a

Paradigma: Ni una razón

Manuel Avila

 La muerte de los partidos tradicionales venezolanos obedeció a una jugada planificada del régimen con sus equipos jurídicos instalados en el TSJ. Así se hizo con Copei a quien redujeron a nada hasta colocar como pieza clave a un orangután de esos que le gusta la melaza. Sacaron del camino a Luís Ignacio Planas, Roberto Henríquez y al binomio Eduardo Fernández y Pedro Pablo Fernández. Todo el camino estaba andado cuando le cayó del cielo al Presidente de marras la cena servida para arrastarse como culebra ante el régimen. La idea estaba centrada en abrir con Copei las ventanas de la manipulación político partidista y dar fuerza al “divide y vencerás·de Maquiavelo para que la revolución aplicara la misma jugada jurídica contra PJ,VP y AD.

Una vez consumada la muerte de Copei que quedó convertido en un partido de siglas y no de votos, ya el mandado estaba hecho porque solo con billetes verdes se dio el paso para someter a los partidos tradicionales y a los más nuevos. Se hizo la misma jugarreta de dividir y entregar las siglas y los símbolos a gente de su confianza como hicieron con PPT y MEP. No era necesario hacerlo con AP porque no tienen gente, menos con UNT que se atomizó hace buen rato y la carambola era con VP,PJ y AD. En los dos primeros no consiguieron eco, pero igualmente impusieron sus candidatos para tratar de impresionar, pero los justicieros y los de VP no han cedido su capital político. Más bien se han cerrado y les toca cambiar el ritmo de los liderazgos porque mucho bate quebrado se mueren estas toldas que carecen de fuelle y pegada.

 A PJ y VP le conviene tener gente batallando en el país y dejar de lado a los voceros que pretenden hacer política desde el exterior y que nada aportan a la causa. Estas organizaciones que ya han probado que son fieles a sus líneas de acción tienen que renovar las ramas quebradas de los árboles que ya mostraron  que son hechas de hule.

A AD le tocó duro porque su Secretario de Organización se les fue con la cabuya en la pata con el Maalecad que era el cerebro de la organización, pero que no pudo el Piaroa arrancar sino a cuatro ilusos que sueñan con ser diputados y a un Gobernador que creyó en la resurrección política. Por eso Henry Ramos le ganó la pelea al Piaroa al cerrarse con sus partidarios a esperar que pase el sarampión rojo. No tiene otra AD que atrincherarse a ver pasar la ola grande y ver como Bernabé y sus cuatro locos terminan despedazados por los buitres rojos el 6D. Sabe Henry Ramos especialista en trampas y altercados políticos que lo del Piaroa ya es historia, pero tendrá que arreglar el problema del Gobernante de Nueva Esparta que inventó la terca jugada de seguirle el paso al hombre de los verdes.

A UNT nada había que dividir y miren que los chavistas vieron tanta debilidad en esa tolda que ni siquiera intentaron quitarle la tarjeta. Es que ese partido no quedó con activos políticos sino en el Zulia, pues en Nueva Esparta donde tuvieron una Alcaldía por 17 años no quedaron huellas, ni recuerdos, ni siquiera elementos para hacerle una crónica. De eso pueden dar fe Ramón Ardila, Nicola Penna, Jorzuat Reyes, Cristina Conti, Tato Fernández, Felipe Rodríguez, Pastor Heydra, Luís Calderín, Juan Carreño, Marco Marcano, Freddy Rojas y tantos otros políticos de renombre que tuvieron una breve pasantía por la tolda azul y se fueron volando para dejar ese cementerio plagado de recuerdos. Es que mucha gente que pasó por esa tolda se dieron cuenta que el turrón se lo comían unos pocos. Por eso cada quien agarró su camino y dejó a UNT pudriéndose en las aguas de una organización a la cual Delsa Solórzano terminó dándole la estocada al sacarle sus mejores fichas. Por eso los estrategas del régimen ni siquiera voltearon a mirar las casas vacías del partido zuliano.

La táctica revolucionaria se movió en la división jurídica de las organizaciones emblemáticas para poder realizar unas elecciones que le garantizaran un triunfo contundente al PSUV. Era tanto el miedo de los chavistas que todavía tienen miedo que hasta sus partidarios los puedan traicionar al momento del voto. Y es que no tienen un solo argumento para convencer a los suyos que el régimen  pueda ganar unas elecciones en este país. Con un país deshecho, arruinado y descompuesto en todas sus instituciones no es posible ganar ningún tipo de propuesta electoral. Y es que aquí la sociedad está desesperanzada y nadie puede acceder al dólar como moneda oficial, pues después de sepultar el bolívar fuerte y dejarnos sin moneda solo le queda a la revolución tratar de remendar el capote con la entrega de bonos y una mortadela por domicilio.

En ese estado de angustia la revolución mandó a Dante Rivas a otras responsabilidades porque sus niveles de rechazo en Margarita y Coche son descomunales y por tanto había la necesidad de esconderlo para maquillar ese brutal rechazo por la crisis del agua, de la electricidad, del gas, de los clap y del entierro de Margarita y Coche en las profundidades ,revolucionaria. No ha tenido la revolución en Margarita a un personaje que haya acumulado tanto rechazo como Dante y ya sabe Maduro y su combo que con Dante solo llegan al infierno.

Con ese cuadro se quedó la revoliución sin líder en Margarita y solo le queda utilizar a Marisel Velásquez que ya con 19 años al frente de la Alcaldía de Díaz agotó su cuota de permanencia en el ruedo político de manera continuada. Es el mismo síndrome de Alfredo Díaz que fue concejal 14 años, alcalde 8 y gobernador 4, razón por la cual se agotó de poder y ya ni con azogue pueden limpiar su debacle al frente de la Gobernación de Nueva Esparta. Esa es la razón por la cual el  neoespartano que ha visto tanta inoperancia en estos últimos 8 años busca otros caminos para cambiar la forma de gobernar.

A Nueva Esparta le han caído sus malos gobernantes y con Augusto Hernández, Alexis Navarro, Carlos Mata Figueroa y Alfredo Díaz quedó un cuadro de honores que ningún margariteño quisiera recordar porque nada aportaron al desarrollo de la región. Esa es la verdad y no valen las excusas inútiles que intenten justificar la debacle, pues en una forma nunca vista de gobernar ni el Gobernador, ni el Protector algo hicieron por la isla. De esa forma Nueva Esparta entró en una especie de hibernación que congeló su progreso y la condenó a la peor calamidad de su historia.

Con los hospitales y ambulatorios colapsados, con las escuelas por el piso, con las universidades vueltas papillas, con los cuerpos de seguridad sin carros, motos y armas, sin agua, sin luz, sin servicio de aseo urbano y con el turismo congelado, solo le queda a los margariteños vivir de la pesca y la caza. Esa es nuestra realidad con apagones diarios y el agua a ciclos de 40 días, sin gas y condenados a cocinar a leña, es evidente que los mismos revolucionarios hayan agarrado otros rumbos.

Si partimos del principio que Margarita es uno de los destinos más carros del Caribe y para remate los productos llegan a la isla a precios exorbitantes, no quedan dudas que la tenemos en la isla más dura que en el resto del país. Por ahora seguimos navegando con agua en ciclos de 40 días, con cortes de luz de cinco horas cada día, sin gas, sin alimentos, con hospitales quebrados y con los restos del Puerto Libre tratando de simular un pueblo fantasma no queda sino seguir nadando con una inflación mortal que amenaza con borrarnos de la faz de la tierra. Y aún así hay unos chavistas fanáticos que viven del aire y que no terminan de entender que nos la estamos viendo negras.

Somos una entidad maltratada por el gobierno en los servicios fundamentales y lo peor es que los chavistas creen que tienen votos en la isla cuando esa es una soberana mentira. Es que no hay formas de justificar al gobierno por sus pésimas políticas y ni una sola razón tienen los seguidores del proceso para votar por el régimen.

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario