ya estén dentro y no en los consulados que están en el extranjero.

Por ello, manifestó que en el proyecto de Ley de Migración -que se votó el martes 29 y continúa este miércoles 30 de septiembre- deben precisarse dos cuestiones: La antes mencionada y la instauración de una visa de trabajo para que los migrantes ingresen a Chile y buscar empleo.

“Yo le digo de inmediato, esperamos que esa indicación se rechace, que es una mala política pública y además que aquellas personas que ingresan a Chile clandestinamente cometen un delito y van a ser objeto de un proceso de expulsión”, comentó.

Detalló que el proyecto de Ley que se debate en el Congreso podrá dotar al Ejecutivo de herramientas para la administración del fenómeno migratorio que afectó sus fronteras, por lo que recalcó que aquellos que deseen vivir en Chile, deben procesar su solicitud con anterioridad -vía consulado- y no en la frontera.

«Lo más relevante es una indicación que dio una señal incorrecta que permitía la regularización de todo extranjero hasta 90 días después de aprobado el proyecto de ley, lo que generó lo que denominamos el ‘efecto llamada’, porque lo que hizo es que todo extranjero que estuviera pensando siquiera en migrar a nuestro país lo hiciera antes de la ley para aprovechar esta ventana de oportunidad», enfatizó.

Según las cifras del Gobierno chileno, entre enero y agosto de 2020 hubo 2.969 entradas clandestinas de venezolanos, lo que representa un fuerte aumento respecto al mismo período de 2019, cuando el número ascendió a 2.135, reseñó Cooperativa.

Recientemente, un grupo de venezolanos “casi no la cuenta”, al intentar cruzar a pie desde la ciudad peruana de Tacna a Arica (Chile), por un desierto.

Yolanda (nombre ficticio), contó a BBC Mundo que le pagó a unos coyotes (sujetos que ayudan a los inmigrantes a trasladarse ilegalmente de un país a otro) 150 dólares por, supuestamente, guiarlos y acompañarlos en el viaje. La primera noche, fueron abandonados en el desierto.

Según cifras oficiales de la ONU, más de cinco millones de personas han partido de Venezuela y se han establecido en varios países de la región, siendo Colombia el mayor receptor de esa población migrante. El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, vaticinó que aunque exista un retorno de venezolanos al país, es una situación coyuntural porque cuando se reabran las economías tras pasar la pandemia, el flujo volverá a verse desde nuestra nación.

En junio, migrantes venezolanos y de otros países de Latinoamérica que están en Chile llevaban varios días durmiendo en campamentos al frente de sus consulados en Santiago, pasando frío y necesidad, para ver si desde sus gobiernos se expiden una solución para que puedan regresar a sus naciones de origen tras la crisis generada en el territorio austral por el coronavirus, que afectó la vida económica en ese país y en todo el mundo.

El accionar del Estado venezolano para activar vuelos de repatrtiación ha sido lento, en comparación al de otros países. Recientemente se ejecutaron varios vuelos desde Panamá, República Dominicana, México, España y Argentina para traer a ciudadanos de nuestra nación que estaban varados por la situación del coronavirus.

Con información de Talcualdigital.com – El Mercurio / El Dinamo

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario