a

Nueve CCAA se plantean apoyar que el Gobierno imponga el toque de queda en España

escartado pedir una nueva prolongación en el Congreso de los Diputados.

En un desayuno informativo, Escudero ha explicado que desde el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso están estudiando pedir una limitación de la movilidad en los ciudadanos, salvo causas justificadas. El objetivo es poner fin a los botellones y a las reuniones masivas tanto fuera como dentro de las viviendas, unas imágenes que se han visto repetidas durante estas semanas después que diversas comunidades hayan adelantado el cierre de bares y restaurantes, así como el cierre de todos los locales del ocio nocturno.

Con esta medida, se busca detener la actividad tanto pública como privada durante unas horas, así como el cierre de los establecimientos, tal y como han hecho países como Francia y Bélgica. Según ha revelado el consejero, se estudia que sea entre las 00:00 y las 06:00 horas.

La Comunidad de Madrid lo plantea, eso sí, para todo el país. El consejero ha precisado que no tienen una cobertura legal para tomar esta decisión, ya que es una medida que debe adoptar el Gobierno de España: “En esta situación que estamos viviendo con la pandemia cualquier opción que implique restricción de la actividad o de la movilidad hay que estudiarla”, ha subrayado.

Es necesario el Estado de Alarma

Desde el Ejecutivo de Sánchez no ven con malos ojos aplicar esta medida, pero ponen en sobreaviso: es necesario el estado de alarma. Solo con esta herramienta, ha precisado el titular de Sanidad, Salvador Illa, es posible establecer el toque de queda en todo el país, ya que “por la información jurídica de la que disponemos, no bastaría con la Ley sanitaria de 1986”, ha dicho tras el consejo de ministros del martes. No hay decisión tomada al respecto, pero sí ha avanzado que van a “estudiarlo y analizarlo”, si finalmente la Comunidad de Madrid lo pide de forma oficial. Lo harán en el Consejo Interterritorial de Salud de este jueves, en el que el ministro ha precisado que quiere saber “quién está dispuesto a apoyarlo”.

En esta misma dirección ha apuntado Pedro Sánchez desde Italia, quien ha querido dejar claro que las comunidades tendrán el “apoyo total y absoluto del Gobierno”, pero ese apoyo pasa primero por definir las propuestas. “Lo primero y más importante es saber exactamente si la comunidad oficialmente nos está pidiendo el toque de queda o no. Hasta ahora lo que sabemos es que ha habido declaraciones del consejero de Sanidad”, ha explicado, ya que horas después de las palabras del Consejero de Sanidad, el titular de Justicia en la región, Enrique López, ha matizado que solo se pretende limitar la actividad económica desde una hora determinada para que los ciudadanos, a partir de ella, solo puedan pasear o irse a sus casas.

Las palabras del consejero de la comunidad de Madrid, no en vano, ha hecho que la práctica totalidad de los presidentes autonómicos hayan reaccionado en cascada. Todas se reunirán este jueves en el Consejo Interterritorial de Salud, en el que de momento no está recogido el toque de queda entre las medidas a aprobar por parte del Ministerio, aunque muchos ya se han posicionado y en las próximas horas puede haber cambios.

Otras comunidades se plantean apoyar el toque de queda

A la predisposición que tiene Madrid, otras ocho comunidades han planteado, cada una a su modo, apoyar la medida. La Generalitat Valenciana es una de las regiones que mejores datos registra, pero su consejera Ana Barceló, ha insistido en extremar “las medidas de prevención para frenar el aumento de nuevos casos diarios y cortar así las cadenas de transmisión del virus” después de que este martes hayan notificado 1.318 nuevos casos de covid-19 en las últimas 24 horas.

Desde la comunidad presidida por Ximo Puig, además, miran con preocupación la presión hospitalaria, después de que este fin de semana la ocupación de las UCI se hayan disparado en un 26%. Por eso estarían dispuestas a apoyar esta medida.

Otra de las comunidades que se suma a la lista de las regiones que están a favor de pedir el toque de queda es Castilla y León. El territorio presidido por Fernández Mañueco se ha mostrado partidaria de aplicarla para todo el territorio, de hecho ha explicado que ya pidió aplicar esta medida en la última reunión interterritorial de Salud. Según ha dicho la consejera de Sanidad, Verónica Casado, esta debe aprobarse por el Ejecutivo y debe contar con el apoyo de las comunidades, ya que afecta a las libertades individuales de los ciudadanos.

Más dudas le generan al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que cree que existe una “enorme situación de confusión” en la población. Feijóo pide primero concretar el contenido de esta medida y después aplicar los parámetros, pero cree si se detalla más “puede que sea una buena práctica”, ha reconocido.

Otras comunidades, en cambio, rebajan el tono y piden aplicarla en el caso de “que sea necesaria”. Así lo ha defendido la portavoz del Govern, Meritxell Budó, que ha garantizado que tomarán “todas las medidas necesarias”, pero ha exigido que haya un “equilibrio” en función de la situación epidemiológica. Ellos, de momento, descartan tomar la iniciativa en este asunto pero lo harán en el caso de que la evolución de la pandemia empeore en la región.

En la misma senda ha apuntado la portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria. Al igual que en Cataluña, en Euskadi no está encima de la mesa pedir confinamientos, Estado de alarma y el toque de queda, pero matiza que lo harán en el caso de que los técnicos sanitarios lo propongan: “Están abiertas todas las posibilidades y se adoptarán en función de la situación sanitaria que los técnicos indiquen y diagnostiquen”.

Tono bélico

Con “sorpresa” ha recibido la propuesta que ha traído a colación el presidente de Aragón, Javier Lambán, que pese al tono “bélico” de esta propuesta, su región apoyará cualquier medida que “venga respaldada por criterios epidemiológicos”. Con ese mismo tono ha recibido Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, la noticia de la jornada, aunque en su caso “no contempla” el cierre total como ya ocurrió en marzo. “Suena a guerra”, ha explicado en ‘Cuatro al día’.

El presidente murciano, Fernando López Miras, mientras, ha explicado que al ser una medida que afecta a los derechos fundamentales, debe “adoptarse por consenso y con la participación de todas las autonomías”, aunque ha evitado posicionarse.

Mientras, Navarra esta misma semana ha sido noticia por haber ampliado sus restricciones y aplicar un ‘toque de queda’ que implica que bares y restaurantes deben cerrar antes de las 22 y no se puedan juntar personas que no sean convivientes. La Rioja prevé tomar medidas este miércoles y tampoco se descarta el toque de queda.

La única comunidad que ha mostrado su rechazo, al menos hasta ahora, ha sido Baleares, mientras que otras regiones como Andalucía y Canarias no han dado querido dar opinión al respecto.

Con información de Cope.es

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario