a

La UE estudia rechazar de manera conjunta el lunes las elecciones de Venezuela y sus resultados

España no reconocerá los comicios y ha rechazado enviar un supervisor, como le ha ofrecido el régimen de Maduro: “No es posible una supervisión seria y rigurosa”, aseguran fuentes de Exteriores

España endurece su discurso con respecto a las elecciones de Venezuela. Y también la Unión Europea. El lunes, cuando se conocerán los resultados de los comicios legislativos convocados por Nicolás Maduro, el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE que está convocado en Bruselas estudiará y debatirá pronunciarse de forma conjunta sobre estas elecciones, que no reconoce, y rechazar sus resultados, como explican fuentes diplomáticas.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores explican que “la falta de voluntad de Nicolás Maduro” es lo que ha conducido al país a una situación “que la Unión Europea intentó evitar” con el aplazamiento de las elecciones.

“Son unas elecciones cuyos resultados no podemos reconocer porque no cumplen las mínimas garantías democráticas”, aseguran taxativos desde el departamento que dirige Arancha González Laya. Esta opinión es compartida por al Alto Representante para la Política Exterior de la UE, el español Josep Borrell, y por los socios europeos.

El Gobierno de Maduro ha invitado a España y a las embajadas europeas para que el encargado de negocios de la embajada, Juan Fernández Trigo, o algún otro representante diplomático español supervise los comicios -España ya no tiene embajador en protesta contra la tiranía bolivariana-. El Gobierno rechaza esta posibilidad porque “resulta imposible hacer una supervisión seria y rigurosa” sin contar con el trabajo previo necesario, y no hay tiempo para ello, explican desde Exteriores.

El lunes, la ministra Arancha González Laya prevé impulsar una respuesta europea común “muy coordinada” que no reconocerá ni los comicios ni sus resultados e insistirá en la necesidad de buscar “una salida democrática” que pase por la celebración de elecciones legislativas y presidenciales con todas las garantías y reconocidas por todos.

Josep Borrell ya envió de acuerdo con el Grupo de Contacto para Venezuela una misión diplomática a Caracas para intentar aplazar los comicios y que el régimen aceptara una serie de condiciones para que las elecciones se puedieran celebrar con garantías. Maduro, sin embargo, rechazó cualquier aplazamiento o negociación y siguió adelante con su convocatoria, a pesar de no contar con el pleno reconocimiento internacional.

A LA ESPERA DE BIDEN

La autoridad electoral, nombrada por la corte suprema de línea oficialista, ha convocado para el 6 de diciembre a más de 20 millones de venezolanos a votar en el cuestionado proceso que renovará la Asamblea Nacional, que se amplía de 167 a 277 diputados.

Fuentes diplomáticas españolas están a la espera de que Joe Biden tome posesión como próximo presidente de los Estados Unidos. En Exteriores consideran que la postura del mandatario demócrata podrá estar más en línea con el posicionamiento de la Unión Europea. Con la presión de las dos potencias apuntando en la misma dirección, en el Palacio de Viana esperan que sea más fácil forzar a la dictadura de Maduro a iniciar una transición que pueda terminar en unas elecciones democráticas.

Con información de ElMundo.es

Difunde está información
Compartir con:
Califica este artículo

lahoradigitaldiario@gmail.com

Sin comentarios

Deja un comentario